Seleccionar página

Grandes Autores Españoles: Lope de Vega

Cuando me propusieron escribir sobre los grandes autores de la literatura española supe que el primero al que debía mencionar era a Cervantes. Pero ¿qué sería de Cervantes sin Lope de Vega? Posiblemente el mismo, o no. Luego os explico. Además, espero que en las líneas que expongo a continuación os podáis aproximar a uno más de los grandes autores de nuestro Siglo de Oro. Y puedo asegurar que son multitud. Vamos a por ello.

Biografía de Lope de Vega: Sus primeros años.

Lope de Vega: sus primeros añosFélix Lope de Vega Carpio nace en Madrid un 25 de noviembre de 1.562, en el barrio de artesanos, muy cerca de la calle Mayor. De familia humilde, su padre era un bordador de origen montañés y su madre ama de casa. Solo se sabe a ciencia cierta, pues no existe documentación que nos hable de sus primeros años, que estudió en el Colegio Imperial que por aquel entonces regentaba la Compañía de Jesús, donde ya demostró tempranamente sus dotes para la escritura  y la interpretación participando en los ejercicios teatrales que se realizaban en el mismo e incluso se cree que compuso algunas pequeñas piezas para representar en el teatro.

De su preparación y estudios poco más se sabe. Se supone que completaría los mismos en la Universidad de Alcalá y Salamanca, pero no hay documentación ni título universitario que así lo corrobore. Sí se sabe que en 1.583 se alistó al mando de Don Álvaro de Bazán y participó en la conquista de las Azores, aunque de su alistamiento en la Armada Invencible se sigue discutiendo. Bueno, más que de su alistamiento, de la participación de este en la Batalla de Lepanto de la que tanto gustaba alardear. Sobre todo si te trataba de competir con Cervantes, pero de eso hablaremos más tarde.

Al regresar de la conquista de las Azores, Lope de Vega se dedica a aquello por lo que más se le conoce, casi tanto como a sus obras: el galanteo.

Cómo combinar amores y letras.

Vida y obra de Lope de Vega: Fuete ovejunaEl primero de los amores que se le conoce a Lope de Vega es el que mantuvo con Elena Osorio nada más llegar de las Azores. Algunos estudiosos la identifican con la “Filis” de sus poemas, la de

“Dulce Filis, si me esperas,

De favor has de ir mudando,

Que es mucho para burlando,

Y poco para de veras.”

Lo cierto es que durante cinco años mantuvo amoríos con la tal Elena Osorio. Aunque lo verdaderamente importante no es que fuera hija de comediantes, si no que estuviera casada con un señor respetable que se encontraba por aquel entonces en América. Como fue normal en toda su obra, Lope de Vega solía dejar apuntes autobiográficos en ella, por eso se cree que este primer  amor fue el origen e inspiración de su obra “La Dorotea” y de algunos de sus poemas más  tormentosos. De hecho, al terminar esta relación, a Lope no se le ocurre otra cosa que difamarla con algunos escritos que hizo circular por Madrid, lo que le valió su destierro de la corte.

Su primer matrimonio

En 1588 contrae matrimonio por poderes con Isabel de Urbina, ya que Lope de Vega se encontraba alistado en ese momento. Un año más tarde se desplazan a Valencia. No pierde el tiempo, y aunque desterrado de la Villa, envía sus obras a esta para que sean publicadas y  representadas. Es en esta época cuando entra al servicio del duque de Alba, cambiando su domicilio a Alba de Tormes. “La Arcadia” es escrita en estos tiempos de placidez para nuestro autor. Aunque esta situación no dura mucho, pues su esposa fallece en 1594 al dar a luz a su segunda hija.

Vida y obra de Lope de VegaPero la tristeza le dura poco tiempo. Cuando por fin llega el levantamiento del destierro de Madrid un año después, Lope ya se encuentra amancebado con una viuda, Antonia Trillo, comenzando contra él un nuevo proceso de destierro que por suerte termina favorablemente. Sin demora se vuelve a enamorar de  Micaela de Lujan, que para variar está casada, y con la que se dice llegó a tener cinco hijos.

Segundo matrimonio

Su fama literaria crece tanto como su lista de amoríos, y aun estando liado con Micaela contrae matrimonio en 1598 con Juana Guardo, hija de un rico abastecedor de carne, probablemente, y como dicen las malas lenguas entre las que se encuentra la de Góngora, atraído por su dote. La que nunca cobró, ya que el padre de su nueva esposa se negó a darla por no aprobar esta boda. No hay que explicar el por qué.

