Gracias a aquellos amigos que conocí en el encuentro de literatura, pude tomar un contacto mucho más intenso, y sobre todo realista, de lo que era el mundo literario.

Yo pensaba que con mi flamante primera novela debajo del brazo podía ir a cualquier lado, que antes o después encontraría quien me publicara, soñaba incluso con ganar el minotauro!!! Iluso de mí…

Gracias a estos contactos y a otros que fui haciendo casi de inmediato, y también a ponerme a leer como loco todo lo que caía en mis manos que tuviera algo que ver con los autores noveles, me di cuenta de lo muy equivocado que estaba. No son pocos los que han escrito 3, 4 8 novelas y no han visto publicada ninguna de ellas.

Y es que no basta con escribir bien. Porque entendemos que las novelas escritas son buenas, esto es: tratan temas interesantes, están escritas sin demasiados errores, con una prosa cuidada etc, etc… todo eso ya lo damos por hecho.

Entonces, ¿qué hacía falta para ver mi primera novela en papel?

La respuesta a esta pregunta me llegaría durante la HISPACON 2007 que se celebró en Sevilla.
Este es otro evento que también dará para muchas entradas en el blog, pero hoy voy a tocar un tema en concreto. El último día, asistí a la HISPACON con 38 de fiebre. Pero mereció la pena. Tuve el placer de conocer a un editor, Pedro (obviaré la editorial…). Estuve charlando con él durante unas 2 horas. Y entonces, le pregunté por algo que me rondaba desde hacía un tiempo: la posibilidad de buscar agente literario. Su respuesta fue fulminante: es imposible tener éxito como escritor sin contar con un buen agente.

Tal como ya he contado, unos días después de esta HISPACON, el primer editor al que le enviaba los 2 primeros capítulos de mi novela me pedía la obra completa porque le había parecido interesante. Se la mandé en seguida, por supuesto. Pero fue entonces cuando me decidí a buscar agente: Si el primer editor que leía dos capítulos pensaba que podría ser interesante… ¿no era eso a caso una señal de que podía ser interesante también para un agente?

En la próxima entrada, os contaré cómo fue mi búsqueda, y cómo me encontré, cuando no me lo esperaba, representado por una de las más valoradas de España.