Silenciadas. Borradas de la historia. Relegadas al olvido. Suprimidas y abandonadas, perdidas en el tiempo y en la memoria. Esto es lo que hicieron algunos historiadores, investigadores y contemporáneos con un grupo de mujeres compositoras y poetas que vivieron en tiempos de los trovadores. Intentaron acallar su obra, eliminarla de la historia; sus composiciones se dejaron caer en el olvido, hasta que algunos críticos y estudiosos las rescataron mucho tiempo después. Hoy hablaremos de ellas, de las trobairitz. En concreto, de la comtessa de Dia.

Contexto histórico de las trobairitz

Las trobairitz y la comtessa de Dia

La poesía trovadoresca nació en el s.XII en el sur de Francia, en un momento en el que primaban las relaciones de vasallaje y de consolidación de las estructuras feudales. Su surgimiento se circunscribe en un marco social culto, heredero de la cultura grecolatina, en el que comienzan a crearse una serie de composiciones en lengua provenzal de tema no religioso. Los autores de dichas obras son los trovadores, que  desempeñaron un papel representativo en el ámbito cortesano. Crearon música y poesía; canciones de amor y de otras temáticas. Sus obras se extendieron por las cortes de todo el occidente europeo, especialmente en Cataluña y el norte de Italia, donde los señores reclamaban a menudo sus servicios.

Un claro ejemplo de la herencia que nos legaron estos creadores, lo constituyen los cancioneros, que son composiciones de poemas en los que pueden diferenciarse tres partes: Por un lado, el trovador narra su vida, en un segundo punto explica por qué compone el poema, y por último canta el poema.

En cuanto al estilo en sus obras, podemos diferenciar a grandes rasgos entre trova leve (composiciones sencillas, hechas para que todo el mundo la entendiera), y trova hermética (en las que forma y conceptos se hacían más complejos mediante el uso de lenguaje de argot, el abuso de la agudez y otros recursos). Pero no quisiera extenderme más con la figura de los trovadores ya que no es nuestro objeto, además Nieves Muñoz en su artículo ya nos habló sobre ellos. El texto se centrará en la figura de las trobairitz, y de una en concreto: La Comtessa de Dia.

Las trobairitz

En una época tildada en muchas ocasiones como “oscura”, en la que la violencia y la misoginia estaban a la orden del día y la mujer era considerada inferior al hombre, un grupo de mujeres cultas e instruidas contemporáneas a los trovadores empezaron a escribir y componer sus propios versos. En ellos plasmaron sus sentimientos amorosos con total libertad,  dando rienda suelta a su pasión; hablando de erotismo, de amor, del dolor por el abandono del amado, o de sensualidad sin tapujos.

Las trobairitz en su mayoría eran damas con cierto poder económico, algunas eran  nobles o de procedencia aristocrática. Gran parte de la información que conocemos sobre la vida de estas mujeres compositoras, nos ha llegado a partir de las vidas y razós. En ellas se refleja de algún modo el perfil biográfico (vidas) de estas creadoras, se exponen los motivos que las llevaban a componer, y se anotaban detalles específicos de algún aspecto del corpus (razós).

Lo que sabemos de ellas

Miniatura y vida de Azalis de Porcaraiguas en el cancionero I (s. XIII, París, Bibliothèque national de France, fr. 854, f. 140r).

En la actualidad se conservan unas cuarenta y seis canciones que fueron creadas por una veintena de trobairitz.

Todo el mundo ha oído hablar de los trovadores, pero poco o nada de ellas. La historiografía y los estudiosos los ensalzaron, dejándolas relegadas al olvido, silenciado sus voces, incluso menospreciando su persona, de tal modo que desaparecieron de los campos de estudio durante mucho tiempo.

Tal como explica Susana Segura del Val (ver bibliografía final), el alemán Oscar Chult-Gora fue el primer crítico del siglo XIX que se interesó de forma profunda por las trobairitz. También Jules Véran en los años cuarenta realizó un compendio de trovadoras, aunque incompleto. En los años setenta, Magda Bogin en su obra “The Woman Troubadours” realizó un profundo estudio, que incluye sus composiciones.

Un claro ejemplo de trobairitz lo constituye la figura que nos ocupa: Beatriz de Dia.

Beatriz de Dia. La comtessa de Dia

Contamos con muy pocos datos biográficos de Beatriz, pero sabemos que nació en 1140. Algunas fuentes la identifican como hija del Conde Isoardo de Die, pero otras aseguran que nació en el seno del delfinado de Viennois, que era hija de Guiges IV, y que el título de Condesa de Día lo adoptó después de casarse con Guillermo I de Poitiers. Guillermo era conde de Valentinois, y su feudo se situaba en el mediodía francés, cerca de Dia, en Drome (en la región del Delfinado, en Provenza).

Miniatura medieval que representa a Beatriz de Dia

Beatriz estaba casada, pero su gran amor fue Rimbaut de Orange, un trovador con fama de seductor y buen amante, al que dedicó varios escritos. Sabemos que vivió hacia 1147 al Sudeste de Francia, y hoy se conservan cuarenta composiciones suyas.

Miniatura que representa a la comtessa de Dia

Miniatura medieval que representa a Beatriz de Dia

Obra de la comtessa de Dia

La Comtessa fue autora de la única partitura de una canción escrita por una mujer de su tiempo que ha llegado hasta nuestros días: A chantar m’er de so qu’eu no voldria. La música de A chantar solo se encuentra en Le manuscript di roi, una colección de canciones copiadas en torno a 1270 para Carlos de Anjou, el hermano de Luis IX.

Los poemas de Beatriz solían estar acompañados por música de flauta. Sus manuscritos, poemas y canciones circularon por toda Francia y norte de Italia, por lo que se presupone que adquirió gran fama.

Gracias a los cancioneros, sabemos que existen cuatro cansós cuya autoría se atribuye a Beatriz. Estos fueron recopilados en el segundo tomo de los trovadores de Martín de Riquer, además en otras monografías.

Composiciones de la comtessa de Dia

Ab joi et ab joven m’apais:

Esta cansó se compone de cuatro estrofas. Está caracterizada por el tono de optimismo y alegría. En ella se ensalzan los elementos del gozo y la juventud, y se alude a una relación extramatrimonial; un amor leal entre amantes en su unión sexual y física. Habla también de los envidiosos que intentan enturbiar dicha relación, siempre ocultando el nombre el enamorado. En la tornada, ella le ruega que la proteja.

Fin ioi me don’alegranssa:

Se estructura en tres coblas en las que ella expresa su indiferencia ante los murmuradores que hablan mal de la relación y los maldice. Intenta ser feliz y no preocuparse por las habladurías.

Estât ai en greu cossirier:

Esta composición cuenta con tres sencillas estrofas, muy directas en su tono. La primera hace referencia a la sintomatología amorosa; habla del amor como enfermedad, y menciona que ella ha sido “traicionada” por el amado y ha quedado frustrada por su abandono. En la estrofa segunda declara sin tapujos que desea tenerlo desnudo en sus brazos y cita aquello que estaría dispuesta a dar a su querido. También compara el desmesurado amor que siente por él con la leyenda medieval de Floris y Blancaflor. Se pregunta de manera retórica cuando lo tendrá en su poder. La composición, en general, reitera una idea de superioridad femenina ya que muestra que ella es la que tiene poder.

A chantar m’er de so qu’ieu non volria:

Es la más extensa de todas. Consta de seis estrofas en las que muestra una actitud pesimista en las que refleja el dolor que le provoca que el amado sea inalcanzable. Ella ha sufrido una traición; su amor deja de ser correspondido pero aún así dice que no se arrepiente de lo que siente por él aunque esté dolida, y asegura que no le extraña que otras mujeres queden prendadas de sus virtudes. Finalmente le advierte que su altivez puede provocarle problemas.

Todas las composiciones de la Comtessa de Dia, como las del resto de trobairitz, reflejan el carácter de sus autoras; el de unas mujeres audaces, cultas, fuertes y valientes que no tuvieron miedo de expresar sus sentimientos en una época convulsa y cantaron al amor, a un amor “prohibido” fuera del matrimonio, mostrando la pasión desmedida que sentían por sus amados. Todas ellas expresaron sus deseos en primera persona, utilizando siempre un estilo íntimo, directo y sincero, que pervive en sus obras; composiciones que no deberían volver a caer jamás en el olvido.

Bibliografía sobre la comtessa de Dia

BOGIN, Magda (2006). Les Trobairitz. Poetes occitanes del segle XII. Barcelona. Horsori Editorial, S.L.

MARTINENDO, Marirì (1997). Las Trovadoras, poetisas del amor cortés. Madrid. J.C. Producción.

SEGURA DEL VAL, Susana (2019). Fin’amors i les trobairitz com a precursores de l’erotisme. Anàlisi del procés d’empoderament femení a través de la figura de les trobairitz i la seva herencia literaria. (Treball Fi de Grau).

 

Enlaces sobre la comtessa de Dia y las trobairitz

ARASA, C. (2015). Trobairitz, les dones que van escriure poemes d’amor sense esperar-ne resposta

CAUQUI QUIRÓS, B. La Comtessa de Dia en el contexto trovadoresco. Trabajo de fin de grado 2018-2019. Universidad de Cádiz

DELGADO SUÁREZ, R. (2006). Breve estudio en torno a la Condesa de Dia

DE RIQUER, I. (1997). Las trobairitz provenzales en el fin de siglo.

FERRER VALERO, S. (2013). La trovadora. Beatriz de Dia (1140-1175)

MEDINA GRANDA, R.M. (2018). Los cansos de las trobairitz o cuando el canon se mueve: entre realidad y ficción. En “Voces de Mujeres en la Edad Media”.

RIEGER, A. (2003). Trobairitz, domma, mecenas: la mujer en el centro del mundo trovadoresco

VIÑEZ SANCHEZ, A. (2012). La sinceridad poética de la Comtessa de Dia. En “I Congreso Internacional de Comunicación y Género”. Facultad de Comunicación. Universidad de Sevilla.

VIÑEZ SANCHEZ, A.; SÁEZ DURÁN, A. (2017). La música y las trobairitz. El testimonio de la Comtessa de Dia. En “Revista Internacional de Culturas en Literatura”.

A chantar m’er de so qu’eu no volria

Ab joi et ab joven m’ apais

Estat ai greu cossirier

Fin ioi me don’ alegranssa

 

*NOTA: Quiero agradecer a Susana Segura del Val y a Michel Neumuller su generosidad y ayuda en lo referente a documentación sobre la Comtessa de Dia y las trobairitz.

RSS
Instagram