La novela y su estructura fundamental

por | Sep 21, 2022 | Consejos para escritores, Mundo Editorial

Ya sabrás que la práctica es lo que hace florecer un buen escritor, aunque conocer los elementos teóricos de la escritura también es de gran ayuda a la hora de determinar cómo será nuestra próxima novela.

Ser conscientes de cuáles son las fundamentas de una obra es un conocimiento muy útil, ya que te permitirá construir y planificar tu novela de la mejor manera.

Además, con el tiempo y el análisis literario aprenderás a observar con ojo crítico también tu propio trabajo, dándote margen para mejorar y crecer como escritor.

¿Estás preparado para conocer los elementos estructurales que no pueden faltar en ninguna novela?

Pasos preliminares en la novela: el argumento

Antes de ponerte a trabajar con los elementos que conforman la estructura de tu novela debes comenzar por lo básico.

Lo cual se identifica con tener una idea y transformarla en tu historia. Esa misma historia que quieres contar se verá reflejada en el argumento de tu novela. Y aquí vamos hacia el punto clave sobre el cual has de enfocarte antes de seguir hacia adelante: el argumento.

El argumento de la novela es el tema sobre el cual trata tu obra. Es el conjunto de eventos de tu historia ordenados cronológicamente. Como ya sabes, el orden del tiempo en tu escritura no tiene por qué ser lineal, pero tú sí has de tener claro todos los hechos para poder trabajar con ellos.

Dividir el argumento utilizando el esquema clásico -inicio, desarrollo y desenlace- te ayudará a definir con más claridad en qué sección de tu obra se encuentra cada uno de los acontecimientos que quieres presentar para construir correctamente el arco dramático de cada parte de tu historia.

Empezando por el principio: el inicio

El principio de tu novela es un momento crucial. Es aquí donde tienes que ser capaz de trasladar a tus lectores al fantástico mundo que has creado para ellos y para tus personajes.

Aunque no existe un espacio definido, ten en cuenta de que este apartado suele llegar a ocupar un cuarto de la obra.

Date el tiempo para poner en contexto a tus lectores, preséntales a sus nuevos compañeros de viaje; haz que conozcan algunos elementos de sus historias, aunque sin revelarlo todo, claro; presenta el conflicto principal; siembra dudas y procede sin miedo en la descripción del mundo de tu novela.

¡De esta manera, habrás transportado al lector dentro de tu novela y tendrá ganas de seguir explorando!

Entrando en la acción: el desarrollo

Este apartado es el centro de la novela y por ello suele ocupar dos cuartos de la obra. En el desarrollo suelen madurar todos los eventos más importantes de la historia. A lo largo del desarrollo tienes la posibilidad de entrar en el corazón del conflicto, exponiéndolo en toda su complejidad al lector.

El conflicto, el elemento clave sobre el cual gira tu historia, seguirá creciendo a través de problemas y soluciones que se irán presentando al lector hasta llegar al llamado clímax de la obra. El momento de mayor tensión.

No olvides que esta parte de tu novela pone en conexión el inicio con el final y que, por lo tanto, tiene que marcar un orden coherente y creíble de los eventos que se van dando en tu historia. No dejes cabos sueltos, haz que todo lo que le ocurre a tus personajes se vaya aclarando a lo largo del conflicto para preparar la despedida final.

Despedidas y finales: el desenlace

Todas las partes de una novela son importantes. El inicio es la invitación que el lector recibe para seguir con la novela que tiene entre manos, el desarrollo lo mantiene enganchado a la historia y el desenlace representa el final de la obra.

Durante este final es crucial que se resuelva de alguna manera el conflicto principal, a no ser que estés escribiendo una serie con más tomos. Por ello, el desenlace es tan valioso como el resto de la novela, si no incluso más. Ten en cuenta que suele ocupar el restante cuarto de la obra que te queda por escribir.

Algunos escritores empiezan escribiendo este final, otros lo escriben cuando llegan a él. Sea cual sea tu técnica debes tener claros los objetivos y el desarrollo de tus personajes, hacia dónde quieres llevar el lector y cuál va a ser su desenlace.

Este es el momento clave en el que todo lleva a su resolución final. Ojo, con la palabra “resolución” no me refiero a que los personajes obtengan todo lo que quieran, aunque es una opción, sino a que la historia llegue a su conclusión de forma coherente y natural.

Otros elementos indispensables de la novela

Ten en cuenta de que aunque la estructura de tu novela sea una parte fundamental de lo que forma tu obra, no es lo único que importa.

De hecho, es necesario que trabajes en la evolución de cada aspecto de tu historia. Por lo tanto, has de tener en cuenta que cada uno de los apartados que te acabo de presentar está formado a su vez por otros elementos indispensables que le darán ritmo y forma a tu historia.

Como por ejemplo:

  • Identificar y desarrollar el conflicto
  • Introducir el elemento detonador
  • Trabajar sobre las escenas y el clímax
  • Añadir puntos de giro interesantes
  • Hacer que tus personajes evolucionen

Escribir una novela requiere trabajo, eso ya lo sabes de sobra, y sobre todo has de poner atención a todos los detalles de tu obra. Una vez que tengas definido el argumento y la estructura sobre la cual el mismo se desarrolla, podrás trabajar sobre esa estructura. Entonces sólo quedará construir encima de esta base todo el resto de elementos que enriquecerán a tu novela.

Además, no olvides que tienes el derecho y el deber de experimentar y cambiar lo que sea a lo largo de tu proceso de creación. Tu novela no saldrá perfecta a la primera, podrás trabajar sobre diferentes borradores a lo largo del tiempo. No tengas miedo de tomar una mala decisión, porque siempre podrás volver atrás y cambiar lo que quieras.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

El final del Imperio español

El final del Imperio español

Hemos hablado muchas veces del esplendor del Siglo de Oro y del poderío que ostentó el Imperio español durante los años que siguieron al Descubrimiento de América y su colonización. Al fin y al cabo, además de ser una de las épocas más apasionantes de la Historia...

La coma criminal

La coma criminal

Como bien sabéis, además de escritor también soy profesor de escritura creativa gracias al método PEN, con el que muchos de mis alumnos han logrado alcanzar un nivel como escritores que les ha llevado a publicar de manera profesional. Pero todos ellos, al igual que...

Híspalis, los orígenes de Sevilla

Híspalis, los orígenes de Sevilla

Que Sevilla es importante para mí no debería sorprender a nadie a estas alturas. No sólo es mi tierra de nacimiento, si no que además forma parte de mi obra como escritor. Es el escenario central de mi novela Muerte y cenizas, y ya os hablé un poco de su pasado como...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

2 Comentarios

  1. Elena Velásquez Gallardo

    Encuentro que cada me aclara más cómo establecer el inicio y desarrollo de mi historia en una novela, pero todavía me resulta muy difícil elaborar la conclusión final

    Responder
    • TeoPalacios

      Crear un clímax a la altura no es fácil. Una novela es un puzle en el que las piezas deben ocupar bien su lugar. Te invito a que puedas realizar algún buen programa formativo, seguro que te ayuda a aclarar ideas y mejorar la técnica que te permitirá cerrar bien tus obras.

      Responder
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *