Seleccionar página

Cómo escribir una novela

Esa es la eterna pregunta que se hacen todos los que se acercan por primera vez a esto de la escritura: cómo escribir una novela. Todos, yo también me lo pregunté cuando empezaba en esto.

Era Pérez Reverte quien contaba una anécdota hace algún tiempo. Decía que estaba tomando un café en un lugar que suele frecuentar y que de pronto se le acercó un chico que le preguntó eso mismo: cómo escribir una novela. Reverte, un tanto perplejo, le preguntó qué tenía pensado, y le contestó que nada. Le insistió preguntándole por el argumento, o por la época, o por los personajes, y el aspirante a escritor le dijo que no tenía pensado nada de eso. Pero que, al fin y al cabo, se trabaja solo de escribir un libro, que eso lo hace cualquiera.

Así está el patio. La gente piensa que escribir una novela es algo simple, al alcance de cualquiera…

Qué necesitas para escribir una novela

No, no… No pienses que me voy a poner elitista, ni mucho menos. Para escribir una novela no necesitas tener un coeficiente intelectual de 140, ni una imaginación desbordante, ni mucha chispa, ni ser capaz de generar toda clase de situaciones. En realidad, casi cualquiera puede escribir una novela. ¿Qué es lo que necesitas?

1-Saber escribir.

Esto es obvio. ¿Si no sabes escribir cómo vas a escribir? Dicho así, parece una perogrullada, pero si te mueves un poco entre la gente que empieza a escribir, descubrirás que muchos que desconocen las más básicas reglas de ortografía y gramática aseguran que son “escritores”. Esto es como el que asegura que es arquitecto y nunca aprobó la asignatura de matemáticas.

Para escribir necesitas conocer los fundamentos del idioma. De lo contrario lo que salga de tus manos será ininteligible.

2-Tener inventiva

No importa qué tipo de novela quieras escribir. Incluso si va a ser una novela histórica en la que muestres acontecimientos y personajes reales vas a necesitar “inventar” cosas. Vas a tener que crear los lugares en los que ocurre la novela, y los vestidos, y las situaciones, y los diálogos…

Esto no puede aprenderse. Se tiene o no se tiene. Es como el que tiene oído para la música y el que no.

No voy a entrar ahora en este tema, pero si quieres conocer mi opinión, ya escribí hace tiempo un artículo sobre el talento del escritor.

3-Trabajo

Esto. Esto es lo que marca de verdad la diferencia entre el que quiere ser escritor y el que quiere escribir una novela. Porque no, no es lo mismo.

Como escribir un libro: ante todo, con esfuerzo

Cómo escribir un libro: Tendrás que esforzarte por conseguirlo

El que quiere ser escritor quiere disfrutar de una especie de “estatus”, o llámalo como quieras, que rodea a los escritores, como si fuéramos iconos de la cultura o algo así (y que a mí me parece una soberana tontería). Pero no quiere trabajar para conseguirlo. Quiere disfrutar de esa sensación y ya.

Pero, amigo mío, escribir una novela es algo muy diferente… Para escribir una novela vas a tener que sudar, vas a tener que llorar, vas a tener que desesperarte, pasarte días sin salir, robarle horas al sueño, a la familia, a los amigos, al cine, volverte a desesperar, borrar y borrar, corregir, cambiar lo que tenías escrito…

¿Estás dispuesto a trabajar para escribir una novela? Pues entonces sigue leyendo

Qué clase de novela quieres escribir

Lo primero que necesitas si quieres saber cómo escribir una novela es decidir qué tipo de novela quieres. Me vas a decir que “¡Una buena!”. Ya, ya… Eso es evidente. Pero no voy por ahí. Me refiero a que tienes que decidir qué clase de novela quieres, en qué género la vas a encuadrar. Y no es ninguna tontería, porque dependiendo del género de novela escogido tendrás que tener en cuenta unas cosas u otras para escribir tu libro.

¿Y cómo es eso posible? Pues porque los lectores esperan determinadas cosas de la novela que compran dependiendo del género literario al que pertenece dicha novela. Por ejemplo, si escribes un thriller, tu novela tendrá que tener mucha acción, mucho ritmo, probablemente ciertas dosis de misterio. Si en lugar de eso lo que escribes son muchos pensamientos de los personajes, mucha introspección, en definitiva, una novela muy psicológica, tu lector se sentirá defraudado, hablará mal de la novela y, probablemente, nunca vuelva a comprar un libro tuyo.

Así que debes conocer las principales características de los géneros narrativos. Estos que te presento ahora son los más habituales. Por supuesto, lo que voy a explicarte ahora no es más que un ligero acercamiento. Todo esto lo desarrollo mucho más en el Programa del Método PEN. Por cierto: ya varias plazas reservadas para el curso que comenzaremos en octubre… Ahí te lo dejo por si estás buscando una ayuda más amplia sobre cómo escribir una novela.

Novela policíaca/negra

Cómo escribir una novela negraDebes plantear un caso criminal, mejor si es un asesinato

Debes construir un buen personaje investigador

Debes resolver quién es el criminal y cómo efectuó el crimen

Debes introducir ciertas dosis de violencia

Debes resolver todos los flecos del caso

 

Ciencia Ficción

Debes escoger el subgénero adecuado (ojo, los subgéneros de la Ci-Fi son un mundo en sí mismos)

Debes introducir especulación

Deberás escoger temas contemporáneos sobre los que hacer ciertas reflexiones

Debes asegurarte de utilizar un lenguaje apropiado

Debes utilizar el pensamiento científico (que no es lo mismo que ser científicamente exacto)

Debes contar una historia (Es habitual que en la Ci-Fi algunos autores se olviden de esto y se centren solo en los aspectos científicos)

Novela histórica

Debes elegir bien la época, el momento y el lugar en el que vas a desarrollar tu novela

Debes ahogarte en documentación y elegir luego lo que vas a introducir eliminando todo lo demás

Debes caracterizar con mucho cuidado a los personajes

Debes ambientar adecuadamente los lugares en los que se desarrollan las escenas

Novela erótica

Debes aprender el arte de sugerir en lugar de enseñar

Debes provocar tensión

Debes romper tabúes y jugar con la provocación

Debes mantener la credibilidad (y no basarlo todo en una lista de encuentros sexuales)

Debes disparar la capacidad de fantasear del lector

Debes crear una buena trama

Novela de terror

Cómo escribir un libro de terrorDebes apelar a los miedos comunes

Debes construir escenarios capaces de generar angustia

Debes utilizar un lenguaje evocador

Debes jugar con el suspense

Debes usar situaciones cotidianas de una forma espeluznante

Debes acercar al lector a lo desconocido

Fantasía

Cómo escribir novela de fantasíaDebes elegir bien el argumento

Debes huir de los estereotipos

Debes utilizar la magia, si la hay, con sentido común

Debes hacer un buen trabajo de creación de mundos

 

Sobre qué escribir una novela

Si has mirado el artículo de Pérez Reverte que citaba antes, lo primero que le preguntó a aquel chico fue de qué quería escribir su novela. ¡Es que eso es clave! Quiero decir, si no sabes sobre qué quieres escribir, ¡de qué vas a escribir! Necesitas buscar un tema, encontrar ideas para desarrollar una novela.

Si buscas por la red, encontrarás un montón de artículos que pueden ayudarte a encontrar ideas para escribir una novela. Megustaescribir tiene este artículo en el que se centran en la observación, tanto interior como exterior. Literautas te anima a darte una vuelta por las estanterías de las librerías y basarte en lo que te sugieran los títulos que veas.

Cómo desarrollar las ideas para escribir una novela

Cómo escribir un libro: necesitas una ideaYo te propongo que uses lo conocido, lo que sabemos que funciona. Uno de los métodos que explico en mis cursos de escritura a mis alumnos está basado en los estudios de Vladimir Propp. Propp era un lingüista que desarrolló una teoría sobre los cuentos populares rusos en la que explicaba que, en realidad, todos esos cuentos tenían una serie de puntos en común que se repetían una y otra vez. Se les llama puntos de Propp.

¿Cómo puedes utilizar los puntos de Propp para desarrollar una idea? Pues muy fácil, combinándolo con el género de la novela que quieres escribir. Es decir: elige el género, y a continuación, teniendo claros los elementos que debes incluir en ese género, coge los puntos de Propp y adáptalos para ir desarrollando tu historia. Te aseguro que en un par de tardes tendrás un esquema amplio de toda tu novela, y se acabaron los bloqueos creativos.

También puedes elegir otro sistema, el del camino del héroe, del que hablábamos hace algunas semanas. Hazme caso: ¿para qué vas a inventar nada si ya hay esquemas que funcionan a la hora de encontrar la idea para escribir tu novela?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Cómo escribir una novela paso a paso: Los elementos de la novela

Pero para escribir una novela no es suficiente con tener una idea y saber en qué género quiero encuadrar mi historia. Eso es solo el principio. Desde que empecé a dar clases de escritura en el año 2008 siempre he puesto el mismo ejemplo: escribir una novela es crear una espiral. Vas a partir de un punto inicial (la idea de tu novela), pero a partir de ahí vas a tener que empezar a añadir elementos para construir un armazón lo suficientemente consistente como para que la novela se sostenga por sí sola

Ya escribí este artículo hablando sobre los elementos de la novela que no podían faltar en tu obra. No voy a volver a explicar eso, pero sí voy a ampliar información

El argumento

El argumento es el motivo por el que ocurren las cosas en tu novela. Simplemente eso. Pero a partir de ahí hay mucha tela que cortar.

Necesitas, para empezar, que tu texto sea lógico. Por ejemplo, hoy corregía el ejercicio de una alumna. En su relato, a un hombre que ha estado fuera durante un año las autoridades municipales le han expropiado la casa y la han demolido. Pero la ley declara oficialmente muerta a una persona cuando han transcurrido 10 años de su desaparición, y no antes (aunque hay otros supuestos posibles). Por tanto, lo que esta alumna proponía en su relato no es lógico, no se sostiene, y por tanto hace que todo el relato se tambalee.

Vamos, que si quieres escribir una novela, debes cimentar bien tu trama.

¡Ah! Y acaba de salir otro término importante… La trama. La trama es el conjunto de los diferentes hilos argumentales de tu novela. Y por supuesto, hay diferentes tipos de trama: de personaje, de argumento, de pensamiento y de forma. Tendrás que elegir cuál de esas tramas se adapta mejor a la novela que quieres escribir.

Aquí te dejo el listado de los 20 tipos de tramas básicas. Para que puedas elegir a tu gusto la que más le convenga a tu libro:

1) BÚSQUEDA: involucra a los personajes en una búsqueda.

2) AVENTURA: La historia se centra más en las tribulaciones del viaje que en el objetivo.

3) PERSECUCIÓN: Se persigue a alguien por algún motivo.

4) RESCATE: un protagonista intenta librar a una víctima de las garras de un antagonista.

5) ESCAPE: Uno o varios personajes escapan de una situación o lugar en el que están a la fuerza.

6) VENGANZA: Uno o más personajes buscan vengarse de otros, así de fácil.

7) ENIGMA: Se intenta desentrañar el significado de algo.

8) RIVALIDAD: Un protagonista compite con un rival por alcanzar una meta.

9) DESVALIDO: El protagonista se halla en clara desventaja frente al antagonista.

10) TENTACIÓN: Un personaje se ve abocado a cometer actos en contra de su moral.

11) METAMORFOSIS: La condición física del protagonista cambia de una forma a otra.

12) TRANSFORMACIÓN: Se refleja el cambio interior de uno o más personajes.

13) MADURACIÓN: Se muestra el paso de una etapa de la vida a otra.

14) AMOR: Ay, el amor… Qué bonito es todo. Pero antes hay que pasar por mil dificultades.

15) AMOR PROHIBIDO: Los obstáculos a superar parecen insalvables. Los personajes pagan un alto precio.

16) SACRIFICIO: Los personajes deben hacer un gran sacrificio por un bien mayor.

17) DESCUBRIMIENTO: El protagonista descubre algo importante de sí mismo y supera una dificultad.

18) EL PRECIO DEL EXCESO: El protagonista cae en desgracia por culpa de un comportamiento impropio o una decisión desafortunada.

19) ASCENSO: El personaje protagonista alcanza el éxito.

20) DESCENSO: El caso inverso al anterior.

¡Me dirás que no tienes ideas para escribir una novela! ¡Pero si te lo estoy dando mascado! Espero que estés tomando buena nota… Bien, vamos como otro elemento básico de una buena novela

La historia

La historia la conforman todos los acontecimientos que van a desarrollarse en tu novela. Y se acabó. Pero claro, tienes que decidir, o inventar, esos hechos. ¿Cómo puedes hacerlo?

Utiliza la Línea de tiempo

Es decir, haz una cronología de lo que va a ir ocurriendo en tu novela. De esta forma tendrás una idea clara de lo que pasa, no te dejarás eventos importantes y podrás ver si tienen suficiente interés para el lector o no.

Una vez tengas la línea del tiempo seguramente te plantearás una pregunta que suelen hacerme en los talleres literarios: ¿Tengo que contar la historia de forma lineal o puedo hacerlo dando saltos en el tiempo? ¡Puedes hacerlo como te dé la gana! De eso trata la escritura, de inventar, de descubrir, de probar… Solo has de tener en cuenta una cosa: asegúrate de que, al final de la novela, el lector no se ha perdido por el camino y entiende perfectamente la secuencia temporal de tu historia.

Por supuesto, yo te aconsejo que planifiques tu novela. Hay muchos métodos para hacerlo, en el programa del Método PEN estudiamos varios de ellos: El sistema de Avalancha, el método R.E.C., el sistema Medular… Elige el tuyo, con el que te sientas cómodo, pero planifica.

Y por supuesto, tendrás que elegir la voz del narrador, tendrás que decidir quién va a contar esa historia. Y es una elección importante, porque de ella dependerá que tu novela cause en el lector el efecto que pretendes o que se quede en agua de borrajas. Así que dedícale tiempo a este tema.

Cómo crear personajes para tu novela

Este es el siguiente punto al que tendrás que dedicar mucha atención si quieres escribir una novela. No es que sea especialmente difícil, pero es muy, muy, pero que muy delicado, y si no lo haces bien te destrozará todo lo demás.

En este artículo ya te explicábamos cómo crear a los personajes de tu novela utilizando el método de las esferas. Pero hay otras cosas que deberías tener en cuenta.

Tienes que caracterizar bien a tu personaje. Esto es, debes darle una apariencia de ser real. Y no se refiere únicamente al exterior, al físico (lo que incluye su vestimenta, desde luego), sino, en especial, a todo el aspecto interno: moralidad, creencias, convicciones, filias, fobias, etc.

La clave de un personaje radica en que debe crear sentimientos en el lector. Si no lo consigues, tu personaje está muerto. No cumple su objetivo. Por cierto, cada uno de tus personajes debe estar ahí con un propósito concreto. No pueden ser simples rellenos, simples voces en un diálogo: deben tener un objetivo, deben querer conseguir algo, deben estar involucrados en la historia que estás contando por algo, y cuanto más impactante sea ese “algo”, más enganchado tendrás al lector en tu novela.

Obstáculos

Los obstáculos son todas aquellas dificultades a las que se va a tener que enfrentar el protagonista de tu novela si quiere conseguir su objetivo (recuerda: cada personaje debe tener un objetivo concreto).

Los obstáculos existen para darle interés a la historia. A nadie le gusta una persona que lo tenga todo hecho en la vida, que con solo chasquear los dedos obtenga aquello que desea. En cambio, todos admiramos a aquellos que tienen que pelear por conseguir lo que quieren, que superan todas las dificultades, que son capaces de sobreponerse a las adversidades para llegar a la meta. Eso es lo que tienes que conseguir con los obstáculos de tu novela: acercar al personaje y al lector.

Aquí entra como un trueno la tensión narrativa. La tensión está ahí para que el lector no se aburra. Debes conseguir mantenerlo en vilo permanentemente para que quiera saber más. Y hay diferentes tipos de tensión. Un thriller, por seguir el ejemplo que usábamos antes, cargará las tintas en la tensión argumental, en la acción. En cambio, una novela romántica se basará en la tensión emocional. ¿Ves la diferencia? Tienes que adaptarte al género.

