El presente artículo viene protagonizado por una escritora que vivió en el siglo XIX, que fue apodada como: “la novelista victoriana de fantasmas por excelencia”. En sus historias podemos encontrar elementos que reflejan su gusto por lo sobrenatural: casas encantadas, apariciones espectrales, misterios sin resolver… Estamos hablando de una mujer que no tuvo una vida fácil, pero logró hacerse un hueco en el panorama literario de su época (aunque para ello tuvo que escribir bajo seudónimo durante unos años), y que también llegó a ser editora de una de las revistas literarias más prestigiosas de la década de 1860: la St. Jame’s Magazine: Charlotte Riddell.

Charlotte Riddle

Retrato de Charlotte Riddell. Fuente: Wikipedia

Nota biográfica de Charlotte Riddell

Charlotte Eliza Lawson Cowan, o Charlotte Ridell (como la conocemos), nació en Carrickfergus, County Antrim, Irlanda del Norte, en 1832. Era la hija menor de James Cowan, el Sheriff del condado, y de la inglesa Ellen Kilshaw.

En 1855 su padre falleció. Pocos años más tarde, ella y su madre se mudaron a Londres, donde al poco tiempo, su progenitora también murió.

En 1857 Charlotte se casó con el ingeniero civil Joseph Hadley Riddell, y se mudaron a John’s Lodge hacia 1860.

Primeras obras

La primera novela de Charlotte RiddellThe Moors and the Fens, fue publicada en 1858 bajo el seudónimo de F. G. Trafford. Esta obra supuso un antes y un después en su producción literaria, ya que a partir de entonces comenzaron a publicarse las historias que escribía, aunque hasta 1864 no empezó a hacerlo usando su verdadero nombre. Una de las más conocidas es George Geith of Fen Court (1864); un cuento ambientado en Londres en el que trata el tema del comercio, y que tuvo que firmar bajo seudónimo para poder publicarlo,  por el que cobró 800 libras de su editor.

Le siguieron otras publicaciones como “Home, Sweet Home” (1873), “Mortomley’s Estate” (1874), o “The Head of The Firm” (1892). Muchas de sus obras reflejaban el interés de la autora por tratar temas como la riqueza y la propiedad, las herencias o el mundo de los negocios o el comercio, entre otros. Debemos mencionar que Charlotte fue criticada, y acusada en ocasiones por usar sus historias de fantasmas y casas encantadas para hacer crítica social.

Charlotte editó la revista Homeen, y escribió cuentos cortos para la Society for the Promotion of Christian Knowledge, así como anuales, para la publicación Routledge’s Christmas. A partir de 1867, fue copropietaria y editora de la St. James’s Magazine, publicación inaugurada en 1861 por Mrs. S. C. Hall.

Su marido murió en 1880, dos años después, muchos de los relatos de Charlotte se recogieron en un volumen que llevó por título: Weird Stories.

A partir de 1886, la escritora vivió recluida en Upper Halliford, Middlesex. ​ Falleció de cáncer en Ashford, Kent, Inglaterra, el 24 de septiembre de 1906. ​

WEIRD STORIES de Charlotte Riddell

La recopilación de relatos de Charlotte Riddell, “Historias Extrañas”, se publicó por primera vez en 1882, con gran éxito de crítica. Ese mismo año se fundó la Sociedad para la Investigación Psíquica (Society for Psychical Research) en Gran Bretaña; una asociación sin ánimo de lucro en la que se estudiaban e investigaban sucesos paranormales. Su creación contribuyó a fomentar el interés del público por los fenómenos paranormales, y la lectura de historias sobre dicha temática se disparó.

En el libro de Charlotte se recogen varias historias:

Walnut-Tree House (La Casa del Nogal), The Open Door (La puerta abierta); que narra lo que le acontece a un joven que debe resolver un problema en una propiedad embrujada en la que existe una puerta que no se cierra. The Old House in Vauxhall Walk (La casa vieja en Vauxhall Walk), en la que se explica lo que le pasa a un joven que tiene problemas con su padre y se marcha de casa, cuando después un conocido le encuentra alojamiento en una vivienda que él está desocupando y que está encantada). Otros relatos son Sandy the Tinker (Sandy el Tonante) y Old Mrs Jones (La vieja Señora Jones).

LA CASA DESHABITADA

Esta novela, publicada en 1875, es una de sus obras más conocidas. En ella trata cuestiones monetarias y de herencia, combinándolas de manera magistral con los misterioso y lo sobrenatural.

La historia trata de la joven Helena Elmsdale, que tras la muerte de su padre, hereda la mansión de River Hall, donde este murió. Su tía, Susanna Blake, una mujer con mucho carácter, se ocupa de ella porque es menor de edad, y deja el alquiler de la casa en manos de unos abogados que intentan tener la casa alquilada, pero los inquilinos la abandonan a causa de los extraños acontecimientos que ocurren en ella. Finalmente, un hombre se presta voluntario para permanecer una noche allí y poder descubrir los secretos que oculta, con el objetivo de desmentir de una vez por todas los rumores sobre los fantasmas que se dan.

***

En la obra de Charlotte Riddell en ocasiones se combina el ostensible realismo con la aparición de lo sobrenatural, lo misterioso, e incluso a veces lo cómico. Sus fantasmas no suelen ser los típicos que aterrorizan al mundo, sino que se presentan como espectros que intentan rectificar alguna cuenta que les quedó en vida pendiente, o resolver alguna injusticia, apareciendo en atmósferas que la autora crea y describe magistralmente.

Charlotte escribió más de cincuenta obras de ficción en época victoriana, que muestran su predilección por las historias de casas encantadas y fantasmas. La escritora luchó por hacerse un hueco en el panorama literario del momento, y además para poder sufragar gastos y deudas que su marido tenía pendientes, en una época en la que se esperaba de la mujer que fuera buena esposa, buena madre y llevara dinero a casa, siendo en muchas ocasiones oprimida y menospreciada.

Tras la muerte de Charlotte en 1906, su notoriedad se fue desvaneciendo, y una de las escritoras más populares e influyentes del período victoriano cayó en el olvido por mucho tiempo.

Espero que este artículo os haya gustado. Si tenéis alguna pregunta o comentario no dudéis en escribirme. Quiero agradecer su ayuda en este artículo a Gemma Solsona,  Isabel del Río e Ivan Mourín (y aprovecho para enlazar una entrevista que le hicieron a Iván en el blog del escritor Teo Palacios. Podéis leerla en: https://teopalacios.com/entrevista-a-ivan-mourin-escritor-guionista-y-criminologo/).