Seleccionar página

Por qué no publican tu novela: echando balones fuera.

Leía esta mañana una entrada en un blog, una más, en la que su autora arremetía contra el sistema editorial. Decía que, o escribes lo que te piden, o no te publican. Básicamente. Más tarde he mantenido una discusión en Facebook precisamente sobre ese tema, lo fácil o difícil que es publicar.

Mucha gente se queja de que el mercado editorial es hermético, que no se puede publicar, que no se apuesta por los autores noveles… Y eso es algo completamente falso. Puedo hablar con conocimiento de causa por dos motivos:

1)      He sido autor novel y he publicado

2)      Trabajo realizando informes de lectura y otros trabajos editoriales, de modo que conozco de primera mano a qué se enfrentan las editoriales y qué decisiones se toman. He realizado ese trabajo tanto en editoriales modestas como en grandes y llevo cuatro años en ello, así que lo que expondré a continuación tiene su peso…

¿Es el autor novel quien lo tiene más difícil?

Vaya por delante una máxima: esto es un opinión que nadie me ha pedido, por lo tanto, tiene la validez y la importancia que cada uno quiera darle. Tengo en este blog la etiqueta “los consejos son como las lentejas…”, sin duda, esta entrada es una de las más dignas merecedoras de ella.

La cuestión es que no tiene nada que ver ser autor novel con la dificultad para ser publicado. Es más, os aseguro que muchas veces es más difícil publicar la 2ª novela que la primera. ¿Por qué? Si una editorial acepta tu primera novela, la inversión que hace en promoción es mínima. Eres un autor novel, nadie te conoce, no pueden arriesgar demasiado… Si el libro no funciona, así pueden asumir gastos. Pero, si efectivamente el libro no funciona, quedas “marcado”. Será mucho más difícil que puedas publicar la siguiente. De modo que sí, suele ser más difícil publicar la segunda, porque ya se tienen cifras de ventas, que suelen ser bastante modestas, que publicar la primera, cuando aún eres una moneda al aire: cara, o cruz.

Antes de nada: ten la actitud correcta

Lo cierto es que muchos noveles se quejan de que no tienen acceso al mercado editorial. Y puedo decir que llevan razón. La inmensa mayoría son rechazados. Lo que hace entonces gran parte de ellos es cargar contra el sistema, quejarse amargamente, decir que lo único que quieren las editoriales es que se prostituyan literariamente hablando. Lo malo es que cuando hacen esto no se dan cuenta de que están haciendo, al mismo tiempo, dos cosas:

1)      Infravalorar al resto de compañeros escritores que logran dar el paso.

2)      Mirarse el ombligo y evitar que su ego sufra en lugar de hacer lo que en realidad deberían hacer.

autocrítica¿Y qué es lo que deberían hacer? Como muchos sabréis, imparto talleres de narrativa. En nuestras clases hablamos mucho de los motivos. Una de las frases que más repetimos a lo largo del curso es que los motivos son importantes. Todo ocurre por un motivo… Así pues, ¿por qué te han rechazado la novela? Esto es lo que los heridos por el rechazo editorial no son capaces de preguntarse.

Bien, pues, ¿por qué se rechazan las novelas por parte de las editoriales? Hay múltiples factores, voy a enumerar alguno de ellos.

Por qué no publican tu novela: los factores externos

A-     Puede ser que la editorial ya tenga un título de temática muy parecida: misma época, mismo personaje, etc… Lógicamente, no va a publicar dos libros similares.

B-      Puede ser que cuando llega tu texto haya cambios en la editorial, el editor cambie de puesto, se marche a otra empresa… Cuando eso ocurre, la mayoría de los originales que llevaba ese editor, excepto los de los autores de la casa y aquellos que ya están siendo leídos para su valoración, suelen “perderse”. Nadie se hace cargo de ellos. Es un problema editorial, pero de difícil solución, pues el volumen de originales que llega a diario es tan inmenso que resulta imposible controlarlos todos.

Como estos hay algunos otros factores que escapan por completo al dominio del autor de la novela. No puedes hacer nada contra ello… Aun así, estos casos son muy, pero que muy infrecuentes. Normalmente los libros se rechazan por otros motivos.

Por qué no publican tu novela: El motivo está en el interior

El primero de ellos es que la inmensa mayoría, y podría decir que más del 70% y quedarme tan tranquilo, de los libros que llegan a una editorial, sencillamente, están escritos de forma pésima. Contienen ya no erratas, sino faltas de ortografía, la puntuación es un desastre.

Personalmente, en mi labor como asesor editorial me he encontrado con libros en los que la mitad de un párrafo estaba escrita en pasado y la otra mitad en un tiempo verbal distinto. Unos párrafos narrados por un varón y el párrafo siguiente por una mujer y todo ello sin seguir un orden ni un plan establecido. Solo porque falta técnica. De modo que el trabajo de corregir un libro que llega escrito de ese modo es inmenso y bastante caro, porque es muy especializado. Yo he tenido que corregir libros que me han llevado dos meses de trabajo en jornadas de 6 horas al día. Un trabajo estresante y agotador. El resultado es que no se ha vuelto a contratar a ese autor. Así de sencillo.argumento

El otro gran motivo por el que se rechaza un libro por parte de una editorial es porque no tiene interés. La mayoría no cuentan nada, o lo que cuentan ya ha sido contado antes. Hace unos años hablaba con una editora de un sello muy importante y me decía: “Teo, es que, de verdad, en algunas ocasiones lo que me apetece es decir: “al menos, ponle la cicatriz al protagonista en otro lado” porque es que habían escrito otro Harry Potter”. Hay muchos libros que no cuentan nada. Que no tienen un conflicto definido y, lo que es aún peor, un argumento interesante. Si no hay conflicto pero tienes un buen argumento, la historia es salvable. Pero si no tienes ninguna de ambas cosas, has escrito para nada. Tal vez esté escrito de forma impecable, pero es una historia que no interesará a nadie.

¿De verdad puede escribir cualquiera?

Existe el error muy extendido de que cualquiera puede escribir. A todos nos han enseñado a escribir en el colegio. Pero, señores, escribir la lista de la compra, o una carta para tu novia, son aspectos de la escritura completamente distintos a escribir una novela de 300 páginas o más.

Para escribir una novela no basta con saber escribir. Hay que saber narrar. Y eso puede aprenderse.

De modo que, si te rechaza una editorial, no hagas el harakiri, no cargues contra tus compañeros escritores que sí logran publicar porque les están haciendo un flaco favor al decir que lo único que se publica es una mierda y que lo tuyo es mejor que todo lo demás. Créeme, si alguna vez te publican, más de uno habrá leído tu amargura y es posible que se te recuerde por ello.

Sé autocrítico. Pregúntate qué fallos puede tener. Contrata un servicio de management literario o al menos un informe de lectura. O apúntate a un curso de narrativa. Será mucho más fácil que logres publicar si tienes la firma intención de mejorar que si, en lugar de eso, te dedicas a destilar amargura por todos tus poros.

Pero, ya sabes: los consejos son como las lentejas…