Un par de lágrimas

por | Jul 4, 2009 | Libros aconsejados

Ayer, a eso de las once y cuarto de la noche, se me escapaban un par de lágrimas, concretamente del ojo izquierdo. Supongo que estaría más sensible que el derecho…

Y es que, aunque ya son cuatro las novelas que llevo escritas, los instantes previos a terminar una de ellas, esos últimos quince o veinte minutos, siempre son emocionantes. Porque sí, aunque no os lo creáis, ayer, exactamente a las 12.46 de la noche, terminaba de escribir la novela en la que estaba trabajando desde el mes de febrero.

Como os decía la semana pasada, me quedaban unas 40 páginas por escribir para dejar la historia finiquitada, y la verdad, no pensé que pudiera escribirlas todas durante esta semana. Pero lo he hecho, todavía no me explico muy bien cómo. Bueno, si no tengo en cuenta que ayer puse el turbo y escribí nada menos que 23 páginas. Ya me pasó con la novela anterior, PECADO CAPITAL. El último día escribí una barbaridad.

Además, en los cuatro últimos capítulos de esta última novela (cuyo título provisional es 2012: Cinco Días, aunque no termina de convencerme demasiado) había que despejar muchas incógnitas, cuadrar muchos detalles. Para terminar de complicarlo todo, el modo del desenlace de la trama principal no tenía ni idea de cómo plantearlo. Normalmente, hago un esquema de toda la novela, pero en este caso en el que tenía que cuadrar tantas cosas, no tenía claro cómo hacerlo, porque las prioridades eran otras. De modo que el penúltimo capítulo fue una aventura para mí, así que, sencillamente, me dejé llevar. Y creo que el resultado no desmerece al resto de la novela. Es más, el final de ese capítulo (que creo que es bastante sorprendente), termina de un modo más que singular, con una escena terriblemente tierna y que rompe el clima que se ha creado hasta ese instante

Lo que sí tenía muy claro era cómo terminaba la historia, cómo quedaban los personajes principales. Eso lo sabía desde hace varios meses, y, como ya anuncié la semana pasada, las últimas frases pertenecen a la canción de Sinatra que os coloqué en la entrada anterior.

La verdad, pensaba acabar la novela bastante antes, por el mes de mayo. En principio tenía la historia más que clara… Sin embargo, me atasqué en un par de cosas, tuve que cambiar varios planteamientos, y se me echó el tiempo encima.

Ahora, tengo a un par de amigos a los que he “pringado” para que lean la historia, y estoy temiendo su veredicto. Es el primer “thriller” que escribo, un formato completamente nuevo para mí, y no sé muy bien si habré cumplido el objetivo.

Además, tengo que enviarla a la agencia con rapidez, el verano se echa encima y por motivos de marketing (que no puedo explicar aquí, como comprenderéis), sería más que interesante que pudieran valorar la novela durante el verano para comenzar a moverla a partir de primeros de septiembre. Si tiene la calidad necesaria y se mueve con rapidez, puede tener muy buenos resultados de ventas.

Descansaré tres o cuatro días y luego releeré la novela (cosa que aún no he hecho) retocando detalles y cositas aquí y allá. Pero sin entretenerme demasiado, tiempo habrá para corregir, de eso estoy seguro sabiendo a estas alturas cómo se mueve este mercado.

La semana que viene os dejaré una sinopsis provisional, para que podáis saber con exactitud de qué va la cosa.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

¿Los dioses griegos fueron plagiados?

¿Los dioses griegos fueron plagiados?

Hace unas semanas compartí con vosotros un artículo sobre la historicidad de uno de los dioses mitológicos por antonomasia. En «¿Existió un Heracles histórico?» utilizaba para mi argumentación la similitud entre nuestro conocido semidiós con otro héroe mitológico muy...

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

No es la primera vez que hablamos de uno de los elementos más importantes en toda novela, el detonante. Ya sabéis, es ese punto de la historia en que el mundo del personaje salta por los aires y da comienzo al conflicto que nuestro protagonista tendrá que superar (o...

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Cuando pensamos en los protagonistas de Roma siempre nos vienen a la mente sus grandes emperadores. Julio César, Adriano, Tiberio o Marco Aurelio aparecen en infinidad de novelas históricas, de hecho Nerón fue el emperador del Imperio Romano en la época en que se...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *