La Historia y la literatura son grandes amigas desde que la Revolución Francesa convirtió la Historia en una experiencia de masas y el Romanticismo dio a luz el género de la novela histórica. Hoy es uno de los tipos de novela más interesantes, por eso os di 7 consejos para escribir una novela histórica con éxito y ahora hablaremos de los 3 géneros que mejor se fusionan con la novela histórica.

Y es que son prácticamente tres siglos de novelas que desempolvan el pasado pero que no se parecen entre sí. Más bien, por su naturaleza híbrida, logran fusionar ficción e historia con tramas de distinta índole. No se trata de una relación monógama, sino de una amistad en la cual están invitados otros tipos de novela. Recordad que la libertad es una de las seis tendencias de las novelas en el mundo.

Descarga eBook

Algunos piensan que la novela histórica es aburrida, pero es uno de los géneros que nos ofrece más posibilidades de fusión. Esto nos permite ampliar nuestro radar y descubrir géneros de una manera más amable. Hay lectores de todo tipo, por suerte. Yo mismo he procurado experimentar y explorar otras opciones y me lo he pasado teta fusionando la novela histórica con la intriga, el amor e incluso el terror.

Los 3 géneros que mejor se fusionan con la novela histórica

Novela histórica

1.- Novela histórica y novela de aventuras 

El propósito principal de la novela histórica es reflejar uno o varios eventos históricos determinados a través de una ficción igualmente interesante, con un conflicto y personajes llamativos. En cambio, la novela de aventuras se centra en una búsqueda o persecución ficticia donde abundan las peripecias y se asocia con la novela western, la novela bizantina, la novela caballeresca y de caballerías.

La novela de aventuras se superpone a menudo con otros géneros, y no podemos olvidar que la historia de la Humanidad es a fin de cuentas una gran aventura llena de sorpresas, misterios, riesgos, héroes y villanos, por lo que es una fusión más que productiva. La novela histórica de aventuras agrupa el interés por una situación histórica real con una trama llena de acción, viajes y luchas entre personajes pintorescos que nos emocionan e inspiran.

5 novelas históricas de aventuras 

Ivanhoe de Walter Scott.

El Príncipe Y El Mendigo de Mark Twain

La flecha negra de Robert Louis Stevenson

El último mohicano de James Fenimore Cooper

Juego de reinas de Pablo Núñez

¿Conoces mi novela La predicción del Astrólogo? Tiene características propias de la novela de aventuras y de la novela romántica.

Novela histórica y novela romántica

2.- Novela histórica y novela romántica 

La novela romántica se popularizó a fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX y dio paso también a otros subgéneros, como la novela sentimental, la novela pastoril, la novela cortesana, la novela rosa, la novela erótica y la novela histórico romántica o el romance histórico. La dualidad entre la novela histórica y la novela romántica ha sido también una de las más populares en la literatura universal.

Aunque la novela histórica nace precisamente del espíritu romántico y melancólico del siglo XIX, buena parte de los autores del género ha intentado separarse de las narrativas románticas para llegar al público masculino con más aventura, misterio o realismo social. Aún así, grandes títulos se han escrito con esta maravillosa fusión para que hombres y mujeres viajemos al pasado y vivamos un amor atemporal.

5 novelas histórico románticas

Hija de la Fortuna de Isabel Allende

Forastera de Diana Gabaldon

El pájaro espino de Colleen McCullough

El tiempo entre costuras de María Dueñas

Palmeras en la nieve de Luz Gabás

Novela histórica y novela policíaca

3.- Novela histórica y novela policÍaca

La novela policiaca tiene sus antecedentes en la época clásica, pero surge realmente con Edgard Allan Poe y con Arhur Conan Doyle a raíz de la evolución del aparto judicial y de la desconfianza que generaba la policía y la administración de la justicia. La mayoría de los autores solían situar sus historias en su propia época, pero las investigaciones detectivescas en el pasado no tardaron en hipnotizar al público.

Ambos pesos pesados de la novela surgieron en el siglo XIX y terminaron hibridándose en lo que conocemos como novela histórica policíaca o novela policíaca histórica. Ganó gran popularidad gracias al éxito de autores como Louis Noir, Robert van Gulik, Melville Davisson Post, Wallace Irwin, Ellis Peters, Marguerite Yourcenar, Agatha Christie y Umberto Eco.

5 novelas históricas policíacas

El nombre de la rosa de Eco Umberto 

La venganza de Nofret de Agatha Christie 

La tabla de Flandes de Arturo Pérez-Reverte.

Un dulce sabor a muerte de Ellis Peter.

Perfidia de James Ellroy.

Sobre Muerte y Cenizas

¿Conoces mi novela Muerte y Cenizas? Es una historia policiaca de suspense en la Hispalis de los tiempos del emperador Nerón.

Aunque a simple vista parezcan dos géneros poco compatibles porque uno necesita tiempo para recrear el momento histórico y el otro necesita rapidez para generar tensión e intriga, un thriller histórico logra reunir lo mejor de ambos haciendo la recreación fiel de una época como telón de fondo de una acción imparable.

En mi novela La Boca del Diablo también fusiono la novela histórica con el thriller y con otros elementos que no son muy habituales en el género. Soy un apasionado de las historias de terror con elementos paranormales y escribí una novela histórica y policiaca y al mismo tiempo una novela de fantasmas y demonios.

Claro, hay fusiones menos arriesgadas, como la novela histórica con la novela dramática, o la novela histórica con la novela realista, que comprende también una rica tradición de novelas costumbristas, biográficas, sociales, jurídicas, filosóficas e incluso de realismo mágico. Al final, sin matices y mestizaje no hay paraíso.

Ahora, espero que os animéis a opinar sobre otros géneros o subgéneros que también se fusionan de maravilla con la novela histórica.

Y si queréis seguir aprendiendo sobre este género, os dejo un post de mi Instagram con los siete rasgos que caracterizan la novela histórica.