Así que, asegúrate de complicarle las cosas a tu personaje. Los obstáculos suponen un momento estupendo para utilizar el cliffhanger. Si colocas a tu personaje ante un obstáculo importante, que además conlleve cierto riesgo, y usas el cliffhanger en ese momento, el lector no podrá dejar la lectura y seguirá hasta saber qué ha pasado con él.

Conflicto narrativo

Este es el verdadero motor de toda novela. Aparece cuando el protagonista se encuentra con un antagonista con el que ha de luchar para obtener aquello que ambos desean.

Ya os hablé bastante sobre cómo crear un conflicto narrativo, y expliqué también los tipos de conflicto narrativo más utilizados. Y es crucial que domines ambas cosas, porque de lo contrario tu novela no tendrá la fuerza necesaria como para interesar al lector.

Como plantear un conflicto narrativo para tu novela

Debes tener claro cuál va a ser el detonante de ese conflicto, cuál va a ser el punto de partida de todo esto. Para eso hay una serie de preguntas que debes hacerte: ¿El conflicto narrativo presenta un desafío al protagonista? ¿Permite que el lector desarrolle empatía hacia el protagonista? ¿El conflicto coloca al personaje ante un momento en el que puede ganarlo o perderlo todo? Estas, y otras preguntas, son absolutamente necesarias para que tu conflicto funcione.

Además, debes tener en cuenta que el conflicto tiene que ir desarrollándose a medida que desgranas la trama. Al principio de tu novela, el conflicto se situará en un plano, y conforme avance la aventura de los personajes ese conflicto debe ir variando para inclinar la balanza a un lado y a otro sin que sepamos cuál será su resolución.

Clímax

Es el último elemento al que debes prestar atención si quieres escribir una novela que interese a editores y lectores: la resolución final, el modo en el que los personajes terminarán su aventura y conseguirán, o no, su objetivo.

Necesitas saber con antelación cómo va a terminar tu personaje en la historia: ¿gana o pierde? ¿Lo obtiene todo? ¿Se deja algo por el camino? No puedes empezar a escribir una novela si tener esto decidido, porque avanzarás dando palos de ciego, girando a un lado y a otro sin llegar nunca a tu destino porque ¡ni siquiera sabes cuál es!

El clímax tiene que estar a la altura de todo lo demás. No puedes dirimirlo de un plumazo, de lo contrario defraudarás al lector. No puedes hacer que de repente el personaje se comporte de un modo diferente al que ha mostrado durante toda la novela para dar una respuesta a los problemas. No puedes presentar una ayuda milagrosa para obtener el éxito. No puedes terminar tu historia sin dar una respuesta a todos los interrogantes, todos los obstáculos, todas las evoluciones que se han ido viviendo a lo largo de las páginas de tu libro. No puedes hacer eso.

“¿Y qué pasa con los finales abiertos?”, me vas a decir. Pues con los finales abiertos pasa que permiten la posibilidad de que esos personajes continúen sus aventuras, pero las tramas, las situaciones, se cierran siempre. Puedes crear finales cerrados, finales abiertos, finales interrogantes, finales ambiguos… Pero los conflictos deben cerrarse.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Cómo hacer una escaleta para escribir una novela

Cómo escribir un libro: prepara una escaletaEsta es la siguiente parte de la respuesta a cómo escribir una novela. Ahora que ya tenemos claro tooooodo el trabajo enorme que tenemos que hacer para preparar (porque todo lo que acabamos de ver, y lo que viene a continuación, es preparación de la novela, y no escritura de la misma), nos queda un último paso antes de empezar a escribir: prepara la escaleta.

La escaleta es, básicamente, un resumen de lo que vas a ir desarrollando a lo largo de tu novela. El guion, vamos.

La mayoría de la gente aconseja usar la escaleta como si de un resumen amplio se tratara. Pero a mi no me gusta esa opción. Te voy a explicar cómo preparo yo las escaletas de mis novelas.

Cómo hacer una escaleta

Lo que hago, después de tener preparado un resumen amplísimo de la novela en la que esté trabajando (el resumen de Muerte y Cenizas, mi última novela, tiene 37 páginas, y el resumen de la novela en la que trabajo ahora mismo son 52), es coger ese resumen y dividirlo por capítulos.

Así de fácil. Eso me permite tener un control absoluto de todo lo que va a ir ocurriendo en cada uno de ellos, sin saltarme nada, sin dejar nada atrás. Pero además, me va a permitir comprobar si el ritmo de los capítulos es más o menos uniforme (sin que haya capítulos en los que no pase nada). También puedo decidir cuántas escenas contar en cada capítulo, de manera que, más o menos, todos tengan la misma longitud, de forma que luego el lector no esté buscando un lugar en el que dejar la lectura sin encontrarlo. ¡Y para colmo puedo ver en qué capítulos terminar con un cliffhanger! ¿Ves los beneficios? Así no te vas a dejar nada por el camino.

Así que después de preparar el resumen de tu historia basándote en los seis elementos de la novela, ve dividiendo tus capítulos utilizando en cada uno de ellos dos o tres escenas, dependiendo de la longitud que deseas que tengan. Te aseguro que cuando acabes tendrás una visión general estupenda de lo que va a ser tu obra.

Y para ponértelo aún más fácil, te dejo aquí un ejemplo de las cosas que deberías tener en cuenta en cada uno de tus capítulos.

Capítulo 1

RESUMEN

I Escena

Qué sentimiento principal quieres desarrollar:

Ambientación:

Lugar:

Sensación que quieres dar:

Punto de Vista:

Quién es el narrador y cuánto sabe de lo que ocurre:

Desde qué punto de vista narra:

Su opinión de la escena:

Cuánto sabe de lo que ocurre:

Desarrolla la escena:

 

¿Se puede aprender a escribir novelas?

¿Quién dijo que escribir un libro fuera fácil? Abría este artículo explicándote que CASI cualquiera puede escribir una novela. Si eres capaz de hacer todo el trabajo que acabamos de ver, puedes cumplir tu sueño. Si quieres saber cómo escribir una novela, así es como se hace. Al menos, así es como yo escribo mis libros, y no me va mal… Estoy publicado en seis países por editoriales internacionales. Así que mi método funciona.

Y sí, se puede aprender a escribir novelas. Llevo años dedicándome a ello, y tengo el orgullo de decir que muchos de mis alumnos han visto cumplido su sueño. Si quieres aprender a escribir novelas, si quieres saber cómo escribir una novela, puedo ayudarte. Puedes reservar plaza en el curso que comenzaré en octubre. Soy exigente y vas a trabajar mucho, pero vas a cumplir objetivos si estás dispuesto a ello. Ya hay varias plazas reservadas (son limitadas), así que si estás interesado, no te lo pienses y reserva ya la tuya.

Consejos para escribir una novela

No quiero terminar este artículo sin darte algunos consejos para escribir una novela. Ahí van:

  • Crea hábitos de escritura. Encuentra tu rutina, encuentra tus momentos para escribir y aférrate a ellos.
  • Rodéate de gente que escriba. No tienes por qué enfrentarte a la soledad del escritor.
  • Mantén la ilusión. No te dejes vencer por el desánimo. Ten claro tu objetivo.
  • Prémiate. Cuando consigas tu objetivo (terminar un capítulo, por ejemplo), date un premio (una tarde al cine, o un helado, o lo que sea). Eso te ayudará a seguir trabajando.
  • Comparte tus esfuerzos y tus avances. Verás que recibes estímulo de vuelta.
  • No te obsesiones con que la frase quede perfecta. Avanza. Tienes tiempo para corregir más tarde.
  • Lee. Encuentra tiempo para leer. No hay nada peor que un escritor que no lee.
  • Y aléjate de la escritura. No puedes estar escribiendo todo el día. Asegúrate de que encuentras tiempo para ti y los tuyos.

¿Crees que con estos consejos y métodos podrás escribir tu novela? Me encantaría que me contarás en qué lío te has metido y ayudarte a salir de él.