Curso de escritura Método PEN II

70.00€
Curso de escritura Método PEN II

Elementos que transmiten emoción

1 .1 ¿Qué es la emoción literaria?

El principal objetivo de una novela es emocionar al lector, plantar en él un sentimiento. Una novela que no emocione es una novela muerta, que no dejará ningún tipo de marca en el lector.

Entendemos emoción como la percepción sensitiva, duradera o espontánea que tiene el individuo acerca de la realidad. Estos tres aspectos de nuestra constitución; físico, emocional y mental, confluyen de manera que definen nuestras acciones y el concepto que tenemos del mundo y de nosotros mismos. Debemos tener en cuenta esos aspectos a la hora de diseñar a nuestros personajes, de manera que ya desde ese punto de partida podamos estar dotando de emociones a nuestros textos.

 

1.2 Historia de la emoción en la literatura

Antes de que el Romanticismo irrumpiera en la historia de la cultura y la literatura a finales del S. XVIII, los textos literarios se fundamentaban en su capacidad para imitar y recrear unos patrones clasistas artísticos previamente establecidos. Los escritores repetían esos esquemas una y otra vez, añadiendo apenas unas sutiles variaciones.

De hecho, hay muchos críticos que piensan que la literatura anterior al Romanticismo era cautiva de su propia retórica, aunque eso no impidió la producción de obras de gran importancia y calado.

Cuando irrumpe el romanticismo, los artistas defienden la proyección del “yo” en la literatura. El sentir personal del escritor, a menudo escondido tras un narrador en primera persona, obtiene gran importancia y las emociones adquieren una visibilidad poco acostumbrada hasta ese momento. El verdadero escritor accede a su interior con el fin de proyectarlo en el texto

En la actualidad, la literatura juega con distintos grados de emoción, y nadie considera que una obra de arte debe ser altamente emocional para ser considerada de calidad. La literatura europea Postromántica desdeña la emocionalidad para centrarse en la moralidad con fines didácticos, pero buscando incitar emociones en el lector: indignación, vergüenza, ira…

En los inicios del S. XX, con la irrupción del modernismo, la literatura busca experimentar con la estética del texto para transmitir las emociones del autor.

Si los movimientos anteriores creían que la manifestación artística serviría para cambiar el entorno social, la posterior a la II guerra mundial, y hasta nuestra fecha, es muy escéptica con respecto a la influencia que el autor puede ejercer en su entorno.

 

1.3  Elementos que transmiten emoción

Aunque todos y cada uno de los elementos literarios pueden actuar como pequeñas cargas sentimentales, nos centraremos en tomar mayor conciencia de los que puedan ser maleables por parte del autor.

Antes de empezar a escribir debemos reflexionar y organizar el material: ¿qué historia quiero contar? ¿Cuáles son los protagonistas y los secundarios? ¿Qué valores quiero transmitir? ¿Quién es el narrador? ¿Dónde lo sitúo? ¿En qué espacio y tiempo transcurre la historia? ¿Qué forma y estilo uso para contarla? ¿Sobre qué quiero escribir? Son preguntas imprescindibles para estructurar la historia en cuanto a argumento, personajes, temas, narración, ambientación y estilo.

¿Qué sentimientos tengo respecto a la historia que quiero contar? La posición del autor frente a la obra suele ser inconsciente, por lo que hablamos de inspiración.

Es necesario, en primer lugar, establecer los parámetros del libro que queremos escribir: argumento, personajes, tema, narración, ambientación y estilo. Una vez hecho esto, llega el momento de situarse emocionalmente.

Vamos a ver un ejemplo. Esta es la descripción de una escena y de las emociones que queremos transmitir:

“María se levanta tarde por la mañana porque no ha oído el timbre del despertador. Está enfadada y nerviosa, pues en menos de una hora debe acudir a una importante entrevista de trabajo en la que ha depositado muchas esperanzas. Acude a la entrevista cansada y desarreglada, después de atravesar la ciudad en metro, pero cree haber hecho un buen papel. De todos modos, se siente incómoda por haber mentido al entrevistador sobre una pregunta acerca de su salid: no reveló que esa misma tarde debe recoger los resultade de una prueba médica realizada de urgencia. La semana anterior, en una revisión rutinaria, el médico le había detectado un bulto en el pecho izquierdo, y ese día le dan los resultados de la biopsia. Está aterrorizada: tiene una sensación abrumadora de que su futuro, tanto personal como profesional, se va a decidir en ese día. Llega a la clínica agotada, abatida, aunque el médico le da buenas noticias: no es cancerígeno y puede extraerse en una intervención sencilla.  Vuelve a casa tranquila, llena de esperanza, aunque no se atreve a escuchar un mensaje grabado en el contestador. Tarda más de una hora en escucharlo. Entonces, la voz del entrevistador le dice que ha sido seleccionada para el puesto. María experimenta una sensación de dicha, de expansión, como si supiera que acaba de hacerse justicia”.

 

Aquí estamos viendo el estado emocional de María desde un punto de vista informativo, pero si leemos eso, tal cual, en una novela, veremos que algo falla; porque sí, describe, pero no transmite las emociones.

Si le contamos a un amigo cómo nos encontramos frente a algún asunto, nos vale con describir nuestro estado; los gestos, el tono, darán profundidad a lo que decimos. Pero en un texto escrito eso no existe, así que debemos profundizar más. Debemos pedirle más a las emociones, hurgar más hondo y no caer en ambigüedades.

¿Cómo? Teniendo claro qué sentimientos necesitamos plasmar. Lo importante es que, una vez tengamos decidido lo que necesitamos plasmar, seamos consecuentes. No podemos mostrar a una María atacada de los nervios ante la entrevista y luego que se desarrolle de una forma neutral.

Ahora bien, en una novela, en un relato amplio, no podemos plasmar únicamente una emoción. Para tener claro qué emociones vamos a ir atribuyendo a los diferentes aspectos narrativos más importantes de nuestro texto es una buena idea esbozar lo que llamamos “hoja de ruta emocional”.

Siguiendo el ejemplo que acabamos de ver, quedaría más o menos así:

María se levanta tarde: ira y nervios

Antes de la entrevista: expectación

En el metro: ansiedad, pensamientos agolpados (podríamos tratarlos con un flujo de conciencia)

Entrevista: intento de aplomo, aunque nervios que se evidencian en algunos gestos

Etc.

Este tipo de hoja de ruta emocional es muy útil si lo aplicamos en nuestra planificación de la obra. Si, por ejemplo, creamos un resumen de capítulos, podemos añadir en ese resumen las sensaciones, las emociones, los sentimientos que van a mostrar nuestros personajes en esos momentos concretos de la narración.

Por supuesto, esa huella emocional que vamos a ir imprimiendo podemos regularla en cuanto a intensidad. Sea como sea, debemos ser claros en las emociones que vamos a plasmar, no podemos ser ambiguos. De ese modo engancharemos al lector: haciendo que viva las emociones de los personajes.

Pero, ¿qué elementos nos sirven para moldear las emociones? ¿Cómo darles la forma que queremos?

 

EJERCICIO

Relato libre, usando uno de los métodos de escritura de cualquiera de los periodos que acabamos de ver. Añade un breve texto explicando qué periodo has trabajado y cómo has intentado reflejarlo.

DESCRIPCIÓN DEL CURSO

Si en el curso de escritura “Cómo escribir una novela” descubríamos cómo construir una novela sólida, sin fisuras y que enganche al lector, con el curso de escritura creativa “Cómo escribir una novela aún mejor” vamos varios pasos más allá. Nos adentraremos en la sutil diferencia entre una buena novela y una que resulte inolvidable. Veremos cómo sacarle un escalofrío de emoción al lector, como mantenerlo pegado a las páginas del libro utilizando el conflicto narrativo, un buen uso de las tramas y unos personajes tan sorprendentemente vivos que parezcan salir de las páginas del libro.

CERTIFICADO

Al finalizar el curso de escritura, y siempre que se hayan realizado al menos el 80% de los ejercicios propuestos en cada sesión, se entregará un certificado de aptitud. Desgraciadamente, en nuestro país la enseñanza de la narrativa no está homologada. No obstante, demostrará que te has formado convenientemente.

CARACTERÍSTICAS DEL CURSO

  • Sesiones semanales de dos horas de duración
  • Videoconferencia grupal
  • Grabación de las sesiones en vídeo y disponibles de inmediato para el alumnos
  • Grupos de trabajo
  • Corrección personalizada de los relatos presentados
  • Tutoría permanente

 

El precio indica la mensualidad

Características del curso

  • Conferencias 28
  • Cuestionarios 0
  • Duración 54 horas
  • Nivel de habilidad Avanzado
  • Idioma Español
  • Estudiantes 1
  • Evaluaciones Si
  • 0/5

    Capítulo i La emoción en la literatura

  • 0/4

    Capítulo w El conflicto narrativo

    • Conferencia2.1
      Los elementos del conflicto narrativo
      2h 0m
    • Conferencia2.2
      Desencadenante y evolución del conflicto
      2h 0m
    • Conferencia2.3
      Tipologías del conflicto
      2h 0m
    • Conferencia2.4
      Intensidad y fuente del conflicto
      2h 0m
  • 0/4

    Capítulo 3 La acción narrativa

    • Conferencia3.1
      La acción narrativa y el personaje
      2h 0m
    • Conferencia3.2
      Las claves de la escena
      2h 0m
    • Conferencia3.3
      Acción, diálogo y sentimiento
      2h 0m
    • Conferencia3.4
      Cómo usar la acción
      2h 0m
  • 0/4

    Capítulo 4 El uso del tiempo

    • Conferencia4.1
      Los formatos literarios
      2h 0m
    • Conferencia4.2
      El tiempo y la trama
      2h 0m
    • Conferencia4.3
      Puedes alterar el tiempo
      2h 0m
    • Conferencia4.4
      Tiempo y personaje
      2h 0m
  • 0/2

    Capítulo 5 La ambientación

    • Conferencia5.1
      Creando el telón de fondo
      2h 0m
    • Conferencia5.2
      Construyendo atmósferas
      2h 0m
  • 0/6

    Capítulo 6 El personaje

    • Conferencia6.1
      Acento, tono y reparto de personajes
      2h 0m
    • Conferencia6.2
      Diálogo y registro lingüístico
      2h 0m
    • Conferencia6.3
      Motivación y desarrollo del personaje
      2h 0m
    • Conferencia6.4
      Creando el mundo del personaje
      2h 0m
    • Conferencia6.5
      El lenguaje corporal
      2h 0m
    • Conferencia6.6
      Tipos de trama
      2h 0m
  • 0/3

    Capítulo 7 La autoedición

    • Conferencia7.1
      Uso de Calibre
      2h 0m
    • Conferencia7.2
      Creando imagen de marca
      2h 0m
    • Conferencia7.3
      Los derechos de autor y el plagio
      2h 0m
Teo Palacios

Sígueme en RRSS

Autor de las novelas Hijos de Heracles (Edhasa, 2010), La predicción del astrólogo (Ediciones B, 2013), El trono de barro (Edhasa, 2015). Muerte y Cenizas (Edhasa, 2017). Asesor y corrector editorial.

70.00€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *