Elementos de la novela histórica

por | Sep 15, 2022 | Notas autobiográficas, Novela histórica

La novela histórica es el género que más he amado como lector y al que me he dedicado, y me sigo dedicando, como escritor.

Como ya sabéis, existen muchos elementos clave en este género literario, pero hay algunas nociones que nos pueden ayudar a ordenar sobre qué tenemos que trabajar para que nuestra historia tenga éxito. Y sobre todo para que el que nos lea lo pase bien y se involucre en la obra.

Os he contado anteriormente que la investigación es una parte esencial de la novela y más aún de la novela histórica. Pero no es lo único que importa. La investigación es solo una parte del trabajo, aunque sobre ella a menudo se apoyen los elementos que os voy a presentar hoy.

Ha llegado el momento de dar vida al pasado y transformarlo en vuestra próxima novela. Aquí van los elementos de los que no podéis prescindir y sobre los cuales deberíais poner el foco a la hora de escribir vuestra novela histórica.

Los que dan vida a la historia: los personajes

En el momento de la creación de los personajes de tu obra podrás escoger personas que existieron realmente o crear personajes de ficción. En ambos casos es importante que hagas una investigación para que sus características estén sean coherentes con la época en la que viven.

Puedes investigar sobre las costumbres de ese tiempo, los nombres que se empleaban, el significado de determinados gestos, las normas y reglas sociales, las expectativas de aquellos tiempos, la organización política y social, junto con sus creencias, supersticiones e ideales.

En este caso, tu misión como escritor es construir personajes que sean interesantes, pero que al mismo tiempo resulten realistas. Que el lector sienta que está siendo transportado a otro tiempo, no solo a través de los escenarios. Si no también con la construcción de tus personajes, sus formas de ser, interactuar, sentir y pensar.

Las interacciones verbales: los diálogos

Ojo con este apartado. Puedes sentir que si escribes cómo hablaban los personajes de una época le estés añadiendo realismo a tu obra. La verdad es que harás que los diálogos sean difíciles de entender para tu lector. Impidiéndole que disfrute del todo de la lectura, o peor aún, que no entienda o malinterprete el significado de tus palabras.

Por ello, no escribas los diálogos como si estuvieras en otro siglo. Puedes usar de vez en cuando frases o palabras seleccionadas atentamente para añadirle un toque antiguo a tus diálogos, apropiado con la época, pero sin exagerar.

Lo importante es que las estructuras gramaticales y el vocabulario que escojas le den un significado escénico a tu escritura, siempre sin ser un obstáculo para la comprensión de la obra y el ritmo del lector.

Los detalles del ambiente: el escenario

Cuando os hablo del escenario hago referencia al tiempo y al lugar en el que se desarrolla vuestra obra.

Este es un elemento crucial en la novela histórica, ya que desde las primeras líneas de tu novela tienes que ser capaz de transportar a los lectores hasta el tiempo y el espacio que has escogido para ellos.

Escribir novelas históricas es como darle vida a una máquina del tiempo. El lector tiene que sentirse dentro de ese pasado como por arte de magia. Para que esto sea efectivo debes trabajar sobre el escenario de tu obra desde el párrafo inicial y seguir trabajando sobre este aspecto a lo largo de todo el libro.

Recuerda que un escenario está formado por la ambientación. Esa ambientación típica que nos da los detalles suficientes para que podamos adivinar en qué época histórica nos encontramos y dónde.

Enfócate en pequeños elementos del ambiente como los muebles, la comida, la ropa, el paisaje, la arquitectura, los medios de transporte… Pero también en aspectos más sensoriales como los sonidos, los colores, los olores, el tacto y los sabores. De esta manera añadirás una experiencia más para el lector.

El tema principal: el argumento

El argumento es el tema sobre el cual da vueltas toda tu historia.

Aunque los temas sean universales, debes tener en cuenta que pueden narrarse a través de distintos puntos de vista con respecto al contexto y a la época.

Algunos temas transcienden la historia, como la muerte, el amor, la ambición, la locura, la tentación, la culpa, el poder, el destino, la amistad… Pero tienen que ser interpretados de forma coherente con el contexto histórico y cultural que has escogido para tu novela.

¿Cómo se vivía el amor en el Imperio Romano? ¿Y la venganza? Todas estas preguntas son clave y te ayudarán a comprender en qué aspectos has de enfocar la investigación alrededor al argumento de tu novela y su época histórica.

Problemas y soluciones: el conflicto

En cada época histórica es verosímil que un personaje se enfrente a diferentes situaciones con respecto a su época. Por tanto necesitas aplicar este mismo razonamiento en tu escritura.

El conflicto que escojas debe tener sentido, ser realista en el contexto histórico de tu novela y tener importancia en ese pasado.

No tengas miedo en expresar conflictos que hoy en día ya no se dan, ya que el lector querrá profundizar y entender por qué para los personajes de la historia ese conflicto representa un elemento tan importante en sus vidas.

La construcción del mundo: el world building

Viaja al pasado, piensa como alguien del pasado y observa el mundo en el que tus personajes han vivido y viven dentro de tu historia. Lo fundamental es que escojas un lugar y una época concretas y que la investigues para después dedicarte a construir el world building.

Sé el arquitecto del mundo que has escogido para tus lectores y dale una ambientación coherente. Para ello, estudia la geografía de los escenarios, sus ciudades, construcciones y describe esos lugares como si tú mismo hubieras estado ahí. Regálales a tus lectores, a través de tus palabras, un pasaje hacia ese mundo en el que viven tus personajes.

Además, puedes enriquecerlo añadiendo más elementos como entornos familiares, gobiernos, religiones, acciones militares, situaciones políticas, alianzas, costumbres sociales… De esta manera crearás un mundo que existe realmente. ¡Al menos dentro de tu novela!

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

El poeta y visir de “La predicción del astrólogo”: Ibn Ammar

El poeta y visir de “La predicción del astrólogo”: Ibn Ammar

En artículos pasados he profundizado en la vida de algunos personajes de mi novela "La predicción del astrólogo", como por ejemplo el rey Al-Mutadid, la poetisa Wallada y el príncipe Ibn Zaydun, Como ya sabréis, la creación de los personajes es una de las partes más...

Los conflictos en las novelas

Los conflictos en las novelas

Los conflictos son elementos narrativos del que ninguna obra, sea del género que sea, puede prescindir. Por ello, es indispensable que definas desde el primer momento cuál va a ser el conflicto principal de tu obra. De qué tipo será y cómo se va a desarrollar a lo...

Sandalias romanas en “Muerte y cenizas”

Sandalias romanas en “Muerte y cenizas”

"Corría para salvar la vida. Las sandalias golpeaban el suelo con fuerza mientras intentaba escapar de sus perseguidores, a los que podía oír cada vez más cerca." Así empiezo mi novela "Muerte y cenizas", con una de las imágenes más emblemáticas de los habitantes del...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.