Bienvenido a un artículo más de la guía de autopublicación. En esta ocasión vamos a sumergirnos de lleno en un tema importante: cómo maquetar mi novela. Pero antes, echemos la vista atrás para ser conscientes de todo el camino que hemos recorrido hasta ahora. ¿Recuerdas cuando tuviste la primera idea para tu novela? Hagamos un pequeño repaso de todo lo que hemos llevado a cabo hasta este momento:

Ahora que tenemos nuestro manuscrito corregido, lo hemos registrado en la propiedad intelectual, disponemos de nuestro código ISBN y el número de depósito legal, es hora de ponerse manos a la obra con la maquetación de la novela.

Maquetar una novela

Dada la magnitud de este asunto, además de sus variables a la hora de ponerse a ello, mi intención con este artículo es que tengas a mano una gran variedad de información: programas, cursos, tutoriales… Desde ya te digo que, aunque no pretendas usarlo mucho o en un futuro indeterminado, yo que tú me lanzaría a aprender sobre maquetación. No solo lo emplearías para tus propias publicaciones, sino también para expandir tus conocimientos y tus posibilidades. Te aseguro que, si te gusta, no lo soltarás.

Antes de maquetar una novela, una decisión

Es posible que ya hayas adelantado algo de esta parte del trabajo. Sin embargo, hay personas a las que les cuesta un poco más eso de sentarse a planificar y ordenar el texto de una u otra forma. Además, hay varios programas que nos pueden ayudar en ese aspecto, pero quizá prefieras quitarte de esa labor. Normalmente, las imprentas ofrecen también el servicio para maquetar una novela, además de poder buscar por tu cuenta maquetadores profesionales que también pueden ayudarte con ello. Eso sí, ya sabes que será otra inversión más, pero necesaria si quieres seguir adelante con tu proyecto.

Pero si decides lanzarte a hacerlo por tu cuenta, ¿por qué no echamos un ojo a todo lo que podemos hacer para llevarlo a buen puerto? Comenzaremos por conocer, grosso modo,
las partes de las que se compone nuestra novela.

Conociendo las partes de un libro

La página de créditos.

Aquí es donde situaremos algunos de los datos que hemos solicitado en artículos anteriores:

  • El código del ISBN.
  • El número de depósito legal.
  • El nombre de la imprenta.
  • La edición y la fecha de impresión.
  • El aviso legal.
  • Los colaboradores: como un ilustrador, un coautor, un traductor, etc.

Más información sobre la página de créditos en el blog de Mariana Eguaras.

Ten en cuenta las partes del libro para maquetar una novela

La portada

Por supuesto, no debemos olvidarnos de lo primero que verá alguien cuando encuentre nuestro libro, que es la portada, acompañada del lomo y la contraportada. La parte del lomo debes calcularla bien, porque según el número de páginas de tu novela, así de ancho será el lomo. Eso incluye tener mucho cuidado con el título de tu novela y tu nombre en ese lugar en concreto, porque no es bueno quedarse corto de tamaño de letra, pero tampoco pasarse. Insisto en que, asuntos como este, es bueno siempre preguntárselos a la imprenta para quitarte de posibles problemas.

Páginas de respeto

Debes dejar las páginas de respeto en blanco, que son esas páginas que sueles encontrarte nada más abrir el libro, justo después del título y los créditos.

El cuerpo principal

Por último, la maquetación en las páginas del cuerpo principal, que llevarán el texto de tu novela, propiamente dicho. Aquí los márgenes son sumamente importantes, además de una correcta paginación, eludir viudas y huérfanas… Todo esto irás descubriéndolo según avances en tus conocimientos en distintos programas para maquetar, porque no se trata de copiar y pegar el texto, sino que lleva horas y horas dejarlo todo como debe ser.

Más información sobre las partes de un libro en el blog de Mariana Eguaras.

Más información sobre diseño editorial en el blog de Mariana Eguaras.

Para maquetar una novela deberás usar varios programas informáticos

Programas para maquetar nuestra novela

Sinceramente, podría contar con los dedos de una mano el número de programas que he usado alguna vez para maquetar. De hecho, que yo recuerde han sido tres: Microsoft Word, Adobe InDesign y Corel Draw.

  • Corel Draw lo utilicé una vez, en una época en la que maqueté anuncios en un periódico inmobiliario. Tuve un compañero que se esmeró en que lo aprendiese y, aunque me costó horrores, pude manejarlo justo para lo que lo necesitaba. En mi defensa diré que yo ya tenía aprendido el Adobe InDesign, y creo que fue por eso por lo que se me atravesó un poco.

 

  • Adobe InDesign me parece, con diferencia, el mejor programa de maquetación.
    Si bien es cierto que se requiere de unas cuantas horas de aprendizaje y dedicación, solamente para lo más básico. Eso sí, es un software que proporciona un gigantesco abanico de posibilidades a la hora de maquetar, desde un pequeño cuadernillo hasta una revista, y lo que puedas imaginar.

 

  • Por último, tenemos el archiconocido Microsoft Word, o su hermano en versión gratuita, Open Office. Y si buscas, hallarás más de uno gratuito. Al menos con este último, que he tenido la posibilidad de manejarlo alguna vez, las diferencias son mínimas o nulas entre uno y otro. Word jamás lo he usado para maquetar, salvo en alguna ocasión y de forma casera para algún cuadernillo o similar. La mayoría de las veces, simplemente para escribir o preparar algunos archivos para el registro
    o concursos. Pero, para maquetar, no termino de verlo del todo.

 

Aprender a manejar programas para maquetar una novela

Hace algunos años, cuando tomé la decisión de aprender diseño gráfico y maquetación, todavía no se estilaba demasiado algo tan cotidiano como es hoy Skype u otros programas similares. De hecho, el poder estar físicamente junto con tus compañeros y profesores era algo insuperable.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, los cursos han cambiado tanto que la videoconferencia está a la orden del día y, posiblemente, sea lo más cómodo del mundo, abriendo la puerta a conocer, incluso, a gente de otros países sin moverte de la silla. Es una gozada.

Como hemos comentado, cada uno de los programas para maquetar nuestra novela requiere de tiempo y dedicación, aunque solo sea de forma muy básica. Aun así, creo que siempre será un tiempo bien empleado, invertido y que nunca tendrás la sensación de haber desperdiciado.

Y, además de tutoriales en Youtube y cursos de otras plataformas online, también podrás encontrar cursos presenciales en las academias de toda la vida, no lo olvides.

Para ampliar tus conocimientos, te dejo por aquí unos enlaces a algunos cursos online de Youtube que he podido encontrar. También a otras páginas donde podrás, quizá, encontrar lo que más se adapte a ti:

Curso de InDesign de Youtube – Yoney Gallardo.

Cursos de Domestika de diseño editorial.

Cursos online y presenciales de Cálamo & Cran.

Cursos del SEPE.

Hay infinidad de sitios donde aprender, y como con todo, solo debes tener buen ojo, hacer una buena búsqueda de lo que necesitas y contrastar opiniones para dar en el clavo.

El camino sigue…

Pues ya tenemos todo lo necesario para maquetar nuestra novela. Ahora, ha llegado el momento de buscar imprenta y el trato con ella, o enviar todo lo necesario si ya hemos estado en contacto con una todo este tiempo. Si tu caso es el primero, el siguiente artículo intentará ayudarte con algo tan complicado como buscar imprenta y desenvolverse con ella.

 

Antes de despedirme, permíteme un pequeño inciso para recordar a mis profesores de diseño gráfico y maquetación, Laura y Mariano, con los que aprendí mucho.

Ya sabes, si este artículo te ha gustado o crees que le puede servir a alguien que conozcas, me haría muy feliz que lo compartieras. Y cualquier duda, consulta o sugerencia que tengas, no temas hacerla, que para eso estamos.

Muchas gracias por tu paciencia y seguimiento. Hasta entonces, buena escritura.

RSS
Instagram