Seleccionar página

¿Os acordáis de aquellas maravillosas clases de Lengua en las que nos pedían que conjugáramos los tiempos verbales? Yo las recuerdo como una auténtica tortura. Sobre todo por culpa de los pretéritos: que si dime el pretérito perfecto simple, que si ahora toca el pretérito pluscuamperfecto, que si podrías conjugar el mismo pretérito pero de subjuntivo… Pretérito, pretérito, pretérito… Primero, ¡qué manía de ponerle nombres raros a las cosas! Segundo, ¿era necesario hacernos recitar esos tiempos verbales subidos a la tarima, tener que ver a todos aquellos cabronazos pequeñitos rezando desde su pupitre para que metiéramos la gamba? Cuando hablaba el profe no, pero entonces sí prestaban atención, los muy hijos de… En fin, seguro que la mayoría estaréis de acuerdo conmigo en que saber qué tipo de pretérito estamos utilizando es del todo irrelevante en nuestro día a día. Sin embargo, hay que reconocer que nuestros profes tenían razón cuando insistían en la conveniencia de saber cómo usar bien los pretéritos.

Pues bien, la cosa tiene más miga de la que parece. El uso es diferente según la zona geográfica. Por ejemplo, en mi tierra gallega, por influencia de nuestra otra lengua que no tiene tiempos verbales compuestos, cuando hablamos en castellano también solemos prescindir de ellos y utilizamos el pretérito perfecto simple donde tenía que haber uno compuesto. Y aunque aquí a nadie le choca, y ni siquiera la Santísima Inquisición de la Lengua lo considera pecado, cuando dejamos atrás nuestras fronteras suele llamar la atención.

En este artículo vamos a ver el uso que se considera correcto siempre y en todo lugar. Nos centraremos en los pretéritos del indicativo y tan solo hablaremos de la regla general, de su empleo para referirnos a hechos del pasado. Sus otros usos y excepciones quedarán aparcados a la espera de futuros artículos.

Y para hablar de todo esto no nos queda más remedio que ponerles nombre a los distintos pretéritos. Hurgando en la herida…

Cómo usar bien el pretérito perfecto simple

Cómo usar bien los pretéritos¿No recordáis cómo es? Utilizaremos el manido verbo cantar para refrescar la memoria:

Yo canté, tú cantaste, él cantó, nosotros cantamos, vosotros cantasteis, ellos cantaron.

Pues bien, la regla general nos dice que el pretérito perfecto simple se utiliza para hacer referencia a hechos del pasado ya acabados.

Ayer fui a ver a la abuela

La visita ya se inició y concluyó ayer.

Esta mañana jugué un partido de fútbol

El árbitro ya dio el pitido final.

Cómo usar bien el pretérito perfecto compuesto

Este tiempo se conjuga de la siguiente manera:

Yo he cantado, tú has cantado, él ha cantado, nosotros hemos cantado, vosotros habéis cantado, ellos han cantado.

Cómo usar bien los pretéritosEl uso del pretérito perfecto compuesto es el que más se suele alternar con el del pretérito perfecto simple, con variaciones según las regiones, tal y como hemos comentado en la introducción del artículo. Sin embargo, el compuesto normalmente se usa para hacer referencia a situaciones comenzadas en el pasado y que continúan vivas en el momento del habla o que guardan relación con el presente de alguna manera. Si tenéis que contar algo sobre situaciones no acabadas o que pueden repetirse, o de hechos que sucedieron en un pasado reciente o bien en un pasado alejado pero con efectos todavía vigentes, o sobre cualquier cosa ya iniciada en un lapso de tiempo todavía no terminado (como el día de hoy, la semana actual o tu vida entera), utilizad el pretérito perfecto compuesto.

Yo nunca he faltado al trabajo por pasar una mala noche.

Es decir, siempre al pie del cañón en toda mi vida laboral pasada y hasta hoy.

Creo que no ha pedido cita todavía.

Ni ayer, ni hace una hora, ni en el momento presente.

Mi hermana aún no ha felicitado a mi madre por su cumpleaños.

Pero el día no ha terminado, todavía está a tiempo.Y en el caso de que el día ya haya pasado, puedo utilizar esta misma frase si espero que mi hermana todavía la felicite, aunque sea con algo de retraso.

Permitidme que continúe con este apasionante asunto. Imaginad que el cumpleaños de mi madre fue ayery que quiero quejarme de que mi hermana se olvidó de ella por completo en su día. Entonces diría que Mi hermana no felicitó a mi madre por su cumpleaños. En este caso es aplicable el pretérito perfecto simple porque el día al que me refiero es cosa del pasado. Y a mi hermana le espera una lluvia de reproches.

Cómo usar bien el pretérito imperfecto

Cómo usar bien los pretéritosEste pretérito es simple y tiene la siguiente forma:

Yo cantaba, tú cantabas, él cantaba, nosotros cantábamos, vosotros cantabais, ellos cantaban.

Se utiliza para hablar de acciones o hechos pasados pero sin concretar ni su principio ni su fin; es decir, como si estuviéramos viendo esas acciones o hechos mientras ocurren, no como algo acabado. Veamos unos ejemplos:

Paco y su madre caminaban por la sombra.

Antes estudiábamos mucho más que ahora.

Hace unos años se hablaba de nueve planetas en el Sistema Solar; ahora los astrónomos dicen que tan solo hay ocho.

Como podéis ver, en los ejemplos anteriores no se especifica el momento concreto en el que suceden las diferentes situaciones a las que se refieren los verbos. Por dejarlo algo más claro, si el pretérito perfecto simple es algo así como ver una foto, en la que aparece un momento estático, ya acabado, el pretérito imperfecto sería como poner un vídeo, en donde vemos los hechos en pleno desarrollo, como si todavía estuvieran sucediendo.

Cómo usar bien el pretérito pluscuamperfecto

Cómo usar bien los pretéritosEs un tiempo compuesto y se conjuga de la siguiente manera:

Yo había cantado, tú habías cantado, él había cantado, nosotros habíamos cantado, vosotros habíais cantado, ellos habían cantado.

Se utiliza para hacer referencia a hechos o acciones del pasado que sucedieron antes de otro hecho también pasado. Como siempre, lo mejor será poner algún ejemplo:

Cuando Mario llegó al aeropuerto, ella ya se había marchado.

La partida de ella es anterior a la llegada de Mario. Y así de fácil se esfuma el amor.

Hay que decir que en algunas zonas, como Galicia y Asturias, se utiliza con frecuencia una de las formas del pretérito imperfecto del subjuntivo, cantara, en vez del pluscuamperfecto por influencia de sus lenguas propias. Bueno, en realidad es el arcaico pretérito pluscuamperfecto simple, pero no quería liar mucho la cosa. En cualquier caso, no se considera correcto en el castellano actual.

Cómo usar bien el pretérito anterior

Este tiempo sirve para hablar de una acción pasada que sucede inmediatamente antes que otra también pasada y tiene esta forma:

Yo hube cantado, tú hubiste cantado, él hubo cantado, nosotros hubimos cantado, vosotros hubisteis cantado, ellos hubieron cantado.

Veamos un ejemplo:

En cuanto hubo terminado el postre, salió corriendo a jugar.

Esta forma verbal está actualmente en desuso en el castellano hablado, pues suele emplearse el pretérito perfecto simple o el pluscuamperfecto en su lugar. Sin embargo, todavía lo encontraréis en textos literarios.

En fin, como vistazo general al tema creo que es suficiente para saber cómo usar bien los pretéritos. No olvidéis que vuestros comentarios, preguntas y sugerencias serán bienvenidos. Un saludo y hasta el próximo artículo.