En esta sección que está dedicada a la Ciencia Ficción, queremos aprovechar que hace poco, el 2 de enero, se cumplían 100 años del nacimiento de uno de los grandes clásicos de la ciencia-ficción, Isaac Asimov, para hablar un poco de él y de su obra y de cómo podemos aprender de su ejemplo.

Sus leyes robóticas se han convertido en base real para la programación de I.A en la actualidad. Asimov exploró en sus relatos las paradojas que podrían producirse a raíz de la aplicación de sus leyes robóticas. Un escritor prácticamente ninguneado por la industria cinematográfica y que sin embargo es uno de los autores más prolíficos de la ciencia-ficción. Bueno, salvo las excepciones El Hombre del Bicentenario, Viaje Alucinante y algunas más de resultado mediocre. Está en proyecto una serie de TV sobre la saga Fundación, aunque de momento su futuro es algo incierto. Estoy seguro de que estás gritando que Will Smith protagonizó una película basada en uno de sus relatos, pero en verdad esta basada en el guion de Jeff Vintar al que le añadieron ideas extraídas de sus relatos y por supuesto las tres leyes robóticas, así que no podemos incluirla como una verdadera adaptación.

Isaac Asimov

Isaac Asimov

Sobre Isaac Asimov

Isaac Asimov no sólo destacó por sus historias del género que nos atañe, en sus libros se pueden hallar obras de divulgación científica, de divulgación histórica, etc. Junto a Arthur C. Clarke y a Robert A. Heinlein es considerado como uno de los tres grandes de la ciencia-ficción del siglo XX. Fue miembro de Mensa (Asociación Internacional de Superdotados cuyo ingreso sólo es aceptado si tienes un C.I. Superior al 98). A la edad de 19 años publicó sus primeros relatos en las revistas pulp de los EEUU (equivalente a los bolsilibros españoles). En el relato ¡Embustero!, publicado en el ejemplar de mayo de 1941 de la revista Astounding Science Fiction, Asimov expuso sus tres leyes robóticas.

En 1977 fue nombrado director editorial de la revista Asimov’s Science Fiction, puesto que ocupó hasta su muerte en 1992, dicha revista se sigue publicando en la actualidad tanto en formato impreso como en digital. En 1986, la editorial Forum publicó la traducción al español de dicha revista, hasta que fue cancelada tras la publicación del número 15.

Ejemplar de la revista de enero de 1930

Retorcer un tópico en la Ciencia Ficción

En este género es habitual que tarde o temprano aparezca un ser humano con injertos robóticos permitiéndole ir más allá de la debilidad de la carne frente al metal. Es lo que designa como ciborg, una contracción de las palabras cibernético y orgánico. El personaje mitad hombre y mitad máquina se ha usado como personaje principal, como en el caso de Robocop, en el que el ciborg lucha por recuperar la humanidad perdida durante su fusión con la máquina. O como personaje antagonista, ¿Darth Vader?

Volviendo a Isaac Asimov, os recomiendo la lectura de su novela corta El Hombre Bicentenario, olvidaos de la película, puesto que en ella se tomaron elementos de la novela El Hombre Positrónico. En el relato corto original descubrimos a un robot que por una avería en su red neural desarrolla personalidad y sentimientos, en definitiva se convierte en un ser autoconsciente. Lo cual, es un tema bastante manido en la ciencia-ficción. Pero, en esta historia tenemos un conflicto potente: lucha por ser reconocido como un ser consciente y por tanto merecedor de los mismos derechos que cualquier ser humano. Por supuesto, no está solo en su guerra por ser admitido como uno más de la sociedad humana.

Isaac Asimov fue más allá del tópico manoseado

Asimov, y aquí es donde retuerce el tópico, va más allá del deseo de un robot en ser reconocido como un ser vivo. A medida que avanza la ciencia, va sustituyendo partes de su cuerpo metálico por carne, huesos y materia orgánica. Es decir, su anhelo por convertirse en ser humano lo lleva a cambiar su cuerpo mecánico por la debilidad de la carne. Y a la decadencia final que eso comporta. Así, el robot prácticamente inmortal renuncia a ella si con eso puede convertirse en un ser humano. El proceso inverso al que se someten los humanos al convertirse en ciborg y poder trascender y derrotar a la tan temida muerte.

AVISO DE SPOILER

 

 

Como es de esperar, al lograr convertir su cuerpo, incluido el cerebro, en materia orgánica termina por envejecer y morir, después de una vida de doscientos años.

 

 

FIN DE SPOILER

El caso del robot deseando ser como un humano, con emociones, es otro tema bastante recurrente en la ciencia-ficción. No obstante, en ningún caso se había planteado la posibilidad de que alcanzase el extremo de renunciar a su cuerpo mecánico. Y aquí es donde debemos fijarnos sus motivaciones: ESTÁ ENAMORADO. Y sabe que hasta que no sea completamente humano no podrá corresponder de igual a igual con el ser amado, puesto que ella es humana.

Esta historia se podría considerar como una variante del clásico de la criatura que se rebela contra su creador, el clásico mito de Prometeo, Frankenstein, Skynet, Matrix, el Golem, etc. con una diferencia que la hace especial y es que en este caso el hijo rebelde desea convertirse en un ser igual a su creador, y acaba lográndolo sin la necesidad de la destrucción de su padre. De esta forma, Asimov nos presenta dos variaciones en una sola historia y por ello consigue una historia excepcional en todos los aspectos.

Cómo retorcer un tópico en la Ciencia Ficción

Es tan fácil como tomar uno de los temas más recurrentes, como podría ser el eterno Máquinas contra la Humanidad, y darle la vuelta. Entonces tendríamos la Humanidad contra las Máquinas. Un tema parecido desarrolló Frank Herbert al exponer la Yihad Butleriana en la saga Dune. Asimov por su parte, crea las leyes de la robótica para luego retorcerlas en cada uno de sus relatos. De hecho, en su primer relato publicado, el ya mencionado ¡Embustero!, aborda uno de los temas recurrente, el de los poderes telepáticos, y para retorcerlo Asimov plantea que sea un robot el que posea tales poderes. De este modo, en vez de limitarnos a repetir los mismos esquemas una y otra vez podemos hallar una variante que valga la pena desarrollar. Por eso, recomiendo la lectura de la obra de Isaac Asimov, que puede ser una de las mejores vías para adentrarse en el género si no eres aficionado al mismo.

Enlaces de interés para conocer mejor a Isaac Asimov

Video de Asimov en una entrevista de 1988 en el que especula sobre como cambiará el mundo el día en que en cada casa exista un ordenador y que todos estén interconectados entre sí


Primera parte de una entrevista que le hicieron en TVE en 1982

Segunda parte de la entrevista de 1982

Página de autor en Amazon donde se pueden comprar sus libros