¡Welcome a nuestro segundo artículo sobre anglicismos! ¿Cómo? ¿Qué no has leído el primero? ¡Pues deja de perder el tiempo y haz clic aquí, grandísimo pecador ortográfico! El tema es bastante peliagudo como para dejarlo pasar: ¡nos invaden las expresiones bárbaras de los hijos de la Pérfida Albión! Como si no tuviéramos bastante con importar ese veneno que ellos llaman comida, también tenemos que soportar como someten al ostracismo a las bellas palabras de nuestros divinos idiomas hispanos. Pero en este artículo toca hablar de la influencia de los anglicismos en el castellano, dejaremos el resto de lenguas para otros articulistas. Y nos vamos a centrar en el mundo del deporte, uno de los más afectados por este mal. Concretamente hablaremos de los anglicismos en el fútbol y el baloncesto.

Vale, que buena parte de los deportes más populares en nuestro país nacieron en países angloparlantes, como el fútbol, el baloncesto o el balconing, pero para nombrar la mayoría de lances y percances de esos juegos podemos prescindir de anglicismos y sustituirlos por una palabra castellana. Consultaremos a la RAE y a la Fundeu para aclararnos.

ANGLICISMOS EN EL FÚTBOL Y EL BALONCESTO. PRIMERO, EL BALOMPIÉ

Bueno, supongo que pretender cambiar el nombre del deporte rey por el más castizo balompié será demasiado, pero sí podemos evitar otros términos habituales:

Córner. Como este anglicismo ya lo utilizamos todos, la RAE lo recoge en su diccionario. Eso sí, hay que escribirlo con tilde por ser palabra grave acabada en consonante distinta a -n o -s. Sin embargo, en el Diccionario panhispánico de dudas aconsejan llamarlo saque de esquina (propio de España) o tiro de esquina (propio de América)

Derby. Si consultamos a la RAE, vemos que este término se admite si lo adaptamos a la grafía castellana como derbi y así nos evitamos escribirlo en cursiva (normalmente, aquí sí la utilizo para destacar la palabra del resto del texto). No obstante, nos recuerdan que también se le puede llamar clásico. En España suele reservarse para los encuentros entre el Barça y el Real Madrid, pero se puede utilizar en cualquier encuentro de gran rivalidad.

Dribbling. Es un regate o gambeta, depende de en qué lado del Atlántico vivamos, aunque la RAE también admite drible. En la RAE aconsejan recurrir a regateador o gambeteador mejor que a driblador (o dribleador, utilizado en algunos países de América). Tanto el anglicismo original como los intentos de adaptación a la gramática castellana están prohibidos por la Santísima Inquisición de la Lengua.

anglicismos en el fútbol y el baloncesto. Dribbling

Fair-play. Anglicismo innecesario para la expresión juego limpio.

Goal average. La RAE admite la forma castellanizada de este anglicismo, golaveraje, pero si os sangran los ojos solo con leer este engendro, utilizad diferencia o promedio de goles (o tantos). Aquí tenéis más información.

Hat-trick. Si marcas tres goles en un mismo partido no presumas de ello utilizando este anglicismo, pues consigues un triplete (España) o una tripleta (América). Mira lo que dice la Fundeu al respecto.

Hooligan. La RAE recoge este anglicismo en su diccionario bajo la definición de “hincha británico de comportamiento violento y agresivo”. Como podéis comprobar, este término se empleaba originalmente para referirse a los futboleros británicos más bestias, pero su uso se ha extendido para denominar también a cafres de otros lugares. Aunque su uso es admisible, la Fundeu recomienda hincha (o fanático) violento o barra brava (en América)

Mister. En la vida cotidiana es un señor, pero en el fútbol es el entrenador.

MVP. Es la sigla de most valuable player; es decir, el mejor jugador o jugador más valioso del partido. Fuera sigla, fuera expresión inglesa.

Penalty. Este anglicismo, que hace referencia al lanzamiento desde el punto situado a once metros de la portería y que es tan deseado cuando es a favor de tu propio equipo como temido cuando es en contra, está tan extendido que la RAE lo recoge en su diccionario, pero hay que escribirlo así: penalti.

Play-off. Este anglicismo también se utiliza mucho en el baloncesto y se refiere a una eliminatoria o a una fase de ascenso. La fundeu recoge más posibilidades.

Pressing. Ese defensa pesado que persigue al delantero hasta cuándo va a vaciar la vejiga le hace una presión asfixiante. Anglicismo absurdo.

ANGLICISMOS EN EL FÚTBOL Y EL BALONCESTO. TURNO PARA EL ¿BASKET?

No, los anglicismos basket o basketball no están admitidos por la RAE. Sí puedes castellanizarlos como básquet, básquetbol o basketbol y sus deportistas son baloncestitas o basquetbolistas .

Además de los anglicismos que comparte con el fútbol, como MVP o play-off, el baloncesto también utiliza muchos otros. Vamos a verlos:

Alley-opp. Es una de las jugadas más espectaculares del baloncesto: un jugador lanza el balón muy cerquita de la canasta para que un compañero salte, lo intercepte en el aire y lo introduzca en el aro, normalmente machacando. Para este anglicismo, la Fundeu dice que no hay alternativa y propone escribirlo tal cual, pero entre comillas o en cursiva.

anglicismos en el fútbol y el baloncesto. Alley-opp

Ball handling. La traducción para este anglicismo que se refiere a los ejercicios para mejorar la destreza con el balón es clara: manejo del balón.

Cheerleader. En la era de la corrección política es posible que muy pronto ya no salgan ninguna animadora en el descanso.

Coach. Utilizar este anglicismo en lugar de entrenador es tan innecesario como hortera.

Draft/drafteado. Aunque la RAE no recoge draft en su diccionario, la Fundeu dice que se puede utilizar este anglicismo sin cursiva ni comillas debido a la gran extensión de su uso. Sin embargo, se ve que drafteado no les gusta tanto y proponen seleccionado, elegido o reclutado. ¿Qué opináis sobre esto?

Dream Team. Hubo varias formaciones a las que se les puso la etiqueta de equipo de ensueño en la historia del baloncesto (y en otros deportes), pero los de mi generación siempre pensamos en el maravilloso equipo de Estados Unidos de Barcelona 92.

Final four. La Fundeu propone final a cuatro y algunas opciones más en este artículo.

Man-to-man. Anglicismo muy innecesario que podemos sustituir por su traducción literal: (defensa) hombre a hombre.

Play-maker. Es el organizador del juego, lo que en España siempre se llamó base y en algunos sitios de América armador o conductor.

Rookie. A Pau Gasol lo nombraron novato del año en alguna ocasión. Y esa es la expresión que sustituye a este anglicismo.

Y aquí dejamos el asunto. Seguro que se me han olvidado un montón de anglicismos de ambos deportes, así que os agradecería que me lo dijeseis en los comentarios, o que expreséis cualquier opinión sobre el uso de estas palabras extranjeras. Mientras tanto, me despido hasta el próximo artículo.

RSS
Instagram