Hace unas semanas hablábamos de los aspectos positivos de la Coedición. Leí hace un par de días un artículo en el que se explicaba que en E.E.U.U. las editoriales de Coedición están creciendo a una velocidad de vértigo, aumentando sus ingresos de un modo brutal. Hay alguna que ya cuenta en millones de dólares sus beneficios.

Pero, si hay aspectos que pueden llevar a un autor a pensar en la Coedición o Autoedición como una posibilidad seria para ver impreso su trabajo, lo cierto es que estas modalidades dentro del mundo editorial tienen también aspectos negativos, que el autor hará bien en considerar antes de decidirse a utilizarlos definitivamente.

El más evidente es, sin duda, el económico. Para explicarlo con detalle, voy a utilizar una propuesta que le llegó a un conocido para publicar uno de sus libros. Las características del libro son habituales, vamos, nada extraño: novela de unas 350 páginas, encuadernada en rústica y un papel normal de 80 grms.

La propuesta en cuestión incluye varios aspectos importantes: corrección, diseño de portada, maquetación, espacio web, venta en internet y distribución nacional. Además, si la editorial lo ve apropiado, realizaría un “minisite” de la obra que tendría un afijo .es incluido en la página de la editorial (para que lo entendáis, sería, por ejemplo: hijosdeheracles.nombredelaeditorial.es) Se comprometían también a realizar promoción en modo de reseña a bibliotecas, medios de comunicación, foros de internet, páginas web, asociaciones de escritores, etc…

Digo que algunos de esos aspectos son importantes porque no todas las editoriales de Coedición ofrecen servicios como la corrección, o la maquetación. Pero, si os fijáis en esos detalles que os he dado, ya hay algo que llama la atención… luego volvemos sobre ello.

Vamos ahora con el dinero que pedía para coeditar el libro. Hacían dos propuestas, una de ellas para publicar 500 ejemplares, la otra, para publicar 800. ¿Cuánto dinero tenía que poner el autor? (redoble de tambores) Nada…, minucias…, calderilla…

La edición de 500 ejemplares tenía un coste para el autor de 3920€ + 4% IVA = 4077€
La edición de 800 ejemplares tenía un coste para el autor de 5850€ + 4% IVA = 6084€

No sé qué tal andaréis vosotros en la cuenta corriente, pero no todo el mundo tiene 800 000 de las antiguas pesetas, o un millón de ellas (que aunque no lo parezca eso es lo que suponen 6000€) para gastarse en una coedición.

Pero bueno, vamos a ver si salen los números.

El autor, en esta propuesta, recibía el 45% de cada venta, mientras que el 50% quedaba para la distribución (distribuidora y librería). ¿Y el 5% restante? Pues al parecer se desvanece en el aire, porque no se comenta nada en absoluto sobre ello… Aunque, espera, pensando un poco, igual se lo queda la editorial, ¿no? Pero, no… no puede ser… si el autor ya ha pagado por la edición del libro, ¿cómo es que la editorial se queda con una parte del porcentaje? Bueno, a no ser que cobre dos veces por el mismo trabajo, claro… Sí, creo que va a ser eso. Aunque, si pienso un poco más, igual resulta que no cobra dos veces, si no tres. ¿Qué por qué? Hoy hay subvenciones especiales para las editoriales. Ya sea por línea editorial, o por nº de ejemplares, o por… ¿no lo sabíais?

Claro, que habrá quien diga: “es que tienes que tener en cuenta que lo que proponen es una Coedición, es decir, que parte de los gastos los asume la editorial”. Ya, ya… la cuestión es que un cálculo básico como es el de la división, nos muestra que los 800 ejemplares le salen al autor por 7,605€ cada uno. O sea, que el autor paga el 40% del precio total de venta, IVA incluido, de la novela. Y ahora es cuando uno piensa: “¿de verdad a la editorial en cuestión le sale por MÁS de 7,605 la edición de un libro?” Pero… ¡¡¿¿de verdad??!! Vamos, ¿alguien piensa que el costo de edición de un libro (sólo de edición, sin contar distribución ni porcentajes ni nada de eso… es decir, el trabajo de imprenta: tinta, papel, etc…) supone más del 40% del precio de venta del libro? Sé que por aquí se dejan caer editores de vez en cuando, así que, por favor, si lee esto algún editor, que me de datos sobre el tema. Mientras tanto, yo no me lo creo. Tú puedes pensar lo que quieras, evidentemente.

Pero bueno, si la editorial cobra 3 veces, pues muy bien, oye. Aquí la cuestión es si el autor saca algo de movimiento… Pues venga, sacad calculadora, que vamos a hacer números.

Cojamos la de los 800 ejemplares (aunque podéis hacerlo con la otra también, claro). Hemos dicho que tenemos que pagar 6000€ mal contados. La editorial propone un precio aproximado de venta de 19€ (la misma cantidad que hemos usado para el cálculo anterior), con lo que la venta de los 800 ejemplares reporta un total de 15200€. De ellos, el autor cobraría el 45%, esto es, 6840€. Si restamos a esta cantidad el importe que hemos abonado para la coedición, los 6084€, nos resulta que el autor gana una cantidad de 756€. Por supuesto, el autor tiene que presentar su declaración de la renta, en el que también debe incluir este concepto, con lo cual, esta cantidad no será real.

756€

Eso es lo que le queda al autor. El fruto de su sueño.

Bueno, miento. Eso es lo que le queda al autor… si consigue vender los 800 ejemplares. ¿Recordáis lo que decía el responsable de una editorial argentina de autoedición? Decía que la mayoría de los libros que editan no superan los 250 ejemplares vendidos. Bien, pues vamos a hacer entonces la cuenta con eso. Imaginemos que hemos vendido 300 ejemplares, por 19€ de venta, suman un total de 5700 €. De esa cantidad, el autor recibe el 45%, es decir, 2565 (de los que también tendrá que presentar la declaración de renta), que si se le restan los 6084 que aportó para la publicación de su libro, supone un total de -3519€.

Con esos números, que son los normales, no lo olvidemos, el autor habría perdido 600 000 de las antiguas pesetas.

Y este es el más evidente de los aspectos negativos de la coedición. Pero, como decía un famoso ratón: No se vayan todavía, aún hay más.