Carta abierta a ti, que robas mi trabajo

por | Oct 5, 2013 | Mundo Editorial

Sí, ya sé que si eres de los que defiende que la piratería es buena para el autor, el simple título de esta entrada ya te habrá molestado y habré pasado a ser algo cercano al satanás de la libre cultura. O algo parecido. Esto pasa, claro, porque a nadie le gusta que lo llamen ladrón. Pero, ¿sabes?, a mí me enseñaron de pequeño que si no quería que me llamaran ladrón no tenía que robar. Así que voy a correr el riesgo de indisponerte contra este artículo desde el principio. Voy a correrlo porque para mí es necesario hablar de este tema. De cómo afecta la mal llamada piratería no solo al autor, sino a miles de otras personas.

El pasado jueves, en Apalabrados, el programa de radio que conduzco junto a Concha Perea, empezábamos la temporada hablando de la piratería. Dábamos algunos datos escalofriantes sobre el tema. Se piratea ya el 40% de los libros. Es decir casi la mitad de lo que se lee es pirata. Las cifras de lo que se pirateó entre libros, música y pelis en 2012 fueron de 18.000.000.000. Luego nos ponemos todos las manos en la cabeza porque recortan esas cifras entre sanidad y educación. Voy a dejar clara aquí mi postura: si alguien se aprovecha de mi trabajo sin pagar me está robando. Igual que si entramos en la zapatería, me llevo unos zapatos y digo que si me gustan y son cómodos ya volveré para pagarlos.

Así que lo que voy a hacer es tomar los argumentos que dan los que están a favor de la piratería y dar mi opinión sobre ellos. Empiezo.

Yo, con mi libro, hago lo que quiero, que para eso lo he pagado.

Cierto, lo has pagado. Has pagado por el objeto físico. Pero, amigo, el contenido de ese objeto físico no te pertenece. El contenido de ese objeto físico pertenece a su autor. Es él quien decide a quién le cede los derechos para reproducirlo, y a menos que tengas un documento firmado en el que te ha cedido los derechos de reproducción, lo que estás haciendo es ilegal. Le estás quitando algo que es suyo: el derecho a decidir quién puede y quién no puede reproducir ese texto. Y cuando se le quita a alguien algo que es suyo, se le está robando. Lo dice el diccionario muy clarito:
robar.

(Del lat. vulg. *raubare, y este del germ. *raubôn, saquear, arrebatar; cf. a. al. ant. roubôn, al. rauben, ingl.reave).

1. tr. Quitar o tomar para sí con violencia o con fuerza lo ajeno.

2. tr. Tomar para sí lo ajeno, o hurtar de cualquier modo que sea.

Los autores desconocidos siempre han funcionado con el boca a boca.

Cierto. Los autores siempre han salido adelante gracias a la recomendación de sus lectores. Pero, lo que hace la piratería no es recomendar. Recomendar es hablar elogiosamente de algo o aconsejarlo a otras personas. Lo que hace la piratería no es eso, sino colocar de forma pública, y sin tener los derechos para hacerlo, como ya vimos en el punto anterior, una obra. Si quieres ayudarme a ser conocido, recomienda mi trabajo, pero no lo regales a cientos de miles de personas. Si haces lo primero, otros tal vez sigan tu recomendación y compren mi libro. Si lo hacen, cobraré el porcentaje que me corresponde por mi trabajo. Y gracias a ese estipendio podré dedicarme a escribir otro. ¿No es eso lo que quieres si te ha gustado mi libro? ¿Leer, tal vez, otro mío? Pero si lo haces público sin tener el derecho a hacerlo lograrás que muchos (no digo todos) que iban a comprar mi libro ya no lo compren, porque este está gratis, así que comprará otro que no lo esté. Y si mi libro no genera suficientes beneficios como para superar sus gastos de producción, no volveré a publicar otro, con lo que en realidad, en lugar de ayudarme me estarás perjudicando al impedir que continúe mi carrera como escritor. No me ayudes reproduciendo mi libro sin tener derecho a ello. Ayúdame hablando bien de mi libro si es que te ha gustado.

La cultura debería ser gratuita. Es un derecho.

Cierto. También es un derecho la vivienda digna. Pero eso no significa que la vivienda digna tenga que ser gratis, ¿verdad? Todo el mundo entiende que hay que pagar el precio de una vivienda porque ha tenido unos costes de producción. Los albañiles, los arquitectos, las fábricas de ladrillos, las de pladur, los yeseros, las cementeras… Toda esa gente que forma parte de la industria que hace posible que tengamos una vivienda, tiene derecho a cobrar por su trabajo. Con los libros pasa lo mismo. Han tenido unos costes de producción que han de ser cubiertos: edición, corrección, maquetación, imprenta, almacenamiento, distribución… Un derecho no puede quedar por encima de otro. Tú tienes derecho a la cultura. Yo tengo derecho a cobrar por mi trabajo. Si quieres acceder a un libro y no puedes comprarlo, no lo piratees, porque me estás perjudicando tal como explico en el punto anterior. Ve a una biblioteca y pídelo. Tal vez no dispongan de él en ese momento. Tal vez tengas que esperar para leerlo. Pero eso no te da derecho a robar mi trabajo e impedir que cobre de él. No seamos utópicos, por favor…

Declarar la piratería como delito es una locura. Lo único que se pretende con ello es proteger a una industria.

Falso. O cierto. Es cierto que se quiera proteger a una industria y es falso que sea una locura. Entendiendo la “industria” como el conjunto de empresas que se dedican a crear determinados géneros, toda industria necesita ser protegida, porque un país, para sobrevivir, para avanzar, depende de su tejido industrial. ¿O acaso ahora queremos cargarnos también todas las empresas del país para que no estén protegidas? A nadie (a casi nadie) se le ocurre comprar un coche y hacer una copia idéntica solo porque ya tiene uno igual. Claro, aquí lo que cambia es la dificultad. Crear una copia de un coche es casi imposible. Una copia de un libro se hace con un ordenador y un escáner. Proteger a esa industria supone proteger el puesto de trabajo de miles de personas (la industria editorial es en España una de las que más aporta al PIB). ¿Qué hacemos? ¿Desproteger a toda esa gente? ¿Echarlas a la calle? ¿Reconvertirlas en nuevos puestos de trabajo? ¿Dónde, en otra industria que sí esté protegida por leyes que impidan que sus productos sean robados? ¿Por qué debería ser robar un coche un delito y robar un libro no? Ah, sí. Por el libre acceso a la cultura. Pero de eso ya he hablado en el punto anterior.

Los libros son caros. En otros países los precios son de la mitad o menos.

Cierto. En otros países el precio del libro es mucho más económico. En el Reino Unido, por ejemplo. Lo que la gente no sabes es que los libres precios en los libros han acabado con el tejido industrial. Las librerías no venden libros: los libros se venden en supermercados, a precio de saldo, para dar salida a otros productos. Si de verdad estás interesado en el tema, tienes que leer este artículo. Es largo, pero muy ilustrativo.

Con todo, hay que decir que el problema del pirateo NO son los precios de los libros. Señores, piratean ustedes hasta libros que están a la venta por menos de un euro. Piratean ustedes incluso libros que están a la venta cuyos beneficios irán todos a ONG´s como Save the Children. No, señores. Se piratea porque se puede piratear. Porque está disponible para coger “gratis”. Porque no se tiene la moralidad ni la empatía suficiente para decir: “si hago esto, estoy perjudicando a otra persona. A decenas de personas que viven de esta industria”.

 

El hecho de que alguien descargue tu libro sin pagar no significa que fuera a comprarlo.

Cierto. Pero, ¿cómo sabes tú que nadie iba a comprar mi libro? Muchos de los que leen libros piratas (y recuerdo que es el 40% de todos los libros que se leen, con lo que ese “muchos” significa unas cantidades ingentes de libros teniendo en cuenta que se publican 70.000 títulos al año). Hace unos días, Marta Querol explicaba en su muro lo que le había ocurrido en una página de libros de descarga ilegal. Un usuario había leído su obra “El final de ave Fénix”. Decía que le había encantado. Que estaba deseando leer otro libro de la autora. ¿Dijo que iba a ir a comprarse ese libro ahora que lo había leído porque le encantó? No. Lo que dijo fue “a ver cuándo ponéis a descargar también el siguiente porque estoy deseando leerlo”. Eso, señores, es robar. Es tomar para sí lo ajeno de cualquier modo que sea.

 

No voy a comprar el libro de un desconocido. ¿Y si luego no me gusta?

Bien, en ese caso, no pagues el jamón que compras para navidad. ¿Y si no te gusta? Ve a la carnicería, pídele al carnicero que te lo dé y que, en caso de estar bueno, ya volverás a pagarlo y que, además, hablarás muy bien de su producto. Seguro que te lo da encantado. O no pagues el coche. Ve al concesionario, llévatelo, y ya volverás a firmar los papeles en caso de estar conforme y satisfecho. Ah, claro. Lo olvidaba. Te pueden dar a probar el jamón. Y también puedes hacer una prueba con el coche. ¿Sabes qué? También puedes hacer lo mismo con mis libros. De todos ellos, cuando van a salir, cuelgo una muestra de las primeras páginas. Si te gusta, cómpralo. Si no te gusta, no me hagas el favor de descargarlo para ver si lo puedes “recomendar” del modo que veíamos anteriormente.

El mundo tendría que tener una biblioteca virtual con todo el contenido mundial volcado en ella. La cultura debe estar disponible para todos (otra vez)

Vale. ¿Y quién paga a los creadores de dicho contenido? “El gobierno”. Pero vamos a ver, si nos ponemos las manos en la cabeza porque el gobierno subvencione el cine porque creemos que la mayor parte de las películas que se hacen no merecen la pena (ahí están los datos de asistencia a las salas), ¿cómo pretendemos hacer lo mismo con los libros? A mí me encantaría que el gobierno viniera para cada libro que quiero escribir y me dejara no digo ya 10 millones de €, sino solo 20.000€ para poder vivir el año y pico que me cuesta crearla. Pero si nos quejamos de una cosa, ¿cómo vamos a pedir lo mismo para otra? No tiene sentido. Los argumentos valen siempre en todas las direcciones, no solo en la que a nosotros nos favorece.

Señores, un libro, de por sí, no es cultura. El libro es industria del ocio. Igual que el cine. La literatura, para convertirse en cultura, debe trascender. Debe arraigarse en la sociedad. Mientras eso no ocurra, y, como es evidente, no ocurre con el 99% de los libros, no puede considerarse cultura. Es ocio. Algo que te ayuda a pasar el rato. Como un juego de ordenador. Como una película. Como un juego de mesa. “¡¿Cómo puedes decir eso!? La literatura enseña muchas cosas”. Claro que sí. Un juego de mesa también. Ahí está el Scrable; o el Trivial. ¿También son cultura? Entonces, vayamos todos a los grandes almacenes y llevémonoslos a casa sin pagar, porque tenemos derecho a la cultura gratuita.

Tú, querido ladrón que me robas mi trabajo, seguramente trabajas. Tal vez eres zapatero. O vigilante. O frutero. O vendedor. Cobras religiosamente por tu trabajo (o eso espero, sinceramente). Si alguien roba en tu empresa, te perjudica. Por favor, no defiendas a aquellos que roban en la mía. De ti depende, tal vez, que pueda seguir escribiendo libros.

La ilustración de portada pertenece a Javier Fernández Carrera (Pinturero)

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

El culto espartano a los dioses: Artemisa

El culto espartano a los dioses: Artemisa

El pueblo espartano ha sido famoso por tener uno de los ejércitos más fuertes en toda la historia. Desde pequeños, y con solo 7 años, los soldados iban a buscar a los niños a su casa y, desde esa edad, los preparaban para convertirse en guerreros. Como habréis podido...

Como escribir un buen libro

Como escribir un buen libro

Escribir un libro es una tarea que lleva tiempo y dedicación. Si es la primera vez que una persona se lanza a escribir, se encontrará con varios obstáculos en el camino. La mayoría de las veces, uno no sabe qué camino seguir o se encuentra ofuscado y con falta de...

El origen del agogé

El origen del agogé

Los espartanos han sido famosos por poseer, gracias a la agogé y su actitud, uno de los ejércitos más fuertes y poderosos de toda la historia. A través de un duro entrenamiento, lograron conquistar enormes territorios, a pesar de que, muchas veces, han sido menor en...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

260 Comentarios

  1. sagaelemental

    entre el articulo y los comentarios me convenzo cada vez mas de la seria crisis moral que existe hoy en día. Soy escritora autopublicada y la verdad es que no entiendo la ligereza con que manipulan los conceptos los supuestos amantes de la cultura. El hecho es que un libro no se escribe solo, hay trabajo, esfuerzo, pasion, y sobre todo, sueños detras. Mi trabajo vale, no lo regalo. persigo a los piratas, en especial si piratean mi libro. Es mas que un delito o robo, es una demostración de falta de moral y de la cultura psicopatica del ‘todo vale’ para obtener lo que deseo. Que tienes 3000 libros descargados? los has leido al menos? es que te sientes Robin Hood regalando el trabajo ajeno, acumulando seguidores mientras el autor aun espera cobrar por su trabajo. No hay cultura ni honor en la piratería, digan lo que digan

    Responder
    • ricardo

      hola estoy de acuerdo contigo pero queria preguntarte una cosa si es ilegal como dices no te cuesta nada buscar en google las paginas que ofrecen tus libros ilegalmente y denunciar esas paginas

      Responder
      • TeoPalacios

        Te sorprendería la de veces que se denuncia. No puedo estar haciendo búsquedas en Google día tras día. No se trata de que yo denuncie, sino de que otros no quieran aprovecharse de mi trabajo, ¿no crees?

  2. Lou

    La piratería es delito ¿quién dijo lo contrario? Otra cosa es que te pillen lo pirateado.
    Ladrona de palabras, pues sí, y lo seguiré siendo. Que hay mucho trabajo detrás de un libro lo sé por experiencia. Y detrás de la música, y detrás de una película..
    Que los autores deben cobrar por sus obras es obvio y comprensible. Lo que no es comprensible es la pretensión de algunos de hacerse ricos cobrando hasta por el aire que respiran, y acogotando a todo el que se atreve a leer ni una de sus páginas sin estrujarse los bolsillos.
    A estos autores tan avaros de sus obras les diría que se relajen un poco, que todo llega, hasta la pasta. Y que si perseveran en su empeño y dejan que sus libros se multipliquen, también van a lograr que suene su nombre y que alguien más que familia y amigos sepan que existen, y que además escriben bien.
    Porque si nadie sabe que existes.. ni te leen, ni te compran, ni te piratean, ni hablan de ti. Y a ti te conviene que hablen de ti, y que tu nombre baile hasta entre los muertos. Y de esto saben mucho los grandes; y eres grande cuando que te pirateen deja de importarte.

    Saludos

    Responder
  3. Name

    No me leído todo este tocho ni tengo intención hacerlo, con las primeras lineas ya vi que no dispones de una opinión parcial.

    Si tanto te gusta cobrar por un libro, película, música deberías cerrar esta web o al menos hacerla de pago ¿Molaría, verdad?

    Todavía no distingues bien el asunto y lo intentas camuflar, voy a dejar de escribir este comentario no sea que me de por querer cobrar a todos los que lo lean…pagad ladroness…!!

    Responder
  4. Al

    Mi novela cuesta 0,89€ y a los quince días exactos de publicarla en Amazon aparece en varias web de descarga gratuita y va de correo en correo por los famosos grupos de lectura.
    Tras dos semanas bien de ventas me he encontrado con días y días sin ninguna venta, y las pocas críticas que tiene son buenas, que no creo que sean por la baja calidad de la novela. Como bien dices, lo cogen por el hecho de que es gratis y pueden hacerlo.

    Responder
    • Lou

      Creo que te refieres a Webs fantasmas o falsas. Me explico, las webs donde las obras de un autor, que aparece en Amazon con buenas críticas, se ofrecen en descarga gratuita, no son descargas reales: el archivo de descarga no existe. Estas Webs de descargas fantasma sólo buscan incautos que le den al botoncito de Download para inflarle a popups publicitarios y viven de esto, tú sólo eres el cebo.
      Si tu libro se vende menos no es por estas Webs, eso te lo aseguro. Si quieres descubrir si tu libro digital es compartido realmente, tendrás que hacerlo en redes p2p.

      Saludos

      Responder
  5. EscritoraNovel

    Puedo ponerme en tu lugar, pero no comparto tu opinión. Son muy pocos los libros que tengo en mi estantería, en comparación con los que me he descargado. En mi carpeta en el ordenador seguro que tengo más de 5000 libros. ¿La calidad? Aceptable, para ser un libro descargado. ¿Son cultura? Algunos sí, otros no. No me molesta que cada libro que he leído, no aporte dinero al autor. Porque hay miles de libros que he leído o que podría leer que JAMÁS me compraría. A mí me gustaría poder pagar al autor después de leer el libro. Y me gustaría que si me publican un libro, la editorial me pague por el libro, no un porcentaje sobre la venta de cada uno de los ejemplares.

    Dices que en la venta de un libro cobran maquetadores, correctores, editores, etc… No hacen falta. He leído montones de libros en word o en pdf, y no los he disfrutado menos. Demasiados intermediarios entre el escritor y su lector.

    Si a un sólo libro le dedicas un año, y quisieras cobrar por el 20.000 euros, es lo que debería pagarte la editorial. Y luego que lo venda con cubiertas de seda, a 100 euros si quiere, o a 1 euro la unidad para recuperar la inversión. Si a ti te pagan cuando vendas, a un albañil deberían pagarle cuando se venda la casa, ¿no? Ese ejemplo es horrible, lo sé. Pero es igual que los actores de Hollywood, que cobran por película. Y cobran millones. No se les paga un porcentaje por cada entrada, si no cuando acaban su trabajo. Y ni siquiera los actores noveles dejan de cobrar al finalizar la película. No nos quejemos de la piratería. Porque tu negocio no es vender. Es escribir, y es la editorial la que no te está pagando por tu trabajo.

    Con respecto a la compra, si compro libros intento comprarlos de segunda mano, porque yo no puedo pagar lo que valen nuevos. Tampoco lo necesito. Y si no los he leído primero, a no ser que tenga muy buenas referencias, y muy claro que se adaptan a mis gustos y que los voy a releer, tampoco los compro. ¿Y cómo los leo primero? Pues, me los descargo. Y no es ilegal. Y para que sea robar debe estar tipificado. En todo caso será inmoral, y dependerá de la moral de cada uno.

    Lo que tienen (tenemos :)) que hacer los escritores es buscar la forma de llegar al lector, con un producto económico, y menos intermediarios. Siempre habrá quien se los baje. Pero serán muchos los que, si les gusta, acaben comprándolo. Yo no pagaré jamás por un libro electrónico, sí en papel. Y supongo que mucha gente como yo.

    Un apunte: Soy escritora, y lo que más ilusión me hace es que la gente lea lo que escribo y que les guste. No espero vivir de la escritura, porque, para eso, tendría la editorial que comprar mi libro al precio de más arriba. Lo que me da miedo, más que la piratería es que alguien se atribuya mi creación. Eso sí que me … fastidia.

    Un saludo, y no te sulfures por lo que no vale la pena. Hay que cambiar los modos en los que se distribuye la cultura, o el ocio, si te place. A ver si se consigue.

    Responder
  6. Ramon

    Yo fui pirata en la época en que la mayor parte de “luchadores de la cultura libre” no sabían que puñetas era un ordenador.

    Ciertamente robaba y no estoy exento de culpa, aunque haga más de 20 años de ello.

    Sin embargo ahora cualquier mindundi puede robar quiero decir “compartir cultura” en fin. Ello significa que esta piratería SÍ que afecta muy negativamente a la industria, sí que reduce los beneficios necesarios no solo para pagar costes sino que las personas que viven del mundo de la cultura pues eso viven de ello, las horas de trabajo escribiendo un libro, haciendo un videojuego, una película y un sinfín de etcs muchas personas parece que se las pasan por el forro y el trabado de TODAS esas personas no cuentan.

    Voy a poneros un ejemplo en un pueblo del antiguo oeste había la maestra, el cura, el tabernero, las putas, la tienda de cosas de primera necesidad, el herrero, los granjeros, los vaqueros… y por último los cuatreros que robaban el trabajo honrado que a todos los miembros del pueblo les costaba sangre sudor y lágrimas y era su sustento, su esfuerzo… Ahora contemos que todo el pueblo decidiera convertirse en cuatreros porque lo pasan mal a final de mes, no tienen dinero etc que pasa con el pueblo? desaparece, a quien roban los cuatreros cuando el pueblo ha desaparecido? a otro pueblo, que a su vez su población sentirá que está legitimada para tomar lo que no le pertenece porque no tiene para llegar a fin de mes.

    La piratería afecta a todos no solo a los autores que seamos claros por respeto y empatía deberíamos respetar sus trabajos, y sí a mi me encantan los masserattis pero no tengo dinero para ellos y ello mismo no me justifica en modo alguno para robar un masseratti, tal falacia es absolutamente inmoral. El problema de la falacia es que también afecta al cliente, poco a poco si el autor / productor gana menos y no se tiene respeto por su trabajo es muy probable que se dedique a otro trabajo, ahora pensad en todos los escritores que os interesan, actores etc con la “cultura libre” a la larga os los estais cargando y luego llorareis porque no hacen películas, libros… de calidad pero OJO no olvideis de quien ha sido la culpa.

    Mucha gente se queja de que hay libros que no los traducen a español y si es bien cierto, pero eso no justifica traducirlos sin pedir permiso a quien detenga los derechos de autor ni mucho menos, sino que podría ser un negocio poner en marcha una editorial que hiciera tales cosas, pero con el ambiente de piratería de este país…

    En países como Alemania por ejemplo se multa a quien descarga material que infringe derechos de autor, y no me parece bien me parece OBVIO, si quereis saber si un libro os va a gustar o no hay una cosa en la contraportada llamada sinopsis, incluso algunas editoriales te dejan leer las 15-20 primeras páginas del libro así que esa excusa tampoco es válida.

    La copia de seguridad es otro tema, que si se aplica como lo que es copia de seguridad la cual no sale de nuestro ámbito particular de ningún modo ni usamos para nada más que en caso de necesidad de la misma es totalmente legítima, al igual que puedo hacerme copias de piezas de un coche para uso propio, sin embargo su distribución amparándose en ese concepto ya vulnera los posibles ingresos del autor y eso aunque no haya afán de lucro si debiera ser penado, puesto que hay perjuicio para el autor.

    http://lolesp.com/foros/general/off-topic/es-ilegal-descargar-de-internet-en-alemania/956119/?p=3

    La ley es la ley y vela por nuestros intereses si ahora justificamos que el trabajo de escritores o cineastas no tiene valor en un futuro podríamos hacer lo mismo con pintores, informáticos, diseñadores, inventores (a fin de cuentas las patentes no existirían “cultura libre” chicos!!!), científicos, publicistas (entran en el ordenador de un publicista rival y robarle una campaña porque no? es el mismo sistema que la “cultura libre” donde el trabajo de quien ha tenido una idea, le ha dado forma, buscado gancho etc viene el listo de turno y la usa) y un sinfín de etcs que os animo a que penseis, convertiros por un momento en ese pueblo de cuatreros es invivible verdad?

    Responder
  7. VICENTE

    Es el gran problema de autores y editoriales. Digitalizar un libro, una novela y luego ponerla a disposición de todo el mundo es tan fácil que es indudable que de una u otra forma se hará. Habría que mirar qué ha ocurrido con la industria del disco. Se intentaron algunas maniobras para evitar la copia, pero al final, toda la música de entretenimiento está a disposición de todo el mundo de manera gratuita. Respecto a la edición, quizá, por aportar alguna idea, algún sistema de impresión que evitara el escaneo, aunque siempre es posible que alguien se dedique a copiar un libro al formato digital.
    Sobre la tesis inicial, es cierto que descargar una novela de entretenimiento sin pagar por ello, es un acto, no sé si llamarlo robo o apropiación indebida, hurto o como se quiera, pero es sin duda un atentado, un insulto al autor, y también, en una gran medida, a la editorial y a las personas que trabajan en ella. Me imagino lo que debe sentir un autor que ve su libro, su novela, su trabajo de varios años reproducido hasta la infinitud y disponible de manera gratuita, sería algo así como ver cientos de miles de ejemplares de tu novela tirados en una plaza pública para que cualquiera que pase por allí se las lleve, o lo que es peor, para que todo el mundo vaya dando patadas a cada uno de los ejemplares entre risas, “Tanto trabajo, para ésto”.
    Desgraciadamente, creo que el futuro de los nuevos autores, e incluso de los consagrados, no es muy bueno.
    Tal vez todo el mundo tenga que acabar vendiendo su trabajo a través de Amazon a menos de un euro por descarga.

    Responder
  8. Omar

    Personalmente pienso que un país no puede educarse a partir de la unánime contribución de sus acciones, es decir que sí un sector es afectado por las consecuencias de un pueblo, entonces éste sector debe colaborar para evitar que se siga perpetuando el delito en el que el mismo termina afectándose.

    Es decir, en países desarrollados hay presupuesto y los recursos y si no se buscan para que las bibliotecas públicas presten libros a todo aquel ciudadano que esté interesado en leer, así pues se evita en gran parte la piratería de toda clase, DVD, Música, libros, etc. Ahora bien sí una editorial contribuye en común con un plan de acción con el gobierno para la creación de múltiples bibliotecas en un país, se lograra bajar los niveles de piratería, a su vez dicho plan ayudara a tener ciudadanos más activos en la lectura y la propia editorial al participar como patrocinador de libros lograra promocionarse como sector protagónico para la trasformación educativa de un país.

    Lo anterior propiciará que las editoriales puedan anunciarse gratuitamente en los nuevos libros que ofrecen y en las formas en que los ciudadanos podamos ayudarlos a promover la lectura y el respeto por los derechos de autor de los escritores. Este ciclo o programa no es nuevo ya que funciona bien en países desarrollados, por lo que la pregunta sería… “¿Qué esperan las editoriales para empezar a colaborar con el gobierno para hacer lectores respetuosos, más activos en la lectura y más comunicativos para beneficiar a nuestra comunidad?”. O “¿acaso seguirán quejándose de la piratería ejercida por un pueblo a quienes los ven solamente como clientes para lucrar y no como amigos y aliados para juntos creer en busca de un mismo fin que respeta las leyes y en donde la educación pesa igual que solamente el dinero y lo comercial?

    Responder
  9. Perico

    Claro, el problema es del público, que es tonto.

    En un encuentro de agentes literarios (yo andaba por alli porque primero fue un escritor que sigo y me quedé al resto), se llegó a decir que un libro como Cien años de soledad se tiraría entre 1-2 años dándo botes de editorial en editorial hasta que alguien lo publicase. Eso fue hace unos años, ahora posiblemente ni siquiera se publicase, o lo haria en una editorial menor….

    Pero claro, la culpa es del publico, que es tonto.

    Entretanto, 700.000 del ala para ZP para que nos cuente si se ha enterado de como todo se iba a la mierda mientras el seguía en su mundo.

    ¿De veras que es el publico el que es idiota?

    Responder
  10. Munchenhausen

    Siglo XXI. “Sociedad de la información”. En cuanto se crea cualquier tipo de archivo digital éste pasa a ser susceptible de ser compartido. Pasa con los libros, la música, las películas, las grabaciones de conciertos… Y también con los proyectos industriales, las patentes de productos de alto valor añadido, los textos académicos, los artículos de revistas científicas…

    La diferencia? Que los libros, la música, las películas, las grabaciones de conciertos etc. son archivos de interés digamos general y en los que no se busca un lucro sino ocio. El argumento imbatible que demuestra que esto es imparable es que no hay ley o sistema de castigo que no pueda ser esquivado. Dicho de otra forma, tirando del sabio refranero español, no se pueden poner puertas al campo.

    Esto nos lleva a su principal argumento, que defiende el trabajo del autor y su derecho (indiscutible) a recibir una retribución por él. Pero aquí entramos en un ámbito muy cenagoso donde es difícil discernir en qué punto de la industria se mueve un texto para identificar el pago que la sociedad debe al creador por su obra. Pongamos ejemplos:

    Un pintor de reconocido prestigio y con obras muy valoradas entra en una etapa de su vida artística en la que decide orientarse al arte moderno, la abstracción y la pintura orientada a minorías vanguardistas. Todos los años vemos los reportajes televisivos sobre la feria de arte moderno y las críticas a las cantidades que se pagan por esos cuadros. Y nunca falta el que afirma “eso lo pinta mi sobrino de 4 años”. Por tanto, mientras una serie de especuladores se dedican a inflar el precio de sus cuadros, el común de los mortales no valora en NADA lo que hace. ¿Cuánto valen, pues, esos nuevos cuadros? Es que no hay un trabajo detrás? Nadie duda de que sí lo hay. El pintor recibe su retribución porque encuentra un nicho de mercado que le permite seguir viviendo de la pintura.

    Un músico compone un concierto académico para música de cámara, que no resulta atractiva para el público en general pero sí para los consumidores de música clásica que pagan entradas muy caras para ver esta obra en algún palacio de la ópera con buena acústica. El común de los mortales no lo quiere ni de hilo musical, pero el músico encuentra un nicho de mercado que le permite rentabilizar la gran inversión en sueldos de músicos, editores, etc. etc. etc.

    Un escritor novel realiza una investigación histórica muy documentada que le cuesta tiempo y dinero. Invierte dinero de su bolsillo en documentos históricos y libros de historiadores reconocidos, muchos de los cuales ni siquiera están traducidos o tiene que adquirirlos en otros países. Dedica tiempo a estructurar una historia interesante que poder novelar, en la que hilar aspectos sociales sobre la vida y usos de los espartanos con un argumento que enganche al lector. El común de los mortales sí está interesado en consumir este tipo de producto, pero no hay otro consumidor fuera de este grupo. No puede promocionarse correctamente debido a su “juventud” como autor. No alcanza su calidad a ser aspirante a premios bien dotados económicamente que le permitan vivir de su obra. No tiene opción a extraer de su trabajo más que aquello que de las ventas comunes de sus libros pueda sacar.

    Quizá, después de estos ejemplos entienda usted que trata de introducir una galletita en un gaznate atiborrado de otros mil manjares mejores, mejor promocionados, más baratos, menos costosos a nivel intelectual…

    Quizá entienda usted después de esta reflexión que cuando uno orienta su trabajo hacia el común de los mortales no puede esperar una respuesta elegante, sino la respuesta común del público a quien la orienta que es, en este caso que nos ocupa ciñéndonos al mercado español, el consumo de obras prefabricadas, el best-seller de manual, y el menosprecio (si no la total inadvertencia) de otros aspectos como en su obra, la investigación documentada.

    Dedique usted su tiempo a la investigación histórica, sí. Pero escriba después un libro de historia que pase a ser de obligatoria lectura en las facultades universitarias.

    Dedique usted su tiempo a la escritura, sí, pero si pretende vivir de ello, hágalo orientado a tal o cual premio que le dé dinero.

    Dedique usted su tiempo a escribir novelas, sí. Pero hágalo cuando su nombre sea conocido y la corriente lleve al público a comprarlo sin más necesidad de prueba de calida que el apellido Palacios.

    En resumen, quiero que entienda que vende usted un buen producto a un mal público. Reoriéntese, que contra la piratería no son capaces de luchar los gobiernos, menos los autores. Busque quién puede mantenerle en su actividad, busque su “mecenas” del siglo XXI, que tiene que existir. Pero desde luego, mi opinión personal es que en el mercado de las novelas para el gran público, un autor novel quejándose de la piratería es el profeta clamando en el desierto.

    Responder
    • Freedom

      Uno de los comentarios más lúcidos de toda esta discusión. Muchísimas gracias por su aportación (usaré el trato formal, ya que es el que usted mismo usa). Estoy de acuerdo con el análisis. Y no, no creo que haya muchas soluciones (a parte de que las editoriales encuentren el modo de bajar los precios para combatirla en lo posible, aunque eso en sí mismo no eliminaría la piratería). A esto le uniría una buena información al lector, una educación adecuada, que no podrá ser metida en vena, claro, y que llevaría tiempo y esfuerzo.

      En cuanto a si pretendo vivir de escribir libros: bueno, es un tema taaaaaan complejo ese, hay tan pocos que puedan vivir de escribir libros, que la verdad ni me lo he planteado. Eso, sin embargo, no es contrario al hecho de que cada autor tenga que cobrar lo que le corresponde por su trabajo, como bien decimos.

      No, no está fácil el camino para los escritores. Ya sea novel o no. Se está contando ya por los pasillos que los autores “consagrados”, aquellos que empezaban cobrando cifras millonarias como adelanto de su trabajo, están empezando a ver reducidas esas cantidades porque las editoriales no consiguen cubrir los gastos. Muchos otros de los que vendían 30.000 o 50.000 libros han pasado a no superar la barrera de los 10.000, o incluso menos.

      Tenemos un problema en el mundo del libro. Hay que ver si somos capaces de solucionarlo.

      Muchas gracias por su comentario: un gusto leerlo.

      Responder
  11. Invincible Teo

    “La gente debe entender que hay que pagar”…
    “La gente debe comprender que el autor tiene que recibir un pago por su trabajo”…ç

    LOS AUTORES DEBEN ENTENDER QUE SE ACABÓ EL CHIRINGUITO.

    Puedes elucubrar todo lo que quieras con mostrar a la gente la cantidad de trabajo que conlleva un libro y toda esa sarta de argumentos de manual.

    SI NO TE GUSTA DEDÍCATE AL ENCAJE DE BOLILLOS.

    Responder
    • Freedom

      Que te digan a ti en tu trabajo que como la gente está pirateando los productos del fabricante, que dejes tu oficio y te dediques al encaje de bolillos también. Seguro que te encanta la idea.

      Responder
  12. ivan

    Cobrar 40 euros por un libro si que es de ladrones. Pasa como con la música. En mi caso, jamas voy a pagar 40 euros por un libro o 20 por un cd. Y podéis venirme ahora con demagogia barata que si nos gastamos más dinero en otras cosas blablabla….

    25-30-40 euros en un libro …… ES UN ROBO

    Responder
    • Freedom

      Afortunadamente, la gran mayoría de los libros no cuestan 40€, aunque sí hay más de uno. Repito una vez más: en mi opinión los libros son caros y habría que revisar el modelo. Lo que ocurre es que mucha gente no se da cuenta de que detrás de un libro está el trabajo de decenas de personas (no voy a volver a poner aquí otra vez toda la retahíla), y esa gente debe comer, debe cobrar por su trabajo.

      Responder
    • Freedom

      Diroba, el artículo no pretende ser “constructivo” desde el punto de vista de que se ofrezcan soluciones. Como digo en el 3º párrafo, y he repetido ya por aquí varias veces, lo que hago es responder a algunos de los argumentos de aquellos que justifican y defienden la piratería. La gente debe entender que lo que hace esta mal, igual que está mal aprovecharse del trabajo de cualquier otra persona sin pagar por él y sin consentimiento de dicha persona. Es tan sencillo como eso. Y, claro, a nadie le gusta que le diga que está robando, porque inmediatamente se convierte en ladrón, y eso no mola. Pero, chico, si no te gusta, ¡no lo hagas!

      Yo no sé si se está montando grando o chica, aunque sí sé que hay cierto revuelo. Por cierto, que la gente que ha sacado artículos para rebatir este se centra más en atizarme a mí que en rebatir los argumentos. Eso ya, por sí mismo, refleja lo que cada uno puede dar de sí. Pero si se está montando gorda, la verdad es que me alegro, porque, realmente, es necesario que se aborde el tema. Hay decenas de miles de afectados por la piratería, todos y cada unos de los eslabones de la cadena. Hay que buscar soluciones. Y para eso lo primero es ser conscientes de que hay un problema.

      Responder
  13. Diroba

    Me encanta la que se ha montado, bien hecho Teo. La realidad es que no existen recursos ni leyes que puedan impedir que se realice algo que ya se ha convertido en consuetudinario (lamentablemente y por distintos motivos), la propia legislación no tiene costumbre de legislar contra la costumbre, las únicas medidas que se están tomando son las de incrementar el castigo de lo que ya era punible, pero no extenderlo, y poseer una copia privada no es delito, ni falta, ni nada que se le parezca y nadie en España ha sido sancionado por tener x copias de películas, libros o discos para uso privado, sin tener los originales. No hay fin, ni vuelta atrás, ni se podrá controlar, ni impedir por la aplicación de la ley; podemos tomar como ejemplo la industria musical; podemos tomar como ejemplo la industria del videojuego, que sí ha sabido rehacerse; el sistema para que sea sostenible debe cambiar, no se puede perpetuar un sistema que ha sido sobrepasado por la tecnología. No tengo la solución, pero criminalizar y llamar ladrón o decir que roban al 40% de los lectores de media, cuando podemos decir que es la forma en la que obtienen sus libros casi la mitad de los lectores, es decir, que la costumbre de casi la mitad de los lectores es “robar”, no creo que sea una idea constructiva y no creo que tal cantidad de lectores vayan a cambiar sus hábitos, más siendo gratis y no ilegales en el sentido literal, nadie te va a multar por descargar contenido sin consentimiento del autor y nadie puede multarte por poseerlo, solo la distribución y difusión sin consentimiento es punible. La solución andaría por seducir a esos lectores sin ética, que leen gratis y no de bibliotecas, ofreciendo precios más bajos, paquetes de lectura, subscripciones… es posible que no tardemos en ver publicidad entre las páginas digitales de los libros. De todas formas, hay que recordar que estamos en una época en la que el cosumo interno está por los suelos y seguirá estándolo unos años más.

    Responder
  14. Alvaro

    Los grandes artistas de la cultura española nunca pudieron ganarse la vida con sus obras, y se disfrutó de todo un siglo de oro!! Tal vez no sea tan malo para la cultura dejar de estar “profesionalizada”.

    Ciertamente se viola con la “pirateria” el derecho de propiedad de los autores que se dedican por entero a producir y comen de ello. Pero como comentó alguien por ahi arriva el que lee o ve cine lo hace y punto, y probablemente piratee ( por que lo hace casitodo el mundo) pero tambien consuma por placer de forma legal segun lo q tiene mas a mano. Tal vez esto de la “pirateria” no sea mas que un estado de mercado que está fluctuando hasta encontrar un equilibrio entre consumo original y consumo pirata en el que la cosa irá peor para el autor que en la etapa pre-internet, pero mejor que en un futuro en que la gente directamente dejase de leer. Por que Teo, sinceramente, el verdadero problema de tu industria es las actuales generaciones que no leen y como consecuencia las futuras…

    Mi pregunta es, ¿ no sera el pirateo actual un mal menor, una evolucion de mercado, una salida que la propia cultura se da a si misma para no desaparecer del todo?

    No digo que esté bien pues realmente nace de la mala voluntad de los consumidores, pero tal vez , en vez de regular con la intención de erradicarla, lo que a mi juicio es imposible, deba ser regulada en forma que conviva y mantenga su residual labor de difusión.

    Responder
    • Freedom

      Alvaro, te equivocasal pensar que los autores del siglo de oro no cobraban. ¡Claro que lo hacían! Les pagaban sus mecenas y ellos vivían de escribir.

      No es cierto que las generaciones actuales no lean. De hecho, los jóvenes entre los 14 y los 25 años (si quitamos a las mujeres de una franja entre los 24 y los 40, más o menos) son los que más leen, con diferencia.

      En el apalabrados de mañana vamos a tener una tertulia precisamente en torno a este tema, con dos autores y una agente literario. No te la pierdas.

      Hay que hacer cosas; hay que cambiar el mercado. Entre otras cosas, el usuario, el lector, tiene que entender que la persona que se pasa x meses trabajando en una novela debe cobrar por su trabajo si ese lector quiere leerla. Igual que si quiero comer castañas asadas en un puesto en mitad de la calle tengo que pagarle a la persona que me las prepara. Ni más ni menos.

      Responder
  15. A-teo

    Teo, sólo quiero hacerte una pregunta: ¿nunca, nunca, nunca has pirateado nada, sobre todo, cuando no te dedicabas de manera profesional, y por supuesto pagada, al mundo editorial??
    Sólo contéstame si vas a decir la verdad, porque mis papás me enseñaron que no está bien mentir..

    Responder
    • Freedom

      Pago ONO para tener televisión y poder ver las series o las películas. Uso Spotify para la música. Mi Windows es el original que venía con el ordenador. Hace años, muuuuchos años, grabé películas. Nunca hice negocio con ello. Ya digo, de eso hace muuuuuchos años. Mucho antes de empezar a dedicarme a escribir. Rectificar es de sabios.

      Responder
  16. moon

    Una cosilla esos que nos llaman piratas.

    ¿Cuantos de aquí han grabado alguna vez un cd con canciones? ¿Cuantos han grabado un cassete? ¿dvds de peliculas?

    Eso queridos míos también es piratear. Y seguramente millones de los que tengáis también han sido pirateados por alguno de vuestros amigos. Así que no me vengáis contando rollos de que “no pirateáis” o “no permitís el pirateo” porque ya sois piratas.

    Responder
    • Yo (El auténtico, el inimitable, el único)

      No, Moon. Grabar un CD con canciones, un cassete o un DVD es realizar una copia privada. El problema viene cuando realizas todo esto masivamente, generas beneficios de ello (como hacen las webs de enlaces) o contribuyes a este negocio negro como consumidor (descargando desde webs que se lucran con el dinero de la publicidad). Entonces es cuando se convierte en pirateo. Te lo explicaré con un ejemplo, salvando las distancias: el que planta plantas de marihuana en su casa para consumo propio no es un traficante, pero en el momento en que empieza a hacer negocio con ello, se convierte en traficante (insisto, salvando las distancias), y el que le compra la droga (consumidores), en cómplices del ilícito negocio. Por eso el P2P no se puede considerar pirateo (bajo mi punto de vista), porque sí es realmente compartir. Pero claro, la mula o el torrent se nos han quedado lentos, ¿verdad?

      Responder
  17. Frazier

    A ver, es que sin manejar datos “oficiales” ( lo pongo entre comillas porque logicamente no hay datos oficiales sobre pirateo de libros), resulta poco creible que un autor que solo ha vendido un par de miles de copias pueda tener un 40 por ciento de pirateo en sus obras.

    En las webs de descargas de peliculas por ejemplo, siempre coinciden las mas vistas en taquilla con las mas descargadas ilegalmente. Y las poco descargadas han sido por lo general rotundos fracasos en taquilla.

    Sinceramente y repitiendo que legalmente me parece legitimo que un autor persiga la pirateria de su obra, sigo pensando lo mismo. Teneis que centraros en mejorar vuestro producto para atraer al comprador real de libros y no centraros en perseguir a los que jamas os iban a dar un solo centimo por la obra. No vendeis naranjas cuya unidad robada es una unidad no vendida. Vendeis copias de una obra intelectual cuya unidad vendida es la unica unidad que cuenta. Yo no veo efecto llamada en el pirateo de libros. La gente no deja de comprar la novela de su autor favorito porque le cueste 20 euros y el vecino se la baja al ordenador gratis. Pero el que se queda sin entretenimiento literario gratuito seguramente usara su tiempo en otra actividad gratuita o en la que crea que merece invertir dinero.

    A mi todo esto de la pirateria me suena a monopolio editorial pidiendo compensacion economica publica. El canon y todo eso. Por supuesto habra quien unicamente pretende que se haga justicia ( como parece ser su caso), pero las intenciones de la industria suelen apuntar siempre hacia el mismo objetivo.

    Saludos.

    Responder
    • Freedom

      Hombre, yo creo que si la media es del 40%, debemos aplicar la media. No creo que haya unas diferencias abismales entre unos y otros, y te explico por qué: si a los autores “pequeños” solo se les piratea un 15%, y resulta que la media es del 40%, significa que a los “grandes” se les piratea el 65%. Con esas cifras, las editoriales habrían quebrado ya todas.

      Pero aún admitiendo que fuera así, eso no cambia la consecuencia, es decir: si un autor novel se queda por debajo en cifra de ventas, y estamos hablando solo de 100 libros vendidos más o menos, puede arruinársele la carrera.

      Dicho esto, estoy de acuerdo: hay que hacer cosas. El problema es que los escritores tenemos poco margen de maniobra. Hay novelas maravillosas por ahí que pasan completamente desapercibidas: bien porque la tirada inicial fuera pequeña, bien porque no se haya hecho una buena labor de promoción, bien porque salieran al mismo tiempo que la novela de tal o cuál autor de relumbrón… Por nuestra cuenta, a menos que autopubiques, no puedes incluir material extra (en mi última novela, por ejemplo, no aparece un mapa, aunque yo solicité a la editorial que lo incluyera) por poner un ejemplo.

      Repito: hay muchas cosas que cambiar. Pero desde todos los ángulos. Una de ellas es que el consumidor entienda que pirateando está haciendo un daño enorme a la industria.

      Responder
      • Perico

        ¿Porque eso no ha sucedido nunca en el mundo literario?

        Uno de los casos que siempre sale es La conjura de los necios, que la industria publicó por lo pesada de la madre, u otros casos como Si esto es un Hombre, de Primo Levi que se tiró varios años dándo tumbos hasta que fue “descubierta”…. el mundo del libro esta lleno de trayectorias de ese tipo y estoy seguro que hay novelas muy buenas desconocidas, pero no diria que es un mal atribuible a la pirateria porque lleva sucediendo desde siempre.

        Para mi el mayor mal del libro es el hecho de que las editoriales grandes han dejado de lado los criterios artisiticos/culturales y sustituidos por criterios meramente económicos. Pero esto no es de ahora, ni atribuible a la pirateria. Esto lleva pasando 15-20 años y será peor en el futuro cuando cierta gente se vaya retirando o la vayan retirando. Y puestos a regirnos por criterios económicos, pues entiendo que el consumidor haga lo mismo y no pague por algo que puede obtener gratis, quizir, el valor de un Dan Brown es cero pelotero, se lee porque sea la novedad o porque este de moda, pero se ha olvidado a la media hora.

        Luego insisto, vender libros a 20 euros es un robo a mano armada, cuando otras economias más fuertes los venden a 10. El precio mínimo no genera puestos de trabajo (boutade que no se cree ni usted), sino lo contrario.

      • Freedom

        Claro. Pero es que no tienes derecho a hacer esa copia sin la autorización expresa del autor…

    • moon

      Teo yo no lo pago. Me lo pagan.
      Y segundo, hay millones de libros (sobre todo el genero erotico que en bibliotecas de barrio no están) y sabes porque??? porque son muy retrogrados. Tienen aun ese tabú.
      Aun así prefiero que me los “presten” así por lo menos los leo.
      El otro día me acordé de tu articulo vi a una chica en la casa del libro sentada detrás de una columna leyendose un libro (de otro escritor) y a la vez copiando en un cuaderno algunas partes.
      en serio, me sale más barato que me lo “presten” sí a sí puedo leerlo, no crees?

      Responder
    • moon

      A partir de ahora no hablaré de piratear sino de prestar.

      Por cierto, tu nunca has grabado un cd con esas canciones que tanto te gustan o cintas de video, o cintas de cassette? bien, pues eso querido “yo” es piratear.

      Responder
    • moon

      Rau, grabas cds de musica? de pelicula? Videos de peliculas?
      Eso es piratear también.

      Responder
  18. Anon

    Si no dejarlo, al menos no deberían quejarse de lo mal que está la cosa después de haber pagado la carrera. Captas la metáfora? 😉 😉 😉

    Responder
    • Freedom

      Entonces, si las cosas están mal, no hay que quejarse… ¿Pero no decís que lo qu ehay que hacer precisamente es quejarse de lo mal que están las cosas para que cambie la industria?

      Responder
  19. Anon

    Claro que es al autor pequeño. Pero yo creo que la criba, aunque probablemente reduce la variedad y por tanto la riqueza de la literatura, limita la publicación a las auténticas obras decentes. Y otra cosa: si tú publicas tu primera novela en 2010, sabiendo ya que la piratería existe lo menos hace una década… por qué lo haces? Si sabes que este mundillo es tan horrible, por qué te empeñas en meter tu libro en el mercado sabiendo cómo está? No te hubiera salido mejor dedicarte al márketing o al diseño?

    Responder
    • Freedom

      A ver si ahora uno no va a poder intentar abrirse paso en lo que le gustaría hacer… También está la cosa fatal para los abogados, o para los profesores… ¿Deberían por ello dejar de intentarlo los que se sientan inclinados a esas profesiones?

      Responder
  20. Frazier

    Todos podemos sacar una lista con 50 o 100 autores multimillonarios que venden libros por millones y tb son pirateados masivamente. ¿Que es lo que impide que el pirateo masivo no reduzca sus ventas millonarias? El valor añadido a la obra literaria.

    Me compro el libro porque lo escribe Fulanito que es famoso y he visto la pelicula de su otro libro, o porque todos los de mi grupo de twitter hablan de el.
    Me compro el libro porque soy bibliofilo y colecciono libros. Tengo un millar en mi biblioteca.

    Me compro el libro porque tiene un formato atractivo, incluye contenido multimedia o porque la edicion es tan bonita que hace juego con mis cortinas.

    Que quiero decir con todo esto?? Que por lo general los libros o peliculas mas pirateadas son tb los que mas venden. Y sus ventas cubren al segmento de poblacion que no es ni lector asiduo, ni entendido, ni coleccionista y que no encuentra valor añadido a pagar 20 euros por algo que descarga gratis de una web.

    Si el pirateo te perjudica como escritor, es que no vendes lo suficiente. Y no vendes lo suficiente porque no encuentras suficientes compradores, no porque haya demasiados piratas que descargan tu obra gratuitamente. Me parece coherente proteger la propiedad intelectual desde un punto de vista legal, pero los argumentos economicos que se dan para combatir el pirateo no se sostienen.

    Un saludo.

    Responder
    • Freedom

      Llevas razón, se piratea más a los que venden más. Pero partes de una premisa equivocada: si no vendes lo suficiente, el pirateo no te afecta. En realidad, es justo al contrario. Te explico:

      Imaginemos a un autor que venda, no sé… 500.000 libros (esto es muchísimo, en España prácticamente no hay de estos). Si se piratea el 40%, y suponiendo que de ese 40% hubieran comprado realmente el libro una cuarta parte, supondría otros 50.000 más. Una pasta que el autor está dejando de obtener por su trabajo cuando debería hacerlo en buena ley. Una putada, vamos… Habrá quien diga que ya gana bastante, que con esas cantidades qué más le da. Pero eso demuestra la bajeza moral, la falta de escrúpulos y de empatía de quien esgrime ese argumento. Lo justo sería que lo cobrara. Repito, una putada. Pero ese autor tiene más que garantizada la publicación de su próxima novela, porque es un autor muy rentable.

      Imaginemos ahora a un autor que venda la media de lo que se vende en España, que son unos 2000 libros. Se le piratea también su 40% correspondiente, esto es, 800 libros. De esos, si hubiera vendido la cuarta parte supondrían 200 libros más. ¿En términos económicos es una pérdida? Pues mira, no.. Son suyos, claro, y debería haberlos cobrado. Pero 200€ más o menos al cabo de un año no sacan a nadie de una situación económica para llevarlo a otra. Ahora bien, esos 200 libros de menos vendidos sí pueden causar que el escritor no sea rentable para la editorial que lo ha publicado, que lo hace con márgenes muy ajustados de venta, con lo que se está poniendo en peligro su carrera como escritor.

      “Pues que no sea tan malo escribiendo”, dirá alguno. Y no se trata de eso. Se trata de que los autores, todos, o el 99% de ellos, excepto el que tiene la suerte de pegar un pelotazo con su primera novela, necesitan recorrido; necesitan una carrera de varios años para ir modelando su voz, su estilo. Ken Follet antes de Los Pilares de la Tierra tenían un montón de libros publicados, por poner solo un caso.

      ¿Importan solo los autores “grandes”? Pues en ese caso, el mercado se quedaría con cincuenta o cien libros al año, muchos de ellos de géneros que tal vez no te interesen. Y cuando esos autores vayan quedando atrás no habrá nadie que cubra su hueco.

      Te equivocas: el autor al que más afecta la piratería, es al autor pequeño. Con mucha diferencia.

      Responder
    • Yo (El auténtico, el inimitable, el único)

      Ya pirateáis hasta los nicks. XD

      Responder
    • Yo (El auténtico, el inimitable, el único)

      “La cosa es que dada la demonización de programas P2P que permitían que se hiciera de ese modo (estoy hablando del Emule), se obliga al uso de páginas de descargas como Seriesyonkis.”
      ¿Se obliga al uso de páginas de descargas como Seriesyonkis? ¿Quién lo obliga? Vamos a ver, el motivo del surgimiento de las webs de enlaces de descarga directa no es la demonización del P2P, sino algo tan sencillo como que… ¡la descarga es más rápida y cómoda! Una película podías pasarte días (ahora con las calidades hd, más todavía) para descargarla en el Emule (que encima te obligaba a estar permanentemente conectado), en cambio si te la bajas con un enlace de Mediafire en una hora la tienes descargada si tu conexión es normalita. Por otra parte, ¿de verdad crees que a los que descargan les importa un bledo lo demonizado que esté el Emule? Más demonizados están las descargas por enlace, y no veo que nadie deje de utilizarlos…

      Por lo demás, me gusta cómo encaras el debate, de manera más madura que otros que solo saben insultar al autor.

      Por cierto, yo soy el “Yo” original, no ese troll que me ha suplantado XDDD

      Responder
  21. Yo (El auténtico, el inimitable, el único)

    Tío eres muy cargante con el argumento de que el derecho de copia lo tienes que entregar tú personalmente.

    No es así. El código penal español condena al que se lucra de la difusión de un archivo con copyright, no al que comparte sin afán de lucro. Y tú mismo has dicho en esta discusión que no eres partidario de modelos como el japonés que condenan al que comparte o descarga libremente.

    Eres un pesado porque además aunque dices que no es el tema económico no haces más que quejarte en cada comentario del dinero que pierdes:

    ” Las cifras de lo que se pirateó entre libros, música y pelis en 2012 fueron de 18.000.000.000. Luego nos ponemos todos las manos en la cabeza porque recortan esas cifras entre sanidad y educación”.

    Menudo argumento traído por los pelos eh…

    “Y si mi libro no genera suficientes beneficios como para superar sus gastos de producción, no volveré a publicar otro, con lo que en realidad, en lugar de ayudarme me estarás perjudicando al impedir que continúe mi carrera como escritor”

    Si no vuelves a publicar nada es porque no te da la santa gana como dice APuf

    “Con los libros pasa lo mismo. Han tenido unos costes de producción que han de ser cubiertos: edición, corrección, maquetación, imprenta, almacenamiento, distribución… Un derecho no puede quedar por encima de otro. Tú tienes derecho a la cultura. Yo tengo derecho a cobrar por mi trabajo.”

    Ya se ha dicho por aqui que ese derecho a cobrar por tu trabajo es discutible desde el principio.

    “A mí me encantaría que el gobierno viniera para cada libro que quiero escribir y me dejara no digo ya 10 millones de €, sino solo 20.000€ para poder vivir el año y pico que me cuesta crearla.”

    Vemos aquí las expectativas de este señor. Cuando la mayor parte del país quisiera ser mileurista porque se malvive con sueldos de 400, 500 y 600 euros, él se autoasigna 1666,67 € mensuales. Con dos cojones toreros. Ahi se te ve el plumero que alucinas.

    “Pero si (sí) tengo que alzar la voz cuando alguien se beneficia de un modo u otro de mi trabajo sin pagar por ello. Igual que harías tú si no obtuvieras beneficio por tu trabajo, como es lógico.”

    Que brasas. Que compartimos sin afán de luuuucro. Mira: la página donde está colgado “Hijos de Heracles” y donde resulta más fácil de descargar es un foro hecho por usuarios que suben las obras sin afán de lucro. Si quieres te doy la dirección y lo miras. Evidentemente, todas las páginas de alojamiento de archivos están cobrando por publi, pero eso es igual sea tu libro que sea un proyecto de ingeniería que subo yo para compartir con mis compañeros.

    “Entonces, ¿el escritor no debería cobrar por escribir?”

    Más y más de lo mismo

    “Pero en ese caso, sería el único “artista” (y fíjate que lo pongo entre comillas) que no recibiera ningún tipo de beneficio por sus creaciones. No creo que sea justo. Si el músico cobra, si el pinto cobra, si cualquier otra persona cobra por el trabajo que realiza, ¿por qué no debería hacerlo el que escribe?”

    Llorando porque no te da para vivir

    “Hace unos años, cuando la burbuja inmobiliaria aún no había explotado, un albañil podía cobrar unos 3000€ al mes. Claro, eso pasó. No sé exactamente en cuánto estará ahora el sueldo de un albañil, pero calculo que en el peor de los casos se siturará entre los 800 y los 1200€ al mes. Con esas cantidades, te puedo asegurar que un albañil cobra más en 3 meses que el 70% de los escritores en un año.”

    Más lloriqueos

    “Dices que cobras 800€. Pero me obligas a mí a no cobrar el pobre porcentaje que queda de un libro de 18€. ¿Quién lo tiene peor? ¿Tú, que cobras 800, o yo, que me roban esos 800?”

    Más lloriqueos por dinero

    “El hecho de que no puedas permitirte un objeto, no te da derecho a robarlo. Yo no puedo permitirme un ferrari (Qué coño, ni siquiera puedo permitirme un Volkswagen), pero eso no me da derecho a ir al concesionario y llevármelo. ”

    Hay mucha gente que no se puede permitir un techo. Sigues llorando, ahora por un volkswagen.

    “De lo que se trata es de que el escritor debe cobrar por sus productos igual que lo hace cualquier otro profesional. Si se piratea, no cobra. Imaginemos que una persona trabaja, no sé, de reponedor en el Mercadona. Y ahora viene a final de mes el jefe y le dice que como han robado por valor del 40% de la recaudación de la caja, se va a quedar sin cobrar. ¿A que no le gusta a nadie? Pues exactamente eso es lo que pasa con los escritores: que como se piratea ya el 40% de lo que se lee, nos quedamos sin cobrar.”

    Sólo hablas de dinero tiuuuuu

    “De todos modos, repito: esta entrada no es una queja sobre lo mucho o poco que yo pueda vender.”

    Permiteme que me descojone JAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA
    Aquí, por algún motivo empiezas a recular. Pero vuelves

    “Si mi trabajo solo vale para el 60% y por él tengo que recibir 10€, pues 10€ y tan contento.”

    “No has entendido nada… Os empeñais en llevar el tema al terreno personal, y os equivocáis. En ningún momento me he quejado, ni en esta entrada ni en ninguna otra, de vender más o menos. Lo que hago es (estoy cansado ya de repetirlo) dar una respuesta, mi respuesta, a los argumentos que se dan a favor de la piratería. Ni más, ni menos. Todo eso de si me sale rentable, o no me sale rentable, si gano mucho o gano poco… Todo eso, lo estáis diciendo vosotros haciendo suposiciones sobre lo que gano o dejo de ganar.”

    juas

    “si hago público un archivo, del que no tengo permiso para hacer eso, estoy perjudicando a su autor, que verá reducidos los ingresos que ese producto le hubiera rentado. ¿Sabes lo que cuesta hacer una novela? En el mejor de los casos, muchos meses. Si además necesitas documentación, te gastas un dineral en libros de estudio y referencia”

    Y vuelta al tema económico personal.

    Etc. etc. etc.

    Y el post se llama “Carta abierta a TÍ que ROBAS MI trabajo”

    Responder
    • Freedom

      Hombre, entenderás que RESPONDA a los comentarios de la gente. Lo de los 16.000 “mensuales” te lo sacas de la manga. Digo, literalmente, “para que me den el año y pico que necesitas para escribir una novela”. Si ser mil eurista te parece una barbaridad tienes un problema.

      Hablo de dinero cuando me hablan de dinero. De lo contrario prefiero hablar de otros temas, chacho. Por cierto, muy divertido lo del mail que te has sacado, pero si me estás tirando los tejos, no me interesas, gracias.

      Responder
  22. Perico

    Lo que además me parece paradójico del tema, es que criticáis las descargas y luego si vas a los datos, la gente ni siquiera os descarga. Quiero decir, al final se habrán descargado el libro 100-200 personas como mucho. La masa descarga a Reverte, a Falcones, a los best sellers de turno.

    Es el mismo tema que con el cine español, que critica la piratería cuando la gente ni siquiera se baja el 90% de las películas españolas.

    Y los ingresos que puede obtener una página por publicidad de algo que se descarga 3 veces son marginales. No mueven cientos de miles de euros.

    Otra cosa que sucede, igual que con la música o las películas, es que los canales de distribución digital legales son simplemente peores que los ilegales, también es para replanteárselo, a veces es más sencillo bajar algo gratis que pagar por algo y descargarlo legalmente.

    Responder
  23. Apuf

    Me gusta pensar que soy escritora. Me gusta pensar que algún día enviaré un libro a una editorial y, a la primera, reconocerán mi enorme talento, me darán una palmadita en la espalda y acto seguido me invitarán a todas las convenciones y Semanas Negras del universo. Porque soy una escritora guay y mis libros se venden como churros. Pero eso no pasa. Porque sólo un pequeño porcentaje del volumen de todos los libros que se editan en España son rentables. Ildefonso Falcones, Carmen Posadas y algún otro nombre que resuena por ahí. Y la biografía de Belén Esteban, probablemente. El resto son escritores que se contentan con ver sus libros en una balda. A veces te da por ganar un premio literario y la editorial te paga un pico, pero eso es todo. Eso es todo, amigos.

    Partiendo de la base de que no me voy a hacer rica escribiendo a no ser que saque un pelotazo, mi interés es que la gente lea y disfrute. No nos engañemos; la profesión de novelista es muy compleja y sólo uno de cada… ¿veinte? ¿cincuenta? es capaz de vivir de la escritura. Cito a César Mallorquí, que comentaba en su blog hace años que había conseguido meterse en el nicho de los escritores de éxito a fuerza de ganar concursos de literatura juvenil. Esos son los libros “fáciles” de vender, porque en cuanto un par de institutos te ponen de lectura obligatoria ya tienes un número de ejemplares vendidos todos los septiembres. Dado que esto es sumamente difícil y no es ni tu caso ni el mío (creo), ¿qué queda? Que nos lean. Que nos disfruten. Y mientras tanto, cada uno llevaremos nuestro otro empleo, el que nos da de comer, como mejor podamos. Si tenemos la suerte de tener otra pasión aparte de la literatura, pues a por ello. Y si no, pues a ser fontaneros, periodistas, verduleros, malabaristas de fin de mes variados. Es lo que hay.

    Hasta esta primavera no quería un libro electrónico, pero me lo acabaron regalando. Con miedo, empecé a usarlo y descubrí su practicidad. Para empezar, me descargué un libro en inglés que ya poseía en castellano. Y luego tiré de una saga que había empezado hace tiempo a leer, pero que no había podido continuar: Geralt de Rivia. Resulta que hace tres o cuatro años fui a la biblioteca y me llevé los dos primeros. Me gustaron mucho, pero los siguientes brillaban por su ausencia. No era la única que leía en mi ciudad, al parecer. Harta de no poder continuar en orden por más que esperase, me decidí a abandonar la saga. Ahora la continúo. A partir del tercero, la cosa mejora mucho. Tanto, que cada vez que me siento un rato a leer tengo muy claro que voy a comprármelos en papel cuando me sea posible económicamente.

    Ante esto, yo me pregunto… ¿mi lectura sería más o menos ilegal si la hubiese continuado en la biblioteca? Al fin y al cabo, yo había pagado tres euros por mi carnet y tenía a mi disposición cientos de libros. No sólo yo: miles de los ciudadanos de mi ciudad podían hacerlo y lo hacían. ¡Y vaya que lo hacían, que no podía seguir con la historia porque ya se los habían llevado! ¿Qué debería haber hecho, Teo? ¿Olvidarme de esos libros que ahora descubro que son buenísimos o tirar de las descargas para poder terminarlos? Al fin y al cabo, sólo estoy leyendo algo que habría obtenido de manera gratuita y no ilegal de otra manera. Son, como decías respecto a prestar libros a amigos, medios que masifican el intercambio de libros y los ofertan a miles de personas a la vez. Lo único que tienen que hacer es residir en cierto municipio. Y por cierto, a mi biblioteca no invitan a nadie nunca. Lo que hacen es sacar cursos de idiomas para su mantenimiento. La literatura, en general, no les interesa demasiado. Aquí tienes el caso de 20 euros de compra de un libro con 25.000 lectores potenciales que no aporta nada más al escritor. Vivo en un sitio pequeño, qué le voy a hacer. ¿Mi biblioteca es menos útil que la que pueda haber en Málaga, en Barcelona o Madrid, que sí invita al autor a una charla?

    Y es que no deja de ser curioso que me encante leer y escribir, que sea mi pasión, y que mi remuneración no haya podido llegar a todos los autores que se lo merecían porque la mitad de los libros que he leído en mi vida me han llegado de manera gratuita. Me los han prestado amigos. Los he pedido en la biblioteca. Sin pagar un duro. ¿Soy una ladrona? ¿Dónde encajo en ese espectro?

    Y ya el desenlace final, que parece obligatorio cuando se habla de estas cosas. Soy aficionada al cómic y hace años me descargué una serie llamada Y el último hombre. Me pareció muy buena y, ante mi incapacidad para comprarlo, me lo releí en el ordenador a lo largo de los años hasta que tuve el dinero. Y me lo compré. 120 euros que no habría invertido si no lo hubiese leído y releído. Prometido. No lo habría pagado porque no sabría ni de su existencia ni de su calidad. Y aquí lo tengo en una estantería. También me descargué Roma y la vi dos o tres veces antes de regalársela a mi pareja por su cumpleaños. Tomad, HBO, mi dinero. A un amigo le pasé los capítulos de Breaking Bad por Internet. Le gustó mucho. Le compré tres temporadas por su cumpleaños. Tomad, AMC, mi dinero. Lo mismo pasó con Sons of Anarchy y con True Blood. Con Juego de Tronos no, que yo ya venía de los libros. El primero me lo prestó un amigo y luego me compré el resto. Pero también pago merchandising, ¿eh?

    Resumiendo: Vivir de la literatura es muy difícil. Tanto, que a veces tienes que aceptar que tu misión es que te lean y disfruten antes que intentar sacar una remuneración de ello. ¿Por qué? Porque es muy difícil. Y sé que habrá muchos que no estén de acuerdo, pero yo escribo para contar una historia y que otros la escuchen. El dinero es una circunstancia secundaria que me encantaría recibir a cambio en una cantidad tal que me permitiera no tener que hacer otra cosa. Pero es muy difícil, casi heroico.

    Las bibliotecas tienen una potencialidad difusora parecida a Internet. No tan masificada, pero igualmente potente. El problema es que vestirse, calzarse, caminar hasta ella, buscar el libro, esperar a que llegue, pedirlo, mojarte con la lluvia y refunfuñar es más cansado que tirar de Google. Pero el resultado es el mismo: alguien lee tu novela, le gusta o no, se la recomienda a alguien o no, paga por ella finalmente o no. Que las bibliotecas traigan a autores a hacer charlas es raro, sobre todo en municipios pequeños, y defender esta circunstancia para diferenciarla de la piratería me parece un argumento muy débil. Al final, un libro se paga una vez y se lee y presta muchas veces. Tanto en casa como en la biblioteca.

    Los piratas de libros son lectores. Los lectores buscan lecturas ávidamente, por todos los canales disponibles. De un modo u otro. Los lectores pagan por sus lecturas en una proporción que no equivale a sus lecturas totales. Esto ha sido así desde siempre. Los lectores, sin embargo, acaban pagando una retribución. Recomiendan el libro, lo regalan o lo compran porque les gusta.

    El pirateo de libros es algo nuevo para mí, pero mi experiencia con otras cosas es la siguiente: lo veo. Espero. Cuando soy solvente, lo compro. Y si no me gusta lo suficiente para comprarlo, es que no habría dado un duro por ello desde el primer momento.

    Responder
    • Freedom

      De nuevo: Os empeñáis en llevar la discusión a un tema económico. Que si vivo, que si no vivo de vender libros. ¡Tendré que contratar a más de uno para que me lleve las cuentas, porque las sabéis mejor que yo! :p

      No se trata de un tema de dinero. Se trata de que quien hace la copia NO TIENE DERECHO A HACERLA. No tiene derecho a subirla y ponerla a disposición de millones de personas. ¿Y una biblioteca? Pues sí, una biblioteca sí tiene los permisos necesarios.

      Responder
      • Apuf

        Yo no digo que sea tu caso porque no te conozco. No conocía de tu existencia hasta ahora, de hecho. De ahí que me incline por pensar que no vives de los libros. Pero eso ya son mis elucubraciones personales.

        A lo que me refiero es a que vivir de la literatura es muy difícil. Para ti, para mí y para Ildefonso Falcones. Ildefonso ha tenido la suerte o la destreza de colocarse en el momento, el género y el modo exacto. Al resto nos queda el orgullo de ser leídos, que no es poco. Y te lo digo sabiendo lo que cuesta escribir una novela. No sé si es tu caso, pero cuando yo escribo no pienso en la pasta potencial que hay en ella, sino en que si no la vierto en papel me voy a volver loca porque la historia me quema. Y me resulta mucho más placentero que se lo lea un desconocido y me alabe, que que me dé los dos euros que con suerte me tocarían por ejemplar.

        Permite que juegue un poco con la lógica: si el problema es quien hace la copia sin tener derecho, ¿entonces el que descarga y lee está exento de culpa? Porque el uso que da de la obra es el que daría en una biblioteca, pero con mayor inmediatez y comodidad.

      • Freedom

        Sin el primero, no existiría el segundo.

        Ayer hubo un comentario que lo explicaba perfectamente: Lo que roban es la patente, el derecho de hacer la copia. Ese derecho es mío, y yo se lo cedo a quien quiera, que no es a un personaje que crea una web para colocar enlaces de descargas gratis y ganar un pastizal gracias a la publicidad sin que el autor ni la editorial, que son los que han hecho el trabajo para que pueda poner ese producto a descargar, reciban ningún tipo de compensación.

        Y luego se dice que es que las editoriales nos roban porque nos dan un “mísero” 10%… En fin, Un sinsentido.

      • moon

        Pero se lo estás prestando, y es más facil que te de su tarjeta y se lo pases, porque realmente es un dejar, como si el libro que me estoy leyendo se lo fotocopia para leerlo. Se lo presto. O mejor se lo regalo, pero lo compré yo.

      • Yo (El auténtico, el inimitable, el único)

        “Resumiendo: Vivir de la literatura es muy difícil. Tanto, que a veces tienes que aceptar que tu misión es que te lean y disfruten antes que intentar sacar una remuneración de ello.”
        Ya. O sea, el autor tiene que aceptar que su misión es que le lean antes que intentar sacar una remuneración de ello, pero los administradores de webs de descargas SÍ pueden sacar una remuneración del trabajo del autor. ¿No es esto un poco el mundo al revés?
        Una vez más, la clave del enojo de los autores no es lo económico (ya que, efectivamente, siempre ha sido tremendamente difícil ganarse la vida escribiendo), sino que alguien le robe su poder de decisión a la hora de elegir cómo lo difunde. Porque si tú decides ofrecer tus escritos gratis, eres libre de hacerlo, pero es TU decisión, y nadie tiene derecho a tomarla por ti (y menos si encima se lucran). ¿Queréis compartir? Genial, me parece bien. Hacedlo de modo privado, a través de e-mails, por ejemplo. Pero no públicamente y de modo masivo.

        “El pirateo de libros es algo nuevo para mí, pero mi experiencia con otras cosas es la siguiente: lo veo. Espero. Cuando soy solvente, lo compro. Y si no me gusta lo suficiente para comprarlo, es que no habría dado un duro por ello desde el primer momento.”
        Es que esa actitud de probar antes de comprar (muy sana y respetable) se puede hacer sin tener que piratear. Hoy en día el 95% de editoriales y autores ofrecen adelantos editoriales de sus obras (cada vez más extensos). Me dirás que con 30 páginas de adelanto no puedes saber si el libro te gustará al final y te será rentable. Pero bueno, esto es la vida real. Cuando vas a comprar un melón a la frutería tampoco sabes si te saldrá bueno.

        Y ahora, un ejercicio de sinceridad: ¿de verdad creéis que toda la gente que dice “yo lo descargo, y si me gusta lo compro” realmente hace eso? Porque yo veo a mi alrededor la gente que piratea y todos ellos (no he encontrado excepción alguna) cuando se bajan una película y dicen que les gusta no la compran en DVD o van al cine a verla de nuevo. No digo que todos mientan al decir que luego compran el producto, pero me da a mí que en general es más una consigna para defender lo que (a mi juicio) es indefendible.

      • Apuf

        Que las webs de descargas se lucren es otro tema. Estamos (o al menos yo estoy) hablando de la copia libre y no lucrativa que se da entre usuarios. Igual que cuando tú me prestas un libro. A mí me parece mal que haya un señor lucrándose gracias al trabajo de terceros, pero si se comparte sin intermediarios no le veo problema. La cosa es que dada la demonización de programas P2P que permitían que se hiciera de ese modo (estoy hablando del Emule), se obliga al uso de páginas de descargas como Seriesyonkis.

        Si la masificación (porque públicas ya son las bibliotecas) es lo que duele, miradlo de otro modo. La masificación te hace llegar a más sitios. Y no, no estoy intentando consolarme, es que me parece un arma muy útil. Yo me he comprado cosas que no me habría comprado de no haberlas leído antes. Y las he recomendado. Y mis amigos se las han comprado.

        Y sí, con 30 páginas ya puedes saber si un libro será un mojón o no. Y algunos, pese a todo, resultan serlo aunque prometan mucho. Igual que los melones. Pero un melón vale euro y medio, dos euros a lo sumo si lo compramos de temporada. Un libro vale 10 en edición de bolsillo (esa edición que tarda un año en salir), 20 en edición de tapa dura. O más. Que los libros han subido un pico, de ahí que prefiera tirar de Amazon y comprármelos a un precio decente. Aquí podría empezar con por qué me compré con los ojos cerrados Festín de Cuervos nada más salir, tapa dura, 12 euros en inglés y por qué no pienso darle un duro a Gigamesh hasta que no baje su atraco a mano armada que son 40 euros en tapa blanda. Que, por ponerte otro ejemplo, yo voy muy contenta a un outlet de libros y me gasto veinte en cinco. Y de esos cinco, sólo uno merece la pena porque el resto no sirven ni para papel higiénico. Pero no me molesta, porque creo que el precio no era excesivo para lo que he acabado comprando.

        Y sí, yo compro lo que me gusta, pero a veces espero años para hacerlo. Como ejemplo te diré que tengo unos 50 GB de libros de juegos de rol escaneados y en mi balda se amontonan unos cuarenta o cincuenta ejemplares, muchos de ellos comprados de tercera mano cuando el juego ya ha sido retirado de las tiendas. Si el libro es bueno, lo compro. Si no lo es, ni siquiera lo leo en pdf. Es perder el tiempo.

      • Miguel

        Créeme, me he leído tu artículo. Sé de qué va el rollo de la propiedad intelectual sobre los bienes intangibles. No me he precipitado en absoluto en ninguna conclusión.

        Construid otro modelo de negocio. Esa es la solución a tus problemas, no pasarle el problema a otro.

        Sí, es muy fácil decirlo y difícil de hacer. No te dije que fuera fácil. Yo también tengo problemas jodidos y tú no empatizas con ellos.

      • Freedom

        Pues claro que hay que construirlo, Miguel. Claro que sí. Pero entre todas las partes. Si el consumidor no está dispuesto a “negociar”, y no parece estarlo cuando piratea todo, tanto lo caro como lo barato, tanto lo de editoriales como lo de autores independientes, o incluso aquello cuya recaudación va a fines benéficos, no hay solución posible.

        Me he cansado de contestar en este hilo que el negocio editorial debe afrontar cambios. Urgentemente, además. Pero eso no exime de responsabilidad al consumidor que piratea.

      • Apuf

        Pero estamos hablando de una copia virtual y no tangible. Un pdf no son más que datos. Digámoslo así: si yo presto mi libro tangible no estoy incurriendo en un delito, porque yo poseo ese libro y tengo derecho a permitir que tú lo leas. Si fotocopio ese libro lo estoy copiando. Estoy haciendo dos donde antes había uno.

        Para prestar un pdf que he adquirido al autor de manera no ilegal, ¿significa eso que tendría que llamar a mi colega para que se siente en mi silla y lea desde mi ordenador? ¿O que tengo que dejarle mi ebook entero? ¿O no tengo derecho a prestar un pdf?

        Es difícil definir la copia cuando son unos y ceros. Compartir un libro es dejarlo en una balda para que lo lea quien quiera. Compartir un pdf es colocarlo en un directorio del Emule para que lo lea quien quiera.

      • Freedom

        Si haces una copia de un archivo virtual también estás haciendo dos donde antes había solo uno. No entiendo dónde ves tú la diferencia entre uno y otro…

      • Apuf

        También pago desde hace dos años una suscripción a Spotify para poder escuchar toda la música que quiero de manera legal y remunerada.

      • Freedom

        También hay servicios como 24Symbols o Nubico que te permiten hacer lo mismo con los libros.

        Opciones ya hay para evitar descargar sin pagar, solo hay que querer hacerlo.

      • Apuf

        Interesante. Voy a investigarlo.

      • Apuf

        En que es prácticamente imposible compartir un archivo virtual de otra manera.

  24. Nachop

    Hay páginas de descarga de libros que no hay publicidad, osea que la gente lo hace por amor al arte. Incluso suben libros descatalogados desde hace años, aunque los derechos no han caducado. También son ganas de criminalizar a todo el mundo.
    En cambio páginas como esta http://epubgratis.me/ dan vergüenza ajena… Obligan a instalar un montón (con perdón) de mierda para ganar una miseria. A esos si que habría que meterlos a la cárcel.
    Lo de no tienes dinero pero bien que te pagas internet tampoco es un argumento tan valido como creéis. Yo le puedo bajar los libros a mi amigo que no tiene conexión o que venga a mi casa un ratajo y descargarse cincuenta en un momento.

    Responder
    • Freedom

      Hablamos de cosas distintas, hombre. Hay que entender que me refiero a los libros con derechos de autor, que están publicados, etc. A buen entendedor…

      Responder
    • moon

      Todo es cultura según desde el lado que lo mires. Hasta el kamasutra lo es.

      Responder
  25. Yo

    Estuve buscando ejemplos de legislaciones extranjeras donde se castiguen con cárcel las descargas de archivos y no sólo las subidas. Y me encuentro, por ejemplo, que en Japón desde 2010 está penado con dos años de cárcel y 20.000 € la descarga de UN solo archivo con copyright. Además la subida está penada con hasta 10 (!) años de cárcel.

    Eres partidario de ese modelo?

    Yo creo que eso sólo conduce a que la gente use exploradores anónimos como TOR u otras formas de saltarse la legalidad. Creo que cuantos intentos se han hecho por detener a los piratas únicamente ha llevado a que se mejoren y faciliten más al usuario de a pie las formas de saltarse la norma.

    No te parece que esto es una tendencia imparable? Dices que hay que corregir cosas en ambos bandos y hasta ahora poco se ha hecho del lado de la industria. No crees que si, como dice Perico, te lanzases a la piscina de Amazon (por ejemplo) en solitario, evitarías tener que pagar a la editora y ya, si eso, viendo el resultado, editar en papel con las ganancias?

    Ahora con Twitter y un poco de maña puedes promocionarte con retweets de famosillos, pones el libro en Amazon a 1 € y con la compra das un descuento para comprar la edición en papel de otra de tus novelas. No sé, son ideas al vuelo pero creo que cosas así (que no necesariamente estas) pueden ser la clave.

    Yo tengo a un escritor en casa y es vergonzante ver cómo llegan a casa las cartas de los editores: vende chorrocientos libros y le dan 20 míseros euros un mes… 17 al siguiente… y así. Desde luego que no escribe por negocio, vaya.

    Responder
    • Freedom

      En mi opinión, castigar la piratería no es la solución. La solución pasa porque la gente conozca lo que hay detrás de la creación y fabricación del producto. Ayer mantenía una conversación sobre ese tema en Facebook. Me decían que la gente paga 60€ por los videojuegos y no les parecen caros (y el índice de pirateo es menor que en los libros) y que en cambio un libro de 20€ en papel, o de 10 en formato digital, sí parece caro. ¿Por qué? Pues porque la gente tiene una idea aproximada de lo que hay detrás de un videojuego. En las noticias se habla de esos temas: cuánta gente ha trabajado, cuántos años ha llevado desarrollardo, se habla de las cifras de producción, etc. Eso no se hace con el libro.

      La gente piensa que el escritor lo ha escrito en 4 ratos, que cualquiera puede escribir un libro porque todos sabemos escribir, cuando eso no es cierto. No todo el mundo vale para escribir igual que no todo el mundo vale para ser piloto de avión, o futbolista o cualquier otra profesión. Pero en este caso sí se tiene esa creencia. Y se cree también que lo único que hay entre el escritor y el lector es el librero. Y también es falso. La gente nada sabe del trabajo de los correctores, de los maquetadores, de los comerciales, de los editores, del repartidor, del mozo de almacén, del agente, del contable, del operario de la imprenta, del agente de prensa, etc.

      Respeto profundamente al escritor que se lanza a autopublicar en formatos digitales. A día de hoy no me veo haciéndolo. Prefiero que mis textos sean corregidos por un profesional, maquetados por un profesional, que tenga una buena portada, etc. Si lo hiciera autoeditándome tendría que pagar todos esos servicios de mi bolsillo, y no está mi economía para eso, la verdad.

      A ese escritor de tu familia le deseo todo lo mejor.

      Responder
    • Perico

      No se puede comparar con un frutero, porque la mercancia es otra. El frutero no puede duplicar una manzana, pero yo si puedo duplicar un archivo sin coste alguno. El frutero puede meter toda la fruta dentro y evitar que cualquiera le eche mano, y un contenido digital una vez este fuera, es imposible controlar.

      Hay que aceptar eso. Una vez sale, es imposible controlarlo.

      Respecto a lo de combatir ambas, para mi son caras del mismo fenomeno. Se llega a esto porque las editoriales se han empecinado en mantener un modelo económico concreto. Ese dónde ellos controlaban toda la cadena (y como dice alguno abajo, ni siquiera os beneficia). Ya digo que sucedió igual con las discográficas, se empeñaron en mantener los precios, y cuando la gente pudo piratear lo hizo, estaban pirateando algo que valia 25 euros. Ahora que un CD no vale ni lo que pesa, la gente ni se los baja, ya no tienen valor percibido, de hecho, ya no consideramos un disco como algo valioso o especial.

      ¿Que hicieron cuando perdieron en control?, ¿Rebajar precios?, ¿Explorar nuevas formulas? No, rebajaron la calidad, se limitaron a editar lo que vende, lo que es rentable, el artistilla inmediato, y con eso terminaron donde estan. En un KO técnico. Al final tuvieron que tirar el precio de un producto que ya es bastante malo.

      Y eso pasará con los libros, se edita el filón, la moda, lo que vende, dentro de poco (sino ya) venderan a la mitad de precio, y al final pues veremos al libro como algo baratujo y de poco interés.

      Responder
      • Freedom

        Estoy de acuerdo con que la industrial editorial lo hace mal. Pero eso no exime de responsabilidad al consumidor. Cuando el consumidor piratea libros que están a 1€, ¿qué alternativas está permitiendo? Pues francamente, ninguna. No puede quejarse de que la industria vaya mal. Tiene que permitir opciones. En mi opinión, no las permite porque tiene ideas erróneas, de ahí que insista en el hecho de que el consumidor debe ser “educado”, se le tiene que mostrar qué es lo que hay detrás del producto.

        La piratería (y sí, también las malas prácticas de la industria editorial) está afectando a decenas de miles de personas. Es responsabilidad de todos, los que participamos de un modo o de otro en toda la cadena, exponer lo que pasa.

      • Perico

        Voy a saltar a este…

        Tema videojuegos, España siempre sale en el top de pirateria, precio de un juego en españa 70€, precio del mismo juego en UK, £ 45-50, diferencia que es mas sangrante si metemos la variable salario medio.

        Resultado, la pirateria en España es mucho mayor que en el UK. Pero es que en el Uk ya venden con beneficios…. que cada uno haga sus cuentas.

        El videojuego además tiene valor residual. Puedo comprar un juego por 50£, pasarmelo y venderlo a las dos semanas por 30£.

        De nuevo son productos diferentes, pero nos lleva a pensar, ¿piratean mas los españoles porque somos más piratas por naturaleza o genética (que los ingleses que ya es decir) o porque el mercado los maltrata?

        A mi el precio de un libro nuevo me parece un robo, de nuevo cuando vivi en el Uk vi que valen la mitad . Que me expliquen porque en el amazon de españa el libro de Julia Navarro vale 24 euros y el nuevo de Bridget Jones (estoy cogiendo bestsellers) vale 9£, de nuevo, no meto que el salario medio ingles duplica al español.

        Si eso no es robar…..

      • Freedom

        El motivo de los precios es que en España se impuso el precio mínimo recomendado. No hay precio libre. Una tienda no puede vender por debajo del precio mínimo que marque la empresa productora. ¿Un robo? Pues depende de a quién le prguntes. No son pocas las voces que aseguran que el precio mínimo en realidad está salvando miles de puestos de trabajo…

      • Yo

        Usurpador!!! “Yo” solo hay uno, y es antipiratas!!! XDDDD

      • moon

        Nunca has bajado una serie, una peli, un cd de musica, una cinta de canciones?
        mmm, se nota que tienes pasta.

    • moon

      sabes que puede ser más facil conseguir un libro gratis sin tener que descargarte de ningún sitio?
      Se lo compra o baja un amigo.
      Este te lo pasa a ti. Tú se lo pasas al vecino… y así hasta dar la vuelta al mundo, eso no es piratear, es prestar un libro que has comprado.

      Responder
  26. Jordi

    No es cuestión de qué es mejor el formato en papel o digital (los libros de Sr Palacios están a la venta en los dos formatos), ni tampoco es que fabriques sillas y el comprador no pueda permitir que otra persona se siente en la silla que ha comprado. El problema es que el fabricante de sillas denuncia que otro señor regala unas sillas idénticas a las que él fabrica. Por lo tanto no es un robo de sillas, es un robo de la patente. El señor que regala esas sillas tampoco es que lo haga de forma altruista, porque cobra por la publicidad de su pagina web; y como su producto,que realmente no es suyo, es gratuito, cobra mucho por esa publicidad. Por lo tanto…un señor trabaja, otro señor sin escrúpulos es el que cobra.

    Responder
  27. Perico

    Creo que quienes enarbolais este discurso no habeis entendido que el mundo se ha movido y que no va a volver atras.

    Confundes gente que se descarga libros (o musica, o peliculas) con gente que las lee, que es un porcentaje menor, y ya no te digo con gente que esté dispuesto a pagar por esos contenidos.

    ¿Cuantas ventas se pierden por las descargas? No puedes dar una estimación porque nadie lo sabe. Tanto puedes pensar en lo que pierdes como en lo que ganas por gente que lee tu libro descargado y decide que merece la pena tenerlo.

    En lugar de criticar las tecnologias, hay que asumir que están ahí, y que hay que aprovecharlas. Las editoriales, como antes las discográficas o las productoras,no se lanzaron al libro digital hasta que no les quedó otra, cuando el Kindle era una realidad dificilmente omitible. Hasta entonces seguian con el manido, va, la sensación no es la misma, leer en una pantalla etcetcetc, que no eran sino subterfugios para continuar vendiendo ediciones de papel a 24 euros.

    Os recomendaría un enfoque más positivo y buscar las ventajas del mundo moderno, incluso a los escritores de novelas sobre los tiempos viejunos.

    Responder
    • Freedom

      Precisamente por eso yo no enfoco esta entrada desde un punto de vista económico, cosa que sí han estado haciendo, incluído tú, muchos de los que han opinado. Nadie sabe muy bien cuánto afecta… Es cierto. Pero ninguna industria puede subsistir cuando el 40% del consumo que genera esa industria se hace sin pagar por el producto.

      Responder
      • Perico

        El título es “Carta abierta a ti, que robas mi trabajo”, no me parece que cuantificar el robo en terminos económicos sea un disparate o una pirueta demasiado atrevida por mi parte.

        Entiendo tu postura, pero no la comparto. Discograficas y productoras se negaron a otras formas nuevas de distribución, parte por cabezoneria, parte por no prescindir de su monopolio. La situación ahora es que un alto porcentaje de aquellas discograficas cerró. Podían haber ofrecido música por internet a precios aceptables (algo que terminó haciendo Apple), o bajado el precio de los CDs (ahora te los dan con dos paquetes de galletas)… pero se negaron a aceptar lo obvio.

        Desde el punto de vista de un escritor, puedes vender por Amazon de manera mas o menos sencilla. Te puedes promocionar, puedes entrar en contacto con lectores, puedes venderle un libro digital a un tio que esta en Peru, incluso si nadie te publicase te podrias intentar tirar a la piscina por tu cuenta. Internet tiene tanto ventajas como inconvenientes.

        A mi lo que no me gusta es que el mercado me parece que ofrece una oferta más pobre, pero no creo que sea culpa de la pirateria, sino de que las editoriales se empeñan en negar la realidad. Los criterios culturales/artísticos estan en retirada dejando paso a los meramente económicos, es decir, modas, rachas.. mucha morralla (no lo digo por tus libros que no he tenido el gusto), eso me preocupa aun mas que la pirateria.

      • Freedom

        ¡Y a mí también me preocupa! Yo creo que el mercado, la industria editorial, debe cambiar el modelo de negocio. Pero son debates distintos. ¿La industria debe cambiar? ¡Claro que sí! Es un hecho. ¿Debe perseguirse y condenarse la piratería? ¡Por supuesto que sí! Igual que se condena en cualquier otro ámbito de la vida. Es que es muy simple, pero no se quiere ver. Si se condena a quien causa un perjuicio a un frutero cuando se lleva su producto sin pagar, del mismo modo debe condenarse al que se lleva un libro sin pagar.

        Las editoriales deben ponerse las pilas: deben ofrecer precios más bajos (al menos en los formatos digitales), deben ofrecer contenido extra, deben facilitar que si compras un libro en un formato tengas acceso a ese libro en otro formato, gratis a ser posible, o deduciendo el precio de lo que ya has pagado si el formato que deseas adquirir es más caro que el que ya tienes, y un largo etcétera.

        Pero mientras el consumidor piratee libros que los autores, sin intermediarios ni gente que los “esclaviza” a su sistema, suben a 1€ o menos, seguiremos teniendo el problema de la piratería.

        Hay que combatirlos a los dos. No solo a uno.

  28. Mansanita

    Sólo estoy intentando dilucidar la línea en la que se pasa de compartir a delinquir. ¿Es una cuestión de cantidad? Es que me parece absurdo. Si no es delito que yo preste mi libro a un amigo, es delito que se lo preste a diez? a cien? a mil? O el delito radica en prestárselo a desconocidos? Es que es absolutamente absurdo lo mires por donde lo mires!

    Responder
    • Freedom

      Absurdo es no entender que si hago público un archivo, del que no tengo permiso para hacer eso, estoy perjudicando a su autor, que verá reducidos los ingresos que ese producto le hubiera rentado. ¿Sabes lo que cuesta hacer una novela? En el mejor de los casos, muchos meses. Si además necesitas documentación, te gastas un dineral en libros de estudio y referencia. Ayer entrevistábamos a Julia Navarro en Apalabrados y nos decía que estuvo 3 años trabajando en su última novela, sin descansar sábados, domingos ni siquiera el día de navidad… Si ahora cogemos y hacemos disponible a cualquiera, de forma gratuita y sin el permiso de su autor ese trabajo, lo estamos perjudicando gravemente. ¿Por qué hacer eso en latas de cerveza lo vemos mal y no lo vemos mal en un libro o una pleícula?

      Responder
    • moon

      No tengo trabajo, basicamente te comenté que estoy en el paro sin cobrar, es decir estoy más pobre que un escritor. Además yo puedo comprarme un libro en papel y luego bajarmelo en ebook me parece muy mal tener que pagar dos veces por un libro. Ah! pero eso te va a pasar con todo, ya que soy pirata de series, de peliculas, de discos, …
      Paso de pagar un pastón por algo que quizás no vea no lea no oiga o no haga nada con ellos.
      A parte, en la biblioteca no suele haber los libros que me bajo, entonces qué..? sigo sin leer porque a las editoriales les de por cobrar 22 euros por un libro que seguramente me lo pueda bajar?

      Responder
      • Freedom

        Pero pagas por internet. ¿Entonces? ¿Puedes pagar unas cosas y otras no?

        Estoy de acuerdo contigo en que si sompras un libro en papel, deberías tener acceso a una copia digital. Es uno de los aspectos que las editoriales deben cambiar (solo uno, hay otros muchos). Si la biblioteca no tiene el libro que acaba de salir y no puedes comprarlo, pues no podrás leerlo. Hay muchísimos, cientos de miles, que sí puedes leer. No hace falta que te quedes sin leer porque no está el libro que tú quieres, que es, normalmente, el último en salir al mercado.

        Por otro lado, si no lo vas a leer, o no vas a ver la película o no vas a escuchar el disco, ¡no lo piratees! No contribuyas a una cadena que perjudica al autor y beneficia al tipo que cobra un dineral todos los años gracias a la publicidad de su página.

  29. Mansanita

    O sea que no se lo puedo pedir prestado a nadie? Tengo un amigo que tiene “Hijos de Heracles”. Lo ha pagado y me lo deja. No veo delito por ningún lado.

    Responder
    • Freedom

      Que sí, que sí. Te contesté otro mensaje, pero no sé por qué no ha salido. Te decía que el hecho de que un amigo preste un libro no se puede comparar con copiar un archivo y hacerlo disponible a 500 millones de personas de habla hispana. Que si no se pueden comprar los libros, además, están las bibliotecas, que no solo los prestan sino que hacen otro tipo de labor beneficiosa tanto para el lector como para el lector. Y te decía que si querías uno de mis libros pero no lo encontrabas (en una biblioteca, por ejemplo), que me lo dijeras y te enviaba uno.

      Responder
  30. Mansanita

    A ver. No digo que seas malo. Seguro que a mucha gente le mola tu novela histórica. Yo estoy pensando ya leerme alguno. Como no tengo dinero, lo voy a pedir prestado. Eso te molesta?

    Responder
    • Freedom

      Por cierto, si no lo encuentras, dímelo, que ya te mandaré yo uno. Pero esa es mi decisión, ¿ves la diferencia?

      Responder
  31. Mansanita

    ¿El escritor, como cualquier otra persona, debe cobrar por su trabajo?
    Depende.
    Si es muy malo, no. Debe regalar su trabajo a familiares y amigos que lo leerán por obligación.
    Si es un genio, no sólo debe cobrar sino que debe cobrar mucho y debe ganar Nobeles y eso.
    Creo que tú no estás en ninguno de esos grupos, así que te corresponde un lugar intermedio. En esa zona oscura se produce una encarnizada lucha de autorzuelos, creafolletines, novelistas de manual, aprovechadores de modas, creadores de diccionarios para libros que han escrito otros, vendedores de humo, y toda una caterva de gente mejor y peor que quiere llevárselo más o menos crudo escribiendo como estoy haciendo yo ahora.

    Si todos estamos de acuerdo en que una persona que trabaja y vende su producto debe cobrar por esa venta…
    No estamos de acuerdo en eso! Yo hago esculturas de masa de pan y las pinto de colores. Se las regalo a mis amigos para hacerse llaveros. Si quisiera vender eso dudo que nadie pagase nada más que por pena. “Una persona que trabaja y vende su producto” puede estar equivocada desde el primer momento.

    …y que cualquier práctica que lleve a otros a beneficiarse de ese trabajo sin pagar y sin consentimiento de su autor es reprobable, ¿por qué se sigue defendiendo la piratería?
    Es que tampoco estamos de acuerdo. Tan fácil como esto: si un amigo me presta “El club Dumas”, estoy beneficiándome del trabajo de Arturo sin poner un euro y sin su consentimiento. Es reprobable? Tus razonamientos son erróneos.

    ¿Por qué se sigue defendiendo la piratería? Porque compartir no es delito. Ni lo será nunca.

    Responder
    • Freedom

      Si es tan malo que no debería ser leído, lo que se hace, como con cualquier producto de mala calidad, es no comprarlo, en ningún caso robarlo. Si es de tan baja calidad, ¿para qué lo quieres?

      Responder
  32. Sergi Llauger

    Cuánta razón tienes. En cada una de las palabras escritas.

    Responder
  33. Yo

    Después de tanto palo dice… Creías que llamar ladrones a la gente era gratis?

    Responder
    • Freedom

      Jajaja, no, hombre. Sabía que me lloverían palos, ya lo digo al principio de la entrada. Sé que a la gente le ofenderá. Es lógico. Pero debéis entender que a mí también me ofende, o mejor dicho, me cabree y me afecte, que la gente disfrute del treabajo que me ha costado meses o años crear. Es lo justo, ¿no?

      Responder
      • Yo

        Lo justo no creo. Partes de la base de que tu trabajo merece una compensación y te eriges en derecho de llamar por ello ladrón a quien no la aporta. Y tu trabajo sólo vale lo que tu cliente está dispuesto a pagar por él. Si tú mismo dices que te piratea un 40% de la gente, ya sabes para cuantos lectores tu trabajo sólo vale el esfuerzo de bajárselo. Reflexiona.

      • Freedom

        Si un cliente no está dispuesto a pagar por un producto, no lo roba; lo que hace es no comprarlo. Quien se lo lleva sin pgar es ladrón, aquí y en la cochinchina. Si mi trabajo solo vale para el 60% y por él tengo que recibir 10€, pues 10€ y tan contento. Pero si hay quien se aprovecha de ese trabajo sin pagar, no puede luego ofenderse porque le digan que está robando.

      • Yo

        Efectivamente, si un cliente no está dispuesto a pagar el precio de un producto no lo roba, simplemente no lo compra y punto. Esto suele hacer reflexionar al vendedor, que baja sus precios estableciendo un equilibrio, en el cual la cantidad que quiere vender y la cantidad que los clientes están dispuestos a comprar se iguala. Es de primero de Economía, Teo, aunque no sé si en la carrera de escritor lo véis esto.

        Por otra parte en el mercado en que tú te mueves el comprador tiene la opción de acceder a una parte de lo que tú vendes (el formato digital) de forma casi gratuita (ya que paga una cuota de Internet y de luz y su pc o su Ipad etc.) . Tienes además la desventaja de que no puedes dar conciertos como un músico y tal que al final se saca pasta para ir tirando si quieres vivir de eso. Hombre, podrías leer tus libros en voz alta en la FNAC pero vistas las críticas a tus libros aquí y en otras páginas, sin haberte leído me permito decir que dudo del éxito.

        Te empeñas en llamar ladrón al que descarga tu libro, y lo único que hace es coger un archivo que está disponible para ser compartido porque un comprador original decidió que así fuese. Y tú llamas ladrones a toda la cadena que viene detrás. Es el eterno debate sobre la propiedad intelectual. Y lo que pretendo que entiendas es

        1) Tu propiedad intelectual puede no ser tan valiosa como tú crees.

        2) Este debate no conduce a nada porque nada puedes hacer contra las descargas ilegales. Criminalizar al lector que hace uso de una red de archivos compartidos sólo evidencia tu arranque de impotencia. Yo, que no te conocía, ya me he sentido muy contrariado por lo que dices y he compartido esta entrada en muchas redes, y creo que lo que has conseguido es poner en contra de Teo Palacios a muchísimia gente que ni siquiera te conoce, pero que desde luego ya nunca te leerán. Salvando quizás alguno que se ha descargado tus libros solo por fastidiar, que aquí también he visto alguno.

        3)Lo que parece que te molesta es que en estos tiempos el número de libros que serán rentables de editar es muchííííííísimo menor que antes de la era “descargas” por llamarle así. Que la profesión de escritor ha desaparecido para los de tu nivel, que no digo que no hagas mucho trabajo de investigación histórica, que también he leído en críticas por ahí que de alguna fuente sí tiras. Lo que digo es que a nadie le importa, porque al final lo que vende es lo que promociona, los grandes autores y los que pueden salir por la tele promocionándose. Es tan triste como que cualquier mal presentador de televisión que saque un libro lo venderá mil veces mejor que tú. Y además su target busca tener el libro en papel porque va a ir a que se lo firme el autor en el Corte Inglés de su zona.

        Estamos aquí discutiendo por un quítame allá esas pajas, que lo que se descarga la gente no te saca de pobre, y si no hubiese descargas es que encima no te conocería ni el 60% de la gente que te conoce. ¿No te sale rentable escribir? Pues macho, a mí tampoco, por eso me dedico a otras cosas.

        “Me gusta mucho tocar la guitarra, pero la gente pasa de mí cuando me pongo en el metro, escuchando mi música gratis. Alguno incluso se baila una pieza con su novia, y yo de ese coito posterior no recibo ni un euro por mi trabajo. Encima me sale caro porque tuve que dar un cursillo de guitarra y para sentarme en el metro tuve que hacer un examen para que el ayuntamiento no me multase. Tengo que pagar el metro hasta la zona más concurrida y comer de bocata y cocacola de máquina que también va cara. En resumen, con las monedas que me echan no saco ni para pipas. La culpa de que yo no sea una superestrella del rock es de todos los demás que me roban mi trabajo.” ¿Te suena?

        Reflexiooooona que tienes la bocaza muy enorme.

      • Freedom

        No has entendido nada… Os empeñais en llevar el tema al terreno personal, y os equivocáis. En ningún momento me he quejado, ni en esta entrada ni en ninguna otra, de vender más o menos. Lo que hago es (estoy cansado ya de repetirlo) dar una respuesta, mi respuesta, a los argumentos que se dan a favor de la piratería. Ni más, ni menos. Todo eso de si me sale rentable, o no me sale rentable, si gano mucho o gano poco… Todo eso, lo estáis diciendo vosotros haciendo suposiciones sobre lo que gano o dejo de ganar. Y lo hacéis para evitar responder la verdadera pregunta aquí: ¿El escritor, como cualquier otra persona, debe cobrar por su trabajo? Si todos estamos de acuerdo en que una persona que trabaja y vende su producto debe cobrar por esa venta y que cualquier práctica que lleve a otros a beneficiarse de ese trabajo sin pagar y sin consentimiento de su autor es reprobable, ¿por qué se sigue defendiendo la piratería?

  34. Jordi

    De nada hombre…hoy por ti, ayer por mi.

    Responder
  35. Jordi

    Animo Teo. No hagas caso a los garrulos de turno, ya que no son compradores potenciales de tus libros ni de ningún otro. Seguro que piratean más libros de lo que son capaces de leer. No te desanimes y haz o continua haciendo el próximo libro capaz de cerrar unas cuantas bocas, esa será la mejor de las venganzas.

    Responder
    • Freedom

      Muchas gracias. Viene bien, después de tanto palo…

      Responder
  36. Nando

    Fui un lector compulsivo. Cuando tenía tiempo podía leer 30-40 libros al mes. Tenía tiempo porque no tenía obligaciones laborales, durante la universidad, y no tenía dinero para mantener ese ritmo de lector, los pillaba de la biblioteca municipal. Ahora no tengo tiempo, pero tengo dinero y compro aquellos de los que tengo buen recuerdo.

    Los autores harían en general mejor en estar callados. No te conocía, y por lo que que has escrito, ya se que no tengo ganas de conocerte.

    Gracias por el tiempo ahorrado.

    Responder
    • Freedom

      Gracias a ti por pasar por aquí. Sigue disfrutando de esas lecturas.

      Responder
  37. Pedro

    Te cuento mi experiencia. No quiero justificarme o defender tal y cual postura Yo me bajo muchos libros, muchísimos. Antes de Internet solía leer unos diez libros al año, comprando casi todos, excepto alguno que me dejaban. Ahora con Internet suelo leer unos treinta o cuarenta (o más) libros al año. De esos, compro unos doce o quince, de mis autores favoritos. Conclusión: sigo gastando lo mismo que antes (incluso algo más) en comprar libros, pero me bajo muchos más porque no me lo puedo permitir y porque, sobre todo, muchos de esos libros que me he descargado son de autores que no conocía y que JAMÁS los hubiera comprando antes de tener Internet y que ahora, tras leerlos, sí que he comprado alguno de esos autores. No todos, ojo, pero en mi caso sí puedo decir que haberme descargado libros ha venido bien a las editoriales.

    Responder
  38. Carta abierta a ti que escribes basura.

    Bien, lo reconozco, te acabo de robar, pero simplemente para poder hablar con conocimiento de causa.

    Me he descargado uno de tus libros y lo he comenzado. Es posible que yo te haya robado, según tu interpretación de robo, pero es que si yo me hubiera comprado tu libro, tú me habrías estafado.

    Estafa: f. Der. Delito consistente en provocar un perjuicio patrimonial a alguien mediante engaño y con ánimo de lucro.

    Porque cuando uno paga por algo, espera un mínimo de calidad, y más por ese precio, y si esa calidad no llega a unos mínimos, hay claramente un engaño del que tú te lucras y a mi me ocasionas un perjuicio patrimonial.

    Responder
    • Freedom

      Nunca he pretendido gustarle a todo el mundo. Por fortuna, hay miles de personas en varios países del mundo que no piensan como tú respecto a mis libros. Para gustos…

      Responder
    • Yo

      “Yo” también os quiere, piratillas de mis entrañas… XD

      Responder
  39. Para Yo, con amor

    De toda la gente que defiende al Sr. Palacios, ¿cuántos de ustedes se hacían sus cintas de cassete caseras grabando de cintas de amiguetes o de cd’s que alguien le prestaba? ¿cuántos han leído libros en formato papel prestados por un amigo?

    – ¿Es distinto ahora porque ya no hay que currárselo dándole a REC y esperando hora y media a tener tu cinta de Génesis para el coche?

    -¿Es distinto ahora porque no necesariamente conoces al amiguete que te presta el original?

    -¿Es distinto ahora porque la multiplicidad de opciones hace que la disponibilidad de archivos sea tan vasta como para casi igualar el mercado real?

    ES LO MISMO. LO MISMO, TEO. Queréis parar un río con las manos y no queda otra que renovarse o morir.

    Responder
  40. Iago el Maleducado

    Argumento de peso? Lo vuelvo a decir: un tío cuyo mejor libro está en el puesto 25.000 (veinticinco mil) de Amazon no tiene derecho a quejarse de nada, está clarito que es un escritor muy mediocre y que debería ganarse las lentejas de otro modo.

    Pongo Amazon por poner una lista, bastante he hecho que me he puesto a buscar a este señor “fotito de mirada interesante en mi página web oficial” para ver quien era, antes de tirarme directamente a desmontar sus argumentos de patio de colegio como lo del jamón o el coche de las narices. Que podría hacerlo, uno por uno, pero es que son de risa:

    Las cifras de lo que se pirateó entre libros, música y pelis en 2012 fueron de 18.000.000.000
    – Equiparando descargas con ventas no realizadas

    Luego nos ponemos todos las manos en la cabeza porque recortan esas cifras entre sanidad y educación
    – Demagogia de la barata

    Voy a dejar clara aquí mi postura: si alguien se aprovecha de mi trabajo sin pagar me está robando. Igual que si entramos en la zapatería, me llevo unos zapatos y digo que si me gustan y son cómodos ya volveré para pagarlos
    – Comparando un robo de un objeto físico con una copia digital

    Lo que jode es que ya no puede existir ese modelo de escritor regulero que se sube a la ola de moda y se casca unos miles de ejemplares en tapa dura extra-lujo, normalmente como solución rápida a algún compromiso social que te exige hacer un regalo.

    Son libros que dan lástima. Mediocridades que no te van a durar en la memoria ni dos meses. Gente que se piensa que ser escritor es algo a lo que uno decide dedicarse después de hacer unos cursillos de narrativa, asistir a un par de conferencias y ponerse unas gafas de pasta.

    Lo siento, Teo. En el mundo que te ha tocado vivir, la oferta de libros es infinitamente mayor que la capacidad de lectura humana. La piratería es un mecanismo de selección natural que afecta especialmente a esa industria del libro de masas, donde importa la promoción y no la calidad.

    Esa selección natural hará que tú y gente como tú tengan que cambiar de trabajo. Estate tranquilo, que desaparezca la industria literaria no significa que vayan a desaparecer los literatos. Simplemente quitaremos ruido.

    Responder
  41. Yo

    Por cierto, tu comentario no ha sido censurado, está un poco más arriba y todos lo hemos leído (para nuestra vergüenza como especie humana). Te lo copio:

    “Iago
    09/10/2013 at 4:40 pm · Reply →
    Mira, si no te gusta lo que hay, dedícate a otra cosa. En los tiempos que corren no sirven de nada artículos lloricas como éste en el que te lames las heridas porque la gente se descarga tus libros: va a seguir pasando. Y te digo más: ¿por qué demonios ibas a poder vivir de escribir libros? ¿en qué ley está escrito que ser escritor debe ser una profesión remunerada hasta el punto de ser siempre rentable? No seas cínico: tus libros en Amazon están en puestos muy discretitos (entre el 25000 y el 55000). Sinceramente, ¿no crees que no eres tan bueno como para pedir nada?

    Asúmelo, eres un escritor mierder al que nadie conoce y que se cree un artistazo, como la Rosarito cuando decía que se moría de hambre. Espera, que llamo a una buambulancia para que te venga a recoger.

    http://2.bp.blogspot.com/-gWv1MHrRQD8/UJvb5UOrg1I/AAAAAAAADcQ/i23KObR4uJk/s1600/buambulancia.jpg

    La gente como tú está condenada a dedicarse a otra cosa. Es el siglo XXI: si no puedes competir, te jodes.”

    Responder
  42. Iago

    No solo eres un mal escritor que culpa a la piratería de no poder vivir del cuento, sino que además censuras mi comentario porque no te gusta que te recuerde que si estuvieses en el top 100 de Amazon no tendrías que andar llorando en este blog porque no te da para comer. Mucha cara, artista, con un 26% de paro, de poner las superportadas de tus grandes medianías, y no tienes ni el valor de hacer de éste un espacio de libre opinión. Repito: si fueses bueno, no tendrías que llorar tanto. Dedícate a otra cosa, que gente mucho más valida que tú está en Alemania sobreviviendo con cuatro perras, estrellita.

    Responder
    • Freedom

      No hay un solo comentario rechazado en este blog en casi 5 años. El tuyo tampoco. Se han publicado todos. Si no ha salido es porque no se envió o no llegó al servidor, no porque yo lo censurara.

      Responder
    • Yo

      Querido y maleducado Iago, quizás deberías aprender que existe mas vida que Amazon, y que no por no estar en el top 100 un libro es un fracaso. Pero con gente como tú es imposible debatir, porque solo sabéis insultar, y no argumentar.

      Responder
  43. Poquetacosa

    Criminalizar a los lectores: el secreto del éxito de cualquier autor que se precie. Lo sabe todo el mundo.

    Responder
    • Freedom

      No criminalizo al lector, si no al que no paga por el producto. Es una cuestión de respeto. Si alguien no respeta el hecho de que los autores deben cobrar por su trabajo no puede esperar que a él sí se le respete.

      Responder
  44. Ya tengo red para el gallinero. | Ezcritor

    […] que el pasado regrese. Hay que luchar por encontrar la nueva fórmula. No me voy a ponerme a quejar como éste. Si quieres seguir trabajando como creativo crea cosas inimaginables, increíbles. Si eres creativo […]

    Responder
  45. Grace Lloper

    IMPECABLE, PERFECTO… Clap clap clap clap (te aplaudo de pie)
    No hay nada más que decir… 5mentarios.

    Responder
  46. Alb.

    ¿Cuanto te esta robando la pirateria?
    Si el 40% de lo que se lee es pirata, y suponiendo que 1 de cada 4 personas que piratea tu libro se lo compraría si no pudiera piratearlo, las ventas se reducirian en un 10%.

    Como contabas en tu articulo “Porcentajes”.https://teopalacios.com/porcentajes/ Un escritor novel recibe aproximadamente un 10% de las ventas.

    Es decir, que con la pirateria los autores noveles pierden un 10% del 10%, es decir un 1%.

    Pero poder descargarse los libros por internet permite eliminar los costes de de edición del libro, que son un 30% y los costes de distribución del libro que son un 60%. Es decir, elimina el 90% de los costes.

    Ejemplo con numeros:

    Tu libro se vende por 20€, Hay 15 personas que lo leen, 9 de ellas lo pagan y 6 lo piratean. Cobras el 10% de las ventas, por lo que tus beneficios son de 9*20*0,1= 18€
    Si no hubiera la posibilidad de pirateo, solo lo leerían 10 personas y pagando todas ellas. Es decir tus ingresos serian de 10*20*0,1=20€

    Hay te quedas lamentándote por las perdida de esos 2€, sin darte cuenta que las enormes ventajas que ofrece Internet. Permite eliminar el 90% de los costes.

    Tu libro se ofrece online a un precio de 5€, del que tu cobras el 80%. Como es mas barato y accesible,20 personas leen tu libro, 12 de ellas lo comprar y 8 lo piratean.
    Tu cobras 5€*12*0,8= 48€ y ademas tu libro será mas leido.

    Esta tercera opción es beneficiosa tanto para los autores como para los creadores. El problema para su desarrollo es que los editores y distribuidores se aferran a su negocio. Para intentar aplazar lo inevitable intentan enfrentar a los autores con sus lectores, y asustarles con el cuento de que la piratería les esta robando.

    Aunque ya puestos, también existiría la opción ideal de distribución por internet sin piratería.
    Venderías 13 libros con unos beneficios de 52€.

    Nota: No he leído ninguno de tus libros. Así que no te estoy robando nada.
    Si perteneces a CEDRO eres tu el que me esta robando a mi.

    Responder
    • Freedom

      A ver si entendemos que lo que expongo no lo expongo a nivel personal ni porque me afecte de forma brutal y radical. Me afecta, claro, como a cualquier otro autor. Pero yo, en ningún momento, me he quejado de que cobre poco por la piratería. Lo que digo es que sea poco, o sea mucho, debería cobrarlo, igual que cualquier otra persona recibe un cobro por su trabajo. Sea el que sea.

      Responder
  47. jesús zamora

    Teo, dices “el escritor debe cobrar por sus productos igual que lo hace cualquier otro profesional”
    Más bien, de lo que se trata es de si dedicarse a escribir cierto tipo de libros vamos a tener que considerarlo una “actividad profesional”, o más bien algo que uno hace como una forma de ocio.
    P.ej., todos los chistes se los inventa alguien, pero nadie en su sano juicio propondría que los jueces vigilen quién cuenta un chiste que ha oído a otro sin pagarle derechos al autor. Puesto que nuestros medios tecnológicos hacen IMPRACTICABLE el cobrar derechos de autor a los que cuentan chistes de los que no son autores, POR ESE MOTIVO el inventarse chistes no lo consideramos una “actividad profesional”.
    Teniendo en cuenta que la tecnología y la práctica de la gente van a hacer, por unas causas o por otras, que el precio REAL de la mayoría de los libros electrónicos sea despreciablemente pequeño, pues de ahí se sigue que escribir esos libros lo consideraremos en el futuro como una actividad tan poco “profesional” como la de inventarse chistes.
    Seguramente habrá algunos pocos autores que consigan ganarse la vida muy bien, o incluso medio bien, gracias a sus obras, pero serán una gota de agua en el océano de los autores “no profesionales”. Puede que a algunos les parezca deprimente esta evolución, pero tiene tan poca vuelta atrás como la sustitución de la calesa por el automóvil.

    Responder
    • Freedom

      Pero entonces, ¿Esto no es “cultura”? ¿No es lo máximo y absolutamente necesario? ¿En qué quedamos? ¿Es necesario y por tanto tiene que bajar su precio, o incluso ser gratuito? ¿O no tiene ninguna importancia? A ver si nos aclaramos, porque, sea del modo que sea, siempre se termina en el mismo punto: el escritor no debe cobrar.

      Responder
  48. david

    Intantare dar mi opinion dando la vuelta a su argumento Sr. Palacios

    1. soy un avido lector de libros.
    2. libros “BASURA”, novela, novela historica, etc…
    3. hasta que me compre un e-book compraba libros todas las semanas, a 25, 30 o 40€
    4. me compre un e-book
    5. le compre a mi mujer un libro fisico que me pidio, con lo que pague derechos de autor 22€
    6. me pidio que se lo bajase en el e-book
    7. lo intente hace legalmente (segun su argumento)
    8. otros 22€
    9. no ha cobrado usted los derechos de autor ya?
    10. quiere cobrarlos dos veces.
    11. eso no es robar?
    12. el formato electronico vale lo mismo que la distribucion de el fisico?
    13. eso no es robar?

    El modelo de negocio tiene que cambiar asumanlo o se lo impondra el mercado…….
    por cierto no le conocia con esto lo mismo consigue que compre un libro suyo…..
    Fdo.
    Un pirata sin remordimientos

    Responder
    • Freedom

      Por supuesto que el negocio editorial debe cambiar. Yo no niego ese cambio, al contrario, lo pido incluso directamente a los editores. Pero eso no da derecho a que se pirateen los libros

      Responder
    • Freedom

      La cuestión no es qué puesto estoy, sino en qué puesto estaría si no existiera la piratería. Mis libros, que están a 10€ (y bien que me quejo de eso a la editorial) se piratean mucho más que los que están a 7, a 5 o a 2€

      Responder
    • Freedom

      También puedes leer a autores españoles (que los hay muy buenos) y ahorrarte el precio de traducción.

      Responder
    • Freedom

      Desde luego, la industria editorial está reaccionando tarde y mal. Pero los escritores ahí poco podemos hacer, no somos los que decidimos el modelo de negocio. ¿Qué podemos hacer? Subir los libros en formato digital y ponerlos más baratos. Incluso a 1€. Y aún así, se nos piratea. Ante eso no podemos hacer nada. Aquí lo que hace falta es cambiar el modelo, sí, pero también concienciar al consumidor.

      Responder
      • moon

        Quizás porque hay gente que por intenet no compra????

  49. Iago

    Mira, si no te gusta lo que hay, dedícate a otra cosa. En los tiempos que corren no sirven de nada artículos lloricas como éste en el que te lames las heridas porque la gente se descarga tus libros: va a seguir pasando. Y te digo más: ¿por qué demonios ibas a poder vivir de escribir libros? ¿en qué ley está escrito que ser escritor debe ser una profesión remunerada hasta el punto de ser siempre rentable? No seas cínico: tus libros en Amazon están en puestos muy discretitos (entre el 25000 y el 55000). Sinceramente, ¿no crees que no eres tan bueno como para pedir nada?

    Asúmelo, eres un escritor mierder al que nadie conoce y que se cree un artistazo, como la Rosarito cuando decía que se moría de hambre. Espera, que llamo a una buambulancia para que te venga a recoger.

    http://2.bp.blogspot.com/-gWv1MHrRQD8/UJvb5UOrg1I/AAAAAAAADcQ/i23KObR4uJk/s1600/buambulancia.jpg

    La gente como tú está condenada a dedicarse a otra cosa. Es el siglo XXI: si no puedes competir, te jodes.

    Responder
    • Yo

      Muy madura tu respuesta, Iago: tomarla con el autor sin un argumento de peso, insultando y faltando al respeto. Eso sí que es triste.

      Por cierto, se nota que no tienes ni pajolera idea del tema si te crees que Amazon es el único indicativo del éxito editorial y la calidad literaria. Patético.

      Responder
      • Iago

        Argumento de peso? Lo vuelvo a decir: un tío cuyo mejor libro está en el puesto 25.000 (veinticinco mil) de Amazon no tiene derecho a quejarse de nada, está clarito que es un escritor muy mediocre y que debería ganarse las lentejas de otro modo.

        Pongo Amazon por poner una lista, bastante he hecho que me he puesto a buscar a este señor “fotito de mirada interesante en mi página web oficial” para ver quien era, antes de tirarme directamente a desmontar sus argumentos de patio de colegio como lo del jamón o el coche de las narices. Que podría hacerlo, uno por uno, pero es que son de risa:

        Las cifras de lo que se pirateó entre libros, música y pelis en 2012 fueron de 18.000.000.000
        – Equiparando descargas con ventas no realizadas

        Luego nos ponemos todos las manos en la cabeza porque recortan esas cifras entre sanidad y educación
        – Demagogia de la barata

        Voy a dejar clara aquí mi postura: si alguien se aprovecha de mi trabajo sin pagar me está robando. Igual que si entramos en la zapatería, me llevo unos zapatos y digo que si me gustan y son cómodos ya volveré para pagarlos
        – Comparando un robo de un objeto físico con una copia digital

        Lo que jode es que ya no puede existir ese modelo de escritor regulero que se sube a la ola de moda y se casca unos miles de ejemplares en tapa dura extra-lujo, normalmente como solución rápida a algún compromiso social que te exige hacer un regalo.

        Son libros que dan lástima. Mediocridades que no te van a durar en la memoria ni dos meses. Gente que se piensa que ser escritor es algo a lo que uno decide dedicarse después de hacer unos cursillos de narrativa, asistir a un par de conferencias y ponerse unas gafas de pasta.

        Lo siento, Teo. En el mundo que te ha tocado vivir, la oferta de libros es infinitamente mayor que la capacidad de lectura humana. La piratería es un mecanismo de selección natural que afecta especialmente a esa industria del libro de masas, donde importa la promoción y no la calidad.

        Esa selección natural hará que tú y gente como tú tengan que cambiar de trabajo. Estate tranquilo, que desaparezca la industria literaria no significa que vayan a desaparecer los literatos. Simplemente quitaremos ruido.

      • Freedom

        El mes pasado se volcaron 100.000 libros nuevos en amazon. Y así todos los meses. Teniendo en cuenta que mi última novela fue publicada hace 8 meses, considero que estar en el puesto 20.000 no es una deshonra ni mucho menos. De todos modos, repito: esta entrada no es una queja sobre lo mucho o poco que yo pueda vender. Es una respuesta a lo que en mi opinión son argumentos inválidos para apoyar la piratería.

      • Yo

        Tú sigue con tu discurso ofensivo, despreciativo y sí, mediocre y sin argumentos de peso (basado en consignas que están en el manual del pirata, que ni ideas propias tienes, muchacho). Y sigue soltando chorradas acerca de una persona que no conoces de nada. Igual algún día te comes tus palabras. XD

  50. Jose Luis

    Hace 20 años que se usó por primera vez el formato mp3 y la industria cultural española sigue sin enterarse. Primero la música, luego el cine, ahora los libros. Será porque no estábais avisados…

    Responder
  51. Rau

    Yo no pirateo. Lo tengo más claro que el agua: me es fácil piratear, pero me es mucho más fácil entrar en una web como Amazon, darle a comprar y que en minutos me llegue el libro al aparatejo.

    Eso sí: me niego a leer cosas en castellano. Me niego a pagar un sobreprecio del 200% cuanto menos por el “privilegio” de leer una traducción mal hecha y que casi siempre llega tarde. Y teniendo tanta variedad en el mercado editorial guiri, ¿por qué voy a pagar doce euros por un libro escrito en España?

    Y ojo, llevo gastados más de cuatrocientos euros en ebooks en lo que va de año…

    Responder
  52. DannyBoy

    Así que frente a quien tiene interés en leer un trabajo, pero no puede permitírselo, usted prefiere que se quede con las ganas, aunque en realidad no se vaya a experimentar ninguna perdida (ya que la persona en cuestión tampoco hubiera podido comprar la obra). Mmmm…
    Por cierto, tratar así las cifras es camuflar la realidad. Que se copien x número de libros (o discos), no es un equivalente exacto a pérdidas, ya que muchas personas seguirán sin comprar (como, de hecho, apunta en un momento del texto), igual que otras tantas lo terminarán haciendo.
    Ah, y muchos productos sí se pueden devolver si no gustan, no todo es jamón o coches… De hecho, ¿sabe usted cuánta gente descarga un producto para “probar” qué tal está y, a las dos páginas (o canciones), deshacerse de él? Quizá bastantes más de los que imagina.

    Responder
    • Freedom

      Para “probar” el producto ya están los adelantos editoriales, o el número de páginas que el autor (hoy en día ya lo hacen casi todos) cuelga en su portal respectivo. Si no le gusta esa prueba, que no lo compre. Si le gusta, que lo haga.

      Y no se trata de que se compre o no se compre. De lo que se trata es de que el escritor debe cobrar por sus productos igual que lo hace cualquier otro profesional. Si se piratea, no cobra. Imaginemos que una persona trabaja, no sé, de reponedor en el Mercadona. Y ahora viene a final de mes el jefe y le dice que como han robado por valor del 40% de la recaudación de la caja, se va a quedar sin cobrar. ¿A que no le gusta a nadie? Pues exactamente eso es lo que pasa con los escritores: que como se piratea ya el 40% de lo que se lee, nos quedamos sin cobrar.

      Responder
      • moon

        Teo, una cosa, mira que habré leído libros, pero quizás las primeras hojas me resulten full y cuando me leo el libro me encanta… porque he dejado pasar libros porque ni la sinopsis ni las 100 primeras hojas me han gustado, y luego me lo han dejado o pasado, y me lo he terminado y gustado… así que eso no cuela.

      • Freedom

        No, para ti lo que cuela es bajar el libro sin pagar por él. ¿Qué más te da a ti que la persona que se ha pasado meses, cuando no años, creando una novela no cobre por todo ese esfuerzo? Plantéatelo de otra manera: Tú tienes tu trabajo (o eso te deseo), y a final de mes, tu jefe viene y te dice: “oye, mira, no puedo pagarte porque han robado casi la mitad de lo que fabricamos, así que te quedas sin cobrar”. ¿Te parecería justo?

        Pues eso.

    • Freedom

      Y, por cierto, el hecho de que alguien no pueda permitirse un producto no le da derecho a robarlo. Todos lo entenderíamos en un producto de primera necesidad, pero este no es el caso.

      Responder
      • Miguel

        La cultura no es un bien de primera necesidad. No sé qué clase de escritor eres, discúlpame, pero empiezo a hacerme una idea.

      • Freedom

        Entiende que me refiero a que no es como una barra de pan, que o te la comes o te mueres. No saques conclusiones precipitadas.

      • Miguel

        Teo,

        Llegué aquí a través de Menéame.net, como tantos otros. Este es mi último comentario, aunque si tienes algo que contestarme volveré a leerlo (me gusta ser respetuoso con los que dialogan).

        He venido a comentar en varias ocasiones como has podido ver, intentando ser respetuoso dentro de la discrepancia pero indignado por el título y el tratamiento que le das al que descarga contenidos vía P2P. Si te ofendí en algo, al menos en mi último comentario hacia ti, mis disculpas. Pero en el fondo no cambio nada de lo que te he comentado.

        Te he de decir que ojalá hubiera un sistema justo ya en marcha que permitiera que el trabajo de escritores, músicos, cineastas, científicos, inventores, etc. estuviera justamente recompensado.

        Pero no, considero que no puedes descargar ni un gramo de responsabilidad en el lector. Dices que no quiere negociar. ¿Negociar qué? ¿Cuáles de las “reglas del juego” actuales no han sido impuestas al lector y cuáles nuevas se pretende negociar? Es como de chiste, incluso poniendo entre comillas el verbo negociar.

        Dices que el lector lo piratea todo, y lo dices sin ningún pudor y a sabiendas de que te equivocas. Las ventas de libros, ¿se han reducido para pasar a ser nulas de golpe y porrazo? Evidentemente se han reducido, y siguen reduciéndose. Cada vez más. Están en números dramáticos que no sólo preocupan a los autores. A mí como lector, y a tantos otros, también. Pero esa tendencia es una reacción progresiva, no una acción. Es una bola de nieve que se ha soltado en lo alto de una ladera, y te voy a decir quién la ha soltado (aunque lo sabes perfectamente): la industria editorial.

        El lector es el consumidor, el que reacciona. Si quieres otra respuesta del lector… cambia la acción que causa su reacción (cada vez cuesta más esfuerzo parar la bola de nieve que sigue y sigue creciendo, oh sorpresa). ¿”Negociar”? Debes estar de broma cuando antes que autor has sido consumidor y sabes perfectamente cómo funciona este lado del negocio.

        Mira, he intentado comprar libros desde el segundo 1 de pasarme a la lectura digital. Lo que me he encontrado es desolador.

        – Editoriales que se niegan a publicar en digital: resultado, me lo bajo perfectamente editado en castellano vía P2P.
        – Editoriales que publican en digital y en papel. En inglés el mismo libro digital cuesta 6-8€. En castellano la edición digital 18-22€. En Papel 24€. Dime, ¿cómo “negociamos” esto los lectores? Efectivamente, bajándonos LEGALMENTE una copia digital vía P2P (y eso, Teo… NO es robar).
        – Editoriales que dicen que es que traducir cuesta mucho: edición digital de libro original en inglés a 6-8€, versión alemana 10-12€, versión en castellano 18-22€. No hacen falta comentarios, ¿verdad?
        – No puedo opinar con criterio más que de esta parte, la que conozco como lector que soy. Si fuera escritor como tú, entendería por qué necesitáis depender de una editorial cuando hasta yo soy capaz de editarme un libro en formato epub (sólo me falta saber elegir las palabras correctas del texto, ahí es nada), y tirar de Amazon como distribuidor. Imagino que en el fondo no es tan fácil.
        – Asume que el mercadear con lo intangible, con meras ideas es difícil de justificar… Yo no compro licencias de uso sobre el conocimiento, lo siento, ese modelo no me interesa. Si incumplo las condiciones de compraventa de mi casa me la expropian. ¿Me vais a extirpar neuronas para que “deslea” un libro una vez caduque mi licencia sobre su contenido?

        En resumen:

        No nos eches la culpa mientras tú sigues a verlas venir. Mueve ficha, y el lector reaccionará… Si no te gusta su reacción, no haber movido ficha en la dirección incorrecta.

      • Freedom

        Pero es que, Miguel, sí se mueve ficha por parte de los autores. Y me explico:

        Los autores solo tienen 2 caminos:

        1) publicar a través de una editorial, como se ha hecho siempre.

        2) Autoeditar o Coeditar el libro. Aquí se presentan 2 posibilidades, la de la autoedición/coedición física, o digital. En formato papel una autoedición tiene precios prohibitivos, más aún si le añades gastos de corrección, maquetación, etc. (que son los trabajos que realiza la editorial). De la coedición, con todos sus engaños, mejor ni hablemos. Así pues, lo mejor es ir en dirección digital. Hasta aquí bien. Pero la cosa se complica:

        a) Cuando los lectores no confían en el libro que ha autopublicado un escritor. De inmediato se desconfía de que un escritor no vaya respaldado por una editorial: se piensa que no tiene calidad suficiente para haber sido publicado, que no estará bien escrito, que contendrá muchas faltas y un largo etcétera. (¿Pero no resulta que las editoriales son unas estafadoras y publican más mierda que otra cosa? ¿En qué quedamos?).

        Ante esto, la única opción que tiene un escritor que se autopublique en formato digital es reducir los precios hasta el ridículo, poniéndolos por debajo de 1€ para que el lector pruebe a ver si aquello le convence. Pero, entonces,

        b) ¡se piratean los libros! ¡Sin importar el precio al que lo haya puesto su autor! ¡Incluso por debajo de 1€!

        Y ya está, no tenemos más opciones… Esas son nuestras posibilidades. Si ninguna de nuestras opciones, las reales, a las que podemos acceder, ¡las que hay disponibles!, le valen al lector… ¿Qué hacemos?

        Al que piratea, no el 100% claro, pero si la inmensa mayoría, le da igual el precio, le da igual el trabajo, le da igual todo. Él solo tiene una máxima: ¿para qué voy a pagar si lo puedo descargar gratis? Y no se da cuenta del daño que hace. Que, en serio, son decenas de miles de personas las afectadas.

        Y repito, como ya he dicho en oooootros muuuuuuchos comentarios: estoy de acuerdo, el mercado editorial debe avanzar, debe buscar otras opciones, otras posibilidades, otros modelos de negocio. Pero eso no exime de responsabilidad al que piratea. Ni al gobierno, por grabar los precios de los ebooks con el 21% y a todos aquellos que, pudiendo hablar, pudiendo decir qué es lo que hay detrás de la industria editorial, detrás de cada libro que se piratea, no hacen nada.

        Yo solo tengo este blog, un programa de radio y una página en facebook y twitter. Y hablo. No puedo hacer mucho más. Hablo con los lectores (como vosotros, sin mal rollo, ya lo ves, por más que el inicio del artículo sea incendiario, cosa que hice a posta precisamente para que pudiera llegar a más gente) diciendo cuál es mi opinión, intentando explicar a la gente el daño que causa, y que depende de todos, de todos, darle una solución si no queremos que la industria del libro, una de las más importantes en España, con todo lo que en puestos de trabajo supone algo asi, se nos venga a bajo.

    • Yo

      Seguís sin entender la base inmoral del problema: alguien se está apropiando ilegalmente del derecho del autor y la editorial a comerciar un libro, y encima lucrándose por ello (sí, me refiero a los que tienen las webs de enlaces piratas). Pero claro, como a vosotros eso os conviene para ahorraros el dinero que cuestan los libros, los defendéis. Y no os dais cuenta de que a esa gente la cultura le importa un bledo, que solo quieren llenarse los bolsillos.
      Lo repito, a quien no pueda permitírselo, hay cientos de páginas webs donde se pueden descargar libros cuyos derechos de explotación ya han vencido y son libres, clásicos de la literatura. Así que no hay excusa para no leer. Supongo que vuestro problema es que no os vale cualquier libro, necesitáis leer lo que acaba de salir. Y para eso, hay que pagarlo, como cualquier otra cosa.

      Responder
    • Freedom

      Claro que te apropias. Te apropias de mi derecho a darle a quien yo quiera el permiso para reproducir dicho archivo, que es mío, y de nadie más.

      Responder
      • jesús zamora

        No. Ese derecho lo sigues teniendo tú (sólo que no te dejan ejercerlo plenamente). La persona que hace una copia NO ADQUIERE el derecho a autorizar que se hagan copias. Por supuesto, él tal vez dejará que otras personas hagan más copias de la copia que ha hecho él, pero lo hace SIN TENER DERECHO a hacerlo.

    • Yo

      “Así que frente a quien tiene interés en leer un trabajo, pero no puede permitírselo, usted prefiere que se quede con las ganas, aunque en realidad no se vaya a experimentar ninguna perdida (ya que la persona en cuestión tampoco hubiera podido comprar la obra).”
      Traslademos esta reflexión a cualquier otro ámbito de consumo. Imaginemos que usted fabrica sillas. Viene alguien y le dice que quiere una de sus sillas, pero como no puede pagarla (ni nunca habría podido hacerlo), decide llevársela sin pagar. ¿Le daría su permiso? Al fin y al cabo, tiene interés en disfrutar de su trabajo, y él jamás habría podido pagarlo. No está perdiendo una venta. ¿Le permitiría llevarse la silla? ¿Y si en vez de uno fueran decenas, cientos, incluso miles?

      ¿Lo vamos entendiendo ya?

      Responder
      • Miguel

        Hola,

        ¿Y si en lugar de coger la silla chasquea los dedos y mágicamente aparece otra silla? ¿Qué problema habría por que se llevara la silla nueva dejando la original intacta? Es absurdo, tal cosa no puede suceder.

        Sin embargo con un ebook sí. Chasqueas los dedos 20, 100 veces y el autor no ha sido desposeído de silla alguna. La sigue teniendo ahí, intacta. De hecho, fabricar 20, 100 sillas no le cuesta 20, 100 veces lo que le costó la original… resulta que a partir de la segunda le salen a coste cero. Fuerte, ¿no? Pero Mr. fabricante de sillas quiere cobrar por cada una de ellas lo mismo que por la primera, y si ve a alguien chasquear los dedos para llevarse una silla para su casa (ojo, no para venderla)… le llamará ladrón.

        Es raro, ¿no? Por supuesto que Mr. Fabricante de sillas tiene derecho a cobrar por su trabajo. Claro que sí. Es injusto que no sea así… así que solucionémoslo a costa de otra injusticia ¿no? Sí, “lo vamos entendiendo”. Definitivamente.

        Pero sillas son tangibles, libros no. Y tan legítimo es que Teo llame ladrones a quienes se bajen libros suyos sin pagárselos, como que éstos o cualquiera que lea su artículo le llame llorica acomodado.

        Un saludo.

      • DannyBoy

        Me temo que no soy yo el que no ha entendido.
        Veamos… Miguel lo ha explicado perfectamente: si alguien no puede permitirse una silla, y tú (dueño) se la puedes porporcionar sin perder ninguna silla, no veo cuál es el problema. Es ciencia ficción, pero sigo sin ver el problema.

      • Freedom

        El problema es que es ciencia ficción, precisamente.

        Que sí, que eso puede hacerse con un E-book. O con un Cd. O con un Blue-Ray. Que sí. Pero que lo que se está haciendo es impedir que el fabricante cobre por su trabajo. Ayer leía un foro en el que los que hacen la copia decían que, hombre, como vamos a volver al P2P, qué quién iba a pagarles a ellos por el gasto de comprar el artículo y tomarse el tiempo de prepararlo para subirlo. Y todo el mundo en el foro entendía que debían cobrar por ello.

        Ahora, cuando el que dice que debe cobrar es el autor que se ha pasado meses o años trabajando en el producto, Ah, no, ese que no cobre. Que se dedique a otra cosa. Eso es hipocresía. Pura y dura.

      • moon

        Bueno… pues como yo comparto con otros amigos mis libros o ellos a mí, tampoco es pirateo si nos ponemos así… yo no gano nada con ellos, ganan los autores al conseguir más publicidad de sus libros… etc.

  53. Miquel Codony (@Qdony)

    Hola Teo,

    te enlazo un artículo interesante que creo que complementa el tuyo. Que conste que no estoy poniendo en cuestión el tuyo, en absoluto, pero sí que creo que el artículo que te adjunto tiene razón cuando dice:

    “¿A alguien le puede chocar que el gasto medio en el año 2011 en la compra de libros no de texto, en justa correlación, fuera de 22,2 €? Y, por último, ¿alguien cree que todo esto tiene que ver con la piratería y no con una deficiencia estructural aparentemente insalvable que nadie -ni administraciones públicas, ni gremios profesionales de la edición- se decide a tratar de manera estratégica y sostenida?”

    Que te lo pongo por matizar, vamos, no por corregir 🙂 Estoy de acuerdo en que lo que señalas tiene tintes dramáticos pero creo que solo refleja parte de una realidad que es compleja, que está cambiando por razones culturales y tecnológicas, y que todavía no sabemos como acabará. ¿Con iniciativas como Nubico, tal vez? ¿O nuevos modelos editoriales como el de Fata Libelli? Lo cierto es que creo que es imposible solucionar el tema de la piratería a base de legislación. La tecnología siempre irá por delante. Y en cuanto a la solución “educativa”… En esa sí que creo, pero con conceptos mucho más flexibles nacidos de un cambio de paradigma como los dos ejemplos que he puesto, entre otros que todavía no podemos ni imaginar.

    http://www.madrimasd.org/blogs/futurosdellibro/2013/10/08/136028

    Responder
    • Freedom

      Por supuesto. No digo en ningún momento, y en comentarios anteriores ya he hablado de ello, que la piratería sea el único problema del sector editorial. Pero cuando lo que se piratea supone el 40% de lo que se lee, el tema se convierte en algo que sobrepasa lo preocupante y pasa a crear auténtica alarma. No dudo de que hay otros factores que hay que solucionar, pero este…

      Responder
  54. jesús

    Teo, dices “El diccionario dice claramente que robar es apropiarse de cualquier modo de algo que no es tuyo, ergo, se roba cuando se piratea”.
    Esa es la la cuestión, que hacer una copia de un archivo no es “apropiarse” de algo, porque AQUELLO QUE SE COPIA sigues teniéndolo en tu propiedad. Hacer una copia es CREAR UN OBJETO NUEVO, del que NO ES PROPIETARIO el autor. El autor no posee las copias electrónicas (como sí las posee, p.ej., el editor cuando imprime los ejemplares, hasta que los vende), sino que es el titular del derecho a AUTORIZAR la realización de esas copias.
    Si yo hago una copia sin tu permiso no te “robo la copia”, sino que me limito a hacer una copia sin tu permiso. E igual que no dices que alguien te robe cuando alguien HACE ALGO SIN TU PERMISO PERO NO SE LLLEVA NADA DE TU PROPIEDAD (p.ej., cuando alguien entra en tu casa sin permiso, da una vuelta por ella, y se va sin coger nada: esa persona NO TE HA ROBADO), pues en el caso de las copias, igual. Aunque esa persona haga una foto de tu salón, no puedes decir que “te ha robado el salón”.
    Un ejemplo más drástico: una violación tampoco es un robo, aunque obviamente consiste en hacer algo que la víctima tiene derecho a que no se haga.
    Insisto, esto es una discusión por las palabras: el pirateo es una violación de derechos y estaría bien que la sociedad decidiera tomarse más en serio si quiere dejarlo como está o perseguirlo con más intensidad. Pero, por malo que sea, no es robar.

    Responder
  55. Jordi

    ¡No tenía ni idea de que los autores cobran por tener sus obras en las biblioteca! Podrías hacer, si te parece bien, un articulo sobre lo que hay más allá del proceso editorial o incluso desde que el autor participa activamente en el proceso. Gracias por la información, Teo.

    Responder
  56. Mariana Eguaras

    Fantástico post Teo y soberbiamente argumentado. Es un tema delicado y que da para mucho, mucho.
    Como bien se menciona en un comentario: “El trabajo de una persona, se dedique a lo que se dedique, merece ser compensado por el público al que interesa”, ni más ni menos. Si alguien no puede comprarse un libro se va a la biblioteca o se lo pides prestado a un amigo, lo mismo que si no tienes dinero para una prenda: vas un negocio de segunda mano o te lo presta un amigo. La crisis y cualquier otro problema no es excusa -y mucho menos razón- para piratear un libro.
    Que el sector editorial tal como está ahora debe cambiar, no quedan dudas, al igual que muchos otros sectores. Y aquellos que están tan en contra de las editoriales, que no firmen contratos con ellas y problema terminado. Siempre hay alguien que hace y otro que deja hacer, y éste es en parte el problema con la piratería, no sólo el que la hace sino también el que lo permite.

    Responder
  57. Pachums

    Debes estar horrorizado con que tus libros acaben en una biblioteca ¿verdad? ¡cientos de personas leeran tus libros y tu no verás un duro!

    Responder
    • Freedom

      Mis libros están ya en bibliotecas desde hace años y estoy muy orgulloso de ello. Esa es la verdadera cultura gratuita, (que por cierto, el autor sí cobra de que sus libros estén en las bibliotecas) y no que le roben su trabajo.

      Responder
      • Pachums

        ¿Sí? ¿Cobras tu porcentaje de autor cada vez que alguien lee tu libro?

      • Freedom

        Lo he explicado en otro mensaje. No cobras el porcentaje cada vez que un lector saca tu libro de la biblioteca. Lo que sí cobras es por la compra del libro, que la biblioteca efectúa, claro.

      • Pachums

        Veamos, entonces que la biblioteca compre tu libro, tu recibes el porcentaje, y la biblioteca permita que lo lea quien quiera, te parece bien. Que un lector compre tu libro, tu recibes el porcentaje y el lector permita que lo lea quien quiera, te parece mal. ¿Me explicas la diferencia?

      • Freedom

        La diferencia es muy sencilla: La biblioteca tiene los permisos legales para entregar libros en préstamo; el que hace la copia y la distribuye no dispone de esos permisos, por lo tanto está realizando un acto ilegal.

        Solo con eso debería bastar. Pero como sé que no será así, te diré que si piensas que lo único que hace una biblioteca es prestar libros no sabes mucho del modo en que funciona una biblioteca. Además de prestar libros realizan otras actividades: clubes de lectura con presencia del autor, jornadas de literatua con presencia de autores, charlas literarias y un largo etcétera que redundan en beneficio de los escritores.

        No, una biblioteca no se parece en nada al que hace una copia ilegal, puesto que no tiene los derechos para ello, de un libro. Y es triste que puedas comparar una cosa con la otra.

      • Jesús

        Que lo llamemos cultura o no, es irrelevante, me parece. La cuestión es que los medios tecnológicos, y los arreglos imstitucionales que se busque la gente (lo de cobrar por adelantado, p.ej., que decía Masgüel), serán los que determinen cuánto dinero puede qcabar obtenindo un autor, y por lo tanto, cómo serás de “profesional” su actividad. P.ej., me atrevo a pronosticar que el teatro será una forma de literatura más pujante, precisamente porque s más fácil conseguir que la gemte pague por verlo.

      • Freedom

        Bueno, pero eso es parte de la oferta y la demanda. Habrá que buscar opciones, claro que sí. Desde luego, como está no puede continuar.

      • Esdru

        ” Lo que sí cobras es por la compra del libro, que la biblioteca efectúa, claro.”

        Y también cobras cuando la persona que ha COMPRADO tu libro decide compartirlo posteriormente por la red. Es exactamente el mismo sistema que el de la biblioteca. Con la diferencia de que elogias el primer método y criminalizas el segundo.

        Tú solito has caído en tu propia trampa.

        Dicho esto, puedes estar tranquilo: En mi megapack de 6.000 ebooks no apareces. Algo que si yo fuera tú me más bien me preocuparía. No hay nada peor para un escritor que la indiferencia.

      • Freedom

        He respondido a eso en mi último comentario, pero no me importa copiarlo de nuevo:

        “La diferencia es muy sencilla: La biblioteca tiene los permisos legales para entregar libros en préstamo; el que hace la copia y la distribuye no dispone de esos permisos, por lo tanto está realizando un acto ilegal.

        Solo con eso debería bastar. Pero como sé que no será así, te diré que si piensas que lo único que hace una biblioteca es prestar libros no sabes mucho del modo en que funciona una biblioteca. Además de prestar libros realizan otras actividades: clubes de lectura con presencia del autor, jornadas de literatua con presencia de autores, charlas literarias y un largo etcétera que redundan en beneficio de los escritores.

        No, una biblioteca no se parece en nada al que hace una copia ilegal, puesto que no tiene los derechos para ello, de un libro. Y es triste que puedas comparar una cosa con la otra”.

        Por cierto, tal vez no esté en ese supermegapack que tú disfrutas. Por desgracia mis libros están en muchos otros.

      • Esdru

        ¿Pero aquí de lo que se trata no es de que los escritores no os muráis de hambre?

        ¿Estás conmigo entonces en que el método de la biblioteca, obviando supuestos subterfugios legales, es el mismo que el del libre intercambio en lo que a monetización se refiere? Una sola compra, cientos de lectores que posteriormente no pagan a pesar de leer tu obra (y estoy suponiendo demasiado con esta última afirmación).

        Si criminalizas lo segundo (es tu derecho por muy equivocado que estés), también deberías ser crítico con lo primero.

        Las bibliotecas llegaron de la mano de Asinio Polión para quedarse. E internet, su evolución digital, no va a ser menos. Cuanto antes lo asumas, más reconfortante volverá a ser tu envidiable profesión.

      • Freedom

        No, no estoy contigo porque las bibliotecas No se limitan a prestar libros, hacen otro tipo de labor que beneficia al autor. Y, de hecho, los autores que están inscritos en asociaciones como CEDRO sí obtienen un pago (muy pequeño, eso sí) de los préstamos bibliotecarios. No se puede comparar lo que hace una biblioteca con lo que hace alguien que copia un archivo, repito, de forma ilegal, y lo sube a la red.

        Y, por supuesto, no pretendo frenar la evolución de internet. Ni de nada, en realidad. Pero cuando las armas de fuego se popularizaron hubo que regular su uso. Pues en este caso pasa igual. Que las personas que suben archivos digitales, en su inmensa mayoría, no están legitimados. Que lo que se está haciendo es lograr que los propietarios de páginas de enlaces cobren una pasta (según la policía hay páginas que gana decenas de miles de euros al año) y quitarle el fruto de su trabajo a los que se tiran meses y hasta año dando forma a una obra.

        ¿Internet ha llegado para quedarse? ¡Pues claro! ¡Afortunadamente! ¿Se le puede dar cualquier tipo de uso a internet? Desde luego que no. Si alguien se mete en tu ordenador y te saca el dinero de tu cuenta bancaria, es necesario regularlo, impedirlo y poner los medios para que eso no ocurra. Lo que no entiendes es que hay gente que piratea y niega a los autores de esos trabajos el fruto de su esfuerzo.

      • Yo

        Pues lo dicho, que pasáis de todo y solo os importa vuestro propio beneficio.

      • Yo

        Y a vosotros os debe horrorizar salir a la calle y acudir a una biblioteca, si tenéis que piratear.

      • moon

        Puedes ir a la biblio pero quizás de los 100 libros que ya tienes pirateados 1 esté en la biblioteca, si es que está. Porque aun busco toooodos los hot que me he bajado… y aun no han dado señales de vida en la biblio.

  58. moon

    Lo ultimo que escribo, para que no piensen que me van a matar.
    Hace poco hablando con escritores y escritoras sin estar hablando de sus libros, me comentaban que ellos también se bajaban libros, aunque a ellos no les haga gracia que la gente se baje sus libros, cosa que no veo de acuerdo, porque si miráis hacia latino America hay mucha gente que no puede comprarse el libro porque aun no llega allí, y ellos conocen a la escritora o escritor gracias a esos archivos piratas que hay recorriendo el mundo.
    A lo que iba, si esos escritores o escritoras, se bajan libros, en que estado estarían ellos, para que los demás no hicieran lo mismo?

    pd. Por si escribe “YO” me encantan los libros que tengo pirateados, me los habré leído decenas de veces y también de esos tengo comprados. Pero prefiero tenerlos también en mi Ebook, pesan menos.

    Responder
  59. IlNeuroDoktore

    Magistral artículo. Punto por punto desarmas a los piratas. Y el que trata de rebatirte es que no ha entendido absolutamente nada (posiblemente porque tampoco lo haya leído). Con tu permiso, lo compartiré en FB y TW. ¡Muchas gracias!

    Responder
  60. Joaquin Abad

    Hola, Teo. Ya hemos discutido esto en Facebook, pero siempre es un placer discutir este tema contigo. No voy a defender la piratería, pero me parece que estamos inmersos en un debate impuesto para desviar la atención sobre una situación mucho más dañina y cruel: la del precio de los libros. Que el precio de los libros no sea justificante de la piratería, a la que no dudas en calificar de robo, me parece un argumento válido y no te lo discuto. Ser honesto es ser honesto. Pero, si la piratería es un robo, ¿cómo calificas al precio de los libros electrónicos en un país donde el salario base no llega a los 650 euros? Yo lo califico de robo legalizado y aceptado. La piratería es un mal que afecta a un colectivo de gente trabajadora y que merece que se le reconozca su talento y esfuerzo, entre los que sé que estás tú, no te lo niego, ¿a cuántas personas y de qué manera afecta la codicia de las editoriales que ponen precios desorbitantes a libros que se pueden conseguir legalmente gratis en la red o no hacen diferencia prácticamente entre un libro en edición digital o de bolsillo? Si tú eres capaz de poner un libro electrónico en el mercado a un precio razonable, si en Inglaterra como bien dices los precios están mucho más bajos, si ya vemos que muchas editoriales empiezan a bajar los precios de algunos títulos… ¿Cuántas excusas tendremos que aguantar antes de que realmente bajen el precio de los libros electrónicos? Así que sí, yo también estoy en contra de la piratería, sobre todo la de las grandes editoriales.

    Solo una cosa más: creo que te equivocas en una cosa: bajar el precio de los libros sí reduciría (y mucho) la piratería. Piratería siempre habrá, como siempre habrá gente poco honesta, pero creo que es imperativo moral de muchas personas en el poder y directamente responsables (no en tu caso, por supuesto, creo, honestamente que eres una víctima más de esta historia) antes de criminalizar la descarga ilegal de libros y otros contenidos, abrir un poco los ojos y darse cuenta del mundo en el que viven.

    Responder
    • Freedom

      El precio de los libros en formato digital es abusivo, estoy de acuerdo. Las editoriales dan sus explicaciones, algunas de ellas muy razonables. Pero sigo pensando que son abusivos. Pedí que mi novela no estuviera a 10€. Pero chico… No soy yo quien marca la política de precios, para mi desgracia.

      De todos modos, te diré que yo tenía una novela en fomato digital que la editorial debe estar retirando ahora mismo del mercado. La sacamos a 4.50€ y añadíamos: poster en HD de la portada; mapa interactivo de una de las localizaciones de la novela; un documento sobre cómo se editó, el trabajo de edición, que se realizó en la novela; gran parte de la documentación que utilicé para escribirla, incluyendo resúmen de capítulos, creación de los personajes, consultas a especialistas, etc. ¿Qué pasó? Que antes de que transcurriera una semana estaba pirateada.

      Ante eso no se puede luchar. Hablábamos el otro día de que era necesario que escritores y lectores se sentaran para ponerse de acuerdo. Y me parece bien. Pero es que la postura del 40% de los que leen, a día de hoy, es: ¡Lo tengo gratis! ¿Para qué voy a pagar?

      Mientras eso no cambie, y para que cambie es necesario educar, mostrar que nos vamos a quedar sin creadores de contenidos, mostrar que lo que hacemos está mal, igual que está mal llevarnos la fruta sin pagar, no habrá solución.

      Y sí, siempre es un placer tratar temas tan difíciles como este con gente que da sus opiniones sin cerrazón, sin entrar en las descalificaciones y con el ánimo de encontrar soluciones. Bienvenido.

      Responder
      • Joaquin Abad

        Un placer. Siento mucho esta situación, y realmente entiendo que tú, como creador, te veas seriamente afectado por este problema. Estoy de acuerdo en dos cosas: primero: hay un problema cultural detrás de este fenómeno el si está gratis para qué voy a pagar, y dos, es imposible luchar contra la gente que antes incluso que en las librerías ya se ha hecho con el libro y lo compartido. Bien, precisamente por estas dos razones, porque se trata de un problema cultural, hay que bajar el precio de los libros. Primero porque no creo que todo el mundo el mundo se sume al si puedo tenerlo gratis para qué pagar. Al contrario, creo que cada vez más gente entiende que pagar un precio justo por un libro es mejor para todos. Y, además, por ser un problema cultural, no creo que la vía legal y punitva sea la mejor, porque se cae en la criminalización de un amplio sector de la sociedad y la reacción es peor (el que descarga siempre dirá: qué encima se ponen chulos, ahora me descargo más). Se necesita, como para tantos problemas, una solución educacional, y esta requiere tiempo e dinero (algo que, en el mundo en que vivimos, no se prodiga). Es decir, un esfuerzo por parte de los autoridades para educar a la gente en este tema acompañado de un verdadero esfuerzo económico: que los libros sean más asequibles. Yo estoy convencido de que, a la larga, es la mejor solución, pero choca frontalmente con la filosofía del mundo en que vivimos. No digo que no debería haber sanciones contra los que descarguen ilegalmente, pero no creo que se deba empezar por ahí. Creo que si se hace es porque hay intereses comerciales muy poderosos, porque la editoriales no quieren perder su gallina de los huevos de oro hasta haberla exprimido hasta el final. Y por eso las medidas antipiratería no son nada bien acogidas por la gran mayoría de la sociedad, que no entiende que se haya un debate tan intenso sobre la piratería y se esté dispuesto a legislar y castigar tan prontamente, pero no se den alternativas. Es querer construir la casa por el tejado… porque tu primo es que vende las tejas. He escrito que, a la larga es la mejor solución, pero en realidad, es la única. Por lo que tu dices: no se pueden poner diques al mar: perseguir y multar a los que se descargan contenidos de manera ilegal es mucho más difícil de lo que nos quieren hacer creer. Me gustaría decir que al final tendrán que bajar el precio de los libros, pero sería un ingenuo. Eso sí, te aseguro que la piratería seguirá siendo muy alta mientras los precios de los libros también lo sean, y que todas las medidas que se tomen por atajarla no harán más que frenarla levemente. Y me sabe mal por la gente como tú que os esforzáis mucho por sacar vuestros sueños y que no se valora su trabajo, pero, tengo que decirlo, me sabe peor por la gente que llega a su casa después de trabajar 10 horas por un salario de 800 euros y tiene que plantearse si es ético o no descargarse un libro ilegalmente o si podrá llegar a fin de mes si se compra o no ese libro.

      • Freedom

        Bueno, pero aquí ya no puedo estar de acuerdo contigo por dos motivos:

        1) Si pagas una conexión a internet, ¿no puedes pagar 7€ por un libro? Distinto es que quieras tener el libro que quieres en e lmomento que quieres. En ese caso ya nos vamos al punto nº 2.

        2) El hecho de que no puedas permitirte un objeto, no te da derecho a robarlo. Yo no puedo permitirme un ferrari (Qué coño, ni siquiera puedo permitirme un Volkswagen), pero eso no me da derecho a ir al concesionario y llevármelo. Si aún habláramos de un artículo de primera necesidad, pues todos entenderíamos que si tienes que darle de comer a 3 churumbeles y no tienes pan que te lleves una barra. Pero no es el caso. Esto es un asunto de moralidad, de ética.

      • jesús zamora

        Bueno, el significado de los términos se puede estirar como un chicle, qué te voy a contar a ti, que para algo eres escritor. Así, hablando de fútbol podemos decir, y todo el mundo nos entiende, algo como “nos han robado el partido con este arbitraje”, pero todos estaríamos de acuerdo en que eso no es LITERALMENTE un robo.
        Otro ejemplo más parecido: colarse en el cine tampoco es literalmente un robo, aunque sea, faltaría más, una violación del derecho de admisión que tiene el dueño del cine. O pasar sin pagar por el peaje de una autopista. ¿Qué le ROBO yo al dueño de la autopista si hago eso? Pues robar, literalmente, no le he robado nada; él sigue teniendo la autopista (quizá el asfalto se lo haya desgastado unos nanómetros, eso sí, al contrario que cuando hago una copia digital de un libro, en cuyo caso el original copiado sigue exactamente igual, sin deteriorarse ni un miserable bit). Por supuesto, eso no quiere decir que sea legal colarse en la autopista, simplemente que no es un robo, sino otro tipo de ilegalidad. El caso es que esa ilegalidad está más perseguida por la ley que la ilegalidad que consiste en violar el copyright de manera privada, que no está perseguido en absoluto.
        Otra cosa sería, p.ej., que un grupo armado echase a los empleados de las cabinas del peaje y se pusieran ELLOS a cobrar a los vehículos, y se quedaran con el dinero. Eso sí sería un robo (de la recaudación, y tal vez de las cabinas -o en ese caso, más bien una ocupación ilegal), y está, claro, mucho más perseguido y castigado por la ley.
        En el caso del copyright es totalmente análogo: si alguien hace negocio haciendo copias de las obras cuyo copyright tienes tú, te está robando; si alguien hace copias de esas mismas obras, pero sin hacer negocio, entonces no te está robando (por mucho que esté violando tu derecho, que lo está).

      • Freedom

        Me remito a un comentario anterior que ya te hice, Jesús. Yo no hablo desde la legislación. No soy jurista ni he estudiado derecho. Hablo desde el significado de las palabras. El diccionario dice claramente que robar es apropiarse de cualquier modo de algo que no es tuyo, ergo, se roba cuando se piratea.

      • Yo

        Ahí le has dado, Jordi, ahí le has dado.

      • moon

        Yo (contestación) hay libros y libros prefiero leer libros actuales, que la regenta y todos esos, pero vamos, yo tengo amigas que pueden pasarme sus libros comprados. Y no sería pirateados.

      • moon

        Sinceramente… prefiero bajarmelos, conocerlos y si me gusta comprarlos, sino… se quedarán ahí tirados y jamás los leeré, tengo decenas así, antes no pirateaba y ahora sí. Ahora elijo lo que me apetece comprar y lo que no… pues no.

  61. Jordi

    El argumento de no dejar de pagar la hipoteca o dejar de comer por comprar un libro me parece absurdo…¿Como puede ser que haya gente que no pueda permitirse un libro, pero sí pueda pagar la conexión de Internet para posteriormente descargar ilegalmente ese libro? ¿Como se puede tener la desfachatez de llorar por no llegar a final de mes y tener el PC las 24 horas del día descargando películas, libros, videojuegos y demás con el consumo de luz que supone?

    Responder
  62. Miranda Kellaway

    Ya claro, eso es cierto. Pero ten en cuenta también que muchos blogs enlazan a una misma página, por lo que solicitar la eliminación de ese enlace en concreto elimina tu libro de todos esos sitios.
    Es duro. Pero es lo que hay.
    Saludos!!

    Responder
  63. Miranda Kellaway

    Pues es una pena lo que me cuentas, Teo. ¿Has probado a denunciarlo tú directamente? yo lo he hecho y siempre han quitado los links.

    Responder
    • Freedom

      Si tengo que ir blog por blog me puedo morir, Miranda. Se necesita una legislatura eficiente (la actual, a parte de desproporcionada en algunos aspectos, no tiene lo srecursos para ser cumplida) y, sobre todo, una conciencia real de que se le está robando a los autores de esos productos. Mientras eso no se haga, nada de lo que se intente funcionará.

      Ayer me decían que lo que habría que hacer es que lectores y escritores se sentaran a hablar para buscar una solución. Pero es que no hay solución. No la hay porque los que piratean van a seguir queriendo descargar el libro de forma gratuita. De nada servirán plataformas de venta digitales si se piratea un libro que cuesta 1€. Eso solo se erradica creando conciencia colectiva. Y es algo que no se está haciendo.

      Responder
  64. Miranda Kellaway

    Hay un dato que resulta de lo más interesante. Dicen que no hay leyes que apoyen al escritor en cuanto al intento de preservar los derechos de distribución de su obra, y que los que denuncian la piratería hacen “demagogia” o “manipulan” lo dicho por el código penal para defender su postura.
    Pero es curioso que, cuando un autor escribe a una página web de descargas directamente y solicita la eliminación del enlace para la descarga de su libro porque alguien lo ha subido sin su permiso, dicha página, después de comprobar que el que escribe es realmente el poseedor de esos derechos, RETIRA el link de descarga inmediatamente.
    Si no fuese ilegal subir libros, ¿por qué esas páginas retiran los links cuando el autor así lo solicita? porque saben que se les puede caer el pelo. ¿Y por qué? porque seguro que hay “por ahí” una ley que ampara al autor, si no, la web en cuestión, en lugar de borrar el archivo, lo que diría sería “lo sentimos, no hay una ley que proteja sus derechos, por lo que lo que ha hecho el usuario fulano de tal con su libro no es ilegal. NO lo vamos a borrar”.

    Soy autora, y también lectora, y trato siempre de comprender las dos partes. Y sinceramente, prefiero que me digan “robo porque no tengo más remedio” a “lo que hago no es robar, es tomar prestado sin permiso”.
    La sinceridad ante todo. Si tu hijo pasa hambre y robas una barra de pan para comer, estarás haciendo algo que muchos podemos hasta entender si nos ponemos en tu lugar, pero eso no significa que lo que estás haciendo no esté mal.

    No podemos tener todo lo que queremos o necesitamos, por desgracia. Es cierto que hay veces que uno lee un libro que ha comprado, y al terminarlo piensa “menuda porquería. Podría habérmelo descargado y me hubiera ahorrado el disgusto de malgastar el dinero”. A todos nos ha pasado. No obstante, eso no solo sucede con los libros, pasa con miles de productos más. Por ejemplo, cuando voy al súper y me compro una bolsa gigante de patatas y luego la abro, para encontrarme con que solo la han llenado por la mitad. Yo me cabreo, porque me han engañado. Pero me las como. ¿Voy luego al súper a pedir que me devuelvan la mitad del dinero porque la bolsa estaba medio vacía? pues no. Me aguanto y punto. Cuando uno adquiere un producto siempre existirá un riesgo de que ese producto termine no gustándole, incluso si puede probarlo antes.

    Eso ocurre con todo en esta vida.

    Responder
    • Freedom

      Miranda, te cuento lo que me pasó hace unas semanas. Mi agente se puso en contacto con Edhasa, la editorial que pubica HIJOS DE HERACLES, mi primera novela, porque una página de enlaces había pueto un enlace a una descarga ilegal de la novela. La editorial se puso en contacto con los administradores para que eliminaran ese enlace. ¿Lo quitaron? No. Respondieron con toda la chulería del mundo que demostrara la editorial que tenía los derechos de reproducción.

      No, las páginas no quitan los enlaces de descarga, no siempre, no casi todos, porque no pasa nada.

      Responder
    • Yo

      Por fin un poco de sensatez.

      Responder
    • Freedom

      En todo lo demás, totalmente de acuerdo contigo.

      Responder
  65. Sobrino de Heracles

    A ver, la “inmoralidad” de la descarga de libros es muy fácil de entender:

    Estamos en un momento o coyuntura en el que tenemos que trabajar 10-12 horas por salarios de 800€, que apenas dan para comer. Estamos en un momento en el que además nos han subido todo tipo de impuestos para tapar los agujeros que han dejado las juergas de los políticos robándonos míseramente 10€ de aquí o 20€ de allá. La banca nos sigue sangrando y subiendo los diferenciales hipotecarios para compensar la caída en los precios de la vivienda.
    ¿No es esto “inmoral”? NO amigos, es la COYUNTURA nos dicen. A joderse y a aguantarse…

    PERO ESO SI, afortunadamente esa misma coyuntura que me obliga a trabajar 10-12 horas por 800€ me permite descargarme un libro gratis para mis escasos momentos de tiempo libre ¿Debería de renunciar a esa posibilidad en aras de la “moralidad”? Renunciará el empresario a explotarme o el banquero a expoliarme? Ya conocéis la respuesta…

    Lo siento Teo, eres una víctima de la coyuntura igual que yo, cuando quieras nos encadenamos a la puerta del congreso o nos quemamos a lo bonzo. Mientras tanto déjame en paz.

    Responder
    • Freedom

      No te he llamado para que acudas a leer el artículo. Yo te dejo en paz tanco como tú a mí. ¿Dices que la coyuntura te obliga a piratear? No, te obliga tu falta de moral a la hora de pagarle al que fabrica el producto que descargas. Tu falta de empatía. Dices que cobras 800€. Pero me obligas a mí a no cobrar el pobre porcentaje que queda de un libro de 18€. ¿Quién lo tiene peor? ¿Tú, que cobras 800, o yo, que me roban esos 800?

      Responder
    • Yo

      Hace tiempo que no leía tanto egoísmo y falta de empatía en un mismo texto, Sobrino de Heracles. O sea, que como a ti (por desgracia) te explotan, tú decides hacer lo mismo y joder al creador de los productos que deseas consumir. ¿No te convierte eso en lo mismo que todos esos que te roban desde las altas esferas? ¿Con qué autoridad entonces les reclamas lo que hacen, si luego tú los imitas en otros ámbitos de la vida? Digo yo que si a ti tu jefe no te pagara esos 800 euros por el trabajo que haces, le denunciarías. ¿Por qué entonces los creadores artísticos no pueden hacer lo mismo? ¿Es que acaso son ciudadanos y trabajadores de segunda división?

      Y otra pregunta, Sobrino de Heracles: ¿acaso alguien te obliga a leer precisamente esos libros que descargas? ¿Es que existe la obligación por parte de alguien de ofrecerte gratis todos esos libros que quieres? Eres tú quien decides qué leer, y tienes alternativas gratuitas y legales para hacerlo sin necesidad de piratear. Ya he colgado el enlace más arriba.

      Responder
  66. Jesus

    Es un problema de educación. A la gente se le está educando en la cultura del esfuerzo y la disciplina nulos, y a fuerza de luchar contra la ideología de la Iglesia Católica en la educación se han desvalorizado los valores buenos que tiene en sí, objetivamente, como no matar, no robar, no desear los bienes ajenos…, y se ha caído en una auténtica falta de altruísmo y bonhomía como se ha visto nunca en la historia, donde todo vale siempre y cuando no te pillen. Se endurecen las leyes, y eso perjudica sobre todo a la persona honrada, que paga y entiende que a los creadores hay que retribuirles justamente, o no utilizar sus contenidos. Pero están luego los jetas que van a aprovecharse del trabajo ajeno y sin soltar un euro, pero luego pretenden que su opinión sea tan valiosa como la de cualquier otra persona.

    Pero no es cierto que se pierda tanto dinero por descargas fraudulentas: los chorizos de la cultura no son un público deseable. Esa gente no se compraría el libro si no tuviera más remedio para poder leerlo, porque la cultura les importa un rábano: ellos lo que quieren es pasar el rato, porque no tienen vida interior y les horroriza estar a solas consigo mismos. El otro día alguien se extrañó que yo fuese andando a un sitio durante más de media hora sin llevar un mp3 o similar “para el camino”. Esa gente no entiende que uno tiene cosas que pensar, decisiones que tomar, o todo un mundo que apreciar mientras uno va andando. Son gente que a mí, como escritor, no me interesa. ¿Que me leen de gorra? No me cuesta el dinero, porque la alternativa no es que me pague, sino que no me lea. ¿Me beneficia que me lea? Lo dudo: la opinión de los gorrones ni me importa ni me beneficia, y tampoco me perjudica. Esa gente sólo sabe decir que mi libro “es malísimo”, o que “es cojonudo”, pero son incapaces de decir por qué, pues su absoluta falta de rigor no se aplica sólo a apropiarse indebidamente de lo que se encuentra por ahí sabiendo que tiene dueño: les cuesta retener el nombre de los protagonistas de la novela, descubrir sus motivaciones y apreciar la belleza o la lírica de sus acciones. Sólo son capaces de decir que algo está guay o que es una mierda, y luego pretenden que sus opiniones sean tan respetables como las del mayor de los pensadores. Pobrecillos. Luego se quejarán de que están en el paro, de que nadie les hace caso o de que nadie les quiere.

    No, no me preocupa a mí esa gente, ni para bien ni para mal. No son ni siquiera lectores de alpargata. Son gente tan miserable que va descalza cuando no puede robar zapatos, pero que se queja de los que lleva porque alguna tachuela les molesta. Que los zurzan, aunque creo que su ruina moral ha alcanzado el estado de derribo. Pero si mientras consiguen aprender algo de mis libros, aunque se hayan apoderado de la posibilidad de leerlos sin permiso, que les aproveche.

    Responder
  67. Ines D. Arriero

    Magistral artículo. Sincero, directo y claro. ¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias!

    Te voy a contar una cosa: A principios de año sufrí un acoso brutal por haber denunciado a un blog de enlaces que habían pirateado mi libro. Pirateado de forma cutre además, transcribiéndolo palabra por palabra con la posibilidad de haber metido erratas o faltas de ortografía. Además de ponerle florecitas alrededor de las páginas. Vamos, que además de robarme, si metían algún error iba a ser culpa mía. Como te digo, denuncié el blog y escribí en el mío un artículo parecido al tuyo. Y eso desembocó en cientos (no exagero) de emails y mensajes por las redes sociales, incluso escribieron a mi oficina (en ese momento estaba haciendo prácticas), amenazándome y deseándome la muerte.

    Durante esos meses que duró la tortura (aún dura, de hecho, hay un blog por ahí que se llama odiamosainesdarriero) me planteé muy seriamente dejar de escribir. ¿Para qué iba a hacerlo? Afortunadamente he tenido a muchísima gente al lado y me convencieron para que siguiera haciendo lo que más me gusta, aunque fuera para que ellos me lean.

    Soy escritora novel y obviamente soy consciente de que de momento no puedo vivir de lo que escribo. Probablemente nunca llegue a hacerlo, también soy consciente de ello. ¿Pero por eso tengo que resignarme a que me roben y encima de ello los ladrones me amenacen? ¿Qué clase de mafia forman los blogs de enlaces de descarga? Ellos viven de mi trabajo porque encima suelen tener el típico botón de donar dinero o de publicidad por clics. Es decir, ellos pueden ganar dinero con mi trabajo pero yo no. ¿Tiene sentido?

    Lamentablemente vivimos en un mundo en el que estamos acostumbrados a que el “todo gratis” es lo mejor del mundo. Aunque un libro cueste 1€, gratis siempre va a ser más barato. Muy poca gente valora realmente el trabajo que hay detrás de un libro, un disco o una película. Y luego se sorprenden cuando una editorial cierra o un autor tiene que dejar de publicar. Vivo con miedo a que llegue el día en que nadie pueda permitirse dedicarse a la cultura. ¿Qué vamos a hacer entonces? Será totalmente injusto. Yo no podré volver a leer un libro de mi autor favorito porque otros han estado robando su trabajo.

    En fin… Muchas gracias de nuevo por tu artículo. Con tu permiso lo voy a compartir. A ver si tus palabras consiguen ablandar alguna mente cerrada 😉

    Responder
    • Freedom

      Me temo que lo que conseguirán será que me lluevan las críticas, como a ti. Contaba con ello. Contaba, además, con que se tergiversaran mis palabras, cosa que también se está haciendo.

      Pero hay que decir las cosas. Tenemos un problema en el mundo editorial (Tenemos varios, porque a las editoriales también hay cosas que ya les vale…). Ese problema se llama piratería. Todo el mundo comprende y acepta que una persona debe cobrar por el trabajo que realiza… Excepto si eres escritor. Si eres escritor te jodes, porque es cultura y la cultura debe ser gratis. Y no, con esa forma de pensar no iremos a ningún lado.

      Hay que buscar soluciones. Para ello, lo primero es que la gente entienda que la piratería es un problema que afecta a decenas de miles de personas. Y para eso hay que denunciarlo.

      No te desanimes, sigue escribiendo, lucha por mejorar. Todos nos hemos planteado dejar de escribir por un motivo u otro, pero el que es escritor, al que de verdad le queman las letras en la sangre, seguirá tecleando. Ánimo. Un beso.

      Responder
  68. Homer

    Sil, desde ya te digo -puesto que también escribes- que no vas a triunfar en esto de la literatura mientras los opresivos e inhumanos modelos imperantes se mantengan. Más que nada porque no has puesto ni una miserable tilde en tu exposición. A la vista de tu destreza redactora te comprendo: ¡Viva la anarquía, viva el caos! Rompamos con el Sistema y, ¿por qué no? ¡Empecemos por las reglas ortográficas! Genial, de verdad, te ha quedado genial eso de -léase fonéticamente-: “Yo támbien escribo íse que me tóco un mundo…” 😀

    Responder
  69. Fulgencio M. Lax

    Es complicado dar una visión general de la cuestión. Yo dejo mis libros físicos a mis alumnos y amigos y nunca he pensado en que estaba robando a nadie. Lo mismo hago con los libros digitales que suelo comprar, aunque reconozco que es un formato al que aún me estoy acostumbrando. Lo de robar surge porque miras solamente en una dirección. Las empresas que fabrican el software y el hardware para tal cuestión, por ejemplo. Las empresas que utilizan la divulgación gratuita de este formato con libros que en otras webs cuestan dinero, etc, esto evidencia que hay una reconversión a la vista y todos están tomando posiciones, menos el eslabón más débil que como siempre es el artista.

    Responder
  70. Déborah Albardonedo

    Gran artículo Teo

    Responder
  71. sil

    He comprendido tu punto de vista, pero no puede ser el mio porque yo no estoy de tu lado.
    Como ejercicio te propongo:

    Deja de escribir, percibe poco dinero, mira los libros que quieres leer desde las vitrinas de tu libreria favorita y conformate con saber que no vas a tener acceso a ellos. Entonces vuelve aca y escribe….

    “Si, lo que ustedes hacen es robar. Yo para no ser ladron, me abstendre de leer todos los libros que no puedo comprar y me quedare asi con mi realidad como es por el momento. ”

    Bueno si suena genial. Admirable. Que despliegue de valores. Me gustaria vivir en un mundo asi.
    Aunque tambien me gusta vivir en un mundo donde las mayorias se saltan las reglas que no funcionan para todos hasta que se crean nuevos modelos. De no ser asi, aun estariamos en la Edad Media.

    Yo tambien escribo y se que me toco un mundo donde no se trata de tocar en una editorial y hacerme famosa o que no me publique ni mi madre y ser un fracaso. Me toco un mundo donde las reglas de ayer ya no aplicaran y nos toca crear nuevos modos de difundir, de darnos a conocer.

    A donde va la “industria” es a desaparecer en su forma actual y se adaptara o morira como todas las especies. En el futuro escribira quien quiera escribir y publicara el que pueda hacerlo o sepa como.

    Creo que tu puedes defender tu punto de vista todo lo que quieras porque afecta a tu economia que es de lo que se trata esto. Tus argumentos son tremendamente validos para ti, para la industria. Para mi si alguien decide publicarme y quiero vivir como escritora y no tener un segundo empleo y dejar de escribir a hurtadillas del sueño o de la hora de entrada, etc. Es una pena que no puedas escribir si no tienes dinero. Yo creo que para escribir se necesita querer hacerlo. Seguramente en un mundo donde 4 de cada diez libros son pirateados, se tendran que encontrar nuevas maneras de hacer las cosas o morir en el intento. Pero… penalizarlo? no va a detenerlo.

    Nunca las penalizaciones detuvieron los movimientos humanos y eso puede gustarnos o no. Pero asi es.

    Responder
    • Yo

      Sil, ¿por qué presupones que el autor de este blog gana mucho dinero? Como le pides que deje de escribir y perciba poco dinero, será porque crees que está forrado. Igual te llevas una sorpresa. Igual el autor de este blog también pasa por apuros para llegar a fin de mes. Igual él tampoco puede permitirse comprar todos los libros que desearía. Y no por ello descarga ilegalmente lo que no puede comprar.
      “Mira los libros que quieres leer desde las vitrinas de tu libreria favorita y conformate con saber que no vas a tener acceso a ellos”, dices. Yo también desearía poder comer langostinos y cigalas todas las semanas, pero como no puedo permitírmelo me aguanto y solo como marisco de vez en cuando. Pero lo que nunca haré es ir a una lonja a llevármelo sin pagar. La pregunta es por qué necesariamente tienes que leer esos libros expuestos en la librería. ¿Es que no existen más libros en el mundo? Pues resulta que sí, que puedes acceder a libros gratis libres de derechos. Hay un montón de páginas webs que ofrecen descargas legales de libros que ya son parte de la Humanidad, y con toda probabilidad de mayor calidad que los que se exponen en esa librería. Tal vez es que no es un problema de falta de acceso a la “cultura”, sino de falta de acceso a la “cultura” que nosotros ansiamos: o sea, la “cultura” de lo que está de moda.
      Parece que hemos olvidado algo tan elemental como que las cosas cuestan de producir, en tiempo y en esfuerzo, y que por tanto tienen un coste. Y parece también que nos empeñamos en ver que todo esto es por dinero, cuando no es así: los autores que denuncian la piratería no lo hacen por la pérdida de ventas (que es insignificante), sino porque alguien les está robando la solemne decisión de decidir qué hacer con sus obras, y encima hacen negocio con ello. A ver si os enteráis que ese es el problema: alguien se cree con el derecho de ofrecer nuestras obras a nuestras espaldas y encima gana dinero con ello. Eso no es compartir. Eso es hacer negocio de contrabando. Punto pelota. Meteos en la cabeza que al dueño de la página web de descargas donde bajáis libros, películas, música o lo que sea, le importa un rábano la cultura. Solo quiere llenarse el bolsillo.
      Y que no se pueda evitar no significa que no se deba denunciar. Los creadores tenemos el derecho y la obligación moral de defender nuestro poder de decisión a la hora de manejar nuestras obras. Faltaría más. Para eso las hemos parido.

      Responder
    • Freedom

      Sil, hasta hace 3 meses, no quiero ni contarte cuál era mi situación económica. Ahora el trabajo va mejor y, por fortuna, la cosa parece que se ha estabilizado un poco. Yo no vivo de escribir libros, igual que no vive de escribir libros el 99% de los escritores. Nos gustaría, claro que sí. Igual que a cualquier otro que ama su profesión. Pero estás muy equivocada si piensas que los escritores ganamos mucho dinero, porque, en realidad, la inmensa mayoría gana en un año lo que un albañil en 2 meses.

      Responder
      • Leorid

        Creo que tu tampoco sabes lo que gana actualmente un albañil.

      • Freedom

        Hace unos años, cuando la burbuja inmobiliaria aún no había explotado, un albañil podía cobrar unos 3000€ al mes. Claro, eso pasó. No sé exactamente en cuánto estará ahora el sueldo de un albañil, pero calculo que en el peor de los casos se siturará entre los 800 y los 1200€ al mes. Con esas cantidades, te puedo asegurar que un albañil cobra más en 3 meses que el 70% de los escritores en un año.

    • Yo

      Ya, pero esa no es la cuestión. La cuestión es que alguien le roba al autor su derecho a decidir qué hacer con su obra, cómo ofrecerla o difundirla, y encima ganan dinero con ello. ¿Tan difícil es de entender? ¿Tan poca empatía tenéis? ¿Que alguien dedique meses, incluso años, a escribir una obra, y venga otro y se aproveche de ese trabajo para ganar dinero (y encima en nombre de la cultura, cuando todos sabemos que lo hacen por llenarse el bolsillo) no os parece inmoral y denunciable? Pues apaga y vámonos.

      Responder
    • Yo

      “La literatura será amateur o no será”.
      Ok. Supongo que eso vale también para la ciencia, para las artes plásticas, para la música, para el cine, para el diseño, para el desarrollo informático, para los educadores, para… ¿De qué comerá toda esa gente? ¿Tendrá un científico que trabajar de barrendero para ganarse la vida, mientras que en sus ratos libres realiza sus investigaciones?
      Dejemos de decir sandeces, por favor. El trabajo de una persona, se dedique a lo que se dedique, merece ser compensado por el público al que interesa.

      Responder