La historia de Híspalis: la antigua Sevilla de Hispania

por | Nov 30, 2021 | Notas autobiográficas, Novela histórica

La península ibérica que pertenecía al Imperio Romano se conocía como Hispania. Allí, los romanos crearon tres provincias y funcionaban como colonia del imperio. El nombre de la que nos interesa en este artículo, Hispalis, data desde el año 206 a.C., y se convirtió en una de las principales colonias de la península. Hoy en día, estos territorios conforman la actual ciudad de Sevilla. Las tropas romanas entraron a esta región bajo las órdenes del emperador Escipión, el Africano. Él conquistó esta área, donde habitaban los cartagineses.

En mi novela “Muerte y cenizas“, la historia comienza justamente en la ciudad de Híspalis, en la Hispania del Imperio Romano. A los ciudadanos los acechan grandes y misteriosos incendios, ya que nadie sabe quién o quiénes los han provocado. Hay un clima de caos y violencia, y, en el medio de este, unos aldeanos descubren el cadáver de Fabio Justo, el hijo de uno de los patricios más importantes. El joven es hallado entre los escombros de los bloques de viviendas. La nobleza buscará alumbrar los hechos y pedir justicia ante el asesinato de Fabio. Para ello, contarán con la participación del abogado Gayo Longo, quien no podrá decir que no ante la fuerte presión ejercida por los nobles. 

Todo en el fantástico entorno de la antigua Hispania.

El Legado Romano con Híspalis

Roma ha dejado, como herencia cultural, una serie de prácticas y costumbres que se conservan hasta el día de hoy, como la similitud lingüística. Esta se posicionó como la potencia hegemónica en Hispania y en toda la península del Mediterráneo. Este dominio se prolongó hasta el año 409 d.C., aproximadamente. 

Esta región incluía varios países de la actualidad, además de España y Portugal, entre ellos, Andorra y la colonia de Gibraltar, Marruecos, una porción del Sahara Occidental y Mauritania. 

La razón por la cual los romanos decidieron invadir este territorio fue por la ambición de expandir su Imperio y la búsqueda de hombres y mano de obra que pudieran explotar. Sobre todo, a Roma le interesaban los minerales y metales preciosos que pudieran hallar en Hispania, para hacerse con sus riquezas. 

Había alrededor de cuarenta mil minas de plata, donde trabajaban, en cada una de estas, decenas de obreros, y se convirtió en uno de los negocios más fructíferos de Hispania. La población también era un factor crucial, ya que contaba con una acaudalada suma de hombres y mujeres, que prestarían su fuerza de trabajo. 

En cuanto los romanos se instalaron en la península, se llevó a cabo el proceso conocido como “romanización”. El mismo consistió en la asimilación de prácticas, costumbres, religión, sumado a las instituciones sociales y políticas romanas, por la población hispana. El idioma latín fue crucial para esta época, ya que, por más que no era impuesto, si uno tenía conocimientos en esta lengua podría beneficiarse de ello y utilizarlo como herramienta de ascenso social y de prestigio. 

Frente al dominio efectivo de los romanos en territorio ibérico, era de esperarse que se produjeran protestas y revueltas en torno a su tiranía. Hubo diversos levantamientos y sublevaciones de poblaciones indígenas, los cuales buscaban liberarse del sometimiento de Roma. 

Organización de Hispania

Otra actividad, a la cual se dedicaban en Hispania, era al trabajo de la tierra. La agricultura era una parte fundamental de la economía de la península ibérica. El cultivo más destacado era el de la aceituna y la uva. Con ellas se producían aceite de oliva y vino, respectivamente. Estas actividades productivas generaron una gran expansión económica y un desarrollo de las ciudades y el urbanismo. 

Se crearon distintas instituciones y municipios para organizar la vida política, social y económica de Hispania. Los mismos estaban integrados por Consejos, con magistrados aclamados trabajando en ellos. Para poder mantener el orden y la estabilidad, se impuso el Derecho Romano como sistema jurídico y normativo. Este sigue vigente, hasta hoy día, en el territorio de España.

Se construyeron carreteras que comunicaban a Hispania con Roma. Estas tuvieron un papel muy importante en el Imperio, ya que conectaban varias ciudades y facilitaban la explotación de recursos agrícolas y minerales. Incluso hay obras arquitectónicas y de ingeniería que persisten hasta el día de hoy, como el acueducto de Segovia, el puente sobre el río Tormes, en Salamanca, los anfiteatros, en Mérida y Tarragona, y las extensiones visibles de la Vía Augusta, en Cataluña. 

La presencia de Roma fue fundamental para el desarrollo urbanístico y arquitectónico de Hispania. La romanización generó que muchas ciudades antiguas transformaran su paisaje urbano para imitar y adaptarse a las estructuras romanas que promovieron municipios y colonias. Se destacan los emperadores César y Augusto, ya que, durante sus gobiernos, el número de ciudades organizadas en torno a instituciones propiamente romanas creció de forma exponencial. 

Riqueza en Híspalis

La explotación económica de Híspalis no solo enriqueció al Imperio, sino que, con el transcurso del tiempo, muchas de las actividades fueron creando un sector privatizado. Por lo tanto, varias familias se enriquecieron también. Estas eran las de los conquistadores que aprovecharon la riqueza de los territorios. Se creó, de esta manera, una élite romana que primero veló por el interés económico personal; luego, ocupó cargos públicos en las magistraturas locales de las distintas ciudades, para, finalmente, llegar a ser parte de la administración romana. La importancia de trabajar aquí reside en la enorme responsabilidad de administrar el Estado o el ejército, que, además, llevaba consigo la posesión de un gran poder.

La prosperidad de Hispania provocó el advenimiento de inmigrantes de ciudades aledañas, que buscaban establecerse y aprovechar su afluencia y riquezas. Todos querían su “porción de la tarta”. Gran parte de las familias que se asentaron fueron testigos de una rápida ascensión en la escala social y política. Fue tan así que importantes emperadores, como Adriano y Trajano, nacieron en estos territorios, con lo cual, su ascendencia era hispana. 

Años más tarde, en el siglo III d.C, se produjeron una serie de reformas en todo el Imperio, y también en esta región. El territorio sufrió una nueva reorganización, que dio lugar al surgimiento de nuevas provincias y, eventualmente, a la modificación de sus respectivos sistemas de gobierno. 

Romanización en el imaginario

El enorme proceso de romanización ha sido el legado que Roma dejó en la actual España, entonces Híspalis. Su impresionante arquitectura e ingeniería dieron una nueva cara e identidad a los territorios contemporáneos. Creo que la importancia de conocer el pasado genera que se aprecie el presente. Resulta fascinante saber que muchas obras edilicias surgieron en estos contextos y que aún siguen en pie.

Todo tiene su final, y Roma también cayó. Sin embargo, es admirable lo que han logrado y cómo centenares de profesionales, de distintas disciplinas, continúan estudiando y buscando registros de esa época. Aunque son escasos, son suficientes como para poder reconstruir la manera en la que vivían en esa época y cómo se organizaban en las distintas áreas. Son suficientes para poder recrear ese Imperio, tanto en el mundo del entretenimiento y la ficción, como para poder imaginárnos Híspalis en nuestra mente. 

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

El final del Imperio español

El final del Imperio español

Hemos hablado muchas veces del esplendor del Siglo de Oro y del poderío que ostentó el Imperio español durante los años que siguieron al Descubrimiento de América y su colonización. Al fin y al cabo, además de ser una de las épocas más apasionantes de la Historia...

La coma criminal

La coma criminal

Como bien sabéis, además de escritor también soy profesor de escritura creativa gracias al método PEN, con el que muchos de mis alumnos han logrado alcanzar un nivel como escritores que les ha llevado a publicar de manera profesional. Pero todos ellos, al igual que...

Híspalis, los orígenes de Sevilla

Híspalis, los orígenes de Sevilla

Que Sevilla es importante para mí no debería sorprender a nadie a estas alturas. No sólo es mi tierra de nacimiento, si no que además forma parte de mi obra como escritor. Es el escenario central de mi novela Muerte y cenizas, y ya os hablé un poco de su pasado como...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

3 Comentarios

  1. Auria Plaza

    Me gusta como escribes y tus novelas son muy entretenidas y a la vez ilustran. En cuanto a lo que sucedió en Hispania con los romanos fue exactamente los que hicieron los españoles en América, tuvieron unos buenos maestros. Vinieron a buscar oro y plata, es decir riqueza para la corona, deturparon el mundo indígena y ahora tenemos poco de su cultura porque con la llegada de los españoles hablamos el mismo idioma, tenemos la misma religión y hasta diría que en muchas cosas somos muy parecidos. Por ejemplo el derecho romano. Recién hoy se habla de la chia y la quinoa cereales que desaparecieron porque se impuso el trigo.

    Responder
  2. Euclides Fernando Angulo Palacio

    Este marco historico que resumes magistralmente, respecto a la influencia Romana en lo que fue la España antigua, explica tambien, implicitamente, el comportamiento y los acontecimientos que se darian muchisimos años despues, de lo que historicamente fue la influencia de la madre patria ( España), con respecto a todos los pueblos iberoamericanos del nuevo continente.
    Todos los momentos historicos determinados, tienen esa fascinacion que deslumbra. Me considero un fervoroso admirador de tus letras, porque tu narrativa es muy agradable, al tiempo que detallista y recrea la historia con un toque sutil que embelesa. En mi pais, Colombia, le llamamos culebrero al que con el juego de palabras logra cautivar al oyente; lo mismo que el escritor al lector. Gracias por compartirnos tus pensamientos en obras bien escritas. Un fraternal abrazo!

    Responder
    • TeoPalacios

      Un millón de gracias por tus palabras, Euclides. Es un honor, un privilegio y toda una responsabilidad encontrar a personas como tú que pasan con mis obras sus momentos de ocio. Bienvenido.

      Responder
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *