Las claves para escribir un buen diálogo

por | Dic 3, 2021 | Consejos para escritores

Un buen diálogo es una parte ineludible de cualquier tipo de novela. Por medio del diálogo, el autor demuestra cómo se sienten sus personajes y cómo han de ser sus reacciones frente a determinados acontecimientos, así como también su manera de pensar y relacionarse con los otros. Un diálogo marca la relación entre los personajes, por eso es muy importante saber de qué manera dirigirse a cada uno de ellos. No es lo mismo hablar con un familiar cercano que dirigirse a un jefe o a una figura de autoridad. 

Además, los diálogos le otorgan dinamismo a las novelas, se constituyen como una herramienta fundamental a la hora de dar fluidez y ritmo. ¿Cuál es, entonces, la mejor manera de escribir un diálogo sin caer en conversaciones aburridas y monótonas que nada aportan a la historia?

¡Aprendamos juntos a utilizar y a sacarle el mejor provecho a esta increíble herramienta!

Las personas hablamos de muchas maneras

Para crear un buen diálogo, es crucial reflexionar en los personajes y, al hacerlos hablar, que suenen como personas de carne y hueso. Es esencial que digan cosas que uno podría escuchar en la cotidianeidad.

Hay veces que los autores incluyen mucho diálogo en un personaje, al punto de parecer un monólogo, y la idea no es esa. El fin es que se realice un intercambio de información entre las partes, y que sea significativo para los fines de la historia. Los diálogos deben incluirse, ya que cumplen una función. Por esto, no hay que abusar de ellos ni emplearlos a medias. Son muy útiles para definir los rasgos de los personajes por el hecho de que todos hablarán de diferente manera. Ayuda a darles carácter a los personajes y a conocer sus sentimientos. 

Para conocer cómo un personaje se siente, no es necesario que lo exprese, literalmente, manifestando que se encuentra triste, enfadado o contento. Los escritores podemos hacer uso de otras maneras para dar al lector la misma sensación. Se puede crear un ambiente de angustia y melancolía a partir de la descripción del lugar donde se encuentra, describir la situación, indicando que al personaje se le llenaron los ojos de lágrimas, etc. Para expresar ira y enojo, los protagonistas pueden comenzar a gritar o golpear objetos. 

La mayoría de las veces, utilizar las palabras para hacer saber al lector acerca de las emociones por las que está pasando el personaje, o los personajes, hace mucho más enriquecedor el relato y nos ahorramos el tener que estar dando siempre explicaciones acerca de cómo se sienten. Se pueden expresar sus emociones a través de este y otros elementos. Generar un ambiente propicio es ideal para ahorrarnos el tener que siempre describir los sentimientos de los individuos.

Caracterizar a los personajes

Otra característica importante que debería presentar un diálogo es producir una combinación entre la naturalidad, pero sin dejar de lado que se está escribiendo una historia dentro de una novela literaria. A su vez, los personajes no deberían sonar igual. Puede ser difícil destacar la particularidad de cada uno, ya que los escritores tenemos nuestro propio estilo, y tampoco está mal porque es un rasgo que nos caracteriza. 

Sin embargo, se le pueden dar pequeños toques únicos a los personajes para distinguirlos. Hacer que un personaje hable más o menos, con un tono más firme y expresando sus sentimientos, o, de lo contrario, personajes que hablan poco, pero, no obstante, permiten que sus actitudes y acciones hablen por sí solas. A través de estas particularidades, se podrá lograr que cada personaje tenga su voz propia y manera de expresarse.  

Asimismo, es importante destacar que los diálogos permiten evidenciar la relación que existe entre los personajes. Es importante hacer mención a la jerarquía entre ellos. Si son amigos, se hablarán de una manera; si son colegas de trabajo, lo harán de otra. En el momento en el que se construyen los personajes, también eso viene acompañado del entorno que los rodea y las personas que son parte de este. Es necesario plantear y mencionar qué tipo de vínculo hay entre ellos, si son afines e íntimos, o son distantes y mantienen una relación más bien cordial, etc. 

