Si Philip K. Dick formulaba la pregunta «¿eres realmente quién crees ser?», este mes abordaremos otra cuestión: ¿Y si los que te rodean no son quien tu crees que son? Esta escalofriante pregunta la planteó Jack Finney con su novela corta Los ladrones de cuerpos. Una historia que haría las delicias de Philip K. Dick y de cualquiera que sea partidario de las teorías de la conspiración. Sobre todo, si hacemos de ella una lectura política de la novela. ¿Quién es el invasor, el comunismo o la desconfianza?

Nos detendremos en ello en unos momentos, primero repasemos un poco la obra de Jack Finney.

 

Jack Finney

Jack Finney

JACK FINNEY, NO SOLO CIENCIA FICCIÓN Y POLÍTICA

Curiosamente, y a pesar de que la película fue un verdadero éxito, Jack Finney es prácticamente un desconocido en lengua castellana. De sus más de cuarenta obras, tan sólo podemos hallar traducidas dos de ellas: Los ladrones de cuerpos y Ahora y siempre.

Aunque la mayoría de sus historias son cuentos cortos que pueden catalogarse dentro de la ciencia-ficción, este no fue el único género en el que se adentró. Su primera novela, 5 Against the House, publicada en 1954, fue llevada al cine en 1955 (5 contra la banca) bajo la batuta de Phil Karlson, un director especializado en cine negro. Un hecho que se repitió en los años siguientes con las novelas que iba publicando. De este modo tenemos títulos tan dispares como la ya mencionada y a la que le siguen La casa de los números, Asalto al Queen Mary o Préstame a tu marido. Por supuesto, de la que más versiones se han hecho es de su novela Los ladrones de cuerpos, que en la actualidad cuenta con cuatro versiones diferentes, la última con Nicole Kidman y Daniel Craig. Algunos de sus cuentos han servido como base para telefilms y para episodios en series de televisión como las aclamadas Cuentos Asombros o Misterios de la Ciencia.

A pesar del éxito que tuvo la película, se considera que la mejor novela de Jack Finney es Ahora y siempre, una historia sobre viajes en el tiempo que en su edición original se publicó acompañada de numerosas fotografías y dibujos que supuestamente había realizado el protagonista en su viaje al Nueva York del siglo XIX.

En 1987, durante los World Fantasy Award, a Jack Finney se le concedió un premio por su trayectoria como escritor, oficio al que se dedicó a tiempo completo desde principios de la década de los 50.

En 1995, con 84 años de edad, falleció a consecuencia de una pulmonía y de un enfisema pulmonar. Poco antes de morir publicó From Time to Time, continuación de su aclamada Ahora y siempre. Y de la que, a día de hoy, no se ha publicado la traducción en castellano.

La novela en la que se basaron las películas

 

LOS LADRONES DE CUERPOS, DE JACK FINNEY. ¿CIENCIA FICCIÓN, REFLEXIÓN POLÍTICA O ENTRETENIMIENTO?

Los ladrones de cuerpos se publicó por primera vez el año 1955 en la revista Collier’s Magazine, a modo de serial en tres entregas. Un año después se estrenó la versión cinematográfica realizada por Don Siegel, que aportó su grano de arena a la explosión de películas de ciencia-ficción de los años 50.

Cartel de la versión de 1956

La importancia de las emociones para Jack Finney

La novela plantea una invasión por medio de vainas gigantescas que forman una copia de las personas a las que suplantan. Esas copias son idénticas exceptuando por un detalle: carecen de emociones.

Jack Finney da por hecho que, precisamente las emociones, nuestra capacidad por sentir empatía, es la que nos define como ser humano, y presenta al invasor exento de ellas. Además de planear ese aspecto, los invasores sugieren que las propias emociones son la fuente de todos los problemas de la humanidad, que ellas son la causa de nuestra desdicha, que son las responsables de las guerras y las desgracias que ocurren en nuestro planeta. Y aunque nos pese, no están faltos de razón, puesto que la ira, la envidia, la desconfianza, etc. son las responsables del 90% de nuestros problemas. Pero, ¿y que hay del resto de las emociones? ¿También nos crean sufrimiento? ¿Estaríamos mejor sin las emociones?

El contexto político de Los ladrones de cuerpos

Todo esto conviene situarlo en un contexto adecuado. Recordemos que la novela fue publicada en el año 1955, es decir en plena «caza de brujas» del senador Joseph McCarthy, durante la cual se acuso de traidores a los EEUU a muchos actores, directores y escritores. Se les acusaba de ser simpatizantes del gobierno comunista de la URSS. En base a la premisa de dicho senador, los ciudadanos debían espiar a sus vecinos y denunciarlos en caso de detectar comportamientos sospechosos o anti-americanos. Cualquiera podía ser un pro-comunista. ¿Qué tiene que ver el macartismo con la novela? En Los ladrones de cuerpos estamos frente a una invasión silenciosa, donde los habitantes de un pueblo van siendo suplantados por copias idénticas, pero sin emociones, una alegoría que refleja los mensajes que el senador McCarthy escupía en todas las direcciones. No debemos olvidar que tras la Segunda Guerra Mundial (1945), y una vez eliminada la amenaza del nazismo en Alemania y el fascismo en Italia, en la frontera con las tierras germanas se alzó una nueva potencia mundial que era capaz de plantar cara a los EEUU, y esa no era otra que la URSS. Y en el año 1950, McCarthy empezó su alocada y paranoica «caza de brujas» que prolongó durante seis años. A raíz de esa tensión en el país, Jack Finney escribe y publica su novela como un reflejo de la realidad política de ese momento.

Fotograma de la película de 1956

Por supuesto, Los ladrones de cuerpos no es una novela política como lo puede ser 1984 de Orwell, que se publicó en 1949. Y, sin embargo, eso no implica que en ella no haya un trasfondo político.

Expuesto todo lo anterior, es necesario aclarar que existen algunos articulistas que exponen precisamente todo lo contrario afirman que la novela es una crítica velada al comunismo, un reflejo del miedo a una invasión silenciosa por parte de la Unión Soviética. Y quizás sea cierto. O puede que no. No podemos olvidar que en esa década se produjo una ola de películas de ciencia-ficción en la que es común el tema principal de la invasión extraterrestre, y La invasión de los ladrones de cuerpos pasó a formar parte de ella. De esas películas podríamos destacar:  El enigma de otro mundo (1951), Ultimátum a la Tierra (1951), Invasores de Marte (1953), La guerra de los mundos (1953), Los invasores de otros mundos (1954), etc.

La intención de Jack Finney en Los ladrones de cuerpos

A lo mejor lo que deberíamos hacer es recordar las palabras del propio Jack Finney:

«… He leído algunas explicaciones acerca del ‘significado’ de esta historia que no pueden sino divertirme, porque no existe en ella ‘significado’ alguno; escribí la historia con ánimo de divertir, y ese es el único sentido que tiene.»

En ocasiones, hay que dejarse llevar y no buscarle cinco pies al gato. Por otro lado, la ciencia-ficción siempre será uno de los mejores campos donde sembrar historias que nos hagan replantear la naturaleza de nuestras vidas y de la sociedad en la que vivimos. Tan solo hay que saber leer en el trasfondo que hay en ellas.

Como broche final, quiero citar las palabras de Stephen King al referirse a la novela Los ladrones de cuerpos:

«Una sola novela le bastó a Finney para sentar las bases de lo que llamamos la moderna novela de terror.»

Enlaces a las películas y la novela

Los ladrones de cuerpos (Bibliopolis)

 Película original, 1956 (DVD/Blue-Ray)

La invasión de los ultracuerpos (Remake de 1978 con Donald Sutherland y Leonard Nimoy. Blue-Ray)

La invasión de los ultracuerpos (Remake de 1978 con Donald Sutherland y Leonard Nimoy. DVD)

Secuestradores de cuerpos (Remake de 1993, con Forest Whitaker. Blue-Ray)

Invasión (Remake de 2007, con Nicole Kidman y Daniel Craig. Blue-Ray)