Seleccionar página

Lo reconozco, el tema del tiempo me aburre muchísimo. Con toda probabilidad porque se trata de un asunto crucial con el que no termino de hacerme. Así que me ha llevado un año entero decidirme a contaros cómo Rowling sale airosa del reto de estructurar una saga completa alrededor de un curso escolar (vale, de varios cursos escolares) sin que el lector pierda la cabeza. Hablemos del uso del tiempo en la literatura.

La cuestión es que toda historia se desarrolla alrededor del tiempo. Si los segundos no se suceden podemos encontrarnos ante una descripción más o menos bella, pero no habrá una historia. Para contar hace falta una línea temporal. Es lo que se llama tiempo literario. Y cómo pasa el tiempo en la literatura determina que una novela sea más o menos trepidante. O, para decirlo en términos más honestos, que sea más o menos aburrida.

Los autores utilizan el tiempo literario como desean para dar más o menos relevancia a los hechos que les interesan de sus historias. Pueden ser fieles al transcurso de las horas, pero pocas veces lo hacen. La mayoría de las veces estiran los minutos o los contraen o se los saltan. Todas esas manipulaciones tienen nombre (¡Ay!) y crean determinados efectos en el lector.

Existen dos tipos de tiempo en la literatura: el tiempo de la historia y el tiempo del relato

El tiempo de la historia

El tiempo de la historia es el periodo temporal que sucede entre el primer hecho que narra una historia (de cómo Dumbledore deja a Harry en casa de los Dusley) hasta el último (la conversación de Harry y Dumbledore en la enfermería).

El tiempo del relato

Se llama tiempo del relato a la organización del tiempo de la historia. Muy pocas veces coinciden ambos. Rowlin en La piedra filosofal realiza ciertas manipulaciones en el tiempo del relato para que no tardemos once años y medio en leer las primeras aventuras de Harry. Este tipo de manipulaciones son de dos tipos. Se puede manipular el orden de los acontecimientos y se puede manipular la duración de dichos acontecimientos. Y en función del tipo de manipulación nos encontramos con diferentes recursos que afectan al paso del tiempo en literatura:

  1. Manipulación del tiempo del relato:
    1. Resumen y elipsis: acortan el tiempo
    2. Escena: narración en tiempo real
    3. Descripción, digresión y dilatación: alargan el tiempo del relato, que transcurre más despacio que el tiempo real.
  2. Manipulación del tiempo de la historia
    1. Analepsis o Flashback
    2. Racconto
    3. Prolepsis o Flashforward

 

El uso del tiempo en la literatura: los recursos en Harry Potter¿Veis por qué no me gusta nada este tema? Casi 500 palabras y todavía no me he metido en Hogwarts ni una sola vez. En fin, eso se acaba ahora mismo. Veamos a qué responden todos esos nombres y cómo los usa Rowling en la primera noevla de la saga:

Harry Potter y el uso del tiempo en literatura

Tiempo del relato

1.- Resumen

Cuando lo que se va a contar no tiene demasiada importancia en la historia pero es necesario que el lector los conozca, el autor hace una narración superficial. Toma algunos detalles que den la información mínima imprescindible y sigue con otra cosa. Por ejemplo, la primera vez que Rowling dedica tiempo real a Neville Longbottom. En unas pocas líneas nos cuenta toda la infancia de uno de los personajes que se revelará como más importante al final de la saga:

—Bueno, mi abuela me crió y ella es una bruja —dijo Neville—, pero la familia creyó que yo era todo un muggle, durante años. Mi tío abuelo Algie trataba de sorprenderme descuidado y forzarme a que saliera algo de magia de mí. Una vez casi me ahoga, cuando quiso tirarme al agua en el puerto de Blackpool, pero no pasó nada hasta que cumplí ocho años. El tío abuelo Algie había ido a tomar el té y me tenía cogido de los tobillos y colgando de una ventana del piso de arriba, cuando mi tía abuela Enid le ofreció un merengue y él, accidentalmente, me soltó. Pero yo reboté, todo el camino, en el jardín y la calle. Todos se pusieron muy contentos. Mi abuela estaba tan feliz que lloraba. Y tendríais que haber visto sus caras cuando vine aquí. Creían que no sería tan mágico como para venir. El tío abuelo Algie estaba tan contento que me compró mi sapo.

2.- Elipsis

A Teo, ya sabéis, el dueño del blog, le gusta hablar del principio de Prometheus para ilustrar lo que es una elipsis. Se trata del recurso mediante el que el autor se ahorra contar lo que pasa durante un periodo más o menos largo de tiempo. En el caso de Prometheus es cortito: toda la historia de la humanidad.

La elipsis pueden ser explícitas o implícitas. En las explícitas el autor nos dice que ha pasado el tiempo. En las elipsis implícitas es el lector el que debe deducir que el tiempo ha pasado. Y la deducción se desprende de la acción narrada.

Volvamos a Hogwarts, a ver cómo Rowling omite lapsos de tiempo . La verdad es que no hay que adentrarse mucho en la historia para encontrar la primera elipsis explícita. Con una de ellas empieza el capítulo 2:

Habían pasado aproximadamente diez años desde el día en que los Dursley se despertaron y encontraron a su sobrino en la puerta de entrada, pero Privet Drive no había cambiado en absoluto.

Y el 3…:

La fuga de la boa constrictor le acarreó a Harry el castigo más largo de su vida. Cuando le dieron permiso para salir de su alacena ya habían comenzado las vacaciones de verano

Y el 5:

Harry se despertó temprano aquella mañana. Aunque sabía que ya era de día, mantenía los ojos muy cerrados.

De hecho, la mayor parte de los capítulos de la novela comienzan marcando una elipsis de manera muy explícita.

3.-Escena

Se trata de uno de los tratamientos más complejos del tiempo en literatura, porque el autor describe en tiempo real y debe, mientras lo hace, mantener la atención del lector.  Veamos cómo se le da a Rowling. Aunque lo cierto es que Harry Potter y la piedra filosofal es un libro con escenas y descripciones muy cortas. Probablemente debido a la corta edad de su público objetivo inicial: niños de unos 9 o 10 años. En cualquier caso, sí podemos encontrar alguna pequeña escena:

Harry vio, como si fuera a cámara lenta, que la bola se elevaba en el aire y luego comenzaba a caer. Se inclinó hacia delante y apuntó el mango de la escoba hacia abajo. Al momento siguiente, estaba ganando velocidad en la caída, persiguiendo a la bola, con el viento silbando en sus orejas mezclándose con los gritos de los que miraban. Extendió la mano y, a unos metros del suelo, la atrapó, justo a tiempo para enderezar su escoba y descender suavemente sobre la hierba, con la Recordadora a salvo.

4.-Descripción, Digresión y Dilatación

Las descripciones ejercen un efecto paralizador en la historia. Cuando el autor se para a plasmar cómo es algo, la acción y el tiempo se detienen. Por lo tanto, el tiempo del relato se alarga de manera artificial. Así se gana en detalles o se da tiempo al lector para asumir lo que acaba de suceder o para anticipar lo que sucederá a continuación.

En Hogwarts había 142 escaleras, algunas amplias y despejadas, otras estrechas y destartaladas. Algunas llevaban a un lugar diferente los viernes. Otras tenían un escalón que desaparecía a mitad de camino y había que recordarlo para saltar. Después, había puertas que no se abrían, a menos que uno lo pidiera con amabilidad o les hiciera cosquillas en el lugar exacto, y puertas que, en realidad, no eran sino sólidas paredes que fingían ser puertas.

 

En la digresión la acción también se detiene, pero mediante la introducción de reflexiones del propio autor. Es un recurso que no se usa mucho en la actualidad y que no se encuentra en la primera novela de Harry Potter.

En cuanto a la dilatación, tampoco se encuentra en esta novela. Se trataría de una forma extrema de descripción en la que todos y cada uno de los detalles de un escenario o hecho se escriben. El efecto de alargamiento del tiempo es, también, extremo.

El uso del tiempo en la literatura: el ejemplo de Harry PotterTiempo de la historia

Como decíamos más arriba, el tiempo de la historia es el orden en que colocamos los hechos. Así, transformamos la historia en argumento. El orden de este argumento puede o no coincidir con el desarrollo cronológico de los acontecimientos. De hecho, el tiempo de la historia, el argumento, es nuestra propia cadena de hechos. Aquí el autor se convierte en orfebre y coloca cada eslabón como le parece que resultará mejor.

Colocar acontecimientos que han pasado antes en un tiempo posterior o viceversa es un recurso literario que se llama anacronía. Así se reordena el tiempo en literatura.

1.- Analepsis o Flashback

Conocemos el flashback, sobre todo, gracias al cine. Se trata de un salto hacia atrás en el tiempo. Así, en el transcurso de la historia se muestra un acontecimiento del pasado que tienen relevancia en el presente.  Puede mostrarse una escena especialmente importante o un resumen.  Luego el autor hace que regresemos a la historia, a su secuencia temporal natural.

El flashback se usa a menudo para explicar comportamientos de los personajes. El resumen de la infancia de Longbottom que usábamos más arriba es también un flashback.

Pero Rowling utiliza esta técnica al final de la novela para explicar lo que ha sucedido durante la misma. En el capítulo 17:

—¡Pero Snape trató de matarme!

—No, no, no. Yo traté de matarte. Tu amiga, la señorita Granger, accidentalmente me atropelló cuando corría a prenderle fuego a Snape, en ese partido de quidditch. Y rompió el contacto visual que yo tenía contigo. Unos segundos más y te habría hecho caer de esa escoba. Y ya lo habría conseguido, si Snape no hubiera estado murmurando un contramaleficio, tratando de salvarte.

—¿Snape trataba de salvarme a mí?

—Por supuesto —dijo fríamente Quirrell—. ¿Por qué crees que quiso ser árbitro en el siguiente partido? Estaba tratando de asegurarse de que yo no pudiera hacerlo otra vez. Gracioso, en realidad… no necesitaba molestarse. No podía hacer nada con Dumbledore mirando. Todos los otros profesores creyeron que Snape trataba de impedir que Gryffindor ganase, se ha hecho muy impopular… Y qué pérdida de tiempo cuando, después de todo eso, voy a matarte esta noche.

2.- Racconto

Igual que la dilatación es una descripción extrema, el Racconto es un flashback muy largo. De nuevo, como Harry Potter y la piedra filosofal es un libro para niños, Rowling no usa este método para manipular el tiempo en literatura.

3.- Prolepsis o Flashforward

El flashforward es un salto adelante en el tiempo. En este tipo de alteraciones temporales se desvelan hechos posteriores que son consecuencia de acciones en el presente. No las hay en La piedra filosofal.

 

Y esto es todo.

El uso del tiempo en la literaturaEste es el último capítulo dedicado al primer libro de la saga. A partir de mayo hablaremos de cómo los fans crecen y cómo La cámara secreta introduce algunas novedades. Aunque J.K. Rowling se mantiene más bien parca en recursos. Y es que, si algo funciona ¿para qué cambiarlo?

Te dejo aquí enlaces a los artículos anteriores, para que puedas acceder a todos ellos desde el mismo lugar. Espero que este pequeño análisis te haya servido para saber un poco más acerca del éxito de Harry Potter. Al fin y al cabo. se basa en el manejo simple y efectivo de las herramientas clásicas de todo escritor:

DECONSTTRUYENDO HARRY POTTER Y LA PIEDRA FILOSOFAL

1.- Análisis de un Bestseller: Deconstruyendo a Harry Potter.

Donde se habla de la saga a grandes rasgos y se hace un pequeño resumen de la novela, de sus grandes aciertos y sus no menos grandes errores.

2.- El porqué del éxito de Harry Potter: La Piedra Filosofal, trama y personajes principales

Donde se desgrana un poco más a fondo la trama y los personajes protagonistas así como antagonistas principales.

3.- El secreto de Harry Potter: los bandos contrarios

La oposición entre buenos y malos siempre es un buen motor para una historia y Rowling lo sabe y lo usa en todas las novelas de la saga. El juego de espejos en los antagonistas es una de las claves de su éxito.

4.- Objetivos adultos y personajes femeninos en Harry Potter

¿Y las chicas qué? ¿Y por qué los niños se enfrentan a los adultos? Este es uno de los artículos más críticos de este trabajo. Pero no todo va a ser bueno. El éxito no siempre esconde obras impecables.

5.- Harry Potter y el viaje del héroe: el hechizo definitivo

El viaje del héroe es la base de toda la historia de la literatura. Funciona siempre. Y si no te lo crees, echa un vistazo a este artículo y verás como Rowling lo usa punto por punto. Como un calco.

6.- caracterización de personajes: cómo crear personajes reconocibles I

Personajes: cómo distinguirlos desde muy muy lejos.

7.- Cómo caracterizar personajes parte II

8.- caracterización de personajes: cómo trabajarla

9.- La atmósfera en la narración: el ejemplo de Harry Potter

Cómo los diferentes escenarios de Harry Potter hacen surgir diferentes emociones y sensaciones. Manejar la atmósfera con soltura es uno de los modos más efectivos de matener contigo a tu lector hasta el final.

10.- Creación de escenarios en Harry Potter

Cuáles son esos escenarios y qué los define.

11.- Creación de escenarios II: Hogwarts

Hogwarts, el hogar de la magia. Cuáles son sus claves. Por qué todos esperamos nuestra carta.

12.- Cómo construir un villano: el ejemplo de Voldemort

¿Es Voldemort un buen villano? ¿Cómo debemos construir al antagonista para que convenza y no se convierta en un bluff final.

13.- Pistolas mágicas de Chejov

Cómo manejar el efecto sorpresa para enganchar a tu lector.

 

Haz click en cualquiera de ellos. Los artículos de la serie son autonconclusivos e igualmente interesantes. Claro, que ¿qué voy a decirte yo? ¡Averígualo por ti mismo!