El punto de vista de tu novela

por | Nov 4, 2021 | Consejos para escritores

A menudo, las historias que leemos están relatadas desde el punto de vista de la primera persona. Es decir, quien cuenta la historia es el protagonista. Por ende, obtenemos la perspectiva de este, junto con sus emociones. Sin embargo, aunque esta sea una elección muy común en distintos cuentos y novelas, ¡debes saber que, como escritor, tienes muchas otras opciones!

Los escritores, afortunadamente, tenemos la libertad de elegir quién queremos que sea el narrador de nuestra historia. Elegir distintas miradas te permitirá jugar con el panorama de los sujetos, generando una trama que sea más interesante. Aquel que lee podrá interpretar la misma novela a través de dos voces: la del protagonista y la del narrador. De hecho, podría ser un personaje amigo del protagonista, un familiar, su pareja, una figura secundaria en la historia, o incluso un observador externo a ella. 

Aquí encontrarás algunas opciones distintas que quizás te inspiren a encontrar el punto de vista perfecto para tu próxima novela.

Más allá del personaje principal

Añadir un punto de vista distinto del personaje principal suma a la historia diversas gamas que resultan atractivas para el lector, ya que genera una historia paralela a la cual se está leyendo. Este recurso, además, resulta muy útil a la hora darle un giro de originalidad a la novela. Por ejemplo, por lo general, las novelas policiacas están narradas por un investigador o por el criminal. Sin embargo, sería interesante contemplar el punto de vista de un observador o de un empleado de alguna tienda a la que solían asistir tanto la víctima como el delincuente. 

Es importante tener en cuenta que quien relata la novela debería estar presente en los hechos cruciales que suceden a lo largo de la historia. Por más que los personajes no noten su presencia, o sea tan solo un personaje secundario, de alguna manera, ya sea de cerca o lejos, es preferible que estuviera involucrado y que sea un testigo fiel. De este modo, dicho sujeto, aunque no sea íntimo del resto de los personajes, es una pieza clave y confiable para comprender las encrucijadas. 

Otra manera en la que puedes emplear este recurso es contemplando varios puntos de vista al mismo tiempo. En un primer momento, empiezas describiendo una situación con un punto de vista. Sucesivamente, la escena pasa a otro lugar y cuentas la acción desde la voz de otro personaje. En este tipo de novelas, se necesita la plena atención del lector, ya que, a veces, los cambios suelen ser sutiles y esto puede generar confusión. Si decides ir por esta clase de historias, recuerda que es mejor colocar al inicio del libro una guía de personajes, y, algunas veces, también de los lugares que aparecen, para que tus lectores no se pierdan.

Utilizar varias perspectivas genera una sensación de movimiento entre las diferentes circunstancias que ocurren en la historia, y esto la hace más atrayente porque el lector no querrá soltar el libro. Sigue, capítulo tras capítulo, para saber qué ha pasado.

El todo lo sabe: el narrador omnisciente

Puedes decidir que el narrador de tu historia sea en tercera persona. En este caso, podrás decidir la cantidad de información disponible que el narrador tendrá a su alcance. Puede saberlo absolutamente todo sobre la trama y su resolución. Puede saber una parte. O puede hacer suposiciones, teniendo en cuenta las acciones de otros personajes, y quedarse observando desde fuera. Depende de lo que quieras obtener.

Al narrador que posee un conocimiento total de lo que está pasando se le denomina narrador omnisciente. Este es un recurso sumamente común y muy utilizado, ya que provee muchas ventajas. Este tipo de punto de vista permite contar los hechos de manera objetiva, hacer críticas, reflexiones y juicios de valor sobre los personajes y los hechos. También puede situarse dentro de la mente de los personajes y saber exactamente qué es lo que piensan. Es como un Todopoderoso, que está en todas lados, y, por ello, puede contar lo que sucede en cualquier momento. Superando las líneas del tiempo, puede incluso entrar en el pasado o averiguar lo que sucederá en el futuro. 

El narrador omnisciente limitado

A pesar de que el narrador omnisciente haya sido un punto de vista efectivo, ha caído en desuso entre los escritores de las nuevas generaciones. Es la voz que representa a épocas clásicas y a la gran mayoría de las novelas escritas en el siglo XIX. En esa época, se había puesto de moda poner en el lugar principal a personajes comunes y corrientes con los que el público pudiera identificarse fácilmente, en contraposición con los héroes del pasado. Este cambio trajo consigo otra perspectiva: la del narrador omnisciente limitado.

La diferencia reside en que este narrador puede poseer información, pero no tiene la libertad absoluta del narrador anterior, que puede saber con exactitud los pensamientos y los actos llevados a cabo por los personajes. Es capaz de ver todo de forma panorámica, pero de un modo general y no minuciosamente. No posee la verdad absoluta. Se destaca por presentar los hechos de manera objetiva y estar en la mente de uno de los personajes, pero no de todos. 

Punto de vista interno y externo

Como escritor, puedes optar también por un punto de vista diferente, como pueden ser el interno y el externo.

En el primero, quien narra la historia conoce lo que sucede en la escena a través del personaje, y su conocimiento es limitado en torno a él. Lo que este ve, lo que piensa, lo que siente y escucha, es por medio del personaje elegido. Posee información acerca de su vida, tanto de su pasado como su presente, y es capaz de sacar conclusiones con respecto a lo que le deparará el futuro. Este narrador observa, pero, a la vez, se encuentra dentro del personaje y puede contar sus emociones e impresiones sobre determinados hechos y opiniones frente a un personaje particular. Es decir, que se encuentra de alguna manera “dentro” de ese personaje y vive las cosas que él está atravesando. 

Por otro lado, el punto de vista externo consiste en la existencia de un narrador que no es nada más que un mero observador. Su función es proveer información sobre los personajes y sus comportamientos. Sin embargo, si decidimos emplear este tipo de punto de vista, no podremos compartir lo que los personajes tienen en mente o lo que piensan. Otorga una descripción gráfica del paisaje, de las escenas y los actos de los sujetos involucrados, y se limita a esto. 

La importancia del punto de vista

El punto de vista, aquella posición a partir de la cual decides escribir tu novela, es una herramienta fundamental, dado que una historia puede cambiar completamente, dependiendo de quién la relate. Por este motivo, es necesario pensar muy bien cuál será la voz que guíe al lector en la historia y realizar esto antes de escribir.

Una novela puede tener una excelente trama, pero si se elige un narrador que aporta poca información al relato o lo vuelve confuso, se echará a perder. Por esto, os invito a reflexionar antes de elegir vuestro punto de vista ideal. Pararos a pensar sobre cuánto queréis que sepa vuestro lector y qué detalles se le ocultarán, con el objetivo de crear una historia que mantenga la intriga en todo momento y termine enganchando a vuestro lector, para hacerlo disfrutar con cada palabra.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

La ambientación en la novela histórica. ¿Es tan importante?

La ambientación en la novela histórica. ¿Es tan importante?

Ambienta, luego existe. O lo que es lo mismo: si quieres que tu novela sobreviva de camino al éxito debes focalizarte muy mucho en la ambientación. De ahí la necesidad de trabajar en ello cuando aún estamos forjando nuestra historia. Y si esta es una cuestión de vida...

Cómo utilizar los puntos de giro en una historia

Cómo utilizar los puntos de giro en una historia

Todas las novelas están estructuradas a partir de una forma muy simple que se utiliza desde la Antigüedad: la introducción, el nudo y el desenlace o resolución. Esta es la clásica separación de la historia en tres partes. Sin embargo, existe un elemento que añade un...

La sociedad espartana en “Hijos de Heracles”

La sociedad espartana en “Hijos de Heracles”

En artículos anteriores, he compartido con vosotros argumentos relacionados con la sociedad espartana. Una sociedad en la que los roles estaban bien definidos y los hombres tenían como deber convertirse en fuertes guerreros. La ciudad-estado de Esparta, al estar...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.