Seleccionar página
Hace tiempo que apenas puedo entrar en los foros literarios. No más allá de saber cómo andan los amigos (todos ellos muy activos) y qué se va cociendo en cada uno de los foros. Personalmente estoy registrado en tres foros: Sedice, Prosófagos y Ábrete Libro. De todos ellos, en el que menos activo he estado desde siempre ha sido el de Ábrete libro. Mal hecho por mi parte, porque además es un foro importante, con actividades de gran peso. De hecho, el año pasado organizaron la I jornada de literatura del foro. Este año van a repetir, curiosamente, el mismo fin de semana en que se ha organizado el encuentro de Dos Hermanas.

Los que siguen este blog desde el principio, saben que siempre he dicho que el poder de los foros para el autor que comienza es increíble. Dejas de sentirte solo, y más que eso, encuentras, antes o después, gente que está en tu misma situación. Y más importante aún gente que está uno o dos pasos por delante de nosotros y que no le importa compartir su experiencia.

Es muy curioso, pero varios escritores que conocí en los foros cuando no hacíamos otra cosa que soñar con publicar, o bien han visto ya cumplido su sueño, o lo van a cumplir en los próximos meses. Y eso une. Y eso anima. Y eso ayuda.

En uno de esos foros, Prosófagos, hace cosa de un par de meses se puso en marcha una iniciativa interesante. Se trataba de realizar una revista literaria. Cierto, revista literarias hay muchas y es difícil ser original.

Por eso, Prosofagia no intenta ser original. Lo que intenta es ser útil.

¿Útil para quién? Pues en la misma editorial del primer número se menciona lo siguiente: “¿Qué queremos ofrecer en estas páginas? Ficciones y pistas para el camino. Todos los que entramos en estos foros amamos la literatura, escribimos y pretendemos escribir cada vez mejor; y tal vez soñamos con publicar nuestras obras un día, o ya hemos empezado el arduo trayecto entre editoriales y agentes.
Sabemos que cada escritor debe recorrer su propia senda; pero conocer las rutas de aquellos que ya han alcanzado experiencia y reconocimiento siempre es enseñanza y estímulo”.

Es decir, que el espíritu de Prosfagia es el de enseñar, marcas caminos para los que empezamos en el tema este de escribir y querer publicar.

La primera revista se publicó hace unas semanas. Es un monográfico que está dedicado a varias entrevistas que durante un tiempo han estado haciendo algunos miembros del foro. Podremos leer las palabras de Alberto Vázquez-Figueroa, Alette Geneve (gracias por seguir este blog, es un honor), Motserrat Rico, cuya última novela será traducida próximamente al ruso, Rosa Montero o Julio Maruri, nada más y nada menos.

En esa primera revista me sorprendí cuando me dijeron que aparecería como colaborador. No lo esperaba y la verdad es que fue un placer y un orgullo.

Prosofagia nace como revista bimensual. El siguiente número volverá a ser un monográfico en el que aparecerán algunos cuentos y relatos de los autores que intervienen en el foro propiamente dicho.

Pero después de eso, parece que la revista se va abrir mucho más y contará con diversas secciones. Es posible que una de ellas se dedique a tratar asuntos que desde este blog se comentan a menudo: cartas a las agencias, preparar sinopsis, etc… Es decir, a guiar al autor novel. Puede que esté a cargo de una buena amiga, a la que la mayoría ya conocéis, Su blog, ha sido un referente para mí y para muchos otros, de modo que está más que facultada para llevar adelante el proyect. Puedo deciros que si finalmente la cosa se lleva adelante puede resultar de lo más interesante, porque se está planteando de un modo que, sin duda, llamará la atención. Como véis, trato el tema con suma precaución, porque no hay nada cerrado y estas cosas son muy volátiles. No quisiera por tanto pecar de indiscreción.

La cosa, desde luego, pinta interesante. Pero eso será dentro de un mes, más o menos. Hasta entonces, ya podéis ir leyendo el primer número. Puedo aseguraros que no dejará indiferente a nadie.