Carolina Coronado: la poeta que murió cuatro veces

por | Oct 23, 2017 | Libros aconsejados

Este mes vamos a cambiar de género al autor clásico, labor difícil cuando se trata de literatura española de otros tiempos, pero romperemos el hielo con una de las escritoras que terminó luchando contra un mundo literario plagado de hombres y de estereotipos machistas que relegaba a las mujeres escritoras a una labor oculta, la de traductoras. Y aunque hábilmente solían “colar” en sus traducciones sus propias obras, Carolina Coronado, nuestra autora de este mes, consiguió hacerse un hueco y protagonizó junto con otras escritoras de la época su entrada en el mundo de las letras, considerándola una de las mejores escritoras románticas de le época. No en todos, pero se empieza por algo.

[bctt tweet=”Carolina Coronado, la escritora que murió cuatro veces.” username=”jecobejess”]

La vida de Carolina Coronado

Carolina Coronado Romero de Tejada nace en Almendralejo (Badajoz) en diciembre de 1820 en el seno de una familia acomodada. Con cuatro años se traslada junto a su familia a la capital pacense, donde Carolina es criada como las niñas de la época: en costura, labores del hogar y todo lo necesario para ser una buena mujer de su casa formaban parte de su educación. Como ella misma dice en una de sus cartas escrita en 1909 “Mis estudios fueron todos ligeros porque nada estudié sino las ciencias del pespunte y del bordado y del encaje extremeño que, sin duda, es tan enredoso como el código latino, donde no hay un punto que no ofrezca un enredo”. Pero su carácter rebelde, quizás por qué su familia, aunque acomodada, es de ideología liberal, da rienda suelta a su verdadera vocación, la literatura, y robándole horas al sueño termina leyendo todo lo que cae en su mano, sea del género que sea. Dicen que gracias a esto desarrolla una extraordinaria facilidad para la poesía, comenzando a escribir sus primeros versos con tan solo diez años.

Con veintiocho años contrae matrimonio en Madrid. La enfermedad contraída cuatro años antes y la recomendación del médico para que marche a la capital en un busca de un mejor clima hacen que allí conozca a su marido, Sir Justo Horacio Perry, embajador EEUU, con el que tiene tres hijos.

El salón de Carolina

Amiga de la reina Isabel II, dicen que esta obligó al marqués de Salamanca a venderle un trozo de finca, donde Carolina hace construir  un palacete que se haría famoso por ser punto de reunión literario de la época, frecuentado especialmente por escritores progresistas, en el que llegó incluso a ocultar a algunos autores liberales perseguidos. A las citadas tertulias literarias que allí se celebraban asistieron autores famosos de la época como Emilio Castelar, escritor y político contrario a la monarquía, convirtiéndose desde 1850 y hasta 1860 en el llamado “Salón de Carolina”: un punto de luz en el Madrid cultural de aquellos tiempos. No obstante, esta inclinación liberal de Carolina Coronado le dificultará mucho más que al resto de escritores la publicación de sus textos, ya que los censores de la época no dan el visto bueno a sus trabajos, aunque incluso con todos estos inconvenientes consigue publicar algunas de sus obras.

La activista feminista

Su carácter eminentemente  liberal, que no oculta en modo alguno, como ya habréis podido observar, la hace ser una activista de verdad a lo largo de toda su vida. En 1868 participa en una campaña junto a Concepción Arenal, escritora a la que se considera iniciadora del feminismo en España y defensora de los más humildes de la sociedad. En esa campaña proclaman la abolición de la esclavitud en Cuba. De hecho, la lectura de sus versos “A la abolición de la esclavitud de Cuba” provocó un escándalo político poco después de estallar la Revolución del 68.

Después de estallar la Revolución, Carolina  se traslada junto a su familia a la ciudad de Lisboa, donde su marido es nombrado agente de la compañía de Telégrafos. Tras unos primeros años de gran actividad social, la ruina económica y la muerte de su esposo la hacen sumirse de nuevo en su enfermedad nerviosa que la lleva a la muerte en 1911 a la edad de noventa años.

La obra de Carolina Coronado

Su producción literaria más importante se mueve dentro del terreno de la poesía. Consigue publicarla en diversas revistas literarias de la época. Concretamente en marzo de 1939, el periódico  “El piloto” publica su primer poema: “A la palma”. Posteriormente todas sus poesías son recogidas en un solo volumen, allá por el año 1843, en un  libro que cuenta con un prólogo de Hartzenbusch, destacado dramaturgo que ejerce de maestro y mecenas y sin cuyo apoyo no se hubiera publicado el mismo, ya que la sociedad de aquel tiempo consideraba que la publicación de un libro de poemas era algo muy serio que quedaba reservado al quehacer de los hombres. Para hacernos una idea de la mentalidad de la época, escritores tan conocidos como Zorrilla  llegó a decir en 1853 “La mujer que escribe es un error de la naturaleza”  o a Juan Valera apuntillar Lo peor sería la turba de candidatos que nos saldrían luego. Tendríamos a Carolina Coronado, a la baronesa de Wilson, a Dª Pilar Sinués u a Dª Robustiana Armiño. Y a poco que abriésemos la mano, la Academia se convertiría en aquelarre”.  Por todo esto hay que destacar que el hecho de que la prensa publicara sus poemas le daba una repercusión inmediata en los lectores, siendo muy novedoso para la literatura de escritoras que empezaron a fomentar la colaboración y presencia de la mujer en las revistas. En este enlace  tenéis una muestra sonora de uno de sus bellos poemas.

A pesar de todas las dificultades que una mujer tenía para introducirse y ser reconocida en el ambiente literario, Carolina no se dejo amilanar. Para ella la literatura era una forma de superar su delicada salud. Padecía serios ataques depresivos y catalepsia. Sí, catalepsia. Aquí tenéis un pequeño audio muy curioso donde queda constancia de su muerte relativa no una, sino varias veces. El estado de ánimo que esta le producía quedaba reflejado en su obra, eminentemente romántica. A pesar de esa mentalidad, el apoyo de autores como Hartzenbusch, Donoso Cortés y Martínez de la Rosa le abrieron las puertas del Liceo Artístico y Literario de Madrid, que la recibió con los brazos abiertos al realizar su primer viaje a Madrid en 1848, tras publicar su primer libro de poemas.

Obras en prosa

Su obra no sólo se centró en la poesía, la prosa también forma parte de ella sin ser abundante llegando incluso a publicar obras teatrales, narrativa epistolar y otros artículos. Aunque lo que quizás destaca sobre el resto de su obra es el conjunto de cartas que envía a Hartzenbusch, su mentor, a lo largo de nueve años, no ya por su calidad literaria, sino más bien porque, a través de ellas, Carolina Coronado se muestra tal y como es, dejándonos testimonio de sus dudas e inquietudes, plasmando sus emociones y sentimientos y dejando interesantes reflexiones  que van más allá de lo meramente literario, dándonos a conocer los problemas de época y el rechazo de la misma al deseo de las mujeres para poder introducirse en el ámbito literario.

De estilo diverso, su obra abarca la contemplación e interpretación subjetiva de la naturaleza, el amor, la religión su compromiso social y político y sobre todo el feminismo, presente en toda su obra.

En fin, Carolina Coronado fue una de las autoras punta de lanza que influyó y peleó para que a partir de ese momento la mujer tuviera una presencia más activa en el mundo literario, siendo apoyada por autores reconocidos de la época como Martínez de la Rosa, que le dedico públicamente unos versos, los que vamos a utilizar para despedir a esta autora que dará paso a otras.

“De laurel una rama flotar veo

Sobre su clara linfa,

Que el mismo dios Apolo

Ciñó a la sien de encantadora Ninfa”

Vídeos y enlaces

Vídeo sobre la catalepsia de Carolina Coronado

 

Versos narrados en la Biblioteca Nacional

 

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

Paz, guerra y literatura

Paz, guerra y literatura

Paz, guerra y literatura, tres elementos que muy a menudo van de la mano, especialmente en el género de la novela histórica. Lo cierto es que las letras han abordado estos dos asuntos contrapuestos de diferentes maneras, ganándose un rol importante en la...

Cómo diseñar el worldbuilding de tu novela. Introducción

Cómo diseñar el worldbuilding de tu novela. Introducción

Muchas veces habréis oído aquello de «ya está todo escrito» y, por supuesto, lo mismo ocurre con cualquier tema novelable… ¡o sobre el cual redactar un artículo! La cantidad de material publicado sobre worldbuilding es inmensa, y aún lo es más sobre teoría narrativa....

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.