Seleccionar página

Cuentoterapia: el poder sanador de las palabras

Cuentoterapia: Eduardo Galeano“Los científicos dicen que estamos hechos de átomos pero a mí un pajarito me ha dicho que estamos hechos de historias” y yo no podría estar más de acuerdo con Galeano. Porque es bien cierto que estamos hechos de historias: las contamos, las escuchamos, nos las creemos, las repetimos y nos las volvemos a contar. Son las historias las que dan sentido a nuestra vida porque somos narradores por naturaleza. Son las historias que contamos y nos contamos las que nos ayudan a poner la vida en orden, las que dan respuesta a nuestras preguntas, las que nos definen y nos representan y las que, en cierta manera, nos sanan. Eso es lo que consigue la cuentoterapia.

La cuentoterapia y el poder sanador de las palabras

Según la Cuentoterapia; más allá de nuestras narraciones personales existen historias que trascienden todos los tiempos y contienen los mensajes ocultos de la humanidad. Al descifrarlos, nuestro inconsciente colectivo encuentra aquella pieza del puzle que le falta y puede sanar el alma de cada individuo. Encontramos esos mensajes principalmente en los cuentos maravillosos, aquellas narraciones que se transmiten generación tras generación en un intento de construir el imaginario moral de la humanidad. Es en su lenguaje simbólico que el niño (o en su defecto, el niño que llevamos dentro cada adulto) puede conectar sus problemas emocionales y sus experiencias con una imagen en espejo reflejada en los cuentos.

La cuentoterapia nos ayuda a aprender lecciones vitalesEn ese espacio fantástico se pueden superar las etapas de crecimiento tanto emocional como físico en un entorno seguro y altamente terapéutico donde el peligro real no existe. A través de esta identificación con la historia narrada, el niño puede convertirse en el protagonista/héroe, vivir sus aventuras, saltar los obstáculos que encuentra en el camino y así trabajar los conflictos internos que está viviendo. Es por ello que los niños piden que les narres el mismo cuento una y otra vez, porque la repetición de la historia le va dando las respuestas que él necesita en ese momento preciso de su existencia personal o etapa de crecimiento en la que se encuentra. Una vez aprendida la lección, el niño pedirá una nueva historia y el ciclo volverá a iniciarse nuevamente. Encontramos, por tanto, cuentos maravillosos para cada etapa del ser humano, lecciones vitales que todos necesitamos aprender.

Los cuentos populares y su importancia en la evolución personal

Según Bruno Betellheim, los cuentos populares muestran la evolución física, psíquica, intelectual y social del niño. Partiendo de esta teoría, hayamos ejemplos claros en Blancanieves, que narra el complejo de Edip,o o Caperucita roja, que se centra en la pubertad y el despertar sexual, o La cenicienta, que da respuesta a la rivalidad entre hermanos. Y como un jeroglífico complejo con una serie de símbolos que descifrar, el rey y la reina simbolizan los padres; así como el árbol, la vida; los pájaros, la conexión espiritual; el bosque, el inconsciente y la casa, la armonía y seguridad en el hogar, mientras que los animales salvajes hacen referencia a los conflictos no resueltos.

Así pues, los cuentos populares son una píldora para el alma que utiliza el poder sanador de las palabras, calman y ordenan los temas pendientes y dan respuesta a nuestros interrogantes más profundos, no solo en nuestra más tierna infancia, sino también en nuestra edad adulta, ayudándonos a conectar con aquellas heridas internas emocionales que tenemos aún sin resolver sin agresividad ni violencia sino al ritmo que cada uno necesita.

Los cuentos y la psicoterapia

Los psicoterapeutas han encontrado en los cuentos maravillosos una herramienta esencial para evocar a nuestro niño interior y sus miedos, que conforman la Sombra del individuo (aquello que no nos gusta de nosotros mismos y que ocultamos  porque no nos atrevemos a dar el paso hacia adelante para convertirnos en aquello que deberíamos). Sin embargo, si no se acepta esa parte oscura de nuestro interno, muy difícilmente lograremos salir a la luz. No se puede sanar si no aceptamos y abrazamos a nuestra Sombra. Recuperar nuestro espacio mágico garantiza un acceso menos doloroso a nuestros miedos en una sociedad donde las tradiciones están en perpetuo proceso de cambio y revisión. Tanto hemos querido evolucionar que nos hemos desconectado de nuestro poder, de nuestra habilidad de acceder a nuestro mundo interior. La sociedad consumista nos ha hecho creer que no lo poseíamos para vendernos la idea de que la magia está fuera de nosotros, aunque realmente nunca la hemos perdido. Se trata pues de reconectar con nuestro espacio mágico para poder sanarnos, de entrar y encontrar las respuestas a nuestros traumas más profundos y la forma más sencilla de hacerlo es a través de los cuentos.

Cuentoterapia: la importancia de contar cuentos por la nocheNo es casualidad que los cuentos se narren por la noche. Aún hoy en día, cuando las prisas de la rutina diaria nos atenazan, los padres saben de la importancia de explicar cuentos antes de dormir. Obviamente, el ritual se ha visto alterado y ahora son más cortos y se llenan de grandes ilustraciones para facilitar la entrada al mundo mágico. Es ahí donde las editoriales han encontrado un filón. Son numerosos los recopilatorios de cuentos para antes de dormir. Timun Mas, Destino o Bruño, entre otros, han colaborado en estos manuales de cuentos cómodos para llevar a nuestros pequeños al país de los sueños. Estos cuentos con mensaje y grandes ilustraciones ayudan con problemas sencillos y concretos, y la cuentoterapia también los usa en los procesos terapéuticos muy a menudo. Sin embargo, y a pesar de su fuerte vínculo con cualquier tipo de cuento, recomienda encarecidamente el uso de las versiones más antiguas porque son las que aseguran que el mensaje original se haya visto lo menos alterado posible. Es importante leer a Grimm, Perrault o alguna historia del imaginario popular sin edulcorar ni cambiar, ya que, de otra manera, se distorsiona el mensaje que recibe el inconsciente y la sanación se hace más difícil.

Cuentoterapia: la ayuda que necesitas para superar escollos vitalesAsí pues los cuentos de hadas incitan al niño/a (y al adulto/a) a creer en lo aparentemente imposible, enseñando que existe una forma más evolucionada, exitosa y abundante de vida si se superan los escollos que hace falta atravesar para alcanzarla. Los tesoros hay que conquistarlos dice la psicóloga transpersonal Raquel Torrent. Es en la conquista de los tesoros escondidos en estas historias maravillosas que el ser humano logra superar  aquello que debe ser superado, se reconcilia con su Sombra y consigue alcanzar la luz de su conciencia. Y para, justamente, ser un poco más conscientes, os dejo la historia de “El Rey Sapo o Enrique el Férreo”. Que vuestro niño interior se divierta y vuestro adulto encuentre su verdad.

Bibliografía:

Hernández Pallarés, Lorenzo A.: Cuentoterapia. El poder sanador de los cuentos. Revista MÁS ALLÁ 196, junio 2005.

Montonya, Victor: Literatura infantil: lenguaje y fantasía, Grupo editorial La Hoguera, 2003

Bettelheim, Bruno: Psicoanálisis de los cuentos de hadas, Ed. Grijalbo, Barcelona, 1986

Jung, Carl G.: El hombre y sus símbolos, Ed. Paidós Barcelona

Más información