Herramientas para construir el tiempo narrativo

por | Sep 9, 2022 | Consejos para escritores

´Como escritor has de saber que el tiempo narrativo es uno de los factores clave a la hora de planificar y escribir tu novela.

El paso del tiempo, en la vida y en la literatura, es una parte incontrovertible de nuestra existencia. Sin embargo, el tiempo narrativo se diferencia del tiempo real al no tener un orden cronológico específico.

De hecho, al contar nuestra historia somos nosotros los que decidimos qué orden darle a los eventos para obtener determinados objetivos estilísticos en nuestra obra.

¿Qué es el tiempo narrativo?

Cuando hablo de tiempo narrativo hago referencia a la perspectiva temporal que vas a emplear en el momento de escribir tu obra.

El orden que decides darle a los acontecimientos en una novela, la construcción de la cronología en los capítulos, cuanto tiempo te detienes en determinadas escenas con respecto a otras, qué partes escogerás omitir saltándolas en la línea temporal… Todos estos son factores que determinarán el desarrollo de los eventos, la evolución de tus personajes y el ritmo narrativo de tu historia.

A través del factor tiempo romperás la línea cronológica de lo que cuentes, avanzando o retrocediendo en la misma y a la velocidad que tú decidas.

¿Cómo construir el tiempo narrativo? Te presento las indispensables herramientas que te ayudarán a construir el tiempo narrativo de tu novela.

La máquina del tiempo: anacronías

Las anacronías son uno de los principales recursos que puedes emplear para construir el tiempo narrativo de tu novela.

Son como una máquina del tiempo. Utilizándolas podrás alterar el orden natural de la línea cronológica de tu historia, saltando de un evento a otro. Yendo al tiempo pasado desde el presente, e incluso permitirle a tu lector que le eche un ojo al futuro de personajes y acontecimientos. Recuerda, tú eres el creador de la historia y tú decides cómo contarla.

Para viajar en el tiempo con la escritura, existen dos diferentes tipos de anacronías:

  1. La analepsis
    Sirve para desplazarte hacia atrás en el tiempo. Contar eventos del pasado te permitirá abrir ventanas temporales a lo largo de la narración. El lector podrá ir conociendo mejor a los personajes y el contexto de la historia que has escrito. Se suele diferenciar entre flashback, cuando se retrocede brevemente, y racconto, retroceso extenso en el tiempo. Un recurso sumamente valioso y extremadamente útil en los inicios in media res.
  2. La prolepsis
    Si la analepsis te permite viajar hacia el pasado, la prolepsis es su opuesto, ya que empleándola podrás viajar hacia el futuro. La prolepsis puede ser de tipo flashforward, rápida proyección hacia el futuro, o premonición, donde se hace una incursión más prolongada.
    Es un recurso útil que genera cierta expectativa y tensión en el lector. Además, a través de la prolepsis podrás revelar pistas e información esencial. De esta manera, el lector se sentirá partícipe, a través de su imaginación, del plausible desarrollo de la historia y buscará él mismo la solución más probable de los conflictos presentados.

El reproductor literario: anisocronías

Otra herramienta de gran importancia y utilidad para la construcción del tiempo narrativo son las anisocronías. Estas te permiten jugar con la duración de cada evento que relatas en tu obra, tal y como lo haría un reproductor de video.

Utilizando determinadas asicronías puedes dilatar el tiempo de un acontecimiento si quieres darle cierta importancia. También puedes parar el tiempo; o acelerarlo para pasar por alto un evento con el que no quieres perder mucho tiempo. Sobre todo si es algo que no es relevante en la historia o que quieres omitir por el momento.

Las anisocronías son de cuatro tipos:

  1. La pausa
    Hace que se detenga la acción de los personajes y el avance del tiempo para que puedas enfocar toda la atención del lector en un evento o detalle específico. Ralentiza el transcurrir del tiempo de tu obra parándolo casi por completo.
  2. La elipsis
    Te permite saltar momentos en la línea temporal, en el caso de que no sean importantes o en todas aquellas situaciones en las que prefieres no aludir a ello para crear cierta intriga.
  3. El resumen
    Esta herramienta te permite acelerar la línea temporal condensando la información de horas, semanas, meses e incluso años. Es útil para dar de alto información poco importante, pero que puede ser útil a la hora de desarrollar la historia. O, por otro lado, para contar grandes espacios de tiempo que de otra manera ocuparían demasiadas páginas y que no son tan relevantes para tu novela.
  4. La escena
    Este tipo de anisocronía no acelera, para o ralentiza el tiempo, sino que hace que transcurra a la misma velocidad en la que se dan los eventos relatados. El lector vive el tiempo presente de la narración y así se le da cierto peso a lo que se está contando. Por esto son perfectas para enfocar la atención en los momentos que tengan gran relevancia en tu obra.

¿He de emplear estas herramientas para mi novela?

La respuesta es sí. Aunque no seas consciente de ello, probablemente ya lo estés haciendo. Estoy seguro de que habrás leído muchas novelas a lo largo de tu vida y que de forma automática has terminado absorbiendo algunas de estas herramientas sin conocerlas.

No solo tienes que utilizarlas, sino que te ayudarán enormemente a la hora de determinar cómo quieres que se desarrolle tu historia. Terminarán siendo la normalidad en tu labor de escritura, ya que te permitirán dosificar la información al lector; resaltar elementos o momentos importantes de tu obra; acelerar o expandir el paso del tiempo cuando sea necesario; y trabajar sobre la explicación de causas y efectos provocadas por los eventos y las acciones de los personajes que irán evolucionando a lo largo de tu historia por efecto de las mismas.

Recuerda que estos recursos son necesarios para un escritor porque son útiles. Cuanto más sepas sobre ellos y los pongas en práctica, más fácil te será emplearlos. Así es como mejorarás tu escritura.

Acuérdate de la regla de oro: ¡Pon todo lo que aprendas en práctica escribiendo porque el conocimiento sin aplicación no te permitirá avanzar hacia tu meta!

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

El poeta y visir de “La predicción del astrólogo”: Ibn Ammar

El poeta y visir de “La predicción del astrólogo”: Ibn Ammar

En artículos pasados he profundizado en la vida de algunos personajes de mi novela "La predicción del astrólogo", como por ejemplo el rey Al-Mutadid, la poetisa Wallada y el príncipe Ibn Zaydun, Como ya sabréis, la creación de los personajes es una de las partes más...

Los conflictos en las novelas

Los conflictos en las novelas

Los conflictos son elementos narrativos del que ninguna obra, sea del género que sea, puede prescindir. Por ello, es indispensable que definas desde el primer momento cuál va a ser el conflicto principal de tu obra. De qué tipo será y cómo se va a desarrollar a lo...

Sandalias romanas en “Muerte y cenizas”

Sandalias romanas en “Muerte y cenizas”

"Corría para salvar la vida. Las sandalias golpeaban el suelo con fuerza mientras intentaba escapar de sus perseguidores, a los que podía oír cada vez más cerca." Así empiezo mi novela "Muerte y cenizas", con una de las imágenes más emblemáticas de los habitantes del...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.