Mi opinión sobre Una columna de fuego

Una de las cosas que quiero hacer en esta nueva etapa es hablar de los libros que leo, o he leído, y explicar mi opinión sobre ellos. Una reseña de toda la vida, vamos. Pero lo haré analizando la novela como si fuera un informe de lectura, hablando de las tramas, los personajes, los diferentes elementos narrativos, los posibles fallos que haya podido encontrar… Y para empezar, nada mejor que hacerlo con Una columna de fuego, la última novela de Ken Follet ambientada en el universo de Kingsbridge. Y aviso, siempre habrá spoilers…

El inicio de una columna de fuego

Una columna de fuego arranca con la llegada al trono de Isabel de Inglaterra

Una columna de fuego se desarrolla durante el reinado de Isabel de Inglaterra

Una de las cosas que aprendí leyendo a grandes autores como Ken Follet es la importancia de atrapar al lector desde el principio y, en ese sentido, una columna de fuego no decepciona. En las primeras páginas vemos a un joven, Ned Willard, volviendo a Kingsbridge tras pasar un año fuera, en Calais, donde ha estado aprendiendo sobre una parte del negocio familiar dedicado al comercio. Su principal deseo es encontrarse con Margery Fitzgerald, la hija del alcalde de Kingsbridge.

Como uno ya es perro viejo en esto, sabe de inmediato que ese va a ser el hilo del que tirará Follet para atrapar al lector. Nada más tocar tierra, Ned descubre que si tenía pensamientos de desposar a Margery va a ser misión imposible, porque la familia tiene para ella otros planes: casarla con el hijo del vizconde de Shiring.

Ya está. Estás perdido. Follet te plantea desde el primer momento un conflicto narrativo, uno de los más viejos y utilizados, pero que siempre funciona: un amor prohibido. Desde que Shakespeare lo petara con Romeo y Julieta, esto siempre ha funcionado. Y vuelve a hacerlo. Quieres saber si estos dos enamorados terminarán juntos o no.

Valoración del inicio

Y lo interesante es que, en realidad, el eje central de la novela no es la relación entre Ned y Margery. Una columna de fuego no es una historia de amor, aunque haya varias historias de amor entrelazadas. Es una novela ambiciosa, demasiado ambiciosa en mi opinión, cuyo eje principal son las intrigas político-religiosas ocurridas durante el reinado de Isabel y el alzamiento del protestantismo, tanto en Inglaterra como en Francia durante el final de la dinastía Valois y la llegada de Enrique IV.

Pero como presentar eso de entrada sería bastante difícil de digerir, Follet, como buen conocedor de los lectores, nos pone la zanahoria por delante y nos dejamos guiar como corderos al degüello.

Por tanto, el inicio de Una columna de fuego funciona a la perfección. Un diez.

Las tramas de Una columna de fuego

Follet plantea varias tramas que se van a ir desarrollando en una auténtica novela río. Vamos a detallarlas:

El amor entre Ned y Margery (y los problemas que provocará).

La historia de Barney (el hermano de Ned)

El ascenso y caída de Pierre Aumande en Francia

Silvie y su familia, que nos presentará el punto de vista Hugonote.

Los intentos franceses por destronar a Isabel de Inglaterra

Las historias de todos estos personajes principales van a ir entrelazándose a medida que se cruzan sus caminos y los acontecimientos históricos avanzan.

Decía antes que Follet ha sido en esta ocasión demasiado ambicioso, y lo creo firmemente. No solo plantea contar lo que está ocurriendo en Inglaterra, sino que también narra lo que pasa al mismo tiempo en Francia. Tanto querer abarcar es demasiado, en mi opinión, y el resultado es un exceso de saltos de un lado a otro del Canal de la Mancha sin que pueda profundizar demasiado ni en uno ni en otro.

¿Qué cuenta cada trama?

Ned y Margery

Una columna de fuego, la armada española

El deseo de narrar, muy brevemente, además, la batalla de la armada inglesa contra la Gran Armada de Felipe II es la única justificación para la trama de Barney, que cojea durante toda la novela

Por supuesto, su amor está prohibido y ella se ve obligada a darle de lado de mala manera. Esto provoca que Ned entre al servicio de la por entonces princesa Isabel y termine convirtiéndose en algo así como jefe del espionaje británico antes de que existiera el MI6.

Margery se casa con el hijo del vizconde y sufre abusos por parte de su suegro, lo que utiliza Follet para seguir presionando en la triste situación de los dos jóvenes. Ned, por su parte, viaja a Francia, donde conocerá a Silvie y terminará casándose con ella.

Muchos años después, tras el asesinato de Silvie (de nuevo más pesar para el pobre Ned), tendrán la oportunidad por fin de estar juntos, primero como amantes y más tarde como esposos, poniendo así final el feliz esperado, aunque con altibajos, al conflicto que presentaba al inicio de la novela.

Barney

Esta es una trama completamente accesoria y no está relacionada con el resto de la historia. Lo cierto es que creo que sobra por completo en la novela. No aporta nada.

Barney vive en Sevilla, de donde tiene que escapar por la presión inquisitorial. Se enrola en los Tercios junto con un primo y un esclavo y terminan como soldados de artillería en Flandes. Tras asesinar a un capitán, logran huir. Barney se enrola en un barco en el que estará varios años dando vueltas por los mares y sus dos compañeros se establecerán en Ginebra.

Se nos cuenta que el primo y el esclavo se convierten en personajes de cierta importancia en la ciudad gracias a su negocio de fundición… Y de pronto desaparecen de la trama, no se vuelve a saber nada más de ellos cuando estamos aún a mitad de la novela. Es un error de novato de Ken Follet que me sorprendió. Yo lo cometí en Hijos de Heracles. No concibo que Follet haya metido la pata de esa forma, dejando al lector sin saber nada más de unos personajes a los que les ha prestado bastante atención.

Barney, por su parte, se enamora en el Cariba de una mestiza a la que deja embarazada pero a la que no volverá a ver hasta siete años más tarde. Al regresar, ella está moribunda después de una larga enfermedad. Barney conoce así a su hijo y se lo lleva a Inglaterra.

Toda la historia de Barney tiene su sustento en mostrar el desastre de la Armada Invencible, pues él participa en la armada inglesa. Repito, me parece una trama prescindible y que habría aligerado el resto de la novela, que va por otra parte.

Pierre Aumande

Una columna de fuego, la matanza de San Bartolomé

La matanza de San Bartolomé fue uno de los momentos más horribles de las guerras de religión en Francia

Pierre es un joven de provincias con deseos de grandeza que se dedica, mientras estudia en París, a estafar a quien se cruza en su camino para obtener dinero con el que vivir a la altura de sus compañeros.

Es apresado por los hombres de la familia Guisa, una de las más importantes del país en ese momento, y consigue entrar a su servicio como espía de los protestantes. Así conoce a Silvie, que ayuda en sus padres en una librería en la que venden biblias protestantes y acuden a los servicios religiosos. Se compromete con ella a fin de obtener información sobre los protestantes parisinos y al fin lleva a los soldados de los Guisa para apresarlos a todos.

A pesar de su empeño, no logra ascender de inmediato sino que es obligado a casarse con una joven embarazada para salvar el buen nombre de la familia Guisa, lo que le provoca un rencor profundo hacia la mujer y el niño que da a luz.

Poco a poco se convierte en el jefe del espionaje de los Guisa, que al mismo tiempo van adquiriendo cada vez más poder, en especial desde la subida al trono de Francisco II, un joven débil casado con María Estuardo, reina de Escocia y perteneciente a la familia Guisa.

Organiza la matanza de San Bartolomé, en la que se asesina a la mayor parte de los hugonotes franceses. Y termina alzándose como el mayor consejero de la familia Guisa cuando el duque Enrique y Carlos, Obispo de Lorena, son asesinados.

A partir de ese momento obtendrá el poder que siempre ha deseado y lo usará para luchar contra los hugonotes e intentar derrocar a Isabel de Inglaterra para poner en el trono a María Estuardo, reina de Escocia y aspirante al trono inglés que está encerrada por los ingleses en un castillo tras quedar viuda.

Silvie

Silvie es probablemente el mejor personaje de la novela: arrojada, con valores, inteligente… Se ve en una situación terrible tras la matanza de San Bartolomé, en la que dan muerte a su madre. Su padre había sido asesinado tras la traición de Pierre Aumande y ella se había encargado de salir adelante vendiendo las biblias que su padre tenía escondidas.

Ahora va más allá e inicia un comercio ilegal de libros religiosos con la ayuda de algunos protestantes franceses. Conoce a Ned, quien pronto verá en ella la fuerza que también tiene Margery y terminarán casándose y regresando a Inglaterra.

Silvie es la única que conoce la doble personalidad del hermano de Margery, que es el encargado por Pierre Aumande de levantar a los católicos ingleses en un intento por derrocar a Isabel y poner en su lugar a María Estuardo, pero descubrir este hecho le costará la vida.

Los intentos por destronar a Isabel

La familia de Margery, profundamente católica, se opone desde el principio a que Isabel, protestante, se ponga al frente del reino. Quien más activo estará en esta lucha será el hermano mayor, quien viajará a Francia para ponerse al servicio de Pierre Aumande y dedicará su vida a organizar diferentes alzamientos, todos ellos infructuosos gracias al trabajo de Ned, por derrocar a Isabel y liberar a María Estuardo.

La lucha entre las facciones de estos dos personajes domina la última parte de la novela.

 

Impresión final

Estamos hablando de Ken Follet, así que hay que ser exigente con él. Mi impresión es que la novela tiene un arranque excelente y que hasta más allá de la mitad, su ritmo es tremendo, como suele ser habitual en sus libros.

Pero a partir de ahí se enreda, precisamente por querer abarcar demasiado. Los acontecimientos empiezan a aparecer de forma deslavazada (y aún peor, sin ser fieles a la Historia en algún momento) y sin orden de continuidad.

Tiene varios errores sorprendentes:

El vizconde de Shiring, esposo de Margery, está a punto de ser arrestado en su propia casa. Follet plantea una situación de alta tensión: un noble a punto de ser apresado por el sheriff, algo completamente impensable. Los dos bandos sacan las espadas… Y la escena se resuelve porque al conde le da un ataque repentino y muere antes de la pelea. Esto es muy conveniente para la trama, pero no así para la credibilidad de la historia, que se resiente.

La desaparición del primo de Barney y Ned y su esclavo en Ginebra es también sorprendente. Podríamos decir que, al dejarlos bien establecidos, su trama concluye ahí, pero no es cierto, porque posteriormente aparecen en la narración. Es sorprendente que Follet haya hecho eso.

Y hay alguno más que me llamó la atención.

Para concluir: Una columna de fuego es una novela que empieza de forma magistral y termina perdiendo su esencia. Sospecho que porque el propio Follet no sabía muy bien qué quería contar, si la historia de Inglaterra o la de Francia. Porque, desde luego, contar la de los dos países en una única novela y con seis personajes principales es completamente imposible.

Enlaces

Entrevista a Ken Follet en El País

Entrevista a Ken Follet en 20Minutos