Cuando presenté mi cuarta novela histórica, Muerte y Cenizas (Edhasa, 2017), tuve el honor de ser entrevistado por el gran periodista, bloguero y escritor de novela histórica David Yagüe, quien me pidió que conversáramos sobre la interesantísima fusión entre novela histórica y novela de detectives. Terminé  explicando paso a paso cómo escribir una novela de detectives en la antigua Roma y en cualquier otra época remota.

Muerte y cenizas

Conversábamos específicamente sobre mi proceso de creación e investigación al momento de escribir una historia policíaca en la Hispalis de Nerón. De esa magnífica conversación extraigo los 4 pasos para escribir una novela histórica de detectives y me dispongo a profundizar en cada uno de ellos porque, como dije recientemente en otro artículo, la novela policiaca es uno de los tres géneros que mejor se fusionan con la novela histórica.

De hecho, en mi quinta novela histórica, La Boca del Diablo, (Edhasa, 2018) vuelvo a fusionar la novela histórica con el thriller e incorporo además otros elementos para llevar mi historia por caminos completamente inexplorados. Para nadie es un secreto que estos son dos de los géneros más leídos en la actualidad, que la fusión ha parido títulos famosísimos y que implica para el escritor una dificultad infinitamente mayor.

Boca del Diablo
Descarga eBook

¿Por qué es difícil escribir una novela histórica de detectives?

Escribir dos géneros en uno siempre multiplica las dificultades porque cada género tiene sus reglas y sus códigos, pero la novela histórica policíaca o novela policíaca histórica es sin duda una de las fusiones más desafiantes. Los escritores de novela policiaca no suelen estar familiarizados con la documentación e investigación histórica exhaustiva, los escritores de novela histórica no solemos estar familiarizados con la maquinación de un misterio y su resolución.

Escribir una novela histórica de detectives reúne las complejidades y desafíos de ambos géneros: entiéndase, conocer a fondo los acontecimientos históricos o la época en la que se desarrollaron y conocer cómo se resuelve un misterio prácticamente irresoluble. Lo viví sobre todo con Muerte y Cenizas: tuve que estudiar muchísimo el vasto universo romano que desconocía e idear un crimen interesante con una solución interesante.

Y todo eso con el añadido de que el protagonista de un thriller debe tener una mente brillante para que pueda resolver un enigma tan difícil, a pesar de que los autores estamos lejos de tener la capacidad deductiva de Sherlock Holmes. Este artículo es precisamente para contaros cómo superé estas dificultades para el desarrollo de mis novelas, así nacieron estos 4 pasos para escribir una novela histórica de detectives.

Novela histórica de detective

 

4 pasos para escribir una novela histórica de detectives

Quizás resulte más sencillo e intuitivo para maestros de la fusión como  Lindsay Davies o  Ellis Peters, pero para los mortales como yo es más fácil escribir una novela histórica de detectives siguiendo estos pasos y despejando estas incógnitas.

1.- Saber en qué tiempo y espacio se va a desarrollar la trama

Lo primero que hice fue resolver esta incógnita, es decir, encontrar un telón de fondo poco conocido o al que pudiera darle un enfoque un tanto diferente. Por ejemplo, en Muerte y Cenizas la historia transcurre meses después del Gran Incendio de Roma, en el intenso año 64, durante el mandato de Nerón, mientras que en La Boca del Diablo la trama se desarrolla en un pueblo de Toledo después del desastre de la Gran Armada.

Este es un punto crucial, porque el contexto debe ser tierra fértil para el desarrollo de acontecimientos y personajes interesantes que van a influir en la historia; encuentra un contexto lleno de sorpresas e investiga a fondo, ya no para recrear todos los detalles, sino para tener más posibilidades de generar acciones creíbles.

2.- Saber cuáles van a ser las incógnitas en la novela

El segundo de los 4 pasos para escribir una novela histórica de detectives es definir cuáles serán las equis a investigar dentro de la novela. Por ejemplo, en Muerte y Cenizas se investiga tanto la muerte del hijo de un noble hispalense como los asesinatos e incendios que estaban sucediendo en la ciudad, mientras que en La Boca del Diablo se investiga la desaparición de varias muchachas en un pueblo de Toledo en el que se declara haber visto brujas y demonios.

Esta segunda incógnita se resuelve teniendo muy clara la trama principal, porque debe tener como punto de partida una investigación determinada. Y como las tramas principales suelen necesitar de subtramas para fortalecer el edificio de la novela, aparecen más posibilidades de presentar enigmas y grandes interrogantes al lector.

Novela histórica de detective

3.- Saber cuál es la solución de cada incógnita

Al tener claro qué es lo que se va a investigar dentro de la novela debes definir también qué es lo que va a encontrar el investigador al final del camino. Aquí dejo de poner mis novelas como ejemplo para no destripar las novelas. Pero seguro que entiendes la idea: antes de ponerte a escribir tu novela te recomiendo que tengas claro cuál va a ser la solución de cada misterio y quién va a ser el responsable de cada uno de ellos, si es que hay varios.

Para resolver este tercer elemento es necesario conocer a fondo el espacio-tiempo previamente determinado y los personajes que has creado con el fin de saber qué motivaciones había detrás del culpable, cuál es el trasfondo psicológico o sociohistórico que propició el crimen y que dio pie al argumento de la historia.

4.- Saber cómo se llega a la solución

Este es, con toda seguridad, el más difícil de los cuatro pasos para escribir una novela histórica de detectives, la pesadilla para los que venimos de la novela histórica y no somos muy buenos en matemáticas o criminología. ¿Cómo resolver el misterio si no soy capaz de ver ninguna señal o indicio que esté delante de mí? Conocía el punto de partida y de llegada, así que solo tenía que trazar un camino.

Eso era lo que debía hacer: tenía que dejar un rastro de migas de pan que llevara al detective de un punto a otro, de modo que fui diseñando pistas verdaderas y falsas para tal fin.

Un escritor de thriller histórico no tiene que recorrer el mismo camino de su detective, solo tiene que crearlo, y para eso basta con seguir estos cuatro pasos. 

Si quieres seguir profundizando sobre este tema puedes leer Las tres claves de la novela policíaca que no puedes olvidar.