Construir el escenario de una novela histórica

por | Ago 31, 2021 | Consejos para escritores, Notas autobiográficas

Uno de los temas centrales a la hora de escribir una novela es pensar en cuál será el escenario óptimo en el que se desarrollará nuestra historia. Es recomendable que todo autor cree y describa la ambientación con el fin de situar al lector bajo un contexto y entorno determinados, teniendo en cuenta de que, a menudo, en un género como el de la novela histórica, muchas de las construcciones antiguas ya no existen en la actualidad, o, en el mejor de los casos, han cambiado substancialmente, dejando pocos rastros de su forma original.

Si carecéis de información en cuanto a la forma del escenario que queréis introducir, os aconsejo primero centraros en definir la trama de la historia y la presentación de los personajes. Tras una buena investigación, podréis añadir los datos que necesitáis para crear el escenario perfecto. No se trata de algo obligatorio ni mecánico. Es un simple consejo que os va a guiar hacia la creación del ambiente que queréis obtener. 

Para conseguir un escenario adecuado, es necesario ser capaz de utilizar recursos más sofisticados. Investigar sobre la información que existe del mismo, emplear la imaginación y la lógica, no caer en descripciones básicas, y tampoco en detalles innecesariamente minuciosos. Es importante dejarle espacio al lector para que él mismo pueda rellenar los huecos que faltan gracias a su propia imaginación.

Entonces ¿cómo crear un escenario perfecto y describir aquellos lugares que, irremediablemente, no han resistido al transcurrir del tiempo?

Escenario, ambientes y lugares desaparecidos

Como acabamos de ver, en el género de la novela histórica es muy común que mucho de lo que queráis incluir en vuestra obra ya no exista, o que haya muy poca documentación sobre los escenarios del pasado. Lo más normal es que lo poco que quede sea tan solo unas cuantas piedras. En mi caso, todo lo que aparece en “Hijos de Heracles” ha desaparecido. La propia polis de Esparta ya no está, así como la tumba de Menelao y su esposa, o el santuario de Artemisia Ortia.  También en “Muerte y cenizas” me ha pasado exactamente lo mismo, ya que toda la Sevilla romana está sepultada bajo la Sevilla actual.

Afortunadamente, existen otros recursos a los que podréis acudir para describir todos esos lugares que ya han desaparecido. Yo mismo, para poder contextualizar y recrear estos “ambientes invisibles”, ¡tuve que hacer los deberes!

Os aconsejo que investiguéis todo lo que os sea posible, buscando toda la información disponible sobre esos lugares. Un paso esencial e imprescindible. Mi otra recomendación es que extrapoléis la información que os falta en todas esas ciudades que tengan características parecidas a la vuestra. Y, por último, dejaros inspirar por espacios similares pertenecientes a la misma época. Es lo que yo mismo hice cuando, para describir los baños de “Muerte y cenizas“,  recurrí a la decoración de unos baños situados en Roma. ¡Un gran recurso que os permite ver algo parecido a lo que estáis buscando para vuestra ambientación!

Las emociones son un factor importante

Los lugares que se quedan grabados en la memoria son todos aquellos que despiertan emociones. Es importante recalcar lugares que generen sentimientos y entrar en ellos, tal y como si fuéramos los personajes de nuestra obra.

Recordad que las personas tienden a vincular un sitio con una emoción que este mismo despierta. Si conseguís trasmitir las emociones de vuestro personaje y hacer que las mismas se fundan con el escenario, estáis por buen camino, ya que si se logra que el lector conecte de la misma manera con sus propios recuerdos a través de una historia de ficción, habremos conseguido recrear el ambiente ideal. 

Os puede ser útil también emplear recuerdos sobre un viaje que habéis hecho, pues también pueden ser de ayuda al momento de elegir el lugar del relato o relacionarlo a un sitio parecido al contexto de vuestra novela. Todas las particularidades y detalles que se tienen en mente sobre una experiencia personal nos sirven para plasmar aquello que sentimos en la hoja e intentar llegar al lector de la misma manera.

Por otro lado, la coherencia es una herramienta crucial a la hora de describir cualquier tipo de lugar. Si la historia transcurre en una ciudad bulliciosa, no sería correcto introducir elementos que no pertenezcan a esta, como ciertas especies de animales o árboles. ¡Así que cuidado con los detalles que decidiréis introducir en vuestro ambiente! ¡Haced que encajen de forma natural!

Mira a través de tus personajes

Los lugares que son especiales para nosotros pueden servir de inspiración. Sin embargo, no se debe olvidar que la historia se escribe a través de las vivencias y experiencias de los personajes. Por ello, es fundamental tener en cuenta la personalidad y carácter del protagonista y del resto de los personajes, para poder aceptar que sus sitios preferidos no necesariamente deben coincidir con el de uno. 

Otro recurso de gran utilidad para detallar un escenario es el de los sentidos. El más obvio es el de la vista, pero no debemos omitir el resto de ellos, ya que harán a nuestra descripción mucho más enriquecedora. 

El sentido del olfato, por ejemplo, está directamente asociado con la memoria. Un simple olor nos puede transportar inmediatamente a un lugar y retrotraer todo tipo de recuerdos. 

El tacto y el uso de movimientos son, a su vez, poderosas herramientas para ampliar la puesta en escena. Por ejemplo, un personaje que corre por un campo de flores, respira profundamente, siente el olor de los jazmines y desliza sus dedos entre sus pétalos para experimentar la suavidad de los mismos. 

El tiempo es un gran aliado

El tiempo puede ser expresado en un horario determinado del día o la noche, una estación o época del año, e incluso en un período histórico. Los cambios de estación, como la llegada del cálido verano o del invierno, pueden significar mucho más que un simple cambio de temperatura en la vida de nuestros personajes. 

Dependiendo de la región en la que ellos se encuentren, un invierno gélido puede ser devastador para el protagonista si este se encuentra inmerso en una época en donde la única forma de calentar la vivienda es por medio de un hogar a leña. Si imaginan este pequeño fragmento dentro de una historia, en un bosque muy alejado de la ciudad en donde los personajes deben ser autosuficientes y proveerse de la madera que les ofrece los árboles en el bosque, también se pueden advertir otros peligros, como la existencia de animales salvajes, siempre listos para acechar a los humanos. 

De esta forma, con simples elecciones acerca del clima o estación, ya se pueden ir entrelazando y surgiendo cientos de situaciones que van dando lugar al desarrollo de la historia, sin descuidar el exceso de detalles que, como ya os he dicho, puede resultar abrumador para el lector.

La investigación previa a la escritura

Es muy importante que la escritura de todo novelista del género se vea precedida por una investigación profunda. Ya sea en los textos antiguos, en los estudios de eminentes historiadores o en los datos arqueológicos, una buena bibliografía es vuestro mejor aliado a la hora de describir el escenario perfecto, especialmente si este ha desaparecido.

La misión del autor es ser capaz de trasladar al lector a ese sitio, que, realmente, sienta que está allí y que se encuentre tan inmerso en la lectura que olvide por completo todo lo que está sucediendo a su alrededor, viajando hacia esos lugares en los que viven los personajes de la obra.

¿Quieres ser escritor?

Te presento el Método Pen, un programa formativo online para llegar a ser escritor profesional.

Últimos artículos del Blog

La ambientación en la novela histórica. ¿Es tan importante?

La ambientación en la novela histórica. ¿Es tan importante?

Ambienta, luego existe. O lo que es lo mismo: si quieres que tu novela sobreviva de camino al éxito debes focalizarte muy mucho en la ambientación. De ahí la necesidad de trabajar en ello cuando aún estamos forjando nuestra historia. Y si esta es una cuestión de vida...

Cómo utilizar los puntos de giro en una historia

Cómo utilizar los puntos de giro en una historia

Todas las novelas están estructuradas a partir de una forma muy simple que se utiliza desde la Antigüedad: la introducción, el nudo y el desenlace o resolución. Esta es la clásica separación de la historia en tres partes. Sin embargo, existe un elemento que añade un...

La sociedad espartana en “Hijos de Heracles”

La sociedad espartana en “Hijos de Heracles”

En artículos anteriores, he compartido con vosotros argumentos relacionados con la sociedad espartana. Una sociedad en la que los roles estaban bien definidos y los hombres tenían como deber convertirse en fuertes guerreros. La ciudad-estado de Esparta, al estar...

Sobre mí

Conoce a Teo Palacios y su método PEN

Hace 10 años yo era como tú, un autor más con una novela bajo el brazo que nadie quería publicar. Hoy tengo cinco novelas publicadas por editoriales internacionales en ocho países, tengo firmados los contratos de dos novelas que aún no he escrito y ¡vivo de la literatura!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito
  • No has agregado ningún curso al carrito.