¡Bienvenidos al artículo de este mes, queridérrimos pecadores ortográficos! ¿La pereza es vuestro pecado favorito? Pues estáis de enhorabuena, porque esta vez vamos a tratar esa maravillosa herramienta que nos permite gastar menos tinta y esfuerzo: las abreviaturas. El artículo hoy está destinado a repasar cómo escribir las abreviaturas.

Tengo el placer de comunicaros, estimadísimos miembros del Sagrado Apostolado de la Vagancia, que en esta ocasión contamos con la venia de la Santísima Inquisición de la Lengua para pecar hasta quedarnos a gusto. Por supuesto, siempre que nos atengamos a lo establecido en las resoluciones que ha dictado al respecto, incluso para aquellas abreviaturas que utilizamos en el ámbito privado, para nuestro goce y disfrute personal.

Y es que la Santísima distingue entre dos tipos de abreviaturas: las abreviaturas convencionales, que son aquellas de conocimiento y empleo general, y las abreviaturas personales, que son las que podemos utilizar para nuestros escritos particulares, como las que abundaban en los apuntes que tomábamos durante nuestra etapa estudiantil. Pero el consejo es formarlas de la misma manera. Vamos a verlo.

Definición de abreviatura y otras cosillas

La Ortografía de la Lengua Española define las abreviaturas como la «representación gráfica reducida de una palabra o grupo de palabras, obtenida por eliminación de algunas de las letras o sílabas de su escritura completa». Deben conservar las tildes de la palabra original, como en párr.. (abreviatura de párrafo), y sus mayúsculas, como en Barna. (abreviatura de Barcelona). Sin embargo, las abreviaturas de tratamiento siempre irán mayúsculas: D. (abreviatura de don), D.ª (de doña), Emmo. (de eminentísimo), y también otras por pura tradición: C.P. (de código postal), P.D. (de posdata).

Cómo escribir las abreviaturas: formación

La RAE, sobre cómo escribir las abreviaturas, indica dos procedimientos: por truncamiento o por contracción.

  1. El truncamiento consiste en cargarnos las letras o sílabas de la parte final de la palabra. En este caso, hay varias cosillas que comentar:
  • Las abreviaturas creadas de esta manera siempre tienen que terminar en consonante: pág. (abreviatura de página), (de siguiente). Señalar como excepción el a. de a.C. (antes de Cristo).
  • Si el lugar donde le pegamos el hachazo a la palabra coincide con un dígrafo, debemos mantener este en la abreviatura: párr. (abreviatura de párrafo), arch. (abreviatura de archipiélago).
  • Si queremos abreviar una expresión formada por varias palabras, podemos utilizar solo las iniciales de cada una de ellas: Ú.c.s.m. (Úsase como sustantivo masculino), p.m. (revoluciones por minuto).
  • Los nombres propios se abrevian con la inicial, que debe ir seguida de un punto, pero siempre que sepamos a qué nombre se refiere tendremos que leerlo completo. Es decir, si vemos escrito Francisco J. Pérez, y sabemos que la se refiere a José, lo leeremos. Sin embargo, si dudamos a qué nombre se refiere (podría ser también Javier), lo leeríamos de la siguiente manera: Francisco jota Pérez.

Abreviaturas por truncamiento

  1. La abreviatura por contracción consiste en dejar solo las letras suficientes para que se sepa a qué nos referimos. En este caso, las abreviaturas contendrán siempre la letra inicial y pueden conservar la letra o sílaba final (Rguez. por Rodríguez; apdo. por apartado), o bien formarse con la inicial y alguna letra central (avd. por avenida; por reverendo).

En este grupo también se incluyen las abreviaturas con letras voladas, que deben ir siempre después del punto (M.ª por María, o B.º por barrio). Es decir, que cuando escribís así el nombre de vuestra amiga Mª Luisa, sin punto, estáis contraviniendo las recomendaciones de la Santísima, con lo peligroso que puede ser eso.

Dentro de las abreviaturas con letras voladas, encontramos aquellas que se refieren a los números ordinales, que se forman con la cifra, el punto y la letra volada: 1.º por primero, 2.º por segundo… Pero ojo, esto no se puede aplicar en el caso de los números romanos, debemos escribir XI Concurso y no XI.º Concurso.

Cómo escribir las abreviaturas: qué signos podemos utilizar

Por lo general, para tener en cuenta cómo escribir las abreviaturas, debes saber que se cerrarán con un punto, como en pág. o en cta. Pero, ¿cómo se comporta este punto si va seguido de otros signos? ¿O funciona él mismo como signo de puntuación? Vamos a ver algunos casos:

  1. Si después de la abreviatura debe ir otro signo (coma, punto y coma, signos de exclamación o interrogación…), mantendremos el punto y luego escribiremos el signo, incluso si ponemos puntos suspensivos: Han puesto muchas abreviaturas en el informe: apdo., bibl., atte…. Ya veis, cuatro puntitos. Parece raro, pero es lo correcto.
  2. Como este punto no se considera un signo, la palabra siguiente debe ir en minúsculas, salvo que sea un nombre o palabra que deba ir siempre en mayúsculas: En ese contexto se suele escribir “admón.” en vez de la palabra completa.
  3. Pero cuando coincide que la abreviatura es la última palabra de una frase o párrafo, entonces sí funciona como punto final (o seguido), no se pondrán dos puntos juntos: Mi madre vive ahora en Barna.

No obstante, si la abreviatura tiene letras voladas, el punto que las precede no funciona como signo, habría que poner el punto seguido o final: La jefa siempre escribe su nombre precedido por Dir..ª.

Cómo usar las abreviaturas

Sin embargo, las abreviaturas también pueden cerrarse con la barra (/). Aunque hay alguna abreviatura de una sola letra que la lleva, como c/ (de calle), por lo general se reserva parar abreviar expresiones de dos palabras, como c/p (corto plazo) o s/n (sin número). ¡Ah! Como podéis ver, se escribe sin espacios entre las dos letras que forman la abreviatura.

Bueno, vamos a dejar aquí la cosa, que extendernos en un tema como este sería poco coherente; y también porque mi mano empieza a verse afectada por su proverbial pereza. En fin, que dejaremos algunos detallitos de las abreviaturas para el siguiente artículo, pues lo básico ya lo conocéis. Mientras tanto, espero vuestras sugerencias y comentarios.

Y si, a pesar de todo lo antes comentado, decidís seguir escribiendo las abreviaturas en vuestros escritos personales como os salga de las mismísimas narices, no os preocupéis, que yo os absolveré de todos vuestros pecados. Pero cuidaos bien de la ira de la Santísima.

¡Ah! Os dejo aquí la lista de abreviaturas de la RAE. ¡Hasta pronto! https://www.rae.es/diccionario-panhispanico-de-dudas/apendices/abreviaturas