Una de las razones por las que un escritor se puede enfrentar al famoso bloqueo es debido a la falta de tramas secundarias en su historia. Podemos tener una brillante idea, con la que desarrollar una historia, pero tarde o temprano acabamos por descubrir que no es suficiente. Para ello debemos enriquecerla, usar tramas secundarias.

En este artículo, volveremos a tomar como ejemplo la novela Dune de Frank Herbert. Pues, es un buen ejemplo de cómo usar tramas secundarias. Como dicen las Bene Gesserit: veo planes dentro de otros planes.

Cómo usar tramas secundarias en tu novela.

Portada edición inglesa

El arte de usar tramas secundarias

En Dune, de Frank Herbert, novela en la que nos hemos basado para analizar cómo crear una historia usando el viaje del héroe y el worldbuilding, nos hallamos frente a varias tramas que se entrecruzan y se afectan las unas a las otras, es decir: Herberte sabe usar tramas secundarias.

El uso de las principales tramas secundarias en Dune

La primera trama secundaria que nos encontramos se inicia cuando el emperador retira los derechos de la explotación de la especia a la casa Harkonnen y los otorga a la casa Atreides, dos familias enemistadas desde tiempos inmemoriales. Este cambio desembocará en un enfrentamiento entre ambos, manejado en la sombra por el emperador, que pretende eliminar a loa Atreides por el modo en que están ganando reputación en el Landsraad, la agrupación de Casas Nobles, que junto a la Cofradía Espacial y la CHOAM conforman la base del poder en el imperio.

Otra trama secundaria es la que llevará a Paul Atreides, hijo del duque Leto, por un largo camino en el que acabará por convertirse en el nuevo emperador. Esta trama confluye con las maquinaciones de las Bene Gesserit para crear el tan idolatrado Kwisatz Haderach, el que puede mirar donde ellas no pueden, y además se unirá con la trama secundaria de los Fremen que, basados en un mito creado por las Bene Gesserit, esperar la llegada del mesías que los liberará de la opresión a la que han sido sometidos, especialmente cruel, bajo el gobierno de los Harkonnen.

Una tercera trama secundaria es la que tiene que ver con la especia melange, esa sustancia que permite alargar la vida humana varios cientos de años, además de elevar la consciencia de quién la consume. También permite que los Navegantes, de la Cofradía Espacial, descubran los caminos seguros por los que cruzar el espacio plegado por las máquinas Holtzman. Por lo tanto, la especia es esencial para el buen funcionamiento del imperio, y quien controle su comercio lo controlará todo.

¿Cómo usar subtramas sin perder la cabeza?

Existen muchas otras tramas secundarias en Dune. Y tu te preguntarás. ¿Cómo manejar todas estas tramas?

Bueno lo recomendable es usar un diagrama, una escaleta, o cualquier otro método que te permita ver de un solo vistazo las diferentes tramas y como interfieren las unas a las otras. Porque eso es lo esencial, si una trama no afecta de forma directa o indirecta en la trama principal ya la puedes desechar, puesto que no será más que relleno. Las tramas secundarias deben afectar a la trama principal, y pueden hacerlo directamente repercutiendo en los acontecimientos de la principal, o de modo indirecto. Es decir, afectan a los personajes de modo que alteran sus reacciones frente a los eventos de las demás tramas. Ejemplos de escaletas y diagramas en Excel, o en diagramas de bloques se pueden hallar fácilmente en la red.

Ejemplo de escaleta

Ejemplo de escaleta

Cómo usar las tramas secundarias para hacer frente al bloqueo creativo

Hay un tema muy manido entorno a la escritura, que es el famoso bloqueo frente a la página en blanco. Bien, eso se puede evitar con una buena planificación, pero el caso es que ese bloqueo puede presentarse durante la fase de planificación. ¿Qué debo hacer si la trama principal no puedo exprimirla mucho más? Puedes añadir una trama secundaria que afecte directamente al protagonista principal, y que en consecuencia repercuta en el modo en que este se enfrenta a la trama principal. Veamos cómo manejó las tramas Frank Herbert.

Paul Atreides está, desde el principio, implicado en las maquinaciones de las Bene Gesserit, exponiendo que quizás él pueda ser el Kwisatz Haderach. En este punto ya tiene un tinte mesiánico que afectará al comportamiento de Paul a medida que desarrolle sus habilidades, como el uso de la Voz para controlar a sus enemigos. Esto le llevará, durante su huida por el desierto, a convertirse en el líder de los Fremen, espoleado por la creencia de que es el mesías que ellos esperan. Como vemos, las tramas secundarias modifican al personaje y lo transforman a cada paso que avanza en su propia trama: vengarse del emperador por la muerte de su padre, el duque Leto.

Dune es, sin duda alguna, un ejemplo excepcional de cómo usar tramas secundarias para  afectar y alterar la trama principal.

Podemos imaginar a Frank Herbert, frente a una pizarra de corcho en la cual va ordenando tarjetas en las que ha escrito la sinopsis de las escenas de las diferentes tramas y ordenándolas para reforzar los momentos en que la trama principal pudiera flaquear. Que, dicho sea de paso, esa es otra de las funciones de las subtramas, otra forma de usar tramas secundarias: reforzar la historia en los momentos de baja tensión en la trama principal.

Usar tramas secundarias. El ejemplo de Paul Atreides

La ascensión y desarrollo de Paul Atreides es una de las tramas secundarias más importantes de Dune

Las subtramas fortalecen la historia, pero…

Como he comentado en el párrafo anterior, usar tramas secundarias puede ser un recurso necesario para enriquecer una historia y para vencer el bloqueo en el escritor. No obstante, después de cada buena noticia existe un pero, y en este caso es un PERO muy grande.

Las subtramas o tramas secundarias nunca deben eclipsar la trama principal. ¿Y cómo lo hacemos para que eso no ocurra? Es muy fácil, al planificar la historia, cada escena la debemos etiquetar según a qué trama pertenezca. Una vez finalizado el proceso, podremos ver la cantidad de escenas que tenemos para cada trama. Si las de las de una trama secundaria son más numerosas que las de la principal, ahí tenemos un problema.

El mejor modo de usar tramas secundarias es creando un esquema, diagrama, usando tarjetas, etc. y planificando con antelación todas las escenas de la historia. Así veremos el conjunto completo de la historia antes de empezar a escribirla y de ese modo seremos capaces de detectar posibles fallos, huecos, cabos sueltos y corregirlo antes de ponernos frente al teclado.

No puedo imaginarme a Frank Herbert escribiendo Dune sin haber hecho una buena planificación de antemano. De hecho, que su hijo y Kevin Anderson hayan podido desarrollar novelas sin destrozar la historia principal es debido a que Herbert dejó muchísimas notas en torno a ese universo que creó y sobretodo a la planificación completa para la que iba a ser la séptima novela de la saga, que escribió antes de morir.

Insisto, es importante usar tramas secundarias, pero estás nunca deberán eclipsar a la trama principal de la novela; y eso solo se puede evitar con una buena planificación de la historia.

Enlaces de interés:

Blog con artículos sobre Dune y Frank Herbert

Página web en inglés con un exhaustivo análisis de la novela y sus influencias