Como su economía no crece a la par que su obra, se ve obligado a entrar al servicio del duque de Sessa. Dicen que más que para ejercer de labores de escribano lo hizo para actuar de alcahuete en las relaciones que su señor tenía con las mancebas que Lope le buscaba. Su buen hacer en estas labores y la influencia del duque hacen que en 1610 se le nombre Familiar del Santo Oficio, alternando sus estancias tanto con su familia legítima como la que estableció con su amante, llegando incluso a comprar una casa en la calle de Francos –curiosamente hoy en día calle Cervantes–  hasta que su protector es desterrado y su mujer enferma. No obstante, se sabe con certeza, pues se conoce el nombre de algunas de ellas, que Lope siguió manteniendo relaciones con mujeres, sobre todo de la farándula, durante todo este periodo.

Mirad cómo refleja el carácter de nuestro autor en este pequeño y gracioso corte de la serie El Ministerio del Tiempo, donde podemos ver su querencia por las mujeres casadas.

 

De su caída en desgracia y su ordenamiento como sacerdote

En 1614 decide ordenarse sacerdote. La muerte de su hijo Felix en 1612, y al año siguiente de su hija Juana, llevan a nuestro autor a solicitar su ingreso. La buena racha ha terminado. En sus “Rimas Sacras” podemos ver su estado de ánimo. Pero la cabra tira al monte, y la insistencia de su antiguo señor le hace volver a caer en las redes femeninas y sus tormentosas relaciones. En 1616 se vuelve a enamorar, como no, de la casada y hermosa Marta de Nevares. Esta sacrílega relación trae consigo una fuerte crítica en la Corte y seis hijos más. Y lo más importante, la escritura de comedias a un ritmo frenético, una por semana. Se sabe que compuso 127 entre 1618 y 1620.

Su hija Marcela, una de las que más quería, ingresó en las madres trinitarias en 1621 huyendo de los escándalos amorosos de su padre, que sumado a la muerte en América de su hijo Lope Félix, el rapto de su hija Antonia Clara y la progresiva ceguera de Marta de Nevares, su amante, que terminó volviéndose loca y a la que cuidó con mucho cariño hasta su muerte en 1632, hicieron que la salud de Lope se resintiera, falleciendo en 1635 presa de una aguda melancolía y una terrible pobreza; algo que parece ser común en nuestros autores más reconocidos.

Lope de Vega & Cervantes

Dicen que la relación de amistad y odio de los dos autores comienza con el primer encuentro en las tertulias literarias a las que empezó a asistir cuando entabló amoríos con Elena de Osorio, hija del director de comedia Jerónimo Velázquez, que ambos frecuentaban. Cervantes para intentar que sus obras se representaran y Lope para embelesar a Elena.

Dicen que las disputas entre ambos comenzaron tiempo después. Ambos atribuyeron al otro la publicación de unos sonetos que trataban con mofa la heráldica del otro y otros asuntos que terminaron exponiendo en público y que dañó seriamente la buena amistad que se tenían. De la publicación del “Quijote de Avellaneda”, que las malas lenguas atribuyen a Lope de Vega bajo seudónimo antes de que Cervantes publicara la segunda parte de su Quijote, no hablaremos. Este artículo da un breve detalle del comienzo y la historia de este.

De este enfrentamiento tenemos incluso un reflejo llevado a las pantallas

Lope de vega: Prolífico en todas sus facetas

Lo cierto es que la vida de Lope de Vega es digna de cualquier aventurero, aunque se trataran de otro tipo de aventuras, que llenó su vida de amoríos y de hijos.Se le reconocen hasta quince, legítimos e ilegítimos. Así como múltiples obras. Actualmente se conservan la mitad de sus cartas y más de trescientas obras cuya autoría es incuestionable. Él alardea de haber escrito más de mil quinientas. Y lo cierto es que aun hoy se siguen descubriendo obras escondidas. Como muestra, un botón.

Y con esto doy fin a estas breves líneas para empujaros a conocer a Lope de Vega, que al igual que a Cervantes, he vuelto a descubrir confirmando que nuestros autores más conocidos son verdaderos consumidores de vida. Vida que se ve reflejada a lo largo de toda su obra, especialmente en la de Lope. Y no quisiera despedirme sin estas letras de una de sus obras más universales y que más gustan.

Sed buenos y leed mucho.

“ A Fuente Ovejuna fui de la suerte que has mandado,

y con especial cuidado y diligencia asistí.

Haciendo averiguación del cometido delito,

una hoja no se ha escrito que sea en comprobación;

porque conforme a una, con un valeroso pecho,

en pidiendo quién lo ha hecho, responden:

Fuenteovejuna.”