Con el fin de marcar diferencias entre los personajes, también se debe tener en cuenta que todos ellos pertenecen a un determinado estrato socioeconómico y cultural, ejercen distintas profesiones y, por ende, van a comunicarse de diversas maneras, según estos datos. También va a depender del momento y el ámbito en el cual se manejen.

El diálogo, como parte crucial de la novela, debe cumplir una función como tal y servir a un fin. Su objetivo es proporcionar información para que el lector tenga mayor conocimiento sobre los personajes y su forma de ser. Asimismo, debe contribuir al desarrollo de la acción y tener sentido. No tiene que estar ahí porque sí.

Un diálogo adecuado es el que aporta información y datos acerca de la trama para que esta avance. Los diálogos nos dan un indicio acerca de qué es lo que el personaje va a hacer, cómo va a actuar, y cómo son sus ideas y creencias que contribuirán al desarrollo y dinamismo de la historia. 

Por estos motivos, no se deben incluir conversaciones banales que no aportan nada representativo a la novela. Si se puede prescindir de ciertos diálogos, es mejor no incluirlos. Para recrear mejores diálogos, un buen ejercicio es ponerse en la piel de los personajes y pensar como ellos, si se tiene en cuenta su personalidad y qué queremos lograr con estos y con la historia.

De esta manera, será más fácil imaginarnos lo que él o ella dirán, teniendo en cuenta los objetivos propios del personaje y de la historia. Los diálogos significativos hacen que la historia sea dinámica; le conceden fluidez a la misma. Los diálogos, cuando son apropiados, aportan gran cantidad de datos a la trama.

Transmitir la información correcta es fundamental para el entendimiento de la historia. Las palabras que se emplean deben elegirse de forma cuidadosa, así como el estilo en que la persona se expresa.

Tampoco hay que abusar del verbo “dijo” para reflejar el momento en que un personaje habla. Basta con mencionarlo una sola vez cuando comienza el diálogo; no es necesario repetirlo nuevamente. Si necesitas utilizar alguna referencia, puedes usar otros verbos como “manifestar“, “gritar“, “susurrar“, “explicar“, “exclamar“…

Un simple ejercicio de escritura

Hemos revisado distintas herramientas que pueden facilitar la tarea de armar un diálogo coherente y que tenga sentido. Para resumir, podría mencionar las palabras dinamismo y lógica.

El dinamismo sirve para darle continuidad y que la historia siga desarrollándose, para interrumpir los momentos de acción y pasar a la conversación. Y la lógica es importante a la hora de crear conversaciones que están allí por un propósito y que tengan sentido a los fines de la historia y de cómo se relacionan los personajes entre ellos. 

Un buen consejo para escribir diálogos es: hablar en voz alta lo que se acaba de escribir. De esta forma, te darás cuenta de cómo queda en la vida real, si suena muy superfluo, exagerado o si incluso podría eliminarse sin por ello afectar la trama de tu historia.

¡Este ejercicio hará que veas cómo funcionan los diálogos en la realidad y si encajan adecuadamente en tu obra!

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

Las Gimnopedias en “Hijos de Heracles”

Las Gimnopedias en “Hijos de Heracles”

Todas las sociedades desarrollaron, a lo largo de su historia, rituales y festividades, pero ninguna fue como las Gimnopedias. Por definición, el hombre necesita entretenerse, pasarlo bien y disfrutar de la vida a través del baile, la música y las artes. En nuestra...

El dios de la muerte de “El collar maya”: Ah Puch

El dios de la muerte de “El collar maya”: Ah Puch

Hay un libro que escribí del que no os hablo muy a menudo. Se trata de "El collar maya", una novela de ficción histórica del 2012, contextualizada en España durante el tan célebre, y temido por algunos, fin del mundo maya de ese mismo año. No obstante, aunque ya haya...

Fijar el precio de tu primer libro

Fijar el precio de tu primer libro

¡Lo has logrado! Has pasado por todas las etapas del autor novel, te has enfrentado a tus mayores inquietudes, te has puesto a redactar día tras día, y, finalmente, has terminado de escribir tu primer libro. En este escenario ideal, lo más probable es que te falte aún...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

1 Comentario

  1. Rocío Cornelio

    Gracias Teo, siempre nos das consejos útiles.

    Responder
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.