Los personajes de Drácula. Un estudio imprescindible

por | Feb 16, 2021 | Cine & literatura

Bienvenido a la segunda parte sobre la comparativa del vampiro más famoso de la historia de la literatura. En esta ocasión nos centraremos en los personajes que podemos encontrar en Drácula. Además, mencionaremos algunas escenas o tramas que tienen relación, o distan de serlo, entre novela y película.

Recuerda que puedes echar un vistazo para refrescar qué sucedía en la primera parte del artículo en este enlace, donde hablamos del autor del libro, el director de la película y asuntos relacionados con los efectos, la inspiración o el propio Vlad Tepes.

Cuadro Vlad Tepes y los emisarios turcos (Theodor Aman)
Fuente: Wikimedia Commons

CONOCIENDO A LOS PERSONAJES DE DRÁCULA

JONATHAN HARKER, LA PRIMERA VÍCTIMA

Las primeras líneas nos muestran el diario de Jonathan Harker, el primero de los personajes de Drácula. Este debe realizar un viaje hasta Transilvania, con el objeto de efectuar la transacción de una propiedad adquirida en Londres. Es un muchacho educado, arreglado y gran conocedor de la empresa que debe llevar a cabo.

En la película atisbamos los ojos del conde asomando más allá de la ventana del vagón donde se encuentra Harker. De esta forma comenzamos a intuir a su anfitrión como una gran amenaza. Sin embargo, la descripción del viaje en el libro, tanto por vía férrea como en carro, resulta más extenso e infinitamente más desasosegante y peligroso. Un primer contacto con la novela que atrapa desde el primer instante.

Si bien es cierto que hay momentos muy bien adaptados, como el instante en el que un extraño cochero le “ayuda” a ascender al carro para llevarle. O los círculos de llamas azuladas, que tienen lugar cerca del final del recorrido, y que en el metraje suceden en la misma puerta del castillo.

Los personajes de Drácula: Jonathan Harcker

Fotograma de la película.

Drácula le hace la vida imposible, algo que en el libro procura sobrellevar entre lo sobrenatural y sus creencias. La oportunidad de lo visual permite que, desde el minuto uno, note cosas de lo más inverosímiles, aunque su mente intente negarlas. Sobre este aspecto, la sensación que tuve en ambas obras es que el punto de inflexión definitivo coincidía en el mismo momento. Un instante en el que descubre al conde desplazándose por el exterior de la fachada del edificio.

Tras su secuestro en el castillo, el cambio de color de su cabello en el metraje denota que ha habido una evolución en él. Ya nunca más será el mismo que partió de Londres a efectuar la sencilla transacción de una propiedad.

MINA MURRAY, UNO DE LOS PERSONAJES DE DRÁCULA MEJOR TRABAJADOS

Las vivencias de Mina es el siguiente entre los personajes de Drácula, inmediatamente después de que dejemos de saber de su amado Jonathan. Suele escribir un diario, cartearse con su querida amiga Lucy, e incluso, aprende a mecanografiar sus escritos. He de confesar que es mi personaje favorito de lejos; radicalmente opuesta a la forma de ser de su preciada Lucy. En cuanto a su espacio en el grupo para combatir al vampiro, podría decirse que es la pieza de la inteligencia.

Hay algo muy notable a destacar sobre el personaje de Mina. Y es que en la película encontramos que la trama principal la relaciona como el antiguo amor reencarnado del conde Drácula: Elisabeta. Sin embargo, en la novela jamás se da tal historia. Supongo que tuvo que ver con la idea de Coppola de buscar su propia idea del clásico, aunque implicara que no sucediera en el libro.

Los personajes de Drácula: Mina Murray

Fotograma de la película

Durante la novela es mordida en varias ocasiones, llegando al punto de establecer contacto con aquello que lleva a cabo el propio conde. Pero eso conlleva también que Drácula pueda observar todo lo que hace ella, y como consecuencia, todo el grupo. Es cerca del final, durante la persecución hacia el castillo, cuando aprovecha de verdad el poder que nunca pidió, pero que le fue brindado.

Después de saber qué le sucede a Lucy, además de su calvario tras ser mordida, tememos por Mina. Durante la novela le tomamos un gran cariño, y observamos expectantes su debate constante entre este mundo y el que aguarda entre tinieblas. Es así como se nos queda el corazón en un puño al ver que cada día se aleja más de su humanidad.

EL CONDE DRÁCULA (I)

No podríamos tratar los personajes de Drácula sin hablar de aquel que da título a la obra. La película, al contrario que el libro, comienza hablándonos del pasado del conde. Lo encontramos preparándose para la lucha contra los otomanos, acompañado de su amor, Elisabeta, que poseerá el mismo rostro que Mina siglos después. Tras vencer, los otomanos lanzan una flecha al castillo con noticias nada alentadoras del conde, provocando así que su amada acabe quitándose la vida.

Permíteme destacar la soberbia banda sonora del compositor Wojciech Kilar. En este arranque podemos escuchar dos de los temas principales, en el momento de la batalla y, posteriormente, en el fallecimiento de Elisabeta. El primero, estridente, de menos a más. El segundo, tímido, liviano, pero con una carga sentimental sobrecogedora, además de una preciosa voz femenina marcando el ritmo de la melodía.

Un aspecto a tener en cuenta, y que no se nos escapa al sentir ambas obras, es la diferencia del aspecto físico. Coppola quiso llevar un Drácula de tez muy pálida, de pelo recogido a ambos lados y vestimenta roja con detalles dorados. En cambio, en la novela se le describe con cejas muy pobladas, un bigote y rostro marcadamente aguileño. Y eso sin mencionar que Harker destaca sus afilados dientes blancos sobresaliendo de los labios, sin más contemplaciones.

La mera presencia del conde impone muchísimo. Sus trucos alrededor de Harker, a cada paso que da, recuerdan al niño que manipula una lupa al sol sobre una hormiga. Y los bruscos cambios de humor frente a la tranquilidad, aunque también inquietud de Harker. Sabe que allí hay cosas que no cuadran, pero Drácula hace todo lo posible por tirar de la cuerda y, a su vez, aflojarla, mostrando que no ocurre nada.

Fotograma de la película

EL CONDE DRÁCULA (Y II)

Los momentos del conde en el castillo, tanto en el libro como en la película, son magistrales. Hay una buena parte de ellos que son puras adaptaciones desde las páginas. El mencionado paseo del conde por los muros exteriores del castillo, el afeitado de Jonathan Harker. O las numerosas advertencias que le propugna sin descanso, tanto de sus intentos de escape como para recordarle que aquello no es Inglaterra.

Hay una escena muy curiosa en la novela. Es un día en el que Harker duda de si el conde posee criados para adecentar el castillo. Entonces, descubre a su anfitrión haciéndole la cama. Admito que hubiera dado cualquier cosa por ver a Gary Oldman en esta tesitura.

Si hay un pasaje del libro que hecho de menos que se produzca tal y como tiene lugar en el libro es, sin duda, la llegada del Démeter a puerto. Es cierto que sí aparece el barco, además de un instante en el que se da a entender que ha acabado con los marineros. Y también vemos saltando a un animal desde el navío. Aun así, se me queda algo escaso. No digo que haya que incluir todo, pero una parte del viaje más extensa no me habría importado.

La presencia de Drácula en la ciudad nos enseña el encuentro a distancia entre Jonathan y el conde. Este cree que es imposible, y desaparece delante de él. Finalmente, las escaramuzas a sus cajas de tierra llevan al vampiro a huir hacia su castillo. Gracias a
las visiones de Mina, siguen su pista a través del río y, posteriormente, por tierra. Quizá el final no sea tan grandilocuente en la novela, y puede pecar de veloz, pero creo que aquí podría tomarse aquello de “no es el destino, sino el viaje”.

LUCY WESTENRA, EL DULCE SABOR DE LA SANGRE

Otro de los personajes principales de Drácula es el de Lucy, confesora y mejor amiga de Mina. Su comportamiento es de plena libertad, pura fantasía con los ojos despiertos, buscando el amor y anhelando el futuro. Es el personaje que peor lo pasa, sobre todo en la novela. El conde sabe de su fragilidad, y se aprovecha para acabar con los que la rodean.

Se alimenta de su sangre, haciendo que su pérdida sea abrumadora, lo que provoca que varios integrantes del grupo, tengan que brindarle transfusiones casi constantemente. Por no hablar del fallecimiento repentino de su madre, muy preocupada por ella, e ignorando los tratamientos con ajo que rodean a su hija en la cama.

Los personajes de Drácula; Lucy Westenra

Fotograma de la película

Hay escenas muy bien adaptadas, como es el caso en el que se notifican desapariciones de niños. Los momentos en los que parte del grupo se queda a vigilar el cementerio y la encuentran, con infantes en sus brazos, es aterradora. En cambio, en la novela, estos momentos de alta tensión suceden tanto fuera como dentro, siendo el interior del panteón algo muy similar, tanto en ambientación como en sus acciones.

O cuando es atacada en plena noche, en uno de sus paseos de sonambulismo, instante en el que acude Mina a socorrerla. Es ahí cuando recibe la primera mordedura en el cuello. En el metraje descubrimos un animal, con aspecto de hombre lobo, con el rostro velado del conde al saberse descubierto por Mina. A diferencia de las páginas, en las que únicamente se ven un rostro pálido y dos ojos rojos resplandecientes.

Sentí mucha lástima por Lucy. Sufre en demasía, conllevando que soporten una carga tremenda aquellos que la quieren. Aun con todo, es un personaje precioso en ambas obras, que se convierte en pieza central durante gran parte de la historia.

ABRAHAM VAN HELSING, CREENCIA DE LO INCREÍBLE

Quizá sea uno de los personajes más curiosos y bien construidos de Drácula. No habrá tenido tantas apariciones en el cine, como la figura del vampiro, pero su nombre también ha dispuesto de películas propias.

Cada diálogo suyo me hacía verle como si agitara todo el tiempo las manos, gesticulando en cada sílaba. Su manera de hablar, de llevar con tensión, y a la vez cierta tranquilidad, el asunto de Drácula. El cariño hacia Mina, procurando su protección constante, o para con Lucy, que le hace tomar algunas de las decisiones más difíciles de la novela.

Los personajes de Drácula: Van Helsing

Fotograma de la película

Es un hombre extremadamente inteligente, con unos conocimientos profundos, sobre todo lo que rodea al conde. Sin ir más lejos, es el que propone recurrir al ajo para rodear a Lucy y tratar su enfermedad. Frases como “¿no cree que hay cosas que usted no puede comprender, pero que sin embargo existen?”, dejan muy claro qué ronda por su cabeza. Es valiente, aunque cauto. Lanzado, pero precavido.

Ni recuerdo la cantidad de viajes que realiza, o la de telegramas que envía a Londres para saber cómo va todo, sobre todo con Lucy. Es un gran planificador, procurando sacar ventaja de todas y cada una de las cualidades del grupo. Aunque también hace lo posible por reducir sus debilidades, sobre todo frente a las ansias de cada uno de querer acabar con el conde. Sin duda, un personaje necesario para combatir al vampiro, y posiblemente, eje central del grupo.

LOS PERSONAJES DE DRÁCULA: SECUNDARIOS

El grupo para acabar con la vida del conde Drácula lo completan el honorable Arthur Holmwood. Es el prometido de Lucy, y otro de los que más sufren durante la novela. Además de dar parte de su sangre, para procurar curación a su amada, es el encargado final de clavarle una estaca a su corazón. Terrible.

Quincey Morris fue otro de los pretendientes de Lucy, y podríamos decir que es el procurador de armas a lo largo de la aventura. Sin ir más lejos, siempre lleva consigo un cuchillo. Durante la batalla final es uno de encargados de provocar la muerte a Drácula. Por desgracia, resulta gravemente herido, algo por lo que tiene un trágico final. En su honor, Mina y Jonathan decidieron ponerle a su hijo el nombre de su amigo desaparecido.

Si bien es cierto que Renfield no pertenece al grupo, es alguien importante y también muy curioso. Está encerrado en el psiquiátrico de Carfax, donde mantiene estrecha relación con moscas y arañas. Dice ser súbdito del conde, aunque a última hora cambia su parecer para ayudar a Mina y al resto del grupo. Debido a esto, pierde la vida a manos de Drácula en su propia celda.

Seward es el doctor que le atiende, y también uno de los pretendientes de Lucy. Tiene a bien recordar sus pesquisas en un fonógrafo en su oficina. Su intriga hacia Renfield es constante, haciéndole preguntarse todo tipo de disyuntivas. Su relación con él es de tira y afloja constante, de cambios de humor, de fondo y forma en el trato.

El abanico de personajes para combatir a Drácula es muy concreto, dando a cada uno facultades para derrotarlo. Los poderes del conde son tan elevados y peligrosos, que únicamente uniendo sus fuerzas pueden albergar alguna posibilidad.

Figura 08. Fotograma de la película

Fuente: Propia

VAMPIRO CLÁSICO, VAMPIRO MODERNO

Si normalmente es muy difícil adaptar cada línea de una novela al cine, con Drácula es todo un reto que muy pocos han logrado. Hay pocos casos que se hayan acercado tanto a la obra original como la visión de Francis Ford Coppola. Aquí quisiera traer dos ejemplos de épocas muy bien distanciadas y diferenciadas.

Una versión clásica del conde, y que personalmente me gustó mucho, fue el Nosferatu de Murnau. De 1922, encontramos al conde Orlok como el arquetipo absoluto del vampiro: largos dedos puntiagudos, colmillos afilados, vestido de negro. Sin embargo, al no disponer de los derechos de la obra, no pudieron usar el nombre de Drácula para su personaje principal. Si no la conoces y te animas, hay una versión en blanco y negro, pero se agradece también mucho esta coloreada y subtitulada que hay en Youtube. Cuando la veas, dime si no te da congoja ese carro guiado por el conde a gran velocidad mientras todo parece estar detenido.

Otra versión más reciente es la que nos ofreció Netflix en enero de 2020, en una revisión de la mano del actor Claes Bang. Esta serie, que consta de cuatro episodios, nos cuenta diferentes pasajes adaptados de la novela, incluido un viaje completo en el Démeter. Personalmente, el personaje del conde me recuerda muchísimo al encarnado por los míticos Béla Lugosi y Christopher Lee, algo que agradecí. Mismo aspecto físico, pero siempre con matices diferenciadores.

En ella encontramos a prácticamente todos los personajes clásicos de Drácula, salvo alguna excepción que se puede intuir fácilmente. Además, incluye un cuarto episodio muy pero que muy sorprendente. No revelaré nada, pero recuerdo que los disfruté enormemente. Siempre es refrescante encontrarse con diferentes formas de contemplar al vampiro más famoso de la historia.

Fotograma de la película Nosferatu, de Murnau

LA HISTORIA DEL CONDE DRÁCULA

Antes de finalizar, permíteme contarte algo que me ha sucedido desde que la novela entró en casa. El día que recogí el libro del estante para empezar a leerlo, asomó de su interior una araña pequeña, del tamaño de una uña. El susto fue morrocotudo. Pero no se detuvo ahí. Cuando comencé a escribir estos artículos, y necesitaba del libro a mi lado, en la ventana apareció otra araña exactamente igual. Ahí estaba, como si me observara, vigilante. No es nada sobrenatural, ni mucho menos, pero me dejó un “no sé qué” en el cuerpo.

Como hemos comentado, la gran diferencia entre ambas obras es la trama central, que incluye un amor atemporal entre Elisabeta y el conde. Pero también disfrutamos de instantes tan exactos como el momento en que el extraño cochero “ayuda” a Jonathan a subir al carro, perturbador durante el metraje.

La figura del vampiro ha trascendido durante varias generaciones, transformándose en aquello que sus creadores querían para él, pero procurando no perder la esencia misma del personaje. Un símbolo casi inabarcable, tanto por sus orígenes, como por su evolución sin fin.

Drácula no es una novela más. En mi caso, apenas había comenzado a leerla cuando me dic cuenta de que se había convertido, para siempre, en una de mis novelas favoritas. El mundo de los vampiros, ya sea como mitología o con su base de realidad, siempre me ha llamado poderosamente la atención.

Esas maravillosas historias que han brotado durante generaciones en tierras rumanas, o entre las grietas de sus silencios, como algo que nunca debería ser contado, ya fuese susurrando o de viva voz. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos, todas ellas han logrado llegar hasta nuestros días, de una forma u otra, habiendo aguardado y sobrevivido a innumerables océanos de tiempo.

Notas personales de Bram Stoker sobre Drácula

 

BIBLIOGRAFÍA

Stoker, B. (1847). Bram Stoker. Drácula. (J. A. Molina Foix, Trad.) Barcelona: Colección Austral. Editorial Planeta (2017).

MÁS INFORMACIÓN

SOBRE EL LIBRO

  • Título: Bram Stoker. Drácula
  • Autor: Bram Stoker / Traducción: Juan Antonio Molina Foix / Prólogo: Pere Gimferrer.
  • Año 2017
  • Editorial: Planeta (Colección Austral)
  • Idioma: Español
  • Precio: 11,95 € PVP

SOBRE LA PELÍCULA

  • Título: Drácula, de Bram Stoker
  • Dirección: Francis Ford Coppola
  • Elenco: Gary Oldman, Keanu Reeves, Winona Ryder, Sadie Frost, Anthony Hopkins
  • Año: 1992
  • Duración: 2h 35min
  • País: Estados Unidos
  • Precio: Desde 10 €, dependiendo del formato, que puede aumentar el precio. Disponible también en algunas plataformas.

ENLACES DE INTERÉS

DEL LIBRO

DE LA PELÍCULA

DE LA MÚSICA

MÁS LECTURAS DE INTERÉS

 

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

Paz, guerra y literatura

Paz, guerra y literatura

Paz, guerra y literatura, tres elementos que muy a menudo van de la mano, especialmente en el género de la novela histórica. Lo cierto es que las letras han abordado estos dos asuntos contrapuestos de diferentes maneras, ganándose un rol importante en la...

Cómo diseñar el worldbuilding de tu novela. Introducción

Cómo diseñar el worldbuilding de tu novela. Introducción

Muchas veces habréis oído aquello de «ya está todo escrito» y, por supuesto, lo mismo ocurre con cualquier tema novelable… ¡o sobre el cual redactar un artículo! La cantidad de material publicado sobre worldbuilding es inmensa, y aún lo es más sobre teoría narrativa....

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.