La evolución de los personajes en las novelas

por | Ene 12, 2022 | Consejos para escritores

En la mayoría de las novelas e historias, ya sean libros, películas o series de TV, se suele ver un cambio en los personajes. Este cambio o transformación puede darse por la madurez de los mismos, ya que el tiempo transcurre y los personajes se vuelven adultos. Aunque no en todos los casos sea así y puede ser que un personaje se torne maligno, como en el caso de Walter White, protagonista de la serie Breaking Bad. De cualquier forma, los personajes no permanecen iguales.

El hecho de que los personajes evolucionen tiene que ver con la vida en sí. Uno no es el mismo de hace cinco ni diez años. Por esta razón, es normal y esperable que los individuos dentro de una historia cambien, así como lo hacemos nosotros. 

La evolución y su importancia 

Al igual que las personas en la vida cotidiana, los personajes también están atravesando por muchas situaciones que los hacen reflexionar y tomar decisiones. Esto afecta directamente a la personalidad de cada uno y también su forma de pensar y de actuar, lo que conlleva a que, inevitablemente, crezcan. Las personas maduran, y los personajes también, junto con los conflictos y los desafíos que se les presentan. Por este motivo, el lector y el público general confían en que los protagonistas sean tocados por la historia ficticia en la que se encuentran.

¿Y por qué es necesaria la evolución de los personajes? Como se mencionó, al igual que nosotros, los personajes se ven involucrados en cientos de eventos de la vida diaria que, inevitablemente, alteran su carácter.  Cuando se evidencia la transformación de los individuos de una historia, esto lo hace más genuino y es más fácil poder identificarse con ellos. 

Es común que las historias preferidas de cada uno posean un personaje con el que nos identificamos plenamente. Por más que no nos ocurran exactamente los mismos eventos, tanto el lector como el protagonista sufren todo tipo de sinsabores, y también de momentos felices. Esto genera empatía en el lector y crea una gran afinidad, tanto con el personaje como con la novela en sí. 

Puede haber personajes que no presenten cambios significativos, y pareciera que, en cada nuevo libro, capítulo o película, se mantiene su personalidad intacta. Sin embargo, son minoría, y al público le fascina ver cómo su personaje preferido ha crecido y se ha enfrentado a todos los retos que se le pusieron en el camino.

La transformación de los personajes

No es necesario saber exactamente cómo va a terminar la novela ni tener todo definido antes de empezar a escribir. No obstante, sí es fundamental tener claro de qué forma van a transformarse los personajes. Esto puede ser útil a la hora de escribir acerca de las aventuras de este y de los retos que tendrá que afrontar. 

Se puede delinear la novela y tener una guía acerca de qué acontecimientos deberían ocurrir, que llevarán al personaje a tal o cual punto. La complejidad de los personajes va aumentando a medida que la trama avanza, y eso, muchas veces, acompaña al desarrollo de las personas en su propia vida. Por ejemplo, la exitosa saga de Harry Potter ha crecido junto a muchos niños y adolescentes de todo el mundo.

La etapa de cambio ha tocado a los personajes de Harry Potter, y también a miles de los fanáticos de este universo mágico. Y si bien los tres personajes principales han sufrido una gran transformación a lo largo de la historia, su esencia permanece. Harry es un buen chico con un gran corazón y un pasado difícil; es una persona noble, y este rasgo permanece intacto.

La verdadera esencia de los personajes 

La esencia del personaje es un conjunto de elementos que lo hacen más complejo. Más allá de su forma de ser y actuar, se puede observar las motivaciones detrás de sus acciones y el trasfondo de sus vidas. Ambos elementos conjugados nos pueden dar un indicio de que, inevitablemente, el personaje tendrá un crecimiento en algún momento de la historia. 

También es importante tener en cuenta el norte de esta transformación. Es decir, hacia dónde va a evolucionar este personaje, si será una mejor persona, que se preocupa por los demás y ayuda a los personajes de la historia, o, si por el contrario, elegirá el camino de la maldad, el poder y la ambición sin fronteras. 

Héroes y villanos

Cuando se incluyen estas facetas de los personajes, más allá de su aspecto físico, se genera un mayor interés en ellos. Esto se debe a que el público quiere ver personajes que se asemejan más a la realidad que conocemos, por más que vivan en un mundo ficticio de fantasía. Los lectores exigen personas reales o que, al menos, puedan compararse con nuestra realidad, y no simplemente personajes llanos y vacíos a los que les suceden cosas sin afectar su parte interna, que es en donde se produce gran parte de la transformación. 

Si no sucede un cambio significativo, tanto en la novela como en el personaje principal, puede que la historia no tenga éxito y corre el riesgo de volverse monótona y poco apetecible. Todas las experiencias que atraviesa el protagonista lo van enriqueciendo, así que es lógico que se presenten modificaciones en su carácter. 

Como he mencionado, un cambio relevante no necesariamente quiere decir que el personaje evolucionará para transformarse en una mejor persona. Puede suceder que este comience la historia siendo una persona con valores, metas y sueños. Sin embargo, los hechos que le irán ocurriendo en el transcurso de la novela puede que hagan que él o ella cambien de parecer respecto a su buena conducta. 

Su carácter puede mutar, al igual que los objetivos y propósitos del personaje. A medida que avanza la historia , al personaje se le presentarán momentos en donde debe decidir qué camino quiere seguir, si el de héroe o villano. Sea cual fuere su elección, lo importante a destacar no es la decisión en sí, sino el hecho de que el individuo ha pasado por una transición y ya no será el mismo personaje que era al inicio de la historia. 

La involución y la tragedia

Tanto los personajes como las personas superamos retos, crecemos y no volvemos a ser los mismos. Puede suceder que no se logre superar alguno de ellos, tanto en la vida real como en la ficción, y no por ello la historia ha sido en vano. Sin embargo, así como se habló de la evolución, también puede producirse el fenómeno de la involución, con la presencia de personajes egoístas que solo piensan en sus propios intereses. Los finales trágicos y los protagonistas que se tornan malvados son una opción en muchísimas historias, ya que no todos los cuentos son cuentos de hadas. 

Lo importante a tener en cuenta, con toda esta información, es que el autor sea capaz de crear un individuo de ficción, con la misma complejidad que la que tiene un ser humano de carne y hueso. Con sus virtudes y defectos, habilidades y debilidades. Que posea cosas en común con el resto de las personas, pero que a su vez sea único.

Por más que el personaje no alcance su objetivo, inevitablemente, desarrollará un crecimiento personal del cual obtendrá experiencia. Esa transformación hará de cualquier protagonista un gran personaje. Esa transformación, siempre a más, aunque acabe de la forma más dañina y desastrosa posible, es la que un escritor debe utilizar como herramienta para hacer de un personaje, un gran personaje, y de un gran personaje, un personaje inolvidable.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

El misionero Fray Bernardino de Sahagún

El misionero Fray Bernardino de Sahagún

Bernardino de Ribeira es un personaje de gran relevancia histórica y el protagonista de uno de los capítulos de mi novela menos conocida, “El collar maya”.  Fue un misionero perteneciente a la orden de los franciscanos que, en 1529, viajó al Nuevo Mundo para...

Conoce a tus personajes con el eneagrama

Conoce a tus personajes con el eneagrama

Según el método del eneagrama, una antigua técnica de autoconocimiento, que tiene sus raíces en los pueblos orientales y sufíes, existen nueve posibles personalidades en el espectro humano de la personalidad. Si aún no lo has intuido y te estás preguntando qué pinta...

La singular relación entre escritor y lector

La singular relación entre escritor y lector

La relación entre el escritor y el lector es tan antigua como la misma biografía de la escritura. De hecho, todo empezó cuando el primer ser humano quiso dejar apuntado lo que sentía, pensaba y recordaba para que los demás pudieran leerlo. A través de aquel acto, se...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

2 Comentarios

  1. Numa Pompilio Carvajal

    Señor Teo Palacios.
    Quiero agradecerle su ayuda invaluable para lograr escribir cada día mejor, el espíritu de mis protagonistas en todos mis cuentos, novelas es COMPARTIR, no se si tengo un error repetitivo en ello, pero es que deseo trasmitirle a la humanidad que sino compartimos estamos jodidos porque nos crearemos problemas todos los días generando inconformes.
    Espero una respuesta a mis comentarios.
    Muchas gracias: Numa Pompilio.

    Responder
  2. Manuel Fernández castilla

    Saludos grandes, hay que tener valor para ponerse a escribir, y seguir escribiendo pase lo que pase, me encanta contar historia y dejarlas escritas.

    Responder
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.