Siempre he pensado que los personajes son clave en los libros que escribimos. Los personajes, y nosotros a través de ellos, viven la historia. El lector los sigue página tras página, y es con los personajes que ambos, el escritor y el lector, forman un vínculo empático que permite vivir casi en primera persona lo que se escribe o se lee.

Ya que los personajes son un elemento tan importante, he decidido que quiero compartir con vosotros cuáles son mis personajes favoritos. Se trata de personajes que no solo me han asombrado por su forma de ser, sino que han sido parte de historias y libros que he vuelto o volvería a leer.

En cierto modo me impactaron, me fascinaron y se quedaron en mi memoria, casi como unos compañeros que conocí en algún momento de mi vida y que de vez en cuando vuelvo a visitar para disfrutar de su compañía nuevamente. Aquí vienen mis personajes favoritos.

1. Judá Ben Hur

Todos hemos visto la colosal película de Ben Hur basada en la novela del general Lew Wallace. Es un clásico que nunca cansa y Judá Ben Hur es el protagonista, uno de mis personajes favoritos sin ninguna duda.

¿Quién es Judá Ben Hur?

Es un joven príncipe judío que es traicionado por su viejo amigo de la infancia, el tribuno romano Mesala. El noble es injustamente detenido bajo la acusación de haber intentado rebelarse al poder de la antigua Roma. Y el resto es historia, no os quiero adelantar nada si no habéis leído la novela o vista la película, pero Ben Hur pasa por muchísimas injusticias y, en fin, tiene una revelación en la que conoce el amor y encuentra una nueva fe.

Un personaje lleno de conflictos, aventuras y emociones que me cautivó en mis 17 años. En esa época mi familia se estaba mudando de Sevilla a Barcelona y gran parte de los libros de la casa se quedaron atrás. Así, en una temporada que pasamos en casa de unos de mis tíos, descubrí la novela y nunca más me separé de Judá Ben Hur.

2. Astérix

Creo que es imposible que alguien no pueda figurarse la imagen de este personaje en la mente en cuanto se escucha su nombre. Aunque no seas un apasionado del género tengo casi la seguridad absoluta de que tienes una idea de quién es Astérix, pero por si acaso aún no se enciende ninguna bombilla, os doy algún dato más.

Astérix es uno de los protagonistas del famoso comic Astérix y Obélix creado por el guionista Goschinny y el ilustrador Uderzo. Para la creación de Astérix sus autores se inspiraron al Rey Vercingetorix. De hecho, su nombre se compone de «aster» que en griego y latín significa estrella y «rix» que en celta significa rey. No es el arquetipo de guerrero celta, ya que no es alto y rubio, sino que es un guerrero pequeño con un gran cerebro, que no tiene una profesión fija y que realiza todas las misiones más peligrosas junto a su fiel amigo Obélix, para salvar a su querida aldea.

Es un personaje que me encanta y de hecho me ha dado algunas ideas en mis novelas. Por ejemplo, en Muerte y Cenizas hago un guiño a Astérix cuando Léntulo, el gladiador picto, murmura “Están locos estos romanos”. Llegué a él a través de los cómics de mis hermanos y desde ese momento en adelante es sinónimo de diversión asegurada.

Es en este mismo contexto, los cómics, que conocí el próximo personaje que os voy a presentar.

3. El Capitán Trueno

Como os estaba anticipando, conocí al Capitán siempre gracias a los cómics de mis hermanos. Este personaje fue creado por Elliot S. Maggin y Curt Swanm como respuesta al Capitán Marvel, y creo que terminaría fascinando a cualquier niño e incluso adulto, ya que sus poderes son realmente ilimitados y sus historias son toda una aventura para el que se deje llevar por ellas.

El Capitán Trueno obtiene sus poderes de la hebilla de su cinturón mágico. Al frotar la hebilla dice la palabra mágica «¡Trueno!» y el joven Willie Fawcett se convierte en el Capitán Trueno. Tiene una fuerza inconmensurable, supervelocidad, invulnerabilidad, el poder de volar y una gran valentía, sabiduría y tenacidad. También puede utilizar su palabra mágica para romper la barrera espacio-tiempo y viajar a otras dimensiones.

¿A quién no le encantaría acompañarlo a lo largo de una de sus aventuras?

4. Ivanhoe

Este personaje da el nombre al homónimo libro de Sir Walter Scott. Se trata de una de las primeras novelas históricas y fue publicada en 1823. Es una lectura bastante sencilla, pero no por ello pierde su importancia literaria, pues sin duda es un clásico que te aconsejo que leas si aún no lo has hecho. Pero te cuento algo más sobre este personaje que me acompaña desde la adolescencia.

Ivanhoe no es el clásico héroe romántico, sino un hombre corriente que aparece en un número muy reducido de escenas. Es el consejero de confianza del protagonista Ricardo Corazón de León, junto con Robin Hood. Los personajes de esta novela están bien caracterizados y sus historias son tan convincentes que el lector no puede dejar de sentirse cautivado por ellos. No puede evitar identificarse con el caballero desheredado que intenta reconciliarse con su orgulloso padre, o con el siervo en busca de su libertad, o con la joven que no renuncia a su religión y a sus ideales, aun a costa del sufrimiento.

5. El Corsario Negro

Alrededor de mis 11 años conocí al Corsario Negro. Es un personaje que se ha hecho muy famoso gracias al ciclo de novelas de Emilio Salgari. El Corsario Negro era ligur, de la región italiana Liguria, y pertenecía al linaje de los señores Ventimiglia, una familia que existió en la realidad.

Creo que no hay mejor manera para introduciros al Corsario que con sus propias palabras.

«¿Quién es usted?» El Corsario arrojó la espada ensangrentada que aún no había dejado, y levantando galantemente su amplio sombrero de plumas, le dijo con exquisita cortesía: «Soy, señora, un caballero de allende el mar». «Eso no me dice quién eres», dijo ella, un poco atemperada por la amabilidad del Corsario. «Entonces añadiré que soy el Caballero Emilio di Roccanera, señor de Valpenta y Ventimiglia, pero aquí llevo un nombre muy diferente». «¿Y qué, caballero?» «Soy el Corsario Negro».

En este fragmento el Corsario se presenta a la duquesa de Weltrendrem, de la que se enamora perdidamente, declarando con orgullo sus nobles orígenes, así como su procedencia de la ciudad del Oeste de Liguria.

6. Fray Guillermo de Baskerville

La novela negra de Umberto Eco, El nombre de la rosa, cuenta la historia del hermano Guillermo de Baskerville, que junto a su alumno Adso de Melk resuelve una serie de misterios que ocurren en una abadía de los Apeninos. La historia ha sido llevada a la gran pantalla, además de ganar numerosos premios, como el famoso premio italiano Strega.

También este personaje me ha inspirado y se pueden ver en los comentarios que se hicieron sobre mi novela La boca del diablo. De hecho hay quien ha comparado a Fray Bernardo con Fray Guillermo de Baskerville. No me basé directamente en el personaje sino más bien en sus referentes filosóficos, con lo que sí es cierto que tienen algunas similitudes.

¿Ya conocías algunos estos personajes o has descubierto alguno nuevo? ¿Cuáles son tus personajes favoritos?