Seleccionar página

Las comas son el signo de puntuación que más quebraderos de cabeza produce a la mayoría de la gente. Y es que en determinados contextos su uso es obligatorio, pero en otros es opcional y depende del gusto de cada uno, algo que puede llevarnos a abusar de ellas o a quedarnos muy cortos, entorpeciendo la lectura en el primer caso y dificultando la comprensión del texto en el segundo. Así que en este artículo vamos a hablar sobre cómo usar las comas, y hacerlo bien.

Como ocurre con las mayúsculas, que dejaremos aparcadas una temporada pero no olvidadas, el tema da para unos cuantos artículos. En el presente, vamos a echarle un ojo a algunos casos en los que su empleo es obligatorio y en los que solemos meter la pata bastante a menudo.

Primero, ¿cómo se escribe la coma?

Pegada a la palabra o signo que la precede y separada por un espacio de la palabra o signo siguiente.

Vete, es tarde.

Cómo usar las comas en los incisos, apodos y otros complementos

  • Los incisos y otros elementos que aportan información extra o aclaraciones al enunciado tenemos que aislarlos de este para facilitar la lectura. Si ocupan posición final, precedidos por una coma; si ocupan posición medial, precedidos y sucedidos por comas:

El padre de Ana, que está jubilado, es un gran deportista.

Fui a la peluquería y me encontré con Marta, la administrativa.

  • También los apodos, seudónimos y otras denominaciones que pueden sustituir al nombre propio se deben escribir entre comas:

José Luis Rodríguez, el Puma, es un cantante venezolano.

  • Sin embargo, los sobrenombres, que deben ir siempre acompañados del nombre propio, se escriben junto a este sin coma:

Alfonso VI el Batallador, Pedro I el Cruel.

 

Así que, por una vez, la ausencia de coma en el meme se ajusta a la norma. Lástima que Sabio y Canarias vayan en minúsculas…

  • Las frases en las que se comenta algo sobre el sujeto sin verbo en forma personal, normalmente con un gerundio o participio, se separan también del enunciado tanto si aparecen en posición inicial como si se intercalan en el mismo:

Finalizado el partido, el entrenador se dirige a la sala de prensa.

            La jefa, viendo el retraso en la obra, apretó las tuercas al personal.

  • De la misma manera procederemos con otras expresiones que no tienen relación directa con el enunciado:

Marta vino de las vacaciones, ¡qué horror!, completamente quemada.

  • Las estructuras iniciadas por salvo, menos y excepto, normalmente van también entre comas, pero si consideramos la información que contienen como parte central del mensaje, podemos prescindir de ellas. De ese modo, toman mayor relevancia:

Cómo usar la comaTodos los empleados excepto Tomás aplaudieron la propuesta (en vez de Todos los empleados, excepto Tomás, aplaudieron la propuesta, que también puede ser correcta).

Cómo usar las comas en los vocativos

Los vocativos son sustantivos, pronombres o grupos de palabras que sirven para llamar o referirnos a nuestro interlocutor. Se escriben siempre seguidos o precedidos por comas cuando comienzan o terminan un enunciado, o entre comas si está en medio:

Carlos, haz el favor de callar.

            Tengo mucha fe en ti, querida.

            No te desanimes, hombre, que seguro que tiene solución.

Cómo usar las comas en las interjecciones

Cómo usar la comaLas interjecciones son expresiones que sirven para manifestar sentimientos o reacciones y deben escribirse entre comas, algo que en la mayoría de los memes como el de la derecha se pasan por el forro:

¡Bah!, no digas tonterías

            No puede venir, ¡vaya por Dios!

  • También las derivadas de imperativos, como oye, mira, vamos, venga

Vamos, ponte a estudiar.

  • Y si aparecen varias interjecciones seguidas, las separaremos también con comas.

¡Venga, venga! Daos un poco de prisa.

            ¡Ay, caramba! Eso no me lo esperaba.

Cómo usar las comas en los apéndices confirmativos

Así llama la Ortografía de la lengua española a esas muletillas que a veces utilizamos después de un enunciado para reforzar o enfatizar lo que acabamos de decir. Pues bien, deben ir precedidos por una coma. Y escritos con inicial en minúscula:

Me estás tomando el pelo, ¿verdad?

            Hoy hay un eclipse solar, ¿sabes?

Cómo usar la comaLa coma antes de pero, mas, aunque y sino (que)

Por lo general, se escribe coma antes de estas conjunciones adversativas:

Has mejorado, pero todavía no es suficiente.

Llovía mucho, mas se empeñó en no llevar paraguas.

Te acompañaré, aunque te advierto que no me apetece nada ir.

No lo dijo por hacer daño, sino porque pensó que era conveniente.

 

Como seguro que podéis suponer, hay algunas excepciones a esta norma:

  • Cuando la conjunción pero opone dos adjetivos o adverbios, el uso de la coma es opcional y lo más habitual es no utilizarla:

Es muy listo pero vago. No hay manera de convencerlo para que estudie.

La ponente hablaba lenta pero claramente.

 

Si los adjetivos anteceden al sustantivo que modifican, entonces lo recomendado es prescindir de la coma:

Apareció conduciendo un viejo pero cuidado coche.

  • Cuando el pero se utiliza para enfatizar una idea precedente, también se pone coma:

El hombre iba borracho, pero que muy borracho.

 

No obstante, si prescindimos del primer término del enunciado, no pondremos la coma:

            El hombre iba pero que muy borracho.

 

Igualmente, prescindiremos de la coma en la variante en la que se repite el adverbio muy antes y después del pero:

Ella era muy pero que muy inteligente.

  • La conjunción sino no debe ir precedida de coma cuando puede ser sustituida por más que:

Nadie sino (más que) tu padre puede ayudarme.

            Ya no queda sino (más que) rezar.

La coma después de pero

Por lo general, no se pone coma detrás de las conjunciones adversativas. Un error muy frecuente es ponerla después de pero cuando le sigue una oración interrogativa o exclamativa. Es decir, que en los siguientes casos, la escritura correcta es sin coma:

Está de camino, pero ¿llegará a tiempo?

            Pero ¡qué alta está tu hija!

No obstante, sí se pone coma cuando al pero le sigue un inciso, interjección, vocativo y elementos similares ya vistos:

Sé que soy feo, pero, ¡Dios mío!, tampoco es necesario que vomites al verme.

            Reconozco que es absurdo, pero, te lo digo en serio, estoy asustado.

En fin, que todavía hay mucha tela que cortar sobre cómo usar las comas. Como primera aproximación, creo que es suficiente. Nos vemos el próximo artículo.