Las Gimnopedias en “Hijos de Heracles”

por | May 26, 2022 | Notas autobiográficas, Novela histórica

Todas las sociedades desarrollaron, a lo largo de su historia, rituales y festividades, pero ninguna fue como las Gimnopedias. Por definición, el hombre necesita entretenerse, pasarla bien y disfrutar de la vida a través del baile, la música y las artes.

En nuestra biografía, como humanidad, estos elementos siempre han sido una parte imprescindible de nuestras vidas, más allá de que la sociedad a la que perteneciéramos estuviera basada en el desarrollo de riquezas, en el arte de la guerra o en el hedonismo más puro. Todos los seres humanos hemos precisado de la diversión como forma de evasión de las dificultades cotidianas, incluso los temibles espartanos.

Beligerantes por excelencia, los vigorosos guerreros de la antigua Esparta también tenían momentos de ocio entre una guerra y otra. De hecho, fueron ellos mismos los que crearon las famosas Gimnopedias.

¿Qué fueron las Gimnopedias?

Gimnopedias abriga su origen en la palabra griega Γυμνοπαιδίαι, que significa “jóvenes desnudos”. Hace referencia a un festival anual que se celebraba solo y exclusivamente en la antigua Esparta. Servía para definir la identidad de los espartanos tras las batallas ganadas.

Como el mismo nombre indica, en este ritual participaban distintas generaciones de hombres, lacedemonios, ilotas y periokoi, que se dejaban llevar con énfasis a la observación de las danzas de guerra y los cantos corales de jóvenes y efebos desnudos.

Al parecer, los hombres solteros, mayores de 30 años, estaban excluidos de estas festividades, así como las mujeres.

Estos actos se llevaban a cabo como celebración de un evento bélico pasado. Tenían divinidades de referencia a las que se les dedicaban los rituales. Estos eran, principalmente, el bello dios Apolo, su gemela Artemisa, la diosa de la caza, y Leto, hija de titanes, y diosa de la luz del día y de la mismísima noche.

Periodo, duración y lugar de las fiestas

Las Gimnopedias se celebraban una vez al año durante el mes de julio, un festejo que caía a comienzos de cada año y que marcaba el primer gran evento social del nuevo año. De hecho, julio era el primer mes del año para los espartanos, ya que su calendario giraba en torno al solsticio de verano.

Imaginad, entonces, que todas las actividades de este evento se daban en la época más calurosa del año. Los espartanos bailaban y cantaban desnudos bajo los ardientes rayos del sol, otra prueba de vigor por parte de los espartanos, que, incluso en periodos de fiesta, demostraban su increíble fuerza y resistencia.

No se sabe exactamente cuánto duraban las celebraciones, pero se dice que, mínimo, tres días, a lo largo de los cuales, los espartanos participaban desde el atardecer hasta el amanecer de cada día.

Además, el festival se desarrollaba en diferentes áreas, cada una organizada específicamente para una actividad en concreto.

Se dice que había una zona del ágora espartana rodeada de estatuas de los dioses, llamada choros, que tenía la funcionalidad de ser el campo de baile de los jóvenes desnudos. Los espectadores se reunían en la pendiente de un gran teatro para observar las representaciones desde lo más alto.

La celebración de las Gimnopedias

Los elementos más importantes de la celebración de las Gimnopedias eran, obviamente, los cantos y los bailes, que eran interpretados por coros de jóvenes desnudos en modo de competición. Estos, a través de estos eventos, entraban en la edad adulta de forma simbólica, como si fuera una especie de ceremonia iniciática de la agogé.

Hombres y jóvenes desnudos danzaban y cantaban al ritmo de las mismas canciones tradicionales. Canciones escritas por famosos poetas espartanos, y en las que se trataban temas de tipo bélico. De hecho, las melodías cantadas por los grupos corales mixtos tenían, como manifiesto, las hazañas militares y el tema de la madurez física que aquellos jóvenes estaban alcanzando en aquel momento.

Todos elementos de celebración de la identidad espartana, que se podían observar, por un lado, en la transformación metafórica de los jóvenes en hombres adultos, mientras que, por el otro, en esta gran actividad que unía a todos los hombres espartanos en una conmemoración grupal. Ayudaba a desarrollar la sensación de pertenencia al grupo y la identidad nacional de cada uno de sus individuos. Un elemento psicológico que, como ya sabemos, era indispensable para formar militares consolidados y leales entre ellos.

No cantaban solamente los jóvenes

Una cuestión interesante sobre los grupos corales mixtos era la división en tres diferentes grupos:

  1. El primer grupo estaba formado por niños y jóvenes.
  2. El segundo, por los hombres en sus mejores años.
  3. El tercero, por ciudadanos de edad más avanzada.

Cada uno de estos tres grupos tenía un líder propio que llevaba en la cabeza una corona hecha de hojas de palma, a la que se le denominaba “corona de plumas“, y competían entre ellos, interactuando coralmente para enfatizar aún más la pertenencia a la colectividad espartana. Tal y como cuenta Plutarco, los diferentes grupos cantaban sus semblanzas, respondiéndose en coro los unos a los otros:

Los ancianos cantaban “Antes hacíamos proezas, jóvenes fuertes“, a lo que a su vez los hombres respondían cantando “Ahora lo somos, y si queréis, mirad y ved“, seguidos por los jóvenes que decían “En algún momento seremos hombres más poderosos, con diferencias, a ambos

El origen de las Gimnopedias

En mi novela “Hijos de Heracles” os cuento cómo, en una conversación entre el rey Anaxándridas y el músico Tales de Cortina, podría haber surgido la idea de las Gimnopedias en la sociedad espartana. Se considera que la idea surgió alrededor del 668 a.C. para honrar a los guerreros cansados tras una importante conquista y a las victorias que los mismos se adjudicaron en los sucesivos combates.

Lo cierto es que estas fiestas eran conocidas en toda la península por la gran importancia que tenían para los espartanos. De hecho, Pausanias, un conocido viajero y geógrafo de la antigua Grecia, decía que era “la fiesta que los lacedemonios se tomaban más en serio que ninguna otra“.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

¿Los dioses griegos fueron plagiados?

¿Los dioses griegos fueron plagiados?

Hace unas semanas compartí con vosotros un artículo sobre la historicidad de uno de los dioses mitológicos por antonomasia. En «¿Existió un Heracles histórico?» utilizaba para mi argumentación la similitud entre nuestro conocido semidiós con otro héroe mitológico muy...

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

El detonante: reconócelo gracias a los superhéroes

No es la primera vez que hablamos de uno de los elementos más importantes en toda novela, el detonante. Ya sabéis, es ese punto de la historia en que el mundo del personaje salta por los aires y da comienzo al conflicto que nuestro protagonista tendrá que superar (o...

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Servio Tulio, el rey esclavo de Roma

Cuando pensamos en los protagonistas de Roma siempre nos vienen a la mente sus grandes emperadores. Julio César, Adriano, Tiberio o Marco Aurelio aparecen en infinidad de novelas históricas, de hecho Nerón fue el emperador del Imperio Romano en la época en que se...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

1 Comentario

  1. Antonio Anguiano

    Teo, un abrazo muy fuerte a la distancia … muy interesante su relato , no he leído la novela completa , pero me encanto’ el artículo que público’ !!!!
    Bendiciones

    Responder
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *