Formación personalizada y 100% online para ser escritor profesional.

Formación personalizada y 100% online para ser escritor profesional.

Inventos de la Antigua Grecia

Hace unas semanas compartí con vosotros un artículo sobre los progresos científicos en tiempos de la ocupación musulmana de la península ibérica. Una de las cosas que más destaqué es que los sabios andalusíes tuvieron el acierto de tomar como referencia para sus propias investigaciones lo que otros ya habían hecho antes que ellos. El conocimiento heredado es fundamental dentro del mundo científico, imprescindible. ¿Imagináis lo que supondría que cada investigador tuviera que elaborar de cero todo el conocimiento que necesita para su especialidad? Sencillamente la ciencia no habría evolucionado hasta donde lo ha hecho. Esas bases que fundamentan la ciencia actual nacieron como concepto elaborado hace más de dos milenios, y dieron lugar a ingenios que hoy asumimos como lo más normal del mundo, o al menos sus conceptos primordiales. Hoy hablaremos de los inventos de la Antigua Grecia.

La ciencia tras los inventos de la Antigua Grecia


La curiosidad del ser humano por el funcionamiento del universo es lo que nos ha llevado a que, por ejemplo, ahora mismo puedas estar leyendo este artículo. Curiosidad que ha existido siempre y que nunca dejará de existir. Pero todo este interés no serviría de mucho sin una estrategia con la que enfrentarse a los enigmas y organizar los descubrimientos. Este sistema para abordar el conocimiento se llama método científico y es, de lejos, la mayor contribución que los sabios griegos le dieron al mundo. Es la base de nuestra ciencia actual, una manera de aproximarse a los fenómenos de la naturaleza a través del análisis, la comprobación empírica y la catalogación.

El fin último de la ciencia, además del simple placer de entender el mundo, es mejorarlo para las personas. O sea, poner en práctica esos conocimientos en forma de sistemas o artilugios que nos ayuden en nuestras tareas. Como los conceptos que los griegos descubrieron son universales, es lógico que muchas de sus invenciones sean todavía tan válidas como entonces, aunque obviamente hayan sufrido modificaciones y mejoras. Vamos a ver algunos.

Arquímedes, el gran inventor


Aunque hoy en día tenemos otros métodos para medir las distancias, gracias a la tecnología GPS, nuestros automóviles todavía incorporan una tecnología que viene directamente de las cabecitas de los eruditos griegos. El primer cuentakilómetros fue ideado por Arquímedes de Siracusa, matemático, físico, astrónomo e ingeniero que inventó el odómetro (otra manera de llamar al cuentakilómetros). En su forma más simple lo podemos encontrar en esos dispositivos con una rueda que a veces llevan los topógrafos y los ingenieros de carreteras. Al contra las vueltas que da la rueda, se puede calcular la distancia recorrida. Lo mismo que en un coche. Pues bien, esto ya lo puso en práctica Arquímedes mediante una serie de engranajes (otro gran invento griego).

Pero Arquímedes era un monstruo como científico y no se quedó sólo en el odómetro. No en vano fue uno de los matemáticos más grandes de la antigüedad y de toda la historia. No mencionaré aquí teorías como el principio de la flotabilidad y la famosa anécdota del «¡Eureka!», pero sí un invento basado en los conceptos que desarrolló, como el tornillo de Arquímedes (o tornillo sin fin, como se ha popularizado), base fundamental de cualquier máquina de extracción minera o de fluidos (aunque se sospecha que ya se usaban ingenios similares en Babilonia y Egipto). Por supuesto, en aquella época el tornillo sin fin era de tracción manual, lo que no era un problema en un mundo con abundante mano de obra esclava.

tornillo de Arquímedes inventos antigua grecia

La máquina de vapor, un invento griego

Sí, los mecanismos accionados por la fuerza del vapor de agua también empezaron a desarrollarse en el mundo griego. Era imposible que los sabios helenos no advirtieran que la transformación de un líquido a estado gaseoso provocaba una fuerza que podía ser utilizada para impulsar mecanismos. Uno de ellos fue Herón de Alejandría, quien en el siglo I d.C. ideó un artilugio que en principio sólo fue un cacharro sin un uso concreto. Me refiero a la eolípila, una máquina con un depósito de aire en forma de esfera con dos salidas opuestas por donde surge el vapor. El depósito está conectado por conductos a otra cámara, llena de agua, que es calentada. Cuando el vapor se expande, sale por los orificios de la esfera, que la hacen girar.

¿Y para qué servía esto en esa época? En la práctica, para nada. Era una especie de entretenimiento para el vulgo. Pero gracias a ello Herón logró experimentar y describir un principio que tardaría muchos siglos en ser comprobado: la ley de acción y reacción que desarrolló Isaac Newton en 1867. De este modo, y aunque de manera muy arcaica, Herón se adelantó casi dos mil años a una teoría fundamental para la ciencia moderna.

máquina de vapor inventos antigua grecia

El robot de Philon


Los faros, el astrolabio, la rueda hidráulica… Los inventos de la Antigua Grecia que han sobrevivido hasta nuestros días son numerosos. ¿Pero sabíais que también fueron los primeros en crear un robot? Bueno, el sirviente automático de Philon, ideado en el siglo III a.C., era más bien una simple estatua de bronce con dos depósitos, uno de agua y otro de vino, que mediante engranajes ocultos mezclaba ambos líquidos en una copa. Recordemos que en la antigüedad el vino rara vez se tomaba sin diluir con agua. El sirviente automático de Philon no tenía nada que ver con la robótica o la programación, sino con los fundamentos de la mecánica y la presión de fluidos. Aún así, se lo suele mencionar cuando hablamos de los orígenes de los robots.

Más allá de la anécdota del robot de Philon, hay un montón de inventos que hoy son importantísimos para nuestra sociedad y que nacieron en la Antigua Grecia. Pero para finalizar nos vamos a quedar con uno que, aunque ya no usamos en su versión mecánica, hasta hace no muchos años todavía era común verlos en las mesitas de noche de nuestros dormitorios. Me refiero al despertador. Sí, también surgió en Grecia, hacia el 250 a.C., aunque no funcionaba mediante una molesta campana. Era más bien una versión primigenia del reloj de cuco, que se activaba cuando la marea subía de nivel. Entonces, un pájaro mecánico se ponía a «cantar». Obviamente no se utilizaba para que la gente despertara. El culpable de amargarnos las mañanas vendría mucho después (Levi Hutchins, en 1787).

robot de Philon inventos antigua grecia

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

  • Cine & literatura
  • Consejos para escritores
  • Curso de escritura
  • Géneros literarios
  • Historia
  • Libros aconsejados
  • Mundo Editorial
  • Notas autobiográficas
  • Novela histórica
  • Ortografía & Gramática
  • Psicología & escritura
  • Uncategorized

Sobre mí

Teo Palacios

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

Teo Palacios

Escritor y creador del Método Pen

Formación personalizada y 100% online para ser escritor profesional.

¡Sígueme en las redes sociales!