Tariq ibn Ziyad, el conquistador de Hispania

por | Dic 13, 2022 | Notas autobiográficas, Novela histórica

Si por algo se caracteriza nuestra querida península ibérica es por el crisol de pueblos que la han enriquecido a lo largo de su historia. Como sabéis, una de mis épocas preferidas es la de la ocupación musulmana. De esta pasión surgió «La predicción del astrólogo» que transcurre en el siglo XI durante el reinado de Al-Mutadid. Pero mucho antes de todo eso, en lo que se ha dado en conocer como la etapa musulmana inicial de la península ibérica del siglo VIII, hubo un personaje muy importante sin el cual tal vez los musulmanes jamás se habrían asentado en tierras hispanas. Su nombre es Táriq ibn Ziyad, el auténtico conquistador de Hispania, y hoy voy a hablaros de él.

Los orígenes de Tariq ibn Ziyad

 

En realidad, y por desgracia, sabemos muy poco sobre los primeros años de Tariq. Los historiadores no se ponen de acuerdo en si su origen era persa o bereber, como apuntan los especialistas norteafricanos. Por lo visto fue nieto de un musulmán de nuevo cuño, pero ningún texto antiguo da cuenta de su nacimiento ni acerca de su ascensión hasta el año 704, cuando Musa ibn Nusair, el caudillo yemení que gobernaba el califato damasquino omeya en el norte de África, lo puso al frente de su ejército. Su capacidad como líder y guerrero debió de ser más que destacable desde el principio, pues semejante responsabilidad vino acompañada poco después con su nombramiento como gobernador de Tánger.

orígenes Tariq ibn Ziyad

La caída de los visigodos

 

Mientras tanto, en la península ibérica se vivía el declive del pueblo que había tomado el relevo de la Roma imperial. Después de casi trescientos años, los visigodos se encontraban sumidos en una lenta y agónica descomposición por todos los frentes imaginables. Los últimos reyes habían tenido que vérselas con la pérdida de poder frente a los nobles, al empobrecimiento general y, por encima de cualquier otra cosa, a una inasumible crisis demográfica causada por la peste, la sequía y el hambre. Reyes como Ervigio, Witiza o, por último, Rodrigo, se veían impotentes para cambiar el rumbo del destino, agravado además con los constantes enfrentamientos entre las familias aspirantes al trono.

Los musulmanes, que llevaban suspirando por conquistar Hispania desde que se hicieron con la actual Marruecos, vieron el caos reinante en la península como su gran oportunidad. Y vaya si la aprovecharon. Sobre todo cuando al conde visigodo don Julián, gobernador de Ceuta, se le ocurrió la brillante idea de pedir el apoyo de los musulmanes para los asociados del difunto rey Witiza, frente al ya nombrado como regente Rodrigo. Musa ibn Nusair decidió enviar a un contingente armado al mando de su mejor hombre por aquel entonces: Tariq ibn Ziyad.

caída visigodos

La montaña de Tariq ibn Ziyad

 

Algunas fuentes citan que en realidad la decisión de partir a Hispania fue del propio Tariq, pero en cualquier caso en el 710 nuestro protagonista realizó una primera expedición a las costas andaluzas con apenas cuatrocientos soldados, con carácter más bien exploratorio. Pero un año después vino lo bueno. El 27 de abril del 711, al mando de 1700 hombres a los que luego se unirían hasta un total de diez mil, Tariq desembarcó en el lado peninsular del estrecho y bautizó con su nombre la tierra que pisó: Yabal Tariq. La Montaña de Tariq. Gibraltar.

Ante semejante despliegue, los favorables a Agila II (rival de Rodrigo) se dieron cuenta del enorme error que habían cometido. Ambas partes acordaron una tregua y se aliaron para acabar con el ejército de Tariq. El líder bereber se vio entonces en una situación desesperada: sus aliados visigodos lo ignoraron, mientras él se encontraba arrinconado con el mar a la espalda en una tierra ajena. Pero es en los momentos agónicos cuando los grandes hombres se crecen. Tariq no dudó en pedir más ayuda a Musa ibn Nusair, quien se apresuró en enviarle otros cinco mil hombres.

montaña Tariq Gibraltar

Tarik ibn Ziyad y la batalla de Guadalete

 

Y de este modo nos plantamos en julio del 711, cuando se dio el primer gran enfrentamiento entre visigodos y musulmanes. Una batalla destinada a cambiar el futuro y que se dio en las cercanías del río Guadalete (aunque la ubicación está todavía en discusión). El combate se prolongó sin que la cosa fuese más allá de ocasionales escaramuzas hasta que, para sorpresa de todos, Agila y sus seguidores, que formaban en las alas del ejército visigodo, se pasaron al bando musulmán. Con absoluta superioridad en todos los aspectos, Tariq arrasó con Rodrigo y los suyos. Según se dice, el rey fue uno de los muchos caídos en combate. Aquel fue el principio del fin del reino visigodo.

El nacimiento de al-Ándalus

 

Tariq siguió comandando las fuerzas musulmanas durante varios años, desintegrando poco a poco a las tropas visigodas y arrebatándoles plaza tras plaza. La primera fue Toledo, para desgracia de su anterior aliado, Agila. En la amurallada capital de la Hispania todavía visigoda (por poco tiempo), Tariq esperó la llegada de Musa en el verano del 713. Mérida, Astorga, Sevilla, Zaragoza, Tarragona, Pamplona y Galicia… Como si de una partida de Risk se tratara, las regiones hispanas fueron cayendo en manos musulmanas, aunque no siempre a través de las armas. Los conquistadores acogieron con gusto multitud de pactos con la élite visigoda, que marcaría un camino diplomático gracias al cual el islamismo se asentaría de manera gradual y pacífica tras estos primeros años de combates. Una de las claves fue que los musulmanes respetaron las creencias de las poblaciones cristianas y judías, así como la liberación de la opresión ejercida por los gobernantes visigodos.

En el 714, Tariq y Musa regresaron a Damasco para presentar el botín al califa Al-Walid. Allí, Musa trató de llevarse todo el mérito de la conquista, lo cual provocó que Tariq se enfrentara a él y lo denunciara ante el califa y su sucesor cuando murió, Suleiman I. Por ello, Musa sería sancionado, pero la historia no nos dice qué ocurrió después de aquello.

El nombre de Tariq desaparece por completo de las crónicas tras el 716, convirtiéndose definitivamente en historia hasta fallecer unos cuatro años después, supuestamente en Damasco. Es una pena no conocer más datos sobre esta figura tan importante, y sin la cual la ocupación musulmana de la península ibérica no habría sido igual.

nacimiento al-Ándalus

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

El final del Imperio español

El final del Imperio español

Hemos hablado muchas veces del esplendor del Siglo de Oro y del poderío que ostentó el Imperio español durante los años que siguieron al Descubrimiento de América y su colonización. Al fin y al cabo, además de ser una de las épocas más apasionantes de la Historia...

La coma criminal

La coma criminal

Como bien sabéis, además de escritor también soy profesor de escritura creativa gracias al método PEN, con el que muchos de mis alumnos han logrado alcanzar un nivel como escritores que les ha llevado a publicar de manera profesional. Pero todos ellos, al igual que...

Híspalis, los orígenes de Sevilla

Híspalis, los orígenes de Sevilla

Que Sevilla es importante para mí no debería sorprender a nadie a estas alturas. No sólo es mi tierra de nacimiento, si no que además forma parte de mi obra como escritor. Es el escenario central de mi novela Muerte y cenizas, y ya os hablé un poco de su pasado como...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *