Si visitas librerías con cierta regularidad sabrás que ojear el final de un libro antes de comprarlo es mucho más común de lo que se piensa (quien esté libre de pecado que tire la primera piedra). Las últimas páginas son reveladoras y tienen un poder infinito para dejar huella en el lector. El final de tu novela puede llevarla a la cúspide e incluso reivindicar sus debilidades o altibajos, pero también puede hundirla en el inframundo de la decepción.

No nos engañemos, nadie quiere embarcarse en una historia maravillosa que termine mal, pocas historias pueden terminar como la octava temporada de Juego de Tronos o la sexta temporada de Lost y salir (más o menos) ilesas. 

Y en mis cursos me he encontrado con muchísimas historias que comienzan maravillosamente bien y después se desinflan poco a poco.

Pero ¿por qué sucede esto?

 

Escribir final que impacte

¿Por qué es tan difícil escribir un final que impacte?

Recordemos que la estructura clásica o tradicional de la narrativa divide la historia en tres actos o partes bien diferenciadas: el inicio o planteamiento, donde se presentan los personajes y el conflicto principal; el nudo o desarrollo, donde se narran las experiencias y transformaciones de los personajes; y el final o desenlace, donde se llega al clímax y a la resolución de los conflictos para dar sentido a toda la historia.

Aunque tengas una historia interesante, un argumento sólido, unos personajes carismáticos, un conflicto apasionante, unos obstáculos en el momento preciso y un clímax prometedor… lo más desafiante de escribir una novela suele ser unir todos esos hilos a lo largo de la narración para concentrar al final todas las tensiones y brindar al lector la satisfacción de resolverlas definitivamente (o casi).

Y sin la planificación adecuada es común que los escritores noveles e incluso algunos más avezados se pierdan en el camino y no sean capaces de unir todos esos hilos para llegar al final con la frente en alto, con buen pie. Sin la planificación adecuada es probable que al final enredes el argumento, pierdas el ímpetu, no puedas escribir un final que impacte, no puedas lograr el «efecto wow» con tu novela.

Escribir un final que impacte es difícil porque carga el peso de toda la novela y el lector espera mucho de él, por eso es tan importante planificar conociendo las distintas opciones que tenemos para alcanzarlo.

¿Cuáles son los tipos de desenlace de una novela?

Estas son las opciones que puedes considerar en tu planificación para escribir un final que impacte y lograr el «efecto wow» con tu novela, al menos las más frecuentes que afectan el desarrollo de tu historia.

  • Final cerrado: todas o casi todas las incógnitas de la trama principal quedan respondidas, sabemos lo que nuestro protagonista logró y lo que le espera. 
  • Final abierto: algunas incógnitas de la trama principal quedan sin respuesta, dejando la puerta abierta a una segunda parte o dejando pistas para que el lector pueda interpretar finales posibles. 
  • Final circular: el personaje principal, después de vivir las experiencias narradas, regresa al mismo punto de origen en el que comenzó la historia. 
  • Final en espiral: el personaje principal regresa al punto de origen en el que comenzó la historia, pero él ya no es el mismo, algo ha cambiado para siempre.

Y estas son las opciones de cierre más frecuentes que puedes considerar según la emoción que generan en el lector:

  • Final feliz: el protagonista experimenta la felicidad porque ha logrado su objetivo, transmitiendo un mensaje de optimismo y esperanza. 
  • Final triste: el protagonista experimenta la tristeza porque no ha logrado su objetivo, transmitiendo un mensaje pesimista o realista. 
  • Final trágico: el protagonista experimenta la tragedia porque no solo no ha conseguido su objetivo, también ocurre algo terrible al final. 
  • Final agridulce: el protagonista experimenta felicidad y tristeza al mismo tiempo porque ha ganado algo y ha perdido algo al mismo tiempo.

Cualquiera de estos finales puede estar esperándote en las últimas páginas de tu novela, lo importante es saber reconocer el indicado según el caso y que se ensamble perfectamente en el engranaje de tu obra. Y aquí van cuatro claves imprescindibles para reconocer y construir el final perfecto para tu novela.

 

Escribir final que impacte

¿Qué hacer para escribir un final que impacte?

Ya hemos visto las enormes dificultades y las diversas posibilidades que giran en torno al final de una novela, ahora es importante que prestes atención porque estas son cuatro consideraciones que no debes dejar de lado.

1.- Deja claro hasta dónde llegó el conflicto y cuáles fueron sus últimas consecuencias 

En otras ocasiones hemos hablado sobre cómo construir un conflicto narrativo y sabemos que el conflicto es la brújula que te dirá exactamente cuándo estás llegando al final de la historia: en el momento en el que el antagonista que se opone al protagonista deja de ser una amenaza inminente la historia llega a su fin.

2.- Revela lo que ha pasado con tu protagonista, con sus objetivos y con su evolución 

El viaje y la evolución de los personajes principales tiene que servir para algo e incidir de alguna forma en la trama. Si tu protagonista ha culminado su transición y ahora tiene un conocimiento clave y transformador que antes no tenía, estás llegando al final. 

3.- Asegúrate de haber dejado atrás al clímax

El clímax es el punto de inflexión más emocionante de la historia y da pie al desenlace de la misma, suele generar cierta crisis y enseñar algo al protagonista en relación al conflicto que le permitirá tomar decisiones importantes.

 

4.- Cuida la lógica de los acontecimientos finales

Toda la novela debe seguir la ley de causa y efecto, nada puede aparecer o desaparecer de la nada como por arte de magia. El final es consecuencia lógica de todo lo que ha sucedido, es importante que todo encaje.

Por supuesto, también tienes que cuidar el ritmo, el tono y otros aspectos de la historia que profundizaremos más adelante. Déjame en los comentarios tus dudas o impresiones y seguimos conversando.

¡Descarga gratis mi nuevo ebook!
RSS
Instagram