Seleccionar página

Antes de adentrarnos en la personalidad del personaje y su relación con el lector, es importante entender que las historias forman parte de la vida social del ser humano, presente en cualquier comunicación interpersonal y utilizada como instrumento para diversos fines. A través de las historias, y por tanto a través de la personalidad de los personajes, cada persona se muestra a sí misma y conoce a las demás; también al mundo en el que vive. Las figuras públicas han utilizado a menudo las narraciones, ficticias o no, para persuadir o generar opinión. Incluso se han censurado contenidos escritos, orales o audiovisuales por temor a su posible influencia en la sociedad. La ficción permite que la sociedad y los individuos puedan desarrollar creencias acerca de sí mismos y de su entorno.

La identidad individual y de grupo

La persona crea una descripción de sí misma a través de la observación, identificación y comparación de los rasgos de personalidad que diferencian a los distintos grupos sociales. Esto contribuye al sentimiento de pertenencia, el cual afianza creencias, valores, costumbres y otros aspectos socioculturales relacionados con la identidad personal y social. Este sentimiento también puede desarrollarse en grupos sociales ficticios, mostrando la personalidad de los personajes, a través de la lecturas de novelas en las que estén presentes dichos rasgos de la personalidad. Un ejemplo de esta cuestión lo encontramos en la saga Harry Potter, de J.K. Rowling.

La personalidad del personaje y del grupo

Fotografía de Rhii Photography

La historia de Rowling transcurre, principalmente, en una escuela de magia y hechicería, llamada Hogwarts, que divide a su alumnado según rasgos de su personalidad: valor, lealtad, inteligencia o ambición. Cada uno de estos rasgos generales encaja con una de las casas creadas por J.K. Rowling en su escuela: Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin respectivamente. La personalidad de los personajes es la que provoca la elección para una u otra casa.

En este artículo vamos a descubrir por qué funcionan los rasgos de la personalidad del personaje utilizados por Rowling en Harry Potter, cuál es su base científica y cómo podemos utilizarlos para enganchar al lector. Suena interesante, ¿verdad?

Los rasgos de personalidad del personaje, la asimilación colectiva narrativa y Harry Potter

En 2012, la escritora de la conocida saga abrió un sitio web oficial de Harry Potter llamado Pottermore donde los lectores pueden aprender más sobre los personajes de los libros y su mundo ficticio. Hay más de nueve millones de usuarios en el sitio de Pottermore. Esos usuarios, al registrarse, completaron el Cuestionario de clasificación de Rowling, que coloca a las personas en una de las cuatro casas escolares de Hogwarts en función de sus valores y rasgos de personalidad. La prueba de clasificación fue escrita por la propia autora. Según Rowling, los Gryffindors son valientes, los Hufflepuffs leales, los Ravenclaws valoran el ingenio y el aprendizaje, y los Slytherins utilizarían cualquier medio para lograr sus fines.

La personalidad del personaje y la pertenencia al grupo

Fotografía de Rae Tian

Una persona puede experimentar, psicológicamente, la pertenencia a un grupo a través de la lectura de grupos en narraciones ficticias. Es algo que ocurre en muchos lectores de la famosa saga. Se trata de un fenómeno llamado asimilación colectiva narrativa. Un grupo de investigadores se ha preguntado por qué se produce este fenómeno, que contribuye al sentimiento de pertenencia, al leer Harry Potter. ¿Podría ser, quizá, porque los rasgos diferenciadores utilizados por Rowling son razonablemente similares a los que se asumen científicamente para los rasgos de la personalidad?

Este grupo de investigadores planteó la posibilidad de que los lectores se identifiquen más con aquellos personajes con los que comparten los rasgos de personalidad que realmente poseen. Los resultados de la investigación llevada a cabo mostraron que, efectivamente, aquellos participantes seleccionados por Pottermore en Hufflepuff eran más agradables; los ubicados en Ravenclaw tenían mayor necesidad de cognición y aprendizaje; y aquellos asociados a Slytherin puntuaron más alto en los rasgos asociados al maquiavelismo y ambición. Curioso, ¿verdad? ¿Por qué obtuvieron estos resultados?

Los rasgos de la personalidad de los personajes pueden influir en cómo nos vemos a nosotros mismos

Como hemos comentado, las personas desarrollamos creencias sobre nosotros mismos y nuestro entorno a través de las historias y personajes. Esto parece producirse, especialmente, cuando los rasgos de la personalidad de los personajes se apoyan en una base científica. En este caso, Rowling se acerca en su clasificación al conocido Modelo de Cinco Factores:

  • Extraversión: afecto, gregarismo, asertividad, actividad, búsqueda de emociones, emociones positivas.
  • Amabilidad: confianza, honradez, altruismo, compromiso, modestia, sensibilidad.
  • Responsabilidad: competencia, orden, obediencia, lucha por el logro, autodisciplina, reflexión.
  • Neuroticismo: ansiedad, hostilidad colérica, depresión, timidez, impulsividad, vulnerabilidad.
  • Apertura a la experiencia: fantasía, estética, sentimientos, acciones, ideas, valores.

Un grupo de investigadores analizó, con este Modelo de Cinco Factores, la personalidad de los participantes antes y después de leer una obra de ficción y un texto de estilo documental. Los resultados mostraron que las puntuaciones en dichos rasgos de la personalidad cambiaron de una forma más significativa después de leer la obra de ficción. Es decir, la obra de ficción influyó de manera significativa en los rasgos de la personalidad de los lectores.

Otro estudio concretó y analizó la posible influencia de obras como Crepúsculo, de Stephanie Meyer, y la saga Harry Potter, de J.K. Rowling. En la investigación, los participantes leyeron distintos pasajes del libro y luego respondieron a una tarea de asociación implícita de identidad. El resultado fue que los participantes se sentían más identificados con el grupo mágico (vampiros o magos) que hubieran leído, asumiendo rasgos de personalidad de dichos grupos. Se producía, efectivamente, la asimilación colectiva narrativa y un sentimiento de pertenencia hacia el grupo ficticio.

Algunos autores asumen que esto se produce cuando los lectores comparten rasgos de personalidad que identifican con los personajes.

Conocer los rasgos de la personalidad del persona

Estudios demuestran que la personalidad del personaje y su grupo afecta al lector

Fotografía de Geralt

La importancia de conocer los rasgos de personalidad del personaje para enganchar al lector

El lector, a través de la lectura, crea una imagen de sí mismo que le ayuda a identificarse con aquellos personajes que comparten similares rasgos de personalidad. Si destacamos en nuestros personajes algunos aspectos sobre otros, de forma coherente con la realidad psicológica, la probabilidad de enganchar al lector será mayor.

El lector desarrolla un sentimiento de pertenencia también hacia aquellos grupos sociales, ficticios o no, con características coherentes en cuanto a los rasgos de personalidad. Esto quiere decir que podemos utilizar el conocimiento sobre los rasgos de personalidad y la asimilación colectiva narrativa para enganchar al lector a nuestra historia.

Los personajes son el nexo de unión entre nuestro mundo y el del lector, un pilar esencial en la creación de una novela. De nuevo descubrimos la importancia de los personajes en las obras literarias. Personajes con características personales bien definidas, grupos sociales coherentes y, como suelo decir, con sentido común.

La ciencia ha hablado. ¡Escuchemos, escritores!