El detective de ficción. Cosas a tener en cuenta al crearlo. 1ª parte.

por | Ene 20, 2021 | Consejos para escritores

Hola, amigos. Hoy vengo a hablaros del detective de ficción y la importancia que tiene dentro de la novela policiaca. En diferentes artículos veremos ejemplos, una lista de los más famosos, y todo lo que debemos tener en cuenta a la hora de crear tan singular personaje. Vamos a ello.

¿QUÉ ES UN DETECTIVE?

Según la RAE, detective es: Policía particular que practica investigaciones reservadas y que, en ocasiones, interviene en los procedimientos judiciales. Es decir, una persona que tiene autoridad para investigar toda clase de crímenes y delitos, ya sea por petición de un particular o en colaboración con las fuerzas de seguridad del estado.

Cabe destacar que, en España, los detectives privados NO pueden investigar delitos perseguibles de oficio, tal como se indica en el BOE, en la Orden de 20 de enero de 1981, pero sí pueden, siempre con autorización del juez y del interesado, participar en la investigación de los mismos, colaborando con la policía y entregando todas y cada una de las pistas y pruebas que encuentren. Y, si realizando una investigación de otra índole, se encuentran con este tipo de delitos, están obligados a poner toda la información del caso, de forma inmediata, a disposición de la Policía Nacional o de la Guardia Civil.

CÓMO CREAR UN BUEN DETECTIVE DE FICCIÓN

Antes de ponerte a escribir tu novela, tienes que tener muy claro qué tipo de detective de ficción quieres. Sí, ya lo sé, te estás preguntando si hay más de un tipo. Y la verdad es que hay dos: el profesional y el aficionado. Sí, sí, aficionado. Ahora lo verás.

EL DETECTIVE DE FICCIÓN PROFESIONAL

El detective de ficción profesional, es aquel que se dedica profesionalmente a resolver crímenes. Puede ser policía, detective de homicidios, forense, abogado criminalista, detective privado, y un largo etcétera. Si tú detective de ficción pertenece a este grupo, tiene que saber lo que hace, los pasos a dar y lo que no puede hacer. Es lo que se espera de un profesional.

Otra cosa que tienes que tener muy clara es su profesión, porque, sea la que sea, tienes que tener buenos conocimientos sobre ella. No puedes cometer errores que te dejen mal ante tus lectores. Es decir, si tu detective de ficción es médico forense, debes conocer ese mundo para que tu personaje se desenvuelva en él sin dificultad. No, tranquilo, no te estoy pidiendo que aprendas a hacer una autopsia, no te asustes, pero sí que conozcas la terminología asociada a esta profesión, o a cualquier otra.

¿Por qué es tan importante este detalle? Pues porque entre tus lectores es seguro que habrá profesionales como tu detective de ficción, y otros que, sin serlo, tengan conocimientos. Y eso significa que un error será inmediatamente descubierto por ellos. Investiga bien antes de empezar a escribir, es la única forma de no equivocarte.

EL DETECTIVE DE FICCIÓN AFICIONADO

Si eliges este tipo de detective de ficción, en principio es más fácil la escritura, ya que tus lectores no esperarán una investigación ni tan exhaustiva ni tan perfecta, pues cualquiera de tus personajes puede ser tu detective de ficción, desde un adolescente hasta un taxista jubilado, pasando por escritores, fotógrafos, comerciantes, basureros, etc. Está claro que, al no ser un profesional, tu detective de ficción no tiene porqué conocer todos los procedimientos que se siguen en una investigación, lo que hará que cometa muchos errores, y que actúe más por impulsos, presentimientos y siguiendo su instinto, que por otra cosa.

Como he dicho antes, en principio es más fácil escribir con un detective de ficción aficionado. Solo en principio. Porque nuestro personaje va a carecer de cosas que los profesionales tienen, como acceso a los informes tanto policiales como forenses, a las pistas, a los testigos, etc. Por ello, tienes que ser muy imaginativo para que tu detective avance en su investigación hasta llegar a resolverla.

Sea como sea, el detective será el encargado de revisar las pistas y las pruebas, una de las tres claves de la novela policíaca que ya estuvimos analizando.

CUALIDADES DE UN BUEN DETECTIVE DE FICCIÓN

Cualidades de un buen detective de ficción

El detective de ficción suele ser visto como un héroe, aquel que soluciona el misterio, que descubre al culpable. Solía ser una persona solitaria, extraña, fría, desconfiada, excéntrica y muy maniática. Alguien desengañado con la época en la que le ha tocado vivir, y, por supuesto, casi siempre en conflicto con la policía. Pero eso ya no es así. Atrás quedó la época de Philip Marlowe o Sam Spade, el detective de ficción bebedor, mujeriego, cínico y egocéntrico, vestido con gabardina y sombrero.

El detective de ficción de hoy en día se relaciona con naturalidad y cordialidad, colabora con las fuerzas del orden e, incluso, tiene familia a la que quiere y protege. Tanto si es profesional como aficionado, el detective de ficción de hoy es más “humano” y próximo, sobre todo con las víctimas. Como buen ejemplo de este cambio, tenemos al teniente Horatio Caine, de C.S.I. Miami.

Pero vamos a analizar las características más señaladas del detective de ficción, muchas de las cuales se dieron a conocer desde los primeros textos de Poe.

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que el trabajo del detective de ficción se mueve en un campo rigurosamente intelectual. Dice el magistral Sherlock Holmes, que las aptitudes que debe tener el detective de ficción ideal son tres: capacidad de observación, de deducción y los conocimientos necesarios, por incoherentes que parezcan, que le lleven a solucionar el caso. Por otra parte, el singular Hércules Poirot menciona, en todos sus casos, la excelencia de sus pequeñas “células grises”, mientras que Philo Vance posee un sagaz poder psicológico al que nadie se puede resistir, ni siquiera las personas más fuertes. Es decir, tiene que ser una persona sabia, la única con la capacidad necesaria para descifrar las señales, por pequeñas o entretejidas que sean, con una forma de ver las cosas completamente distinta a los demás. De este modo, la mirada del detective de ficción es uno de los rasgos que tiene que definirlo y diferenciarlo del resto de personajes, ya que con ella puede exponer diferentes análisis de los distintos indicios encontrados.

¿PROFESIONAL O AFICIONADO?

Si echamos una ojeada a las estadísticas, veremos que la inmensa mayoría de los detectives de ficción de la literatura policíaca no se dedican a ello de forma profesional. Es decir, que no pertenecen a las fuerzas de seguridad del estado u otras organizaciones públicas. ¿Las causas? Vamos a verlas.

Un profesional debe regirse siempre por las normas que hay en su departamento. Muchas son las series o películas en la que vemos como policías se “saltan” las órdenes o la ley. Y por ello son sancionados e, incluso, apartados del servicio.

Un detective de ficción aficionado tiene que poder actuar con libertad e independencia y “saltarse” la ley, algo que no podría hacer si tuviera sobré él a alguien que limitara sus movimientos. Por decirlo de otra manera: debe poder hacer lo que quiera, cuándo y dónde quiera. Sin pasarse, claro.

Para el escritor Julian Symons, la causa está en que así el lector podía colocarse con mayor facilidad en el lugar del detective, y era el único que, de vez en cuando, podía burlar la ley y hacer cosas que, para otro menos privilegiado, hubieran sido punibles.

DOS MEJOR QUE UNO

Suele ser mejor usar dos detectives en tus libros que solo uno

Dice el refrán que “cuatro ojos ven mejor que dos”. Es por eso que la inmensa mayoría de detectives de ficción tienen un acompañante o ayudante. Sherlock Holmes tiene al Dr. Watson y Hércules Poirot al capitán Arthur Hastings, por citar alguno.

Pero, ¿cómo ha de ser el ayudante del detective de ficción? La respuesta es muy sencilla: completamente distinto a él. Parece fácil, ¿verdad? Pues no lo es. Y no lo es porque el ayudante, a pesar de las diferencias que tenga con su “jefe”, debe complementarse con él a la perfección. Debe ver las cosas desde otro punto de vista, con lo cual dará al detective de ficción la posibilidad de tener una información más amplia y contrastar las opiniones.

Será el encargado de destacar las “grandezas” del detective de ficción y, al contrario que éste, siempre estará de acuerdo con el público en general, y con la policía en particular. Es decir, actuará como mediador y “apagará” los fuegos que su jefe pueda crear.

LIBROS RECOMENDADOS

En nuestra sección de libros, hoy quiero recomendaros un clásico de este género: Los crímenes de la calle Morgue, de Edgar Allan Poe (1841)

Publicado por primera vez en diciembre de 1841, este relato se considera el primer cuento policial en la historia de la literatura y su protagonista, Auguste Dupin, es el primer detective de ficción y claro referente de otros detectives ficticios como Sherlock Holmes, por su empleo del análisis lógico y el método deductivo para la resolución de los casos. Poe creó a Dupin antes de que el término detective fuera conocido.

La historia gira en torno al brutal asesinato de una señora y su hija en su propia casa, ubicada en la rue Morgue, con signos brutales de violencia. La policía es incapaz de encontrar una solución al caso después de analizar el escenario del crimen e interrogar a múltiples personas del vecindario.

Desesperados por encontrar un culpable, la policía detendrá al que parece ser el único sospechoso, aun cuando las pruebas contra él son meramente circunstanciales. Cuando todo parece perdido para esta persona que se declara inocente, un detective aficionado llamado Auguste Dupin será quien descifre el enigma de este caso logrando, de este modo, exculpar al acusado, la última persona en ver a las víctimas con vida.

Y hasta aquí el artículo de hoy. Espero que te haya gustado y, sobre todo, ayudado en tu escritura. Si ha sido así, te invito a que lo compartas y dejes tus comentarios y preguntas. Nos vemos el próximo mes.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

Paz, guerra y literatura

Paz, guerra y literatura

Paz, guerra y literatura, tres elementos que muy a menudo van de la mano, especialmente en el género de la novela histórica. Lo cierto es que las letras han abordado estos dos asuntos contrapuestos de diferentes maneras, ganándose un rol importante en la...

Cómo diseñar el worldbuilding de tu novela. Introducción

Cómo diseñar el worldbuilding de tu novela. Introducción

Muchas veces habréis oído aquello de «ya está todo escrito» y, por supuesto, lo mismo ocurre con cualquier tema novelable… ¡o sobre el cual redactar un artículo! La cantidad de material publicado sobre worldbuilding es inmensa, y aún lo es más sobre teoría narrativa....

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.