Elementos del viaje del héroe

por | Nov 27, 2021 | Consejos para escritores

En una gran cantidad de historias hemos conocido a un personaje que se embarca en épicas aventuras. El protagonista suele ser aquel personaje, un héroe que inicia un viaje con proezas grandiosas.

Este tipo de patrón literario es conocido popularmente como “el viaje del héroe”, ¡y ha aparecido en miles de historias a lo largo del tiempo! Generalmente, suele estar presente en las historias fantásticas, de ciencia ficción y de magia. Sin embargo, no se limita únicamente a estos géneros.

Veamos la estructura que le corresponde al “viaje del héroe“, así como algunas de las herramientas fundamentales para lograr una verdadera historia innovadora y original, sin dejar de lado la épica clásica.

La estructura del viaje del héroe 

Introducción, nudo y desenlace se desarrollan también en este tipo de estructura, y, por más que incluya diversos elementos en la trama, el patrón clásico se mantiene.

En la introducción, se presentan a los personajes y al mundo en el que viven en su estado natural, sin ningún tipo de variaciones, viviendo en la cotidianidad. Esta introducción finaliza en cuanto surge una invitación a emprender un viaje de aventuras. Este es el elemento que va a romper con la vida común y corriente para llevar al personaje hacia otra realidad.

El nudo corresponde con el viaje fantástico, a lo largo del cual el héroe descubre una entrada secreta, o algún personaje la exhibe ante él, y allí, finalmente, empieza la aventura hacia un nuevo mundo inusual. En esta parte de la historia, aparecerán nuevos personajes, incluido el que le enseñe al protagonista este umbral que le permitirá viajar hacia un lugar desconocido.

Finalmente, en la etapa del desenlace, el protagonista vuelve al primer mundo y la travesía llega a su fin.  En este momento, se evidencia la transformación del personaje y su evolución. Vislumbramos un personaje distinto, más maduro y profundamente cambiado por el viaje y sus experiencias.  Es posible que el personaje no haya concretado su objetivo, o que tengas muchas dudas aún por responder. Lo importante es presenciar el cambio interno que se ha desarrollado durante el heroico viaje.

El ejemplo de Carroll Lewis

Un famoso ejemplo de este tipo de estructura se puede encontrar en el primer libro de la obra de Carroll Lewis,  “Las crónicas de Narnia”. En este gran clásico literario, la pequeña Lucy Pevensie descubre, en su armario, un pasadizo hacia un paisaje nevado, el increíble mundo de Narnia, y emprende un viaje lleno de aventuras.  

Es importante  aclarar que un viaje o una aventura no necesariamente deben implicar el hecho de transportarse físicamente a otro espacio. Se puede hacer una novela utilizando el patrón del viaje del héroe en forma de un viaje hacia el interior del personaje, en donde descubre características de sí mismo sin moverse del lugar donde se encuentra.

El significado del viaje 

Por lo general, en el viaje del héroe se suelen encontrar lugares maravillosos, cuentos de hadas, y de otros seres legendarios, con lo cual, la fantasía es un elemento frecuente en este tipo de historias. El objetivo puede ser el de emprender la búsqueda de algún tesoro o encontrar respuestas a preguntas que el protagonista se ha hecho desde hace tiempo. Todo esto implica un viaje, también llamado “viaje iniciático”. Tiene, como característica fundamental, una enseñanza, un aprendizaje, e incluso el descubrimiento de poderes o de una habilidad que el personaje no sabía que existía dentro de sí mismo. 

Una característica que suelen tener los protagonistas es una enorme curiosidad e inquietud. Es su propia indagación la que los lleva a explorar destinos inciertos. El viaje en sí mismo implica una búsqueda constante de algo; puede darse en el plano terrenal o en el espiritual. 

El éxodo representa el anhelo por intentar llenar un vacío, un hueco repleto de inquietudes y preocupaciones que acechan a nuestro personaje. Es incapaz de quedarse en un solo lugar y no cuestionar incógnitas o injusticias que se presentan ante él. No debe confundirse el hecho de emprender un viaje con escapar. Nada de eso. El protagonista quiere hallarse y regresar; no desea irse y dejar su vida para siempre.

Como dice una muy famosa frase de J.R.R Tolkien:

“no toda la gente errante anda perdida”

El resultado de dicho viaje, y de esa búsqueda, es la evolución y el crecimiento interior. Los personajes toman consciencia de su coraje y de sus capacidades ocultas. Por ello, el viaje es el elemento transformador fundamental del héroe. Se da una especie de renacimiento, en el cual, el protagonista logra desarrollar una gran parte de su potencial, para luego dominarlo. 

El Retorno en el viaje del héroe

En el momento en el cual el héroe regresa, no lo hace con las manos vacías. Siempre lleva consigo un tesoro o una enseñanza a modo de recompensa. La misma experiencia del viaje sirve como tal. 

No obstante, a veces, el camino de vuelta no resulta tan fácil. El protagonista puede tener algunos obstáculos y desafíos con los que lidiar. Por ejemplo, cierto tipo de tentaciones en el camino a casa, para que no vuelva y se quede atrapado en ese mundo. 

En caso de que el personaje principal no pueda contra la tentación y el orgullo le venza, todo su esfuerzo habrá sido en vano y se quedará para siempre en aquel mundo extraño. Si el protagonista logra ser más fuerte que su orgullo y se resiste a las tentaciones del enemigo, entonces existirán dos opciones para concluir con la historia. Las dos alternativas son el final abierto y el final cerrado.

En el final abierto, el protagonista deja al azar cuestiones por resolver. Son los cabos sueltos, muy comunes en las trilogías o historias con varias partes, donde, a propósito, se dejan intrigas sembradas en puntos de la historia para que sean develadas en el transcurso de la misma. Es una herramienta muy útil para enganchar al lector y lograr que quiera continuar leyendo la novela para poder hallar las respuestas en los libros siguientes. 

Por otra parte, en el final cerrado, todas las incógnitas son resueltas y no quedan situaciones en el aire. Es el final más común entre este tipo de historias e implica, por parte del escritor, que todas las dudas sean esclarecidas, y donde se conoce a la perfección el principio y el final de la historia. 

Originalidad y empatía

El viaje, o el camino, del héroe, está presente en miles de relatos que hemos conocido a lo largo de nuestras vidas.

Las odiseas épicas griegas podrían considerarse como el primer surgimiento de este patrón literario, que continuó desarrollándose hasta nuestros días. Si bien es un clásico que todo el mundo ha escuchado, leído o visto en una película, es fácil que, a la hora de crear nuevas historias con este mismo patrón, caigamos en clichés y en historias similares.

Que la estructura permanezca no quiere decir que nuestra historia será igual a otras, ya que es importante seguir un esquema. Sin embargo, es posible incorporar elementos de otros géneros para darle una pizca de originalidad al relato. Basta con escribir aquello que no hemos visto y nos gustaría ver, y no ir siempre al mismo lugar, ya que existen decenas de estos en el mundo. Ya sea en el exterior o el interior, lo que más le gustaría apreciar al público es poder verse reflejado en ese personaje y comprender que ¡nosotros también somos capaces de grandes cosas!

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

El final del Imperio español

El final del Imperio español

Hemos hablado muchas veces del esplendor del Siglo de Oro y del poderío que ostentó el Imperio español durante los años que siguieron al Descubrimiento de América y su colonización. Al fin y al cabo, además de ser una de las épocas más apasionantes de la Historia...

La coma criminal

La coma criminal

Como bien sabéis, además de escritor también soy profesor de escritura creativa gracias al método PEN, con el que muchos de mis alumnos han logrado alcanzar un nivel como escritores que les ha llevado a publicar de manera profesional. Pero todos ellos, al igual que...

Híspalis, los orígenes de Sevilla

Híspalis, los orígenes de Sevilla

Que Sevilla es importante para mí no debería sorprender a nadie a estas alturas. No sólo es mi tierra de nacimiento, si no que además forma parte de mi obra como escritor. Es el escenario central de mi novela Muerte y cenizas, y ya os hablé un poco de su pasado como...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

1 Comentario

  1. Donaldo

    Interesantes cuestionamientos para crear un personaje, ya sea principal o secundario, sobre todo para aquellos que mezclamos ficción y realidad en su desempeño actitudinal.
    Gracias

    Responder
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *