Muchas veces al escribir necesitamos resaltar por diferentes motivos algunas palabras o partes del texto. Para ello disponemos de dos herramientas principales, que son las comillas y la cursiva. El problema que nos surge casi siempre es saber cuál de estos recursos debemos elegir. Vamos a ver qué nos dicen la RAE y la FUNDEU al respecto. La cosa tiene tanta miga que no tengo más remedio que dividir el artículo en dos partes. Empecemos a ver si hay que usar comillas o cursivas.

Antes de nada: ¿Qué son las cursivas y las comillas?

Cómo usar las cursivas y las comillasLas comillas son un signo ortográfico que en castellano pueden aparecer con tres formas diferentes: las comillas latinas o españolas (« »), las comillas inglesas (“ “) y las comillas simples (‘ ’). Cuando solo necesitemos uno de ellos, es aconsejable utilizar las latinas, pero en determinadas situaciones podremos combinar dos tipos o, incluso, los tres. En esto casos, primero usaríamos las latinas, luego las inglesas y, por último, las simples, como vemos en la imagen. Ya te pondré un ejemplo.

En cuanto a la cursiva, pues es esto. Es decir, escribir la palabra con las letras ligeramente inclinadas a la derecha. El resto del texto que estás leyendo está escrito en redonda.

Y ahora que ya sabes de lo que estamos hablando, vamos a al lío de una vez.

¿Usar comillas o cursivas?

Comillas o cursiva para destacar algo que dice una persona diferente a la que está hablando.

En este caso, utilizaremos las comillas:

«Yo creo en la democracia, pero ¡en mi casa mando yo!», exclamó Paquito elevando su dedo índice por encima de la cabeza.

Como se puede ver en el ejemplo anterior, el texto enmarcado entre comillas puede tener puntuación propia, aunque siempre respetando las normas de puntuación generales.

Comillas o cursiva en citas textuales.

Podemos encontrarnos con dos casos:

Que la cita textual no ocupe más de un párrafo.

Entonces, utilizaremos las comillas:

El viejo músico escribió a su hermana una carta en la que hablaba de su joven alumno: «Es un genio, el mayor talento musical nacido en las últimas décadas».

También se utilizan las comillas si solo queremos incluir algunas palabras textuales dentro de un enunciado:

Al presenciar el desastre, el presidente dijo sentir «rabia y dolor» y prometió  trabajar «sin descanso» para que los vecinos puedan regresar pronto a sus casas.

Por cierto, si en medio de la cita queremos incluir una mención al autor, lo haremos utilizando las rayas de diálogo sin necesidad de enmarcar el inciso entre comillas:

«Ella vive en ese piso ¾explicó el portero¾ desde hace algo más de dos años».

Que la cita ocupe más de un párrafo

Si la cita va a ocupar varios párrafos, antes la costumbre era enmarcarla entre comillas y poner al comienzo de cada uno de los párrafos las comillas de cierre. Como ocurría al usar la raya en los diálogos, ¿recuerdas?

En su libro Las plantas libres, el respetado botánico escribe lo siguiente:

«La parietaria es una planta tan común que puede crecer hasta en las grietas del asfalto, para desgracia de los alérgicos, pues su polen es uno de los más problemáticos (…).

»Lo que poca gente sabe es que sus hojas son muy nutritivas y que constituyen un interesante medicamento natural».

Sin embargo, en la actualidad se prefiere poner la cita sin comillas, con sangrado respeto el texto general y en tamaño menor o en cursiva.

            En su libro Las plantas libres, el respetado botánico escribe lo siguiente:

La parietaria es una planta tan común que puede crecer hasta en las grietas del asfalto, para desgracia de los alérgicos, pues su polen es uno de los más problemáticos (…).
Lo que poca gente sabe es que sus hojas son muy nutritivas y que constituyen un interesante medicamento natural.

Pese a todo, ninguna de estas opciones se considera incorrecta.

Comillas o cursivas para resaltar los pensamientos de una persona o personaje

comillas o cursivas en los pensamientosPor regla general, utilizaremos las comillas:

«Dios mío, haz que se independice pronto», pensó su madre.

En este caso, aun cuando el pensamiento ocupe varios párrafos es preferible utilizar las comillas. Y, al igual que cuando decidimos utilizar las comillas en citas que ocupan varios párrafos, cada uno de estos irá precedido por comillas de cierre.  Sin embargo, cuando el pensamiento es muy extenso, en algunos libros podrás verlo escrito en cursiva, pues es un recurso más visual que las comillas y pueden ayudar a una mejor comprensión de la lectura.

Comillas o cursivas para resaltar palabras o expresiones vulgares, mal escritas, irónicas o con doble sentido

En estos casos podemos utilizar cualquiera de los dos recursos:

  Mi padre se pone ciego a base de «mondarinas» (o mondarinas).

Bien, tras explicar esto ya puedo poner un ejemplo de texto que combina los tres tipos de comillas. Imagínate a alguien que está pensando en algo que le dijo otra persona que suele utilizar palabras vulgares al hablar:

«Como me dijo Jon: “No confundas la prudencia con ser un ‘cagao’ de mierda”».

Comillas o cursivas para escribir palabras extranjeras no adaptadas a nuestro idioma

Comillas o cursivas en las palabras extranjerasCuando utilicemos palabras o expresiones extranjeras, incluso latinas, que se escriban y lean según las normas del idioma original, tendremos que destacarlas mediante comillas si escribimos a mano o en un medio que no tenga cursiva, o en cursiva si escribimos a máquina:

Esa campaña publicitaria es de lo más cool que he visto en años («cool» si escribes a mano).

En la prensa escrita muchas veces destacan estas palabras extranjeras con comillas simples, no te extrañes si en un periódico veis escrito ‘cool’ en vez de utilizar la cursiva.

Ojo, ten en cuenta que los nombres propios extranjeros no se resaltarán ni con comillas ni con cursiva, solo con su inicial en mayúscula. Por otra parte, si escribimos una palabra de origen extranjero que se lee según las normas españolas, no habrá que resaltar su escritura de ninguna manera: airbag, folk, punk, récord…

Comillas o cursivas para resaltar una palabra que queremos comentar desde un punto de vista lingüístico

En este caso, se recomienda utilizar la cursiva al escribir en el ordenador y las comillas las dejaremos para cuando escribamos a mano:

El verbo cantar es de la primera conjugación (o «cantar» si escribes a mano).

Comillas o cursivas en apodos y alias

Comillas y cursivas en los apodosSolo resaltaremos los apodos o alias cuando vayan escritos entre el nombre y el apellido y podemos elegir entre cualquiera de los dos recursos:

Hoy viene a vernos José Manitas Rodríguez (o «Manitas»).

Si van escritos en otro lugar o sustituyendo al nombre, no es necesario resaltarlo de ninguna manera.

Y aquí pongo fin a la primera parte del estudio de las comillas y la cursiva. Te espero en el próximo artículo y te recuerdo que tus comentarios y sugerencias siempre serán bienvenidos. ¡Hasta pronto!