Qué debo estudiar para ser escritor.

Esta pregunta es recurrente; la he escuchado infinidad de ocasiones a lo largo de muchos años dedicado a la escritura y la impartición de cursos de narrativa.

Es de esas cosas de las que uno se termina cansando. La he contestado en infinidad de ocasiones, en decenas de lugares distintos, en persona, online, en redes sociales, en entrevistas, en foros… Da igual, la gente sigue preguntando qué debe estudiar para ser escritor.

Antes de seguir, voy a dar por sentado que cuando uno dice que quiere ser escritor lo que está diciendo implícitamente es que quiere escribir novelas y tener una carrera como autor de novela, que es lo más habitual.

Aclarado esto, pero antes de contestar a la pregunta de qué debo estudiar para ser escritor, hay otra cuestión, más importante aún, que debe ser respondida: ¿un escritor debe estudiar su oficio?

Intuición y talento Vs disciplina y técnica

A esto podrían reducirse las dos posturas, completamente antagónicas, que se pueden dar para responder a esa pregunta.

No deja de sorprenderme que haya muchas personas, muchas de ellas autores noveles, que dicen que no es necesario estudiar nada para ser escritor. Suelen decir que Cervantes nunca estudió nada —y como él muchos otros— y, sin embargo, son los más grandes escritores de todos los tiempos. Por lo tanto, el que quiera escribir no tiene por qué estudiar nada; simplemente ha de hacer lo que ellos hicieron: escribir.

Desde mi punto de vista, los que defienden esta postura cometen un error imperdonable: comparar su talento con el de Cervantes.

Sobre tu propio talento

Es evidente que estos Grandes Maestros no “estudiaron” nada. Entre otras cosas porque no había nada que estudiar. La novela, tal como la conocemos hoy en día, dio comienzo precisamente en la época de Cervantes. No había técnicas narrativas para lo que él hacía. Fue su talento, el de todos ellos, el que moldeó, poco a poco y a lo largo de los siglos, las diferentes técnicas que a día de hoy se pueden usar en una novela. Por ejemplo: Cervantes ya usó un cliffhanger en el Quijote. ¡Quién lo iba a decir!

De modo que, si tú crees que tienes el mismo talento que Cervantes o cualquier otro de los grandes genios de las letras, pues muy bien; no estudies nada y que Dios te pille confesado. Puedes dejar de leer este artículo en este punto.

Sin embargo, si eres lo suficientemente humilde como para entender que no estás a la altura de estos grandes genios, tal vez te interese saber que sí puedes aprender de ellos. Y aquí es donde entroncamos con nuestra pregunta inicial: qué debo estudiar para ser escritor.

Es necesario entrenar al talento

El talento, por sí solo, no sirve de mucho. Las habilidades deben ser entrenadas

Qué debo estudiar para ser escritor: la carrera universitaria

Vivimos en una sociedad que, por sistema, cree que todo arte o disciplina artística, y de hecho todo tipo de conocimiento especializado, ha de tener su propia carrera universitaria. Así ocurre con Bellas Artes, ¿no? Uno puede ir a la Universidad a estudiar pintura, o escultura. O música. ¿Por qué iba a ser distinto con la escritura?

Pues lo es.

No hay una carrera universitaria en la que obtengas la licenciatura de “Escritor”. Puedes hacer Letras, Periodismo, Ciencias de la comunicación o Literatura. Pero ninguna de ellas está pensada para formar escritores.

“¡Para, para! ¿Cómo que Literatura no te forma para ser escritor?”, me vas a decir.

Pues no, no lo hace. La carrera de literatura orienta hacia un perfil laboral distinto. Te dejo aquí el enlace a una página de orientación sobre carreras universitarias en el que se especifica lo siguiente:

(Las personas que cursan la carrera de literatura) “están capacitados para desempeñarse en docencia e investigación, trabajan como docentes en instituciones de educación básica, media y superior, en entidades oficiales o privadas como investigadores en los campos de la lingüística y la literatura; como correctores de estilo, críticos literarios y editores y en la realización de proyectos literarios y culturales en medios de comunicación”.

Ni se menciona a los escritores…

No, la carrera de literatura no te sirve para ser escritor. Por lo que seguimos sin dar respuesta a la pregunta de qué debo estudiar para ser escritor.

¿Por qué no hay una carrera para ser escritor?

Aquí voy a dar una opinión directamente personal. Evidentemente, no tengo ni idea de por qué las universidades no incluyen una licenciatura en narrativa, pero tengo mi opinión al respecto:

No la incluyen porque ya nos enseñaron a escribir.

La M con la A, MA. La M con la E, ME. Y así… Así aprendimos a leer y a escribir. Y además, durante los años de colegio y de instituto, nos enseñaron a analizar las frases: aquello de núcleo del sujeto, núcleo del predicado, oraciones subjuntivas, adversativas… Nos enseñaron los diferentes tiempos verbales, a poner tildes, comas, puntos… ¡Si ya nos enseñaron a escribir como nos van a enseñar a escribir!

Diferente es con la pintura. Nos enseñaron a hacer cuatro trazos, pero joder, que si el volumen, la teoría del color, las diferentes tendencias artísticas, los trazos, los pinceles, las técnicas… Y ni hablemos de la escultura, que el que más y el que menos hacía una jarra con barro que apenas se tenía en pie. ¡A estas cosas hay que prestarles más atención!

Pero si quieres escribir una novela, no hace falta que estudies nada más: ya te enseñaron a escribir. Sobre esto volveremos dentro de un momento.

Pero ¿de verdad las universidades no tienen planes para formar escritores?

Sí, sí que tienen planes para formar escritores. Lo que no tienen son carreras universitarias.

Hay diferentes Masters en escritura creativa. La Universidad de Sevilla o la Complutense disponen de ellos.

Por supuesto, no son de acceso libre, sino que el alumnado ha de cumplir con determinados requisitos previos, además de pasar por caja y dejar una cantidad importante de euros si quiere cursarlos.

Además, normalmente este tipo de masters no están orientados únicamente a la formación del escritor. Suelen tener módulos dedicados a la edición de libros, por lo que una parte del temario no se centra en la formación del oficio de escritor. De modo que seguimos con el problema de qué debo estudiar para ser escritor.

Te enseñaron a escribir, pero no te enseñaron a narrar

Y aquí empieza a estar la clave para contestar a la pregunta de qué debo estudiar para ser escritor.

Pero antes de avanzar, vamos a hacer un inciso:

¿De verdad sabes escribir?

¿Conoces con claridad las reglas gramaticales del idioma? ¿Sabes, con ciencia cierta, cuándo has de poner una coma, un punto o punto y coma? ¿Seguro que no caes en errores como el laísmo, el leísmo y el loísmo? ¿Utilizas de forma correcta los tiempos verbales en tus narraciones? ¿Estás seguro de que no cometes errores de concordancia, que usas adecuadamente la ortotipografía con las comillas o las negritas, que tus mayúsculas están bien puestas en todas las ocasiones, que tus tildes son correctas? ¿Seguro que cuando usas el gerundio lo estás haciendo bien?

No hablo de cometer un error. Todos somos humanos y los errores están ahí. Una errata es una errata. Hablo de dominar el lenguaje. Porque no puedes levantar el muro de una casa si no sabes preparar la mezcla de arena, agua y cemento, usar una plomada, manejar el palaustre, etc.

qué debo estudiar para ser escritor. El lenguaje es crucial

¿Seguro que dominas el lenguaje escrito?

Esto es lo primero que debes estudiar para ser escritor: el lenguaje. De lo contrario, tu mensaje no llegará al lector.

Asimilaremos, pues, que tu lenguaje ya lo dominas. Pero seguimos en el mismo punto: sin dar respuesta a la pregunta de qué debo estudiar para ser escritor.

Qué debo estudiar para ser escritor. La narrativa, esa gran desconocida

Decía hace un momento que a todos nos han enseñado a escribir, pero a ninguno nos han enseñado a narrar. Y que esta era la clave para contestar qué debes estudiar para ser escritor.

¿Qué es, entonces, esto de la narrativa? Como puedes imaginar, narrativa proviene del término “narrar”, que a su vez proviene del latín “narrare”, que significa “contar”.

De nuevo: a todos nos enseñaron a escribir, pero a ninguno nos enseñaron cómo se “cuenta” una historia.

¿Sabes todo esto?

¿Qué hace que tu historia sea interesante? ¿Cómo ha de ser tu personaje? ¿Qué tipos de personajes necesitas? ¿Qué narrador (y hay al menos 9 diferentes) es el mejor para mi historia? ¿Qué es y para qué sirve un detonante? ¿Y cómo y cuándo lo uso? ¿Cuándo es el mejor momento para usar un giro narrativo, de los muchos que hay? ¿De qué modo puedo utilizar el tiempo narrativo para contar mis historias de forma que sean más interesantes? ¿Cuáles son, y en qué consisten, la veintena de tipos de argumentos que tengo a mi disposición para contar mis historias? ¿Cómo puedo hacer que mis diálogos sean significativos? ¿De qué modo caracterizo a mi personaje?

¿Qué son, cómo se usan y para qué sirven los incidentes, los arcos dramáticos, las evoluciones de los personajes, el efecto rashomon, la pistola de Chèjov, la ambientación, la descripción, el modo de crear argumentos interesantes, los conflictos narrativos (una decena de tipos diferentes), la caracterización, el hilo conductor, la linealidad, el tiempo del relato, el tiempo del discurso, el tiempo narrativo, el narratario, el címax, los diferentes tipos de finales (al menos 20 distintos), los distintos tipos de argumentos (como mínimo 22), el modo de escribir diálogos equilibrados, de construir espacios adecuados a la escena, el dominio de la descripción objetiva, subjetiva, expositiva y técnica…?

Y como esto, decenas de otras preguntas.

¿A ti te enseñaron cómo hacer todas estas cosas? A mi no.

Y el modo en el que respondas a estas preguntas son las que hacen que tu historia esté bien contada, o que quien la lea cierre tu libro en la página dos.

A todas estas preguntas y muchísimas otras da respuesta la teoría de la narrativa.

Qué debo estudiar para ser escritor. La narrativa

¿Eres capaz de escribir una historia que transporte al lector fuera de su mundo? Eso es lo que consigue la narrativa.

Qué debo estudiar para ser escritor: narrativa

Cuando anuncié que iba a publicar mi primera novela, en 2009, y que sería una novela histórica, hubo quien dijo que no la leería, puesto que yo no había estudiado Historia y que por tanto no estaba preparado para escribir novela histórica.

Mi respuesta fue: “Si para mi siguiente novela mi personaje es cirujano, ¿tendré que hacer la carrera de medicina con especialización en cirugía? Y si para la posterior mi personaje es mecánico, ¿tendré que hacer el ciclo de mecánica en Formación Profesional?”

Es evidente que no. Uno debe conocer aquello de lo que escribe, y a día de hoy puedo dar conferencias universitarias (es más, las he impartido), sobre Esparta o el duque de Lerma, por citar dos casos que he desarrollado en mis novelas.

Pero estudiar Historia no te capacita para escribir novela histórica. Del mismo modo que haber vivido muchos romances no te capacita para escribir novela romántica o ser policía no te capacita para escribir novela policiaca.

Para escribir buenas novelas lo que tienes que hacer es aprender a narrar bien. De modo que sí, lo que debes estudiar para ser escritor es narrativa.

O más concretamente, narratología: la teoría de la narración. Es decir, los aspectos que van a hacer que tu historia llegue bien al lector a través de un texto narrativo.

¿Puedes convencerme de que debo estudiar narrativa para ser escritor?

En realidad no. Seguramente seguirás teniendo tus ideas con respecto a si debes estudiar o no. Lo que sí puedo darte son las razones por las que la narrativa es la disciplina a estudiar si quieres ser escritor, y no otra.

La teoría de la narrativa es la disciplina que da respuesta a todas esas cuestiones que comentábamos antes y que van a hacer que tu novela sea interesante para el lector. Solo por eso ya deberías tenerlo claro.

¿Por qué podemos asegurarlo?

Cuando uno empieza a escribir suele pensar en la novela como una “historia”. “Se me ha ocurrido una historia genial para una novela”. “Mi historia es de lo más interesante”. “Cuenta una historia muy intensa”. “Quiero contar mi propia historia de vida”.

El problema consiste en que la historia solamente es una parte, y no la más grande ni la más importante, de una novela.

Esa historia hay que contarla de forma adecuada para que las emociones, las ideas, las premisas que queremos enviar con ella, lleguen al lector de la manera adecuada.

Y para lograrlo se necesita técnica narrativa. Precisamente la técnica narrativa que se enseña a través de la teoría.

¿Pero entonces no tengo que estudiar marketing para ser escritor y vender mi novela?

El escritor escribe, no vende.

Tú no quieres ser vendedor. Quieres ser escritor. Aprende a escribir buenos libros que se vendan solos, y no a vender libros

Una cosa es involucrarse en labores de promoción y acudir a presentaciones, ferias del libro y entrevistas en medios y otra dedicar más tiempo a la venta del libro por redes sociales que a la propia escritura.

Veo a muchos autores noveles preguntar cómo venden su libro antes siquiera de tenerlo escrito. ¿De qué sirve tener una formación en marketing para vender un producto si el producto no es bueno?

Tu principal objetivo como escritor no debe ser vender libros, sino escribir buenos libros. En el momento en el que pierdas esto de vista, habrás perdido.

No aprendas a vender libros. Aprende a escribir libros que se vendan solos. Y esto se consigue gracias al dominio de las técnicas narrativas.

Igual piensas que eso solo vale para los escritores que publican con editoriales, pero que las editoriales no publican autores noveles. Si eres de los que piensa eso, deberías leer este artículo, te darás cuenta de que las editoriales sí publican autores noveles y lo hacen todos los años.

Entonces, si todo es técnica, ¿dónde queda el talento?

Mira, acabo de ver un vídeo en Facebook titulado: “la técnica correcta para levantar las mancuernas”. ¿Qué puede pasar si no usas la técnica correcta mientras levantas las mancuernas? Pues que te provoques una lesión.

¿Qué puede pasar si no usas las técnicas adecuadas para narrar tu novela? Que la “lesiones”, que la dañes. Que la estropees. Básicamente, que no consigas enganchar al lector.

¿Que dónde queda el talento? El talento queda para responder a la técnica.

Dice Stephen King que «El talento es más barato que la sal de mesa. Lo que separa el individuo talentoso del éxito es un montón de trabajo duro.»

Messi es, según los entendidos, el mejor futbolista de todos los tiempos. Su talento es apabullante. Pero solo con su talento no hubiera llegado a ser lo que es. Ha necesitado pulir su técnica como jugador de fútbol.

Es evidente que si no tienes talento para “inventar” tus historias, por más técnica que tengas, tus novelas serán ramplonas, simples, sencillas… No tendrán la profundidad suficiente para que tus lectores quieran leer más cosas tuyas. Estará contada de forma correcta porque tienes técnica, sí. Pero poco más.

Pero si tienes mucho talento y no dispones de técnica, inventarás grandes historias que difícilmente podrás contar de forma adecuada, con lo que conseguirás exactamente el mismo efecto.

Ya sé que debo estudiar narrativa para ser escritor. ¿Cómo lo hago?

La primera opción: los libros

Seguramente lo primero que hayas pensado es en ir a buscar libros de narratología. Hay varios, y muy buenos, en el mercado. Ahora bien, prepárate a enfrentarte con términos desconocidos y sin ninguna ayuda para descifrarlos.

Sé bien de lo que hablo. Cuando yo me enfrenté a mi necesidad de formarme como escritor, allá sobre 2004, lo que hice fue comprar todo libro de teoría narrativa que se me cruzaba. Me gasté un dineral, claro.

Pero me salió caro, sobre todo, en tiempo. Necesité mucho tiempo para leer primero, entender después, asimilar más tarde, y poder poner en práctica por fin, todo el contenido de esos libros. De hecho, necesité varios años. Mi primera novela no se publicó hasta 2010, mucho, mucho tiempo después de aquello.

La opción que yo recomiendo: el programa formativo para escritores

Y no, no hablo de un “taller de escritura”. En un taller de escritura lo que se hace es mencionar algunos elementos a trabajar y luego escribir y comentar los textos escritos. Por supuesto que es útil, pero se queda corto.

Lo que necesitas es un programa formativo para escritores que te enseñe a ser escritor. Que te ayude a manejar todo ese arsenal de técnicas narrativas que van a hacer que tu novela brille.

 

Qué estudiar para ser escritor. Busca un buen curso de escritura

No todos los cursos de escritura son buenos. Asegúrate de buscar a un profesorado con experiencia y un buen currículum de publicaciones, y comprueba que el temario esté a la altura de lo que buscas

Qué debo estudiar para ser escritor: ¿vale cualquier curso de escritura?

Desde luego que no.

Hace unos meses hacía una encuesta en mi grupo de Facebook cómo escribir una novela. En ella preguntaba qué aspectos tenían en cuenta a la hora de buscar un curso de escritura. No me sorprendió para nada comprobar que la mayoría no se fijaban ni en el temario ni en el currículum del profesor. Y son precisamente los dos aspectos que más deberías valorar a la hora de buscar un curso con el que estudiar para ser escritor.

Una persona que no haya tenido éxito publicando difícilmente va a poder enseñarte gran cosa. Es como si alguien que no tiene carnet de conducir quiere enseñarte a conducir a ti. Para contestar a la pregunta de qué debo estudiar para ser escritor no basta solo con el contenido de lo que has de estudiar; también es fundamental la persona que te lo enseñe.

Busca un profesor cualificado, y no solo teóricamente hablando. Busca alguien cuyas novelas estén publicadas por editoriales reconocidas, que tenga una carrera literaria sólida. Y mira con lupa su temario: asegúrate de que ese temario da respuesta a todo lo que necesitas aprender para ser escritor.

Y por supuesto, comprueba si sus alumnos logran resultados.

¿Dónde encuentro un buen programa formativo para escritores?

Las universidades

Ya hemos visto al principio de este artículo que no existe la formación reglada para escritores. Si lo que quieres es un título universitario, pues está claro que tendrás que optar por un Master.

Debo decirte algo en este punto: yo he tenido alumnos que han acudido a masters universitarios y me han comentado que apenas han aprendido nada: mucha teoría y poca práctica. Es el tipo de enseñanza que se ofrece en las universidades y por tanto algo que tendrás que valorar.

La otra opción son las academias de escritura.

Solo tienes que abrir Google y hacer una búsqueda. Te van a aparecer decenas de escuelas, de todos los precios y tamaños, que ofrecen cursos de escritura. Unos mejores, otros peores, algunos caros, otros baratos…

Para decidirte, tendrás que valorar el nivel del profesorado, su currículum literario y el contenido del curso.

Y por si puede interesarte, yo dispongo desde 2008 de mi propio programa formativo para escritores, con un temario basado en la teoría narrativa y mi propia experiencia como autor y asesor profesional.

Si crees que puedo ayudarte, estaré encantado de tener una reunión contigo y valorar si es así. Solo tienes que agenda una reunión completamente gratuita aquí.