El Lector Editorial (I)

por | Ago 31, 2009 | Mundo Editorial

El primer artículo disponible en este blog, de hace ya más de un año, hablaba sobre el hecho de que todos los escritores, ya sean grandes o pequeños, han tenido que enfrentarse una primera vez al juicio de una editorial. Esa primera entrada hablaba del caso de J.R.R. Tolkien, autor al que admiro profundamente por su capacidad de inventiva y trabajo. Reproduje entonces una traducción más o menos literal del primer informe de lectura que se hizo sobre El Hobbit.

Y es que, todos los que pretendemos publicar nuestros escritos, debemos pasar por el juicio que de nuestro trabajo hará el lector editorial.

Ya hemos hablado brevemente de esta figura a lo largo de otras entradas, pero en esta ocasión profundizaremos un poco más en ella, intentaremos comprender su trabajo, porque es importante para nosotros.

En las últimas entradas sobre los editores, veíamos lo complejo y completo de su agenda. Apenas tienen tiempo para atender a tanto trabajo. Podemos imaginar, por tanto, lo que sucedería si tuvieran también que dedicarse a efectuar una primera lectura de los cientos de textos recibidos en la editorial. Ese trabajo recae en otra figura, la del lector editorial. Hablamos siempre, por supuesto, de editoriales tradicionales. No es habitual que una editorial de coedición o autoedición disponga de lectores: puesto que el escritor va a pagar por publicar su obra y el editor cobrará por hacerlo, ¿qué necesidad hay de una criba previa? En estos casos, así como en las editoriales pequeñas, suelen ser los propios editores quienes efectúan la lectura del original.

El lector es, por tanto, el encargado de hacer un primer informe sobre la obra recibida, en el que recomendará, o no, la publicación del libro. No significa esto que el lector decida qué libro se publica. Como veíamos tiempo atrás, eso sólo lo hace el editor. Lo que sí suele ocurrir es que el lector decide lo que NO se publica.

Porque si su informe de lectura es negativo, es habitual que el editor no dedique tiempo a la lectura de la obra, y por lo tanto, no habrá pasado el corte.

Álvaro Colomer los define del siguiente modo: Cobran poco, ganan enemigos diariamente, trabajan en el anonimato y, sin embargo, son los primeros responsables de cargar de buenos textos los anaqueles de las librerías.

Los lectores editoriales suelen mantener su identidad en el anonimato. No es capricho, tiene su razón de ser. Si supierais qué lector ha efectuado el informe sobre vuestra novela, que ha sido rechazada por una editorial, ¿no intentaríais contactar con él? ¿No procuraríais que os comentara qué le ha hecho valorarla de forma negativa? Seguro que sí. Algunos, incluso serían bastante más agresivos que un simple intento por aprender. Ese anonimato es necesario hasta para evitar presiones: E.Q., lectora de cinco editoriales, recuerda una carta en la que la madre del aspirante detallaba la depresión en la que estaba sumido su hijo por culpa de la novela.

Ya hemos hablado también en este blog de la ingente cantidad de originales (me niego a llamarlos manuscritos a estas alturas) que llegan a las editoriales, y de cómo la inmensa mayoría son rechazados para su publicación. Algunos son errores enormes por parte de la editorial, y del lector en ocasiones. Porque puede ser que el lector haya recomendado una publicación y, más tarde, el editor la rechace por los motivos que sean. Ha ocurrido mil veces (J.K. Rowling, García Márquez, o Hemingway) y seguirá sucediendo. Pero lo cierto es que la mayor parte de las obras rechazadas es porque, realmente, no tienen la suficiente calidad.

Por supuesto, esto el autor de la obra en cuestión no suele creérselo, siempre podrá decir aquello de: pues no veas la cantidad de porquería que se publica todos los años. Y no deja de tener razón, se publican muchas obras de escasa calidad. Pero eso no significa que la suya sí la tenga.

El lector editorial es, ante todo, subjetivo. Y es lógico. La editorial le paga porque haga un informe de un libro que, a priori y en potencia, puede ser el gran éxito literario del año. ¿Por qué habría de dar un informe negativo a sabiendas de que es un buen libro? Eso, al fin y al cabo, sólo le hará perder puntos frente a la editorial, que es quien le paga. El lector no es por tanto ni un enemigo ni un amigo. Es más bien un juez, que debe juzgar bajo su propio prisma, lo que implica cierta subjetividad inherente a todo ser humano.

Y no nos equivoquemos, que no todo el mundo puede ser lector editorial. No vale el hecho de ser un lector asiduo, ni siquiera un devorador de libros. Se necesitan otras cualidades, y algunos conocimientos específicos, para poder ejercer la profesión. Los lectores editoriales suelen ser profesores, críticos, periodistas, filólogos… incluso algunos escritores. No es extraño que algunas editoriales, o incluso agencias, que también tienen sus lectores, ya que al fin y al cabo también tienen que elegir a quién representar y a quién no, cuenten entre sus lectores a escritores de confianza con los que mantienen una buena relación.

¿Por qué? ¿Por qué buscarlos entre esas categorías profesionales? Por el simple hecho de que un lector editorial no simplemente lee el texto. Lo lee sí, pero mientras lo lee lo disecciona, lo analiza, tiene que ver puntos fuertes y débiles. Y no todo el mundo es capaz de realizar una lectura con semejante profundidad. Pero es necesario que así sea, porque no olvidemos que el fin de su lectura es realizar un informe.

¿Qué es lo que suele aparecer en dichos informes? Eso es lo que trataremos en la siguiente entrada dedicada al lector editorial.

Fuentes: http://www.ciudadseva.com/textos/teoria/tecni/editori.htm

P.D. Tal y como ya anuncié en su momento debido a la polémica surgida en torno a uno de estos artículos, a partir de ahora, al final de cada entrada, aparecerá, en los casos que lo requieran, la dirección de determinadas páginas o artículos de las que he extraído parte de la información.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

La ambientación en la novela histórica. ¿Es tan importante?

La ambientación en la novela histórica. ¿Es tan importante?

Ambienta, luego existe. O lo que es lo mismo: si quieres que tu novela sobreviva de camino al éxito debes focalizarte muy mucho en la ambientación. De ahí la necesidad de trabajar en ello cuando aún estamos forjando nuestra historia. Y si esta es una cuestión de vida...

Cómo utilizar los puntos de giro en una historia

Cómo utilizar los puntos de giro en una historia

Todas las novelas están estructuradas a partir de una forma muy simple que se utiliza desde la Antigüedad: la introducción, el nudo y el desenlace o resolución. Esta es la clásica separación de la historia en tres partes. Sin embargo, existe un elemento que añade un...

La sociedad espartana en “Hijos de Heracles”

La sociedad espartana en “Hijos de Heracles”

En artículos anteriores, he compartido con vosotros argumentos relacionados con la sociedad espartana. Una sociedad en la que los roles estaban bien definidos y los hombres tenían como deber convertirse en fuertes guerreros. La ciudad-estado de Esparta, al estar...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

31 Comentarios

  1. Mercedes Millán Salas

    Buenos días Teo, encantada de estar por aquí, es la primera entrada que leo y me ha encantado. Yo tengo dos poemarios publicados, el último va bastante mejor de lo que esperaba, pero siempre he querido escribir una novela, seguiré intentándolo.
    Muchas gracias por sus consejos.

    Responder
  2. Maria Isabel

    Estoy deseando aprender. Tengo ideas pero aun no me he puesto en serio. Me será de gran ayuda, todo lo que profesionales, como tú, nos podais enseñar. Gracias

    Responder
  3. Iskender Touzard

    Teo, nuevamente gracias por una entrada que abre la mente de los escritores nobeles, estaré al tanto de mas artículos así y listo para el curso que nos tienes esperando el 4 de febrero.

    Responder
  4. luzdary baquero

    hola Teo, muchas gracias por todo lo que puedas enseñar y compartir

    Responder
  5. José Maria

    Hola TEO, soy nuevo en esto pero no en la vida, ya que tengo 71 años y mira por donde me dió, bueno leyendo tus artículos y mirando los videos, preparándome para el curso, con más ilusión que un adolescente en su primera cita, SALUDOS Y GRACIAS POR TU DEDICACIÓN A FORMAR Y ENSEÑAR A GENTE A SEGUIR ESTE CAMINO. GRACIAS

    Responder
  6. Ester Puerta

    Teo, gracias por esta oportunidad. Estoy en disposición de adquirir conocimientos en el arte de escribir, será mi primera experiencia, lo único que escribo son decisiones juridicas. Gracias.

    Responder
  7. Ester puerta

    Teo, gracias por admitirme en el próximo curso. Será un placer aprender de quien tiene el conocimiento de escritor y editor. Nunca he intentado escribir algo diferente a lo que mi profesión de Fiscal me exige, sentencias y nada más. Estoy muy comprometida con la adquisición de conocimientos en este arte de escribir. Gracias. Ester

    Responder
  8. Mariana Vega

    Teo, muchas gracias por los textos que he recibido tras inscribirme a tu curso. Soy mexicana y escribo cuento de terror desde hace 30 años, los cuales me han publicado básicamente revistas, suplementos culturales y antologías.
    Sin embrago, desde hace como 12 años tengo un intento de novela que no he logrado cuajar, y por eso me uní a tu grupo.
    En México la cuestión editorial es muy compleja y es difícil para muchos escritores lograr la publicación de su primera novela; acá se impulsa mucho el talento de jóvenes, cuando debería apoyarse a todas las edades.
    En fin, que sé que con tu ayuda terminaré mi novela y podré darle ese giro para salir del hoy en que yo sola me he metido al no saber cómo continuarla.

    Responder
    • TeoPalacios

      Me alegra serte de ayuda. Pero lo mejor está por venir, ya lo verás en el curso que empezamos el 4 de febrero 😉

      Responder
  9. NUMA POMPILIO

    PARA PODER SABER SI UNA OBRA ES BUENA O MALA, HAY QUE LEERLA. ESCRIBI “EL PAIS QUE SOÑAMOS” Y TODAS LAS PERSONAS QUE LO LEYES, PUES FUE OBSEQUIO, LES AGRADO: MI FAMILIA, MEDICOS, PROFESORES, COMERCIANTES, INDUSTRIALES, POLITICOS.CREO NO LO LEYERON PORQUE DE LO CONTRARIO SE VERIAN ALGUNOS CAMBIOS EN LA COMUNIDAD.

    Responder
  10. Miriam Vivian

    Gracias Teo. Recientemente me inscribí a tus cursos y estoy aprendiendo mucho.

    Responder
  11. manuel

    Gracias Teo por ofrecernos la posibilidad de expresarnos.
    Todo el mundo preocupado por que le publiquen y tal. Yo preocupado por pensar en que funcione correctamente una prosa que me conecte a los demás. Luego voy y zas edito, me lo pago. Da igual, el sufrimiento es de naturaleza masoquista, en el tema arte, cuando te publican no termina el calvario.Yo quiero que Delirios Madrileños con 200 paginas llene mi vida y hable del viejo Madrid de los 80 y la memoria que pervive en la actualidad. Felicito a los que tuvieron la critica positiva de la critica literaria y no la critica de uno mismo diciendo que vaya trabajo tipo Sisifo…con la pelota arriba y abajo. Pienso en Malcon Lowry..olvidado y entonces que? La gloria esta en una noche con unos amigos y algo beodo confesar que al menos quise decir algo de manera original.

    Responder
  12. María Cristina Flórez Rodríguez

    Buenas tardes Teo, soy totalmente nueva en estos asuntos, agradezco tu dedicación y aportes y espero aprender mucho, Gracias y muchas Bendiciones

    Responder
  13. Llorens

    Saludos familia: he leído el texto inicial y continuado con las entradas siguientes, en mi opinión, todo me suena a buen rollo, todo se envuelve en el mismo embalaje del mundo editorial; yo comencé hace más de diez años en esto y espero aportaros algo algo de mí experiencia y adquirir parte de la vuestra. Saludos y continuamos leyéndonos.

    Responder
  14. Manuel Fernández Romero

    Buenas noches Teo, trabajo impagado el tuyo, felicidades. Yo soy neófito en la materia jamas en mi vida me he puesto a escribir algo, pero hace tiempo que tengo la curiosidad y necesidad de contar una historia relacionada con el mundo rural y sus relaciones personales, los grupos cerrados de las cuadrillas todas las ilusiones y decepciones que se pueden vivir intensamente en un mundo tan pequeño, en fin aquí estoy en el inicio de mi gran sueño, sin vuestra colaboración creo que sería imposible. Muchas gracias y un fuerte abrazo.
    M.Fernandez

    Responder
  15. Francisco Martínez López/Paco Arenas

    ¡Buenas tardes!
    En primer lugar muchas gracias por intentar ayudar a otros escritores.
    Tengo tres novelas publicadas, la primera de manera tradicional y las dos siguientes auto edición, si bien la tercera, que mandé a varias editoriales y a dos concursos, una editorial mediana me estuvo mareando unos meses, para al final decirme que no. Opté por la auto-edición, y está funcionando relativamente bien con muy buena crítica, incluso ha comenzado su traducción al francés por iniciativa de cuatro profesoras. No sé dónde fallo, o tal vez sí. La cuestión que estoy dispuesto a aprender de tus enseñanzas, seguro que serán positivas.
    Un saludo
    Paco Arenas

    Responder
  16. Amparo Montoya

    Hola, soy escritora, he tenido menciones de honor a nivel internacional pero no me he ganado ningún premio metálico y no sé qué pensar. Lo que más deseo es que mi trabajo sea reconocido como lo que es, un trabajo.
    Ahora bien, me he desanimado porque quedo finalista en algunos concursos, pero mi obra no la editan.
    Pido un consejo ¿dejo todo o continuo con mi labor?

    Responder
    • TeoPalacios

      No seré yo quien te diga que dejes de escribir, Amparo.

      En ocasiones es verdad que cuesta continuar, que uno pierde la fe y las fuerzas. Pero fíjate que yo creo que estás enfocando todo el asunto desde un punto de vista erróneo: Lo que debería preocuparte es el motivo por el cuál no publican tu obra. Qué hace que las editoriales no apuesten por ella. ¿Qué defectos tienen tus libros para que ninguna editorial quiera publicarlos? Eso es lo que deberías averiguar. Yo te animo a que te unas al curso gratuito que empezaremos en unos días en el que hablaremos precisamente de eso. Te dejo aquí el enlace: https://teopalacios.com/llave-maestra-para-escribir-con-exito-2/

      Responder
  17. RAMON LIZARDO

    TE AGRADEZCO MUCHO TUS CONSEJOS, AHORA COMO TODO CREO QUE HAY QUE ROMPER UN POCO LAS ESTRUCTURAS , LA CUESTIÓN ES TENER LA INTUICIÓN PARA ESCRIBIR Y DESARROLLAR UNA HISTORIA , ES UNA OPINIÓN GRACIAS

    Responder
    • TeoPalacios

      Picasso no desarrolló un nuevo estilo pictórico por intuición. Primero dominó la técnica y luego pudo innovar.

      Responder
  18. Yván pineda

    Muchas gracias Teo, siempre nutritivo.
    Abrazos
    Yván

    Responder
  19. Alejandro Laurenza

    Buena entrada, Teo. Esperaremos la siguiente parte!

    Saludos,
    Alejandro.

    Responder
  20. naTTs R

    Interesante de verdad. Leí también el artículo que pones al final y la combinación resultó estupenda.

    La figura del lector me da mucho respeto. Supongo que yo haría lo mismo en su lugar: si algo me disgusta, no apostaría por ello. Es evidente que su visión es comercial.
    Lo que sí estaría bien es que facilitaran a los autores rechazados un informe de lectura. Todavía no me he visto en la tesitura de recibir una carta del estilo “al margen de la calidad de su obra, me temo que…” (tampoco lo contrario), y siento miedo de mi reacción. De todas formas, creo que sería esta: ¿y qué hago para mejorar?

    Estaría bien que el lector se convirtiera entonces en un aliado.

    Saludos,

    naTTs

    Responder
  21. Lamardestrellas

    Otra muy buena entrada. Gracias, leerte resulta siempre interesante.

    Responder
  22. Jesús F.

    Hola Teo,
    otra entrada interesante (y ya van…)
    Acertada la reflexión que haces sobre que no porque se publique algo malo lo nuestro debe ser mejor. Creo que todos llegamos a un punto en que, conforme vamos desarrollando la faceta de escritor, nos damos cuenta de si lo que escribimos es bueno o malo, mejor o peor que lo anterior. Pero eso se gana con el tiempo. Por eso es bueno que exista esa figura, ese juez como dices, que estudia tu manuscrito (u original, je, je) de manera objetiva. Y por suuesto que a veces se equivocan, es que son humanos.
    Con respecto a tu entrada anterior, aprovecho y contesto aquí. Es una pena que no podamos vernos, pero lo primero es lo primero, ya habrán otras posibilidades.
    Un abrazo.

    Responder
  23. Laura

    Casi parece que hubieras continuado mis primeras reflexiones sobre el lector corrector que todos los autores necesitamos, ése que es “nuestro”, que nos puede ayudar a presentar un original decente, con probabilidades incrementadas de ser aprobado tanto por el lector editorial como por el editor en sí. 🙂

    Responder
  24. B. Miosi

    Me encantan estas entradas, Teo, siempre interesantes, para los que desean publicar por primera vez y para los que ya han publicado, siempre una nueva novela se siente como la primera vez: ¿Será buena? ¿le gustará a la editorial? ¿A mi agente? ¡Le hubiese dado otro repaso antes de enviarla! se repite el proceso cada vez, y cada vez se pone la meta más alta, pues se trata de superarse. Es como una prueba que nunca termina, y que podría llegar a ser fustrante. Aquellos quienes piensen que una vez publicado el libro todo terminó, están equivocados, es cuando empieza el trabajo de campo. La lectura editorial es el primer paso, y cuando se presenta un original se debe tratar de hacerlo lo mejor posible, para evitarse decepciones inútiles, porque puede ser una magnífica novela, pero si tiene fallas en las primeras páginas, con seguridad, no pasará.

    Vaya! creo que me extendí demasiado!

    Un abrazo,
    Blanca

    Responder
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.