[vc_row][vc_column][vc_column_text]

¿Puede adquirirse el talento para escribir?

Qué es el talento para escribirHace unos días mantenía una interesante conversación. El tema era uno muy manido, pero ya sabéis que yo soy poco original en mis planteamientos. La cuestión que surgió mientras comíamos era si el escritor nace o se hace a lo largo del tiempo. Surgió, supongo, porque mientras esperaba a mi acompañante en la comida aproveché para comenzar a escribir ya en firme la que será mi nueva novela.

Total, que cuando llegó al restaurante me encontró tecleando como un poseso. Yo es que escribo prácticamente en cualquier circunstancia y situación. Me da igual estar rodeado de gente bulliciosa, en un parque, en el silencio de casa o con buena música de fondo. Me da igual si un niño llora cerca o si la tele está a todo volumen. Yo escribo igual. Y cuando me vio en faena, quiso ver cómo avanzaba la cosa. De modo que leyó las primeras páginas, le gustaron y ya estuvimos prácticamente toda la comida hablando sobre el tema de escribir.

Y fue entonces cuando surgió una de las grandes preguntas del universo literario.

El talento para escribir, ese don ¿innato?

Quien me acompañaba no escribe. De hecho, considera que le resultaría imposible contar una historia, no porque le falten ideas, sino porque no se ve capaz de plasmarlas en una hoja en blanco. Le parece demasiado trabajo, cree que no sería capaz de expresar la historia que bulle en su mente. Ponía el ejemplo de un profesor, que puede ser el más sabio en su materia, pero no necesariamente saber transmitir esos conocimientos. Decía que supondría un enorme esfuerzo que no le merecería la pena.

Por tanto, opinaba que el oficio de escritor es algo innato, que la persona tiene que nacer con un “don” especial: la capacidad de transmitir una historia, igual que el profesor debe nacer con la capacidad de transmitir conocimientos. Ayer, por cierto, descubrí a este profesor de matemáticas que, tras perder su empleo, creó un canal de youtube y ahora tiene más de 700.000 seguidores. Sin duda, es un profesor con talento para transmitir.

¿El talento para escribir te hace escritor?

Bien, pues yo sí soy escritor. Ojo, que ser escritor no es nada del otro mundo… muchos de los que pasan por este blog también son escritores. Bien, pues yo, que soy escritor, defiendo una postura un tanto distinta.

Sí opino que el escritor tiene que tener una capacidad singular: la de saber contar historias. Atento a esto: No es lo mismo contar historias que inventar historias… Uno puede inventar historias y luego ser incapaz de contarlas. No, lo del escritor es otra cosa… Es la capacidad de imaginar primero, y narrar después, algo que no existe. Y eso no es nada fácil. Es más, o se tiene o no se tiene.

Pero eso no significa que uno no pueda llegar a tenerlo. De hecho, si no fuera así, no existirían la enorme cantidad de cursillos literarios, escuelas de literatura creativa, y demás. Sé de lo que hablo, porque llevo nueve años impartiendo cursos de escritura.

¿Se puede aprender a escribir?

Contar, lo que es contar una historia, se hace a base de una serie de recursos: giros argumentales, historias secundarias, tramas paralelas, hilos conductores, saltos temporales, historias no lineales, construcción de personajes, elección de narradores y un largo etcétera.

Hay quien todas esas cosas las tiene dentro de sí mismo. No es nada mágico, desde luego. Las ha aprendido por observación, por leer y leer, o por ser capaz de imaginar una historia de atrás adelante (como la genial película Memento) y explicarla de manera que al final cada cosa vaya a su lugar.

Pero hay también quien lo aprende de modos más estructurados, en academias y cursos, hablando con escritores que ya disponen de esos recursos, que para todo existen esos profesores estupendos y capaces de explicar sus conocimientos para que los alumnos los hagan suyos, o en base al método de ensayo y error, ¿o no?

Pero… ¿Qué es el talento para escribir?

Es cierto que algunas personas habitualmente no tienen la imaginación necesaria para plantarse ante una hoja en blanco y rellenarla de una serie letras que terminen formando una historia. Ya no digamos una historia interesante.

Pero eso es HABITUALMENTE.

Esa capacidad de imaginar una historia y ponerla por escrito es lo que podríamos llamar talento. Pero… ¿qué es el talento? El diccionario de la RAE define el talento, entre otras acepciones, como la capacidad para el desempeño de algo. Especifica que tener talento es ser apto para determinada ocupación. Es decir, que la persona con talento es aquella que tiene la habilidad para hacer algo.

Y la habilidad, señores, es algo que no es innato. Es algo que se adquiere con la práctica. Es decir, que para ser escritor lo que se necesita es aprender los elementos de la novela, la estructura de la novela, las herramientas que necesitas para la novela. Saber cuáles son y cómo funcionan entre sí todos y cada uno de esas decentas de elementos. Y luego escribir. Escribir tanto mejor cuanto más se haga. Practicar y practicar ese conocimiento teórico hasta hacerlo solo, igual que Messi o Cristiano Ronaldo golpearon y golpearon un balón hasta que fue una extensión más de su cuerpo. Por cierto, que lo hicieron con un entrenador que les iba diciendo qué hacían bien y qué hacían mal; incluso a día de hoy lo tienen, así que harías bien en buscar alguien que te ayudara a ese nivel.

El talento para escribir, ¿es necesario?¿Qué algunos lo tendrán más fácil por ciertas capacidades, digamos, genéticas? Sin duda, pero no significa que para quien no las tenga escribir sea un imposible. Probablemente nunca llegará a premio nobel ni se convertirá en una figura de talla mundial, que deje huella en la Historia de la Literatura (para eso sí hace falta tener un talento innegable), pero podrá convertirse en un autor solvente y profesional si pone de su parte.

Porque, no lo olvidéis, en el interior de cada persona hay algo que nadie puede negar: la capacidad de llegar a ser lo que quiera ser.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]