Me parece mentira, pero ayer, al fin y tras dos meses de espera, me devolvieron el ordenador. Llevo bastante retraso con algunos asuntos, así que me toca ponerme las pilas, dejar un poco de lado otros temas y dedicarle tiempo, especialmente, al desarrollo del temario del curso.

Está sufriendo algunos pequeños cambios, más que nada porque algunos de los temas que iba a tratar por separado he visto en su desarrollo que eran mucho más cómodos, e incluso fáciles de entender, uniéndolos a algún otro.

Tengo una buena noticia con respecto al tema de los cursos literarios. Como ya he comentado en otras entradas, a partir de octubre comenzaré a impartir el curso de creación literaria en la Universidad Popular de Dos Hermanas. Pues bien, también impartiré el curso en el Ateneo Andaluz de la misma ciudad. Es una buena noticia porque, si los cursos en la Universidad Popular se impartirán por la mañana, el curso en el Ateneo se impartirá los viernes por la tarde, de 19 – 21 h. Así que si alguien está interesado en el curso y no puede hacerlo por la mañana, se le abre una nueva posibilidad.

Por otro lado, el tema de la comida en Barcelona vamos a tener que dejarlo para otra ocasión. He estado hablando con mis editoras para ver si podíamos vernos el día 17, de modo que me han invitado a comer con la intención de poder hablar con tranquilidad y tiempo de la publicación de Hijos de Heracles y de posibles proyectos futuros. Sé que entenderéis que tenga que dejar de lado la comida. Lo que sí podíamos hacer, es quedar para tomarnos un café, a eso de las 17 o 17.30 más o menos. Pero claro, ya no sé si os resultará interesante desplazaros a Barcelona sólo para un rato, porque sobre las 18.30, como muy tarde, he de irme al hotel para darme una ducha y prepararme para el evento de la agencia.

En fin, que como vosotros veáis. Lo que sí intentaré es regresar, a partir de la semana que viene, con las entradas habituales del blog.

RSS
Instagram