¡Saludos, pecadores ortográficos! Siento haber dejado desamparadas vuestras atribuladas almas ortográficas durante tanto tiempo, pero yo mismo he tenido que pasar por una larga y dolorosa penitencia.

Por todo el mundo es sabido que, en una familia, el hijo mayor es el responsable, el pequeño es el tesorito de la casa y el segundo es el ignorado. Pues bien, en la familia de los signos ortográficos, entre el punto y la coma está el punto y coma, signo al que yo también había condenado al ostracismo. ¡Dios de la Buena Redacción, apiádate de mí!

Y es que el punto y coma es un signo muy útil del que nos acordamos muy poco, quizás por desconocimiento. Entono el mea culpa; por eso, aquí estoy, dispuesto a poner fin a una injusticia histórica. En este artículo vamos a descubrir cómo utilizar el punto y coma con la Ortografía de la Lengua Española (OLE) y el Diccionario Panhispánico de Dudas (DPD)de la RAE como referencias.

CÓMO UTILIZAR EL PUNTO Y COMA. GENERALIDADES

El punto y coma (;) es un signo que se escribe pegado a la palabra o signo que le precede, y separado por un espacio de la palabra o signo posterior. La primera palabra tras el signo irá escrita en minúsculas:

Pensó que la victoria estaba en su mano; sin embargo, muy pronto descubriría que estaba equivocado.

Tradicionalmente, se decía que el punto y coma servía para señalar una pausa mayor que la de la coma y menor que la del punto, algo bastante impreciso. Por eso, vamos a enumerar una serie de casos en los que está indicado sobre los otros signos.

CÓMO UTILIZAR EL PUNTO Y COMA. USO EN ESTRUCTURAS COORDINADAS

Podemos utilizar el punto y coma para separar los diferentes componentes de estructuras coordinadas, siempre y cuando incluyan comas o sean de cierta longitud. Si elegimos el punto y coma para estos casos, debemos utilizarlo siempre, aunque alguno de los componentes no incluya comas o sea cortito:

Quedaron pocos hasta el final: Marcos, con la camiseta de su equipo del barrio, presumiendo de sus conquistas amorosas; Belén, tan inquieta como siempre y sin parar de fumar; mi prima Marta; el novio de mi prima.

Pero si el último elemento está encabezado por una conjunción, es preferible que le preceda una coma. Es una manera de anticipar el final de la enumeración (aunque el punto y coma tampoco sería incorrecto):

El equipo hizo cuatro fichajes: Juan Díez, portero; Manolo Sánchez, lateral derecho; Rubén Rodríguez, centrocampista defensivo, y Pepe López, delantero centro (mejor que ; y Pepe López…).

Por último, aunque se suele utilizar coma antes de etcétera (o la abreviatura etc.), hay ocasiones que es preferible recurrir al punto y coma para evitar ambigüedades. Así, en el siguiente ejemplo, utilizamos el punto y coma para indicar que encontramos más cosas en otros sitios:

Allí encontramos de todo: en unas cajas, viejos folletos no utilizados; en un baúl, fotos y dibujos de paisajes; en una maleta, billetes de avión; etc.

Sin embargo, y a pesar de ser parecido, en el siguiente ejemplo, lo que indicamos al elegir la coma es que encontramos más cosas dentro de la maleta:

Allí encontramos de todo: en unas cajas, viejos folletos no utilizados; en un baúl, fotos y dibujos de paisajes; en una maleta, billetes de avión, recuerdos de viajes, etc.

Sobre las comas, ya hablamos algo en este curso.

CÓMO UTILIZAR EL PUNTO Y COMA. USO EN LISTAS

El punto y coma también se puede emplear para separar cada uno de los componentes de una lista cuando se escriben en diferentes líneas (precedidos por un guion o una viñeta). La primera palabra de cada elemento irá en minúscula y, eso sí, el último elemento se cerrará con un punto:

El proceso selectivo constará de las siguientes fases:

  • cuestionario tipo test sobre todo el temario y temas de cultura general;
  • examen con preguntas de desarrollo sobre el temario;
  • conocimientos informáticos: elaboración de un documento administrativo.

Podréis encontrar más cosillas sobre este tipo de listados en el último apartado de este artículo.

CÓMO EMPLEARLO PARA SEPARAR ORACIONES

El DPD nos dice que el punto y coma sirve «Para separar oraciones sintácticamente independientes entre las que existe una estrecha relación semántica». Mejor verlo con un ejemplo:

Es mejor que no decir nada; lo único que conseguirás es empeorar las cosas.

Eso sí, nos aclara que la elección del signo depende del vínculo: si el vínculo es mayor, utilizaremos punto y coma, pero si es menor, es más conveniente el punto y seguido. Así que lo deja un poco en nuestra valoración. Incluso sería correcto utilizar los dos puntos.

SU USO DELANTE DE CONECTORES

También en este caso, el uso del punto y coma es un poco a nuestra elección, aunque con matices. Delante de conectores adversativos, concesivos o consecutivos (pero, aunque, sin embargo, no obstante, sino, por tanto…) podemos utilizar la coma cuando las oraciones siguientes tienen poca longitud:

Iré, pero poco tiempo.

El punto y coma se utiliza si la oración que sigue tiene cierta longitud:

El profesor no puede venir; no obstante, los organizadores de las charlas buscarán un buen sustituto.

Y el punto es más conveniente si la oración siguiente es bastante larga:

La situación es grave. Por tanto, la empresa va a contratar un servicio de asesoramiento que prepare un plan de choque para afrontar la actual coyuntura y preparar las actuaciones a desarrollar en siguientes ejercicios.

En este artículo, yo mismo os expliqué un poquito mis manías al respecto.

Bueno, con eso ya le dimos un buen repasito al hermano olvidado de los signos de puntuación: el punto y coma. Ya no hay excusa que valga para volver a marginarlo, ¿o sí? Contádmelo en los comentarios, donde también podéis dejar vuestras sugerencias para futuros actos de penitencia ortográfica o gramatical. Por ahora, quedáis limpios de pecado hasta el próximo artículo.