Caramelos, pipas y avellanas. Cigarrillos sueltos, chocolatina y garrapiñada, ¡lo voy pregonando toda la semana!, con mi canasta de mimbre…

Así cantaban Los Del Río hace como treinta años, mucho antes de que saltara a la fama con su Macarena. Para quien no lo sepa, los dos son de aquí, de Dos Hermanas, y es que en estas calles hay mucho “arte”…

Bueno, pues eso llevo yo cantando toda la semana, aunque con un ligero cambio en la letra: orfidales, tila y valeriana, lorazepanes sueltos myolastan y metaxalona, ¡me lo voy tomando toda la semana!…

Pues sí, soy una persona nerviosilla, aunque suelo disimularlo bastante bien. Pero esta semana estoy de los nervios, muy, muy nervioso. ¿Por qué? Pues la verdad no lo sé muy bien, seguramente confluyen varios factores. Uno de ellos es el literario, claro.

Llevo fatal las esperas sin saber algo concreto sobre las cosas. Si me dijeran, por ejemplo, tu libro saldrá el 16 de diciembre de 2016, pues lo llevaría mejor, pero como en este mundo nada se mueve en base a plazos y tiempos definidos, pues eso… al que es novel, como yo, todo le pilla de nuevo y lo descoloca.

Y lo desespera.

Y no hay remedio. Es decir, no se puede hacer nada. Excepto amoldarse, respirar hondo e intentar acoplar tus ritmos a los ritmos del mundo literario. Aunque nadie sepa muy bien cuáles son esos ritmos.

Esta semana he escrito poco, un par de ratos, simplemente. En parte ha influido el tema de los nervios, que me han impedido centrarme en las escenas y los personajes. Por otro lado, también ha estado la feria claro…

No soy yo muy feriante, sinceramente. Pero hay que reconocer que la Feria de Sevilla es un evento como pocos. Un lugar de relaciones sociales en un marco incomparable de colorido, de alegría, de bullicio.

Ayer estuve un rato con Javier Márquez. Como siempre que nos vemos nos ponemos al día de nuestros proyectos y nuestros trabajos. Ayer estaba además con nosotros un buen amigo de ambos, MisterX. Lo de este chico es de traca. No conozco a nadie que demuestre más interés por los asuntos de los demás que él. Cada vez que estamos juntos, no para de hacer preguntas, la mayoría muy interesantes, sobre cómo funciona el mundo de la literatura, cómo trabajamos, cómo planeamos nuestros proyectos, etc…

Total, que esta semana he avanzado poco en la novela por todos estos temas. Sí he tenido noticias con respecto al tema de la Feria de Londres: no habrá traducciones, al menos por ahora. La vedad es que no me ha sorprendido nada.

Así que la semana que viene, intentaré dormir mejor –últimamente duermo fatal—, respirar con más sosiego y centrarme en escribir, que al fin y al cabo, es lo importante.

Pero mientras, aún quedan un par de días de Feria…