Qué tipo de escritor puedo ser

por | Dic 21, 2022 | Consejos para escritores, Mundo Editorial

Ser escritor es algo maravilloso. Al igual que la mayoría de los que creáis historias a base de aporrear un teclado de ordenador, mi vida cambió de manera definitiva cuando decidí que quería dedicarme al mundo de los libros, primero como escritor y luego además como profesor del Método PEN.

Pero no nos engañemos: ser novelista, ensayista o cualquier modalidad que elijas también es duro y complicado. Dependiendo del tipo de escritor que desees ser puedes verte obligado a tomar decisiones difíciles. En este artículo me gustaría acercarte distintos caminos que puedes tomar si te estás planteando dedicarle tiempo a esto de crear historias.

El escritor aficionado

 

Cuando pensamos en un escritor solemos imaginarnos casi siempre a los grandes autores superventas y famosos. A esos que acumulan largas colas en las ferias del libro y llenan las librerías en sus presentaciones. Al autor para quien escribir es su trabajo. Ya te lo aviso de antemano: en realidad de esos hay muy pocos (aunque de eso hablaré después). Sea como sea, un escritor jamás debería perder de vista que ante todo y por encima de todo escribir es una necesidad vital. Nunca olvidemos que comenzamos en esto porque nos lo pedía el corazón, no por hacer dinero.

Todos los escritores empezamos como aficionados, y no es ningún fracaso continuar siéndolo. Publicar una obra es una gran satisfacción, pero no todo el mundo siente esa necesidad. Hay autores que son felices escribiendo para sí mismos o para sus familiares y amigos. Pequeños relatos, poemas, incluso novelas que nos sirven para llenar nuestra alma y viajar a esos lugares y épocas que amamos. Para vivir la historia de nuestros personajes. Quizás alguna publicación esporádica, pero sin ir más lejos. Es desde luego el camino más sincero con uno mismo, y quizás también el más sano a nivel mental. Desde luego es mucho menos estresante, os lo aseguro.

escritor aficionado

El escritor profesional

 

Por otra parte, es también muy comprensible que en algún momento queramos dar el paso a algo más serio. Pero como te decía antes, vas a tener que ser consciente de que convertirte en un autor profesional, o sea, que publica de manera habitual, es muy difícil. Somos muchos los que aspiramos a eso y el número de lectores es limitado. La competencia, por tanto, es brutal.

Incluso aunque logres la confianza de una editorial y tus publicaciones sean comunes, no creas que vas a poder vivir de tus obras. Para eso hace falta convertirse en un superventas, y si publicar es difícil, imagínate triunfar. Lo más probable es que tengas que continuar trabajando en tu profesión habitual durante mucho tiempo antes de poder profesionalizarte por completo. Y cuando sea así, con toda seguridad necesitarás apoyarte en trabajos relacionados con la literatura pero no con tus libros: lector editorial, corrector, conferencias, etc…

Sea como sea, vas a tener que trabajar muy duro y prepararte bien desde mucho antes de dar ese paso. Aquí ya no vale escribir cuando te apetezca, cuando te llegue la inspiración. Tendrás que crear un hábito estable y olvidarte de procrastinar. Porque esta vez si no haces ese trabajo no cobrarás ni un euro.

escritor profesional

El autopublicado

 

Pero oye, eres cabezota como yo y has decidido ir a por todas. La cuestión es cómo hacerlo. ¿Voy a lo conocido y busco una editorial? ¿O me hago un «yo me lo guiso, yo me lo como»? Hablo de autopublicarse, claro.

Ya sabéis que yo trabajo con editoriales y esa es la dirección que decidí tomar en su día. Pero en absoluto estoy en contra de la autopublicación. Eso sí, debe ser una elección hecha por convencimiento y muy sopesada. Este camino no debería tomarse ante el despecho de unos cuantos rechazos editoriales, porque sería un error. Las editoriales no son tus enemigas. Si no te han aceptado generalmente es porque tu obra no es lo bastante buena o porque no les da la vida para leer todo lo que les llega.

En cualquier caso, si decides autopublicarte debes hacerlo bien. Dices que quieres ser un profesional de la escritura, así que vas a tener que demostrarlo y comportarte como tal. La autopublicación exige que todo ese trabajo que hace un editor recaiga sobre ti o lo contrates (lo cual no es barato): corrección, maquetación, portada, promoción… Todo vas a tener que hacerlo tú, y lo debes hacer bien, así que tendrás que aprender a hacerlo. Bien mediante cursos especializados o a base de mucha práctica. Porque, ya sea un libro publicado por editorial o por Amazon, el lector siempre se va a merecer la máxima calidad. Jamás olvides esto.

escritor autopublicado

El escritor tradicional

 

Este es el camino que yo elegí: escribir mis novelas y enviarlas a las editoriales. Te quitas mucha presión de encima porque prácticamente te olvidas del trabajo de edición. Pero ojo, esto también tiene su aquel. Porque desde el momento en que firmes un contrato tu obra va a quedar en manos de dicha editorial en cuanto a su explotación comercial se refiere (tranquilo: sigues siendo el dueño de los derechos de autor). Así que si la editorial no hace un buen trabajo o sencillamente el libro no se vende bien, vas a tener paralizada esa obra mientras dure el contrato, salvo que acordéis rescindirlo.

Ya conoces las ventajas de publicar de manera tradicional: distribución en librerías, posibilidad de alcanzar otros mercados, un trabajo de edición hecho por profesionales… Mucho a favor, desde luego, pero te va a exigir paciencia, ya que como tú hay muchos otros escritores, y las editoriales tienen un número de novedades limitado. O dicho de otro modo: paciencia, mucha paciencia.

publicación tradicional

Conclusiones

 

¿Existe un camino mejor que otro para un escritor? A priori no. Puedes ser feliz tanto eligiendo escribir para ti mismo como embarcándote en una carrera profesional, ya sea de corte tradicional o autopublicándote. Sólo tienes que ser consciente de tu elección y actuar en consonancia.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

Los pecados del autor novel 6: el egocentrismo

Los pecados del autor novel 6: el egocentrismo

Veo con satisfacción que esta serie os está encantando, lo cual me parece genial ya que de este modo estamos aprendiendo a detectar nuestros defectos y errores. Siempre lo digo en mis masterclass, en las charlas sobre escritura que imparto, en mis clases del Método...

Colón descubrió América… o tal vez no

Colón descubrió América… o tal vez no

El estudio de la historia del ser humano es una ciencia y, como ocurre en todas las disciplinas científicas, los conocimientos que vamos descubriendo obligan a una constante revisión de nuestro pasado (¡por eso es tan difícil escribir novela histórica!). Del mismo...

El amor en la literatura: como utilizarlo

El amor en la literatura: como utilizarlo

No sé vosotros, pero a mí me cuesta mucho entender una novela sin la presencia del amor romántico. Al fin y al cabo, estamos hablando del sentimiento que mueve el mundo. ¿Se puede construir una historia de corte literario sin mencionar el amor? Pues sí, es posible,...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

2 Comentarios

  1. Jorge

    me parece una muy buena pagina

    Responder
  2. Elsa Strauss

    Tienes mucha razón en todo lo que expones sobre el escritor que podemos ser. Yo este año autopublique una autobiografía para mis nietos. Nunca he estado cerca de ellos, no por decisión mía sino de sus padres. El dolor del desapego me llevó a contarles quien ha sido su abuela. Tengo 82 años y no sé cuanto más he de vivir. También publiqué un libro de cuentos, por medio de una Editorial de la ciudad.

    Responder